domingo, 16 de octubre de 2011

Crónicas Cuerviles Sitges 2011: Críticas: The Divide, Sleeping Beauty, The Sorcerer and the White Snake y Target


“THE DIVIDE”, EL APOCALIPSIS ESTÁ DONDE ESTÁ EL HOMBRE

La ciudad de Nueva York es atacada con una lluvia de misiles. Un pequeño grupo de supervivientes se cierra en el búnker de un edificio. Las condiciones extremas y las fricciones en el grupo no tardan en poner en peligro toda la convivencia de los supervivientes.

Película que pintaba muy bien y que finalmente se ha quedado en un buen trailer promocional que promete y luego no cumple. Una de las grandes decepciones de este Festival, “The Divide”, del francés Xavier Gens, nos presenta un historia que en principio se presenta muy interesante. La escena en la que una de las protagonistas observa como caen los misiles sobre Nueva York y la carrera que inicia escaleras abajo hacia el bunker con tal de sobrevivir nos engancha a la butaca. Luego Gens se encarga de desengancharnos a base de una mala dirección de los actores, a los que parece que deja improvisar, porque en los momentos de tensión se les ve perdidos en gritos y movimientos inverosímiles que lo único que consiguen es aburrirnos. Además, deja muchísimas cosas por explicar, como quien son los intrusos que en un momento de la película entran en el bunker y se llevan a un niño, por ejemplo.

Sin perder más tiempo en ello, quien haya comprado la entrada y la haya visto coincidirá conmigo en que esta película va ha tardar muy poco en ser olvidada. En Sitges, las caras del público y los típicos comentarios de pasillo al salir fueron de arrepentimiento. Estamos en crisis económica y no se puede tirar el dinero de esta forma.

LA IMAGEN: La imagen, pero de la vergüenza, es la de uno de los tipos con la cabeza rapada y pidiéndole a otro superviviente que le haga una felación.




“SLEEPING BEAUTY”, UNA MODERNA BELLA DURMIENTE

A mi pesar, “Sleeping Beauty” ha sido otra de las películas a competición que han decepcionado a parte del público y de la crítica de Sitges’11. Tal vez por eso los organizadores pusieron las dos sesiones del film en el cine El Retiro.

Este film australiano, dirigido por Julia Leigh, explica la historia de Lucy, una joven y hermosa estudiante que paga su docencia ejerciendo esporádicamente la prostitución. Ello le llevará a que un día se tope con una especie de “madame” que le ofrecerá hacer de “bella durmiente” para sus pervertidos clientes, con la única condición de no ser penetrada. La joven es drogada para coger un sueño profundo y sus clientes pueden dormir a su lado y manosearla a placer o mirar como duerme.

En fin, un cuento sexual donde hay poco sexo, mucho sueño y más bien escaso interés. Una pena porque era otra de las obras a competición que presentaban atractivo natural.





“THE SORCERER AND THE WHITE SNAKE”, JET LI DANDO CAÑA

Tony Ching Siu-Tung es conocido por una de las mejores películas del cine mundial que hay que ver antes de morir: “Una historia china de fantasmas”. Sitges aprovechó la presencia del realizador con motivo de la proyección a competición de su último trabajo, “The Sorcerer and the White Snake”, para concederle la Máquina del Tiempo en honor a su carrera cinematográfica.

En “The Sorcerer and the White Snake” se nos narra la historia del joven Xu Xian. Mientras viaja por las montañas cae accidentalmente al lago. Por fortuna, la Serpiente Blanca, encarnada en una hermosa mujer, lo salva. Apasionada por Xu Xian, ésta no tardará en infiltrarse en el mundo de los humanos para casarse con él. Pero el mago Fa Hai luchará para deshacer el hechizo que tiene al joven atrapado.

Desfile de efectos especiales, algo deficientes, con un Jet Li (estuvo a punto de venir a Sitges) en pleno apogeo en esta historia épica que no terminó de ilusionar a la mayoría de espectadores. Como anécdota, una de las escenas de la película es muy parecida a cierta parte de “El Señor de los Anillos”, con Gandalf de por medio. No señalo a nadie.




“TARGET”, FUTURISMO RETRO EN BUSCA DE LA JUVENTUD

Diez años después del estreno de “Moscow”, Alexander Zeldovich recoge con “Target” gran parte del universo de ésta con la también colaboración del novelista Vladimir Sorokin, autor crítico con el totalitarismo a través de la ciencia ficción.

Rusia, año 2020. El país está en auge desde que una supercarretera que comunica Guanzhou con París le ha proporcionado prosperidad y estabilidad. Los protagonistas pertenecen a la élite rusa: Viktor es ministro de recursos naturales; Zoya, su esposa; Mitya, una celebridad de la televisión; y Nikolay, uno de los responsables de la supercarretera. Aun teniéndolo todo, el tiempo hace mella en ellos y juntos deciden ir a una base secreta de la era soviética, en algún remoto lugar de las montañas de Altai (en la frontera de Mongolia), que promete a sus visitantes poseer la juventud eterna.

Extraordinaria, extravagante y ambiciosa obra futurista retro en la que se contempla una sátira social, una crítica política y el dilema moral a través del cual nos recuerda que la auténtica juventud y la belleza eterna residen en nuestra mente, más que en nuestro cuerpo.

Interesante película (que no destacable) que debió tener algo más de cabida en el Festival. Única sesión el 13 de octubre, a las 19:45 h, en el cine El Retiro, pese a estar en competición.


1 comentarios:

El Rector dijo...

Ted, me has matado con The Divide, que lo sepas. A esta le tenía muchas ganas y ahora se me ha quedado flácida, flácida... aunque luego haya recuperado un poco la lívido, con el argumento de Sleeping Beauty :D

Un abrazo socio, y felicidades de nuevo por la grandiosa cobertura que has hecho del festival, ha sido una pasada.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.