viernes, 28 de mayo de 2010

Crítica: Macabre

En mis ya largos 30 años de existencia he aprendido muchas cosas, que la familia puede ser algo realmente terrorífico es una de ellas, me atrevería a decir incluso que, cada una de las nuestras daría perfectamente para inspirar una película de terror. Sin ir mas lejos, un compañero de trabajo me contaba no hace mucho las desventuras de su progenie en la Galicia profunda y os puedo asegurar que me estuve buscando el pito durante un par de días. Aunque no se si este será el caso de los directores de la cinta que nos atañe, Kimo Stamboel y Timo Tjahjanto (mas conocidos como los "Mo Brothers"), quienes desde tierras indonesias nos presentan "Macabre", secuela o adaptación al largometraje, de su exitoso corto del 2007 de nombre "Dara", el cual formo parte de aquella antología de terror indonesio titulada "Takut: Faces of Fear".

"Macabre" nos propone acompañar a un grupo de amigos en una noche de fiesta, la cual tiene que servir como despedida de dos de ellos, una pareja que esperan un hijo y que, por motivos profesionales, tienen previsto mudarse a Australia a la mañana siguiente. Una vez terminada la velada y bajo una estrepitosa lluvia, todos se montan en el coche para regresar a la realidad, pero algo se interpone en su camino, una indefensa y desorientada muchacha aparece frente a ellos empapada por la lluvia. Esta les cuenta que ha sido víctima de un robo y les suplica que la acerquen a su casa que les queda de camino. Por supuesto, como la moza está de buen ver, la testosterona se adueña de la situación y pese a las reticencias de algunos de ellos, terminan aceptando la propuesta, dirigiéndose hacia el domicilio de la chica. Una vez allí, se encuentran con una impresionante mansión en medio del bosque donde "Dara", una misteriosa mujer y madre de la joven, les agradece su ayuda y les invita a cenar. No tardarán mucho en descubrir que las intenciones de la extraña familia son bastante chungas.


No hace falta tener muchas luces (y aviso que yo tengo mas bien pocas) para darse cuenta de la fuerte influencia que ha ejercido sobre la película, la nueva ola de cine de terror francés y es que las referencias a cintas como "Frontieres" o "A L´Interieur" son bastante claras, por supuesto también a clásicos del género como "La matanza de Texas" e incluso "Hostel". Esto, en principio algo positivo, resulta contrariamente, uno de los principales problemas de "Macabre", su total falta no ya de originalidad (ya que es algo de lo que el cine actual no va lo que se dice sobrado), sino de personalidad, pues es difícil encontrar en la cinta de los Mo brothers, algún elemento que sea de cosecha propia y vaya mas allá de lo que hemos podido ver en cualquiera de los títulos mencionados.

Un grupo de jóvenes atrapados en una tenebrosa mansión a expensas de una familia de sádicos que a priori (pues este punto no termina de quedar claro en ningún momento), comercian con carne humana, la cual es vendida a terceros. Todo esto movido sobre los raíles básicos por los que ha rodado el género en estos últimos años (aquí entra en escena el cine galo), pues en "Macabre" se hace un agradecible esfuerzo por intentar dotar de alma a los personajes para intentar acercarlos un poquito al espectador y que resulten algo mas que simple ganado o materia prima para que los villanos de turno se pongan cachondos (véase "Mum & Dad") o como en este caso, se ganen las habichuelas. Pero todas estas buenas intenciones quedan un poco en papel mojado por lo abusivamente tópico de muchas de las situaciones, que hacen de la película una experiencia tan previsible y con una sensación de "deja vu" tan acentuada, que puede llegar incluso a aburrir en bastantes segmentos del metraje pese a su generosidad en sangre y violencia.

El otro gran "handicap" de "Macabre" es la poca credibilidad y excesiva artificialidad de los villanos, encabezados por una "madame" con voz de travelo y pelucón del "todo a cien" (o de "los chinos" en la actualidad) que asemeja mas su comportamiento a un ciborg con complejo canino (atención a sus constantes ladeos de cabeza cual can) que a un ser humano. Tanto de lo mismo para sus vástagos, como el joven experto en artes marciales, capaz de romper cuellos y quebrar huesos cual mantequilla y ser mas resistente a la muerte que el mismísimo Jason Voorhees o la aparentemente indefensa hijita, dotada de fuerza sobrenatural y capaz de reducir a cualquiera que se le ponga por delante.

A estas "habilidades" casi sobrenaturales de los asesinos, se les intenta dar sentido con pequeños detalles que dejan entrever que estos no son seres humanos convencionales, como una serie de vídeos donde los pequeños son adiestrados en el arte de la muerte o unas fotografías de la familia que datan de 1800, tema en el que no se profundiza mas allá de eso, quedando totalmente en el aire a libre interpretación del espectador y que en mi opinión, son una mera excusa para justificar algo tan poco creíble como que una mujer madura y sus tres hijos puedan llevar a cabo ninguna de las hazañas que protagonizan a lo largo del filme.

Dejando de lado tópicos y vacíos argumentales, no se puede negar que "Macabre" es todo un festín de cine "gore", la cual no escatima ni en sangre ni en morbosidad en ningún momento y que contiene algunos momentos realmente espectaculares, destacando sobretodo la lucha final donde la matriarca, con sierra eléctrica en mano, hará la delicia de los aficionados mas sanguinolentos. En este sentido no se le puede reprochar nada a la cinta del Mo, que rellena todos sus "agujeros" a base de sangre y vísceras.

Conclusión, "Macabre" es un dignísimo "splatter" y la confirmación que el cine de terror asiático evoluciona, quitándose poco a poco de encima el estigma de los fantasmitas de pelo largo y los niños pintados con tiza, en este caso concreto, fuertemente influenciado por el cine occidental y concretamente por el francés, pues como ya dije, la película es un descarado híbrido entre "Frontieres" y "A L´interieur", aunque de momento, los indonesios aun tienen que comer mucha sopa de fideos para llegar al nivel de nuestros vecinos franceses. ¿Lo mejor? pues sin dudarlo su altísimo contenido en violencia y el mas que aceptable nivel de todos los actores. Por el contrario, su total desgana a la hora de profundizar en los orígenes de la familia y construir una historia donde las piezas encajen, la nula capacidad de ofrecer absolutamente nada nuevo que no hayamos visto antes y lo surrealista de algunos personajes, hacen de "Macabre" un visionado agridulce que podría haberse convertido con un poco mas de esmero y puliendo unas cuantas asperezas, en una película para el recuerdo. En cualquier caso, una película directa al grano que seguro satisfará a los amiguetes más sedientos de sangre.

Por cierto, al final apareció el pito.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.