martes, 18 de octubre de 2011

Crítica: La Cosa (The Thing)

“La cosa (El enigma de otro mundo)”, de John Carpenter, fue proyectada hace ahora casi treinta años en el Festival de Cine de Sitges dejando atónitos a los privilegiados espectadores que acudieron a verla. En Estados Unidos fue en fracaso comercial, barrido por la fenomenal “E.T. el extraterrestre”, mientras que en Europa fue todo un éxito; premonición de la verdadera importancia del film que poco a poco se convertiría en una película de culto. Tres décadas después, la precuela de “The Thing” ha clausurado la 44 edición del mismo Festival que estrenó en este país el film original de 1982. NIDO DE CUERVOS ha sido testigo del enigmático suceso.

En una remota zona de la Antártida, un grupo de científicos noruego capitaneados por el Dr. Sander (Ulrich Thomsen) descubren lo que parece una nave extraterrestre sepultada en el hielo y, cerca de ella, un extraño ser congelado. La paleontóloga Kate Lloyd (Mary Elizabeth Winstead) se une al grupo para investigar la naturaleza del ser. Una vez trasladado a la base, la criatura despierta y ataca al grupo. El alien es un ser hostil, sin apariencia alguna, que muta sus células imitando las formas de humanos o animales que tiene a su alrededor para sobrevivir, provocando la desconfianza entre los residentes. La intencion del alien es escapar de la base hacia la civilización, pero Kate, con la ayuda de su compañero Carter (Joel Edgerton), evitará a toda costa que ninguno de los expuestos salga de la zona sin antes haber cazado a “la cosa”.

Si tuviéramos que explicar que necesidad había de reflotar la franquicia, tal vez no sabríamos que decir o diríamos simplemente que ninguna. Sin embargo, Universal revisa este clásico del cine de género de los 80 para explicar el porqué de muchas de las cosas que Kurt Russell y sus hombres encontraron, como el cadáver desdoblado y quemado con queroseno, el bloque de hielo en mil pedazos, etc. Algo totalmente innecesario, pero visto lo poco que vale la opinión de los aficionados a la obra cumbre de Carpenter hay que darle una oportunidad a este regreso al pasado que supone la versión de 2011.

“The Thing (2011)” es una película respetuosa con la original, sirve de complemento, es menos ceremoniosa, contiene mucha más acción, con un terror menos visceral y con cierto abuso poco estimulante de efectos digitales, que repite argumento y personajes (científicos en apuros, esta vez liderados por una mujer) y muestra muchos más aspectos de la historia. Podemos ver lo que pasó antes de la expedición americana, podemos observar la nave del alien por fuera y en su interior, y podemos apreciar la verdadera forma (si es que la tiene) del extraterrestre provisto de bocas con grandes dientes afilados y húmedos tentáculos. Todo ello es curioso de ver, pero solo eso.

Los productores de “Amanecer de los muertos” aciertan de pleno en realizar una precuela, mucho más interesante para los fans del clásico de culto, desvelando lo sucedido en la expedición noruega. Un remake, tan comunes en la actualidad por falta de buenas ideas y de ganas de arriesgar, solo hubiera creado malestar.

Esta versión tiene muchas más escenas de acción y muchos más sobresaltos. “La cosa”, más presente y amenazadora, comienza atacando al grupo de forma individual. Aprovechando su capacidad de imitar las formas humanas intenta apartar del resto del grupo a cada uno, en una habitación, y allí atacarlo cuando más indefenso se encuentra. Después, la criatura se descontrola y los ataca a todos juntos con su aspecto alien. Los persigue por las diferentes habitaciones de la base obligándoles a esconderse.

El abuso injustificado de las nuevas tecnologías digitales embrutece el trabajo final de la cinta que presenta un correcto trabajo de guión, a cargo de Eric Heisserer, y de dirección, responsabilidad del reputado publicista Matthijs van Heijiningen Jr. Los efectos de maquillaje a cargo de Tom Woodruf Jr. y Alec Gillis son también notables, hasta que todo se va al traste por un exceso del empleo de FX en la concepción de las mutaciones resultantes del extraterrestre.

El argumento de la versión de 2011 no varía demasiado del film de los ochenta, al igual que éste tampoco lo hacía de “El enigma de otro mundo”, película de Howard Hawks y Christian I. Niby que data del año 1951 y que se basa en el relato de John W. Campbell Jr. Se puede decir que Carpenter hizo un remake del film de Hawks que podemos observar emitiendose en televisión en una de las escenas de “Halloween”. Comparando la cinta del 51 con la obra de 1982 vemos un esqueleto argumental parecido: en una base científica del Polo norte en el film del 51 y Sur en el de Carpenter, llega una forma de vida alienígena que amenaza a los investigadores residentes. En el relato de Campbell el alienígena es correctamente descrito como una cosa, porque no tiene una forma específica. Pero con los efectos especiales de los años 50, Hawks presenta a un extraterrestre con forma humana, fácil de identificar, por lo que Carpenter le gana la partida con su versión en la que la no forma del alien es uno de los grandes aciertos de la cinta gracias a los avances cinematográficos en el diseño artístico y maquillaje, y en los efectos especiales del momento (responsable de ello Rob Bottin).

El resultado global de la película es correcto sin más y plantea varios enigmas. ¿Por qué encargar un trabajo tan delicado a Matthijs van Heijiningen Jr., un debutante y desconocido realizador holandes que proviene del mundo de la publicidad? ¿Por qué emplear efectos excesivamente digitales que nos sacan de la veracidad de la historia cuando hay presupuesto para mejorar el trabajo artístico de la versión de los 80? ¿Por qué recurrir a los servicios de Eric Heisserer, guionista del film y del malogrado guión de la nueva versión de “Pesadilla en Elm Street”? Quiero ser bien pensado y creer que todo esto se ha orquestrado para homenajear a uno de los grandes clásicos del cine de las últimas décadas, pero siempre será un enigma. Un enigma de Hollywood.

LO MEJOR: El final nos traslada al inicio de la obra de Carpenter.

LO MENOS BUENO: Se muestra demasiado, cuando el punto fuerte de la película original es todo lo contrario.

5 comentarios:

The Film Connoisseur dijo...

La disfrute muchisimo, estoy de acuerdo contigo, fue muy respetuosa con la de Carpenter. Lo unico que no me gusto fue que no usaron efectos de maquillaje. Los prefiero mil veces mas que efectos digitales. Pero con todo y eso, pienso que los efectos digitales de esta nueva pelicula fueron efectivos.

Escribi un articulo (en ingles) comparando ambas versiones, quizas lo encuentres interesante.

Buena resena!

Anónimo dijo...

Viendo tu critica me dan aun mas ganas de verla, he visto muchas criticas y concuerdan que es una digna secuela, lo del uso excesivo de cgi lo comento el mismo Matthijs que fue por culpa de Universal, ellos querian hacer los efectos practicos, pero por el poco tiempo y la presión que les dio universal esta misma decidió que todo se haría por cgi, buena critica, esta la tengo en la lista para ver, saludos.

Ash dijo...

Menuda sorpresa me llevé al verla.Sorpresa del tipo "el que tienes al lado es La Cosa esa y te enteras ahora!".Y si me ha gustado, ha sido precisamente por lo que más ha sido criticada:todo lo que muestra,y en teoría, debería sugerir...Nada de eso!!!.Me lo pasé como un enano viendo a la criatura y sus engendros en todo su esplendor(efectos digitales,si,pero muy buenos),y masacrando(o copiando,según se mire),a sus víctimas.Y es que el que esto escribe es un fan de un videojuego ya de colección para PlayStation2,llamado precisamente "The Thing",donde se narraban los hechos posteriores a la destrucción de las dos bases de investigación,con la llegada de un equipo de rescate a una de ellas para descubrir lo ocurrido.Acción y engendros sin descanso,y esta peli me lo ha recordado.El hecho de ser precuela también ayuda,siempre quisimos saber lo sucedido en la base noruega.Puede que no pase a la história,pero creo que es una muy buena película y un buen homenaje, sobretodo al clásico de John Carpenter.Y eso que me temía lo peor,pero al parecer, cuando la criatura copia,lo hace bién,muy bién.

El Rector dijo...

Muy de acuerdo con la crítica Sr. Bundy. Creo que ya lo ha dicho usted todo.

Misma fórmula (si me dicen que es un remake, me lo creo) y como era de esperar, más acción y menos atmósfera. Viendo películas como esta, es donde se aprecia aun más, el talento de un genio como Carpenter. No digo que esta precuela (o nueva versión), no sea entretenida, pero vamos, a años luz del clásico en todos los aspectos, incluso visualmente (ahí discrepo contigo Ash), donde esos efectos digitales chirrían demasiado para mi gusto, aunque desde luego son de lo más currado que se ha visto últimamente en este tipo de menesteres.

La chica prota? pues soseta, soseta... también cojea mucho por ahí la película (y es que Kurt era mucho Kurt).

Lo mejor, sin duda, ese final ensamblador con la de Carpenter, tema musical incluido... piel de gallina.

Anónimo dijo...

Como lo mencionan antes, respeta lo hecho por Carpenter, pero aun asi el uso de los Fx, y el constante enfoque de la criatura en un tono mas agresivo le quita el misterio de la del 82.

Como punto de vista personal pienso que algunos detalles que fallaron fueron la presentación temporal, tanto en el equipo utilizado como en la estética de los personajes, como que no te remonta realmente al año del 82.

En fin fuera de eso cumple con entretener.

Saludos y buen blog.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.