jueves, 15 de abril de 2010

Crítica: Seventh Moon

El cubano Eduardo Sánchez comienza a ser un nombre bastante popular dentro del género, después de filmar la archipopular e innovadora en su momento "The Blair Witch Project" o la menos conocida pero muy recomendable "Alterado" (visionado obligado para cualquier amante de la ciencia ficción con tintes de terror), así que había muchas ganas de ver su nueva obra, una historia de espíritus y leyendas chinas que viene a recuperar en cierta medida la fórmula de "The Blair Witch Project", su nombre, "Seventh Moon".

Mezclando elementos de la "road-movie" tradicional y del cine asiático de fantasmas, Sánchez nos presenta un filme minimalista protagonizado prácticamente en su totalidad por dos únicos personajes (salvo en contadas ocasiones donde se introduce en la acción a un par de secundarios), una pareja de recién casados de luna de miel en china, que viajando de noche en coche por carreteras secundarias del país, acaban siendo víctimas de un grupo de campesinos que rinden culto a unos demonios que atemorizan el lugar desde tiempos inmemorable.

La cinta está filmada en un estilo cercano a la mencionada "The Blair witch project" o la propia "REC", aunque no en primera persona, sino en tercera, es decir, que no veremos la acción a través de los ojos de los protagonistas, la cámara será la encargada de seguir los acontecimientos como si se tratase de una película convencional, aunque emulando el efecto de "cámara al hombro" para darle mas realismo, algo parecido a lo que ya pudimos ver en "28 Días después", con muchos movimientos bruscos, desenfoques y todo ese tipo de recursos.


Pese a este aspecto "amateur" o "realista" que se le ha dado al filme, en el fondo, este sigue pecando de los mismos peros que los sub-géneros de los que bebe y es que pese a los minutos iniciales, donde es cierto que si se consigue crear una efectiva atmósfera e incluso cierta incertidumbre, pronto nos damos cuenta de que estamos ante el pan de cada día y nos topamos con una historia de manual y carente de profundidad, o lo que es lo mismo, una pareja perdida en una zona rural luchando por la supervivencia, perseguidos por un grupo de dementes, en esta ocasión y aprovechando que la acción se desarrolla en China, se ha optado por seguir a rajatabla los tópicos del cine de terror oriental, así que ya os podéis imaginar el aspecto que presentan las criaturas en cuestión, gente embadurnada de polvos de talco claro, que aquí intentan dar el pego como demonios come almas o algo por el estilo, los cuales aparecen cada siete años con la luna llena y se llevan a algún "chinico" del lugar como ofrenda, por lo que no es de extrañar que estas buenas gentes intenten sacar un poco de partido del turismo rural de la zona y hagan bueno aquello de "mejor ellos que nosotros".

Tenemos ya pues todos los ingredientes necesarios, una pareja perdida en medio de la noche, un grupo de chinos pintados de blanco con ojeras negras y una cámara libre de cadenas fílmicas, lo que da como resultado una hora y media de corredizas y persecuciones a la luz de la luna que se convierten en una auténtica tortura china, en un desarrollo tedioso que además, no tiene término medio, o bien nos estresamos con los momentos "run for your lives" y no por que estos ofrezcan tensión o lleguen a incomodar, si no por lo caótico de su naturaleza o bien nos dormimos con las partes de dialogo al son del canto de los grillos, que lejos de aportar nada interesante ni relevante a la historia, divagan constantemente sobre las mismas ideas que se nos exponen ya al principio del filme. Para rematar el ya de por sí triste panorama, no faltaba otra cosa que el esperpéntico final, tópico de manual asiático que desde luego no ayuda a mejorar el conjunto general.

Conclusión, "Seventh Moon" es una nueva vuelta de tuerca de la típica "road-movie" que intenta explotar el recurso de la "cámara al hombro" que el propio Sánchez patentó, para intentar implicar al espectador con la historia, y de hecho lo consigue en su parte inicial, pero termina perdiéndose en un desarrollo aburrido y caótico a partes iguales, desaprovechando un argumento que aunque simple, podría haber dado mucho mas de sí. Tampoco se han molestado ni en intentar utilizar los siempre efectivos "momento susto" del cine oriental ni en ilustrarnos con la violencia gráfica y los FX del cine americano, lo que sumado a que toda la acción se desarrolla en la mas lúgubre oscuridad, no se puede decir que la cinta destaque precisamente por su atractivo apartado visual. Lo mas destacable, sin duda el buen hacer de Ami Smart, a quien recordamos de la espectacular escena de la bañera en "Reflejos" de Alexandre Aja y que aquí demuestra que es una actriz muy a tener en cuenta y a seguir de cerca en los próximos años, así como el intento por parte del director Eduardo Sánchez de ofrecer un producto "diferente", aunque el resultado no haya sido el esperado. Una película solo recomendable a aquellos que disfruten del cine mas experimental (véase "Eden Log") en sacrificio de otro tipo de cuestiones. Yo, que tampoco disfruté demasiado con la bruja de Blair, me sigo quedando con la genial "Alterado" y a esperar que el cubano se deje de experimentos.


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues qué quieres que te diga, rector. A mi me parece un PELICULÓN, con mayúsculas ( mejor sin duda que la sosa y decepcionante Alterado). El argumento( pareja a punto de ser convertida en ofrenda de demonios en la China más rural y aislada)ya promete y la peli no defrauda. Buen ritmo, fotografía, música y una AMY SMART para chuparse los dedos. Un sólo pero: la caracterización de los fantasmas - demonios. Estoy de acuerdo en esto con Rector: demasiado polvo de talco. por lo demás, un 9,5.
P.D. ¿Filmará por fin el bueno de Eduardo El proyecto de la Bruja de Blair 3? Saludos y besitos...

El Rector dijo...

Hostia! Alterado sosa y decepcionante?? pues mi querido amigo, quédate tu con la china rural, los fantasmas de talco y Amy Smart con los dedos chupados, que yo prefiero tomarme unas birrillas con el alienígena del cobertizo. Para mi, Alterado, es lo mejor que ha filmado este tío con diferencia y por todos los diablos... NO mas Brujas de Blair...

Un saludo (besitos no, que no nos conocemos tanto).

El Sepulturero Torero dijo...

ALTERADO ES UNA PELÍCULA EXTRAORDINARIA. Ño único que le falta es presupuesto. Exige una vindicación a la vista de opiniones como las de filmaffinity (un 4,4 de media; pero no os creais nada, creedme)y como la de anónimo dijo. Wa sorprendente, pero este tal anónimo dijo escribe un montón de opiniones, mayormente estúpidas, supongo que para dejar constancia de que si alguien es anónimo es porque le conviene. Un guión excelente, unos actores aceptables, una atmósfera cargada, crepitante a ratos, unas escenas que fluctuan de lo divertido a lo escalofriante y unoa efectos especiales que dan la talla convierten a Altered en un título muy recomendable

El Rector dijo...

Sepulturero, te han dicho alguna vez que haces gala de un exquisito paladar? (se te perdona lo de Critters) Como sigas así macho, voy a tener que incluírte en mi lista de deidades masculinas que me hacen dudar de mi heterosexualidad... o mas bien en este caso, que me invitan a la necrofilia...jeje. Filmaffinity dice el tío, eso es casi peor que decir IMDB. Las puntuaciones medias de esas webs, tienen menos credibilidad que Mariano Rajoy al frente de un país en pleno siglo XXI, igual en la edad media, con el feudalismo y todo eso... Reivindiquemos Alterado, si señor. Y ojo, que no digo que Seventh Moon sea una mala película, que si eres de los que se suben al dragonkhan y al bajar no echas las entrañas, o de los que no se marean leyendo en el autobus, puede ser una opción interesante, cpero a otro nivel joder, a otro nivel.

Bieitols dijo...

Sabéis que rindo culto al Witch Blair Project. Alterado me parece una muy buena película, incomprensiblemente ignorada en todas las revisiones de la época.
Ésta por lo tanto la cogí con ganas. Máxime cuando no me incomoda nada la cámara al hombro, ni los experimentos ni el cine asiático de fantasmas y sus polvos de talco. Es más, me encantan!

Sin embargo Seventh Moon a mi tampoco me funciona.
Las partes oscuras son demasiado oscuras, y se ve poco. Demasiado poco.
Las partes lentas, como bien dice Rector, no aportan nada.
Las partes de persecución son caóticas. Entre el paisaje todo igual y la poca luz que dá la luna a pesar de estar llena, es imposible seguirlos.
Algunos cortes y arranques no quedan bien explicados. Se duermen de cansancio. Como mecanismo mental de defensa. Todo ha sido un sueño?
La Smart está bien. Aunque su paseillo por la cueva es incomprensible. Qué aplomo, la tía!
El final con el anillito y las declaraciones de amor. Bufff. Horroroso!

Eso sí. Coincido que la primera parte, tan colorida, en la que se divierten como enamorados, me parece muy bien rodada. Me ilusioné pensando que iba a, asistir a un gran film.
Los planos del sol y de la luna son bonitos.
La discusión en el coche mientras huyen histéricos es muy natural.
Y la fotografía en algunas escenas con velas me encantó.

Como dice Rector, la película no es mala. Más bien un un poco insulsa. Le falta gore o terror de sustos (o ambos, jeje) y le sobra romanticismo barato. Y sobretodo es una pena el pantone negro que cubre la pantalla durante muchos minutos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.