domingo, 16 de octubre de 2011

Crítica: Dark Souls

Premio del jurado en el SP Terror Festival, premio al mejor actor en el Melbourne Underground film festival, premio a la mejor película de terror en el Manhattan International film festival, premio a la mejor dirección en el Cine fantasy de Sao Paulo y premio a la mejor película en el Rhode Island International horror film… estas son las credenciales de “Dark Souls” (“Morke Slejer” en su noruego natal), nuevo filme de terror llegado desde frías tierras escandinavas, curiosamente, dirigido por una pareja de galos, César Ducasse y Mathieu Peteul y que también ha paseado el culete, con mas pena que gloria, todo sea dicho, por esta ya agonizante edición del Festival de Sitges 2011, que pondrá hoy fin a diez largos días de cine fantástico, insomnio, y visto lo visto, algún que otro estupefaciente.

En “Dark Souls”, veremos como una joven, Johanna, es asesinada por un desconocido vestido con un mono naranja y una mascarilla, quien le taladra la cabeza mientras esta hace footing por un bonito parque en medio de la ciudad. La policía encuentra el cadáver y lo traslada a la morgue. Esa misma noche, se ponen en contacto con su padre para comunicarle la triste noticia del fallecimiento de su hija, pero este, sorprendido, asegura que eso es imposible, pues Johanna ha llegado a casa hace pocos minutos y está en su cuarto chateando en el ordenador. Mas tarde, la chica sufre una perdida de conocimiento y es rápidamente transportada al hospital, donde comienza a experimentar una serie de violentos episodios en los cuales vomita una espesa substancia negra. Los médicos le diagnostican metástasis y le comunican a su padre, que hay que operar de inmediato, este, no obstante, prefiere no correr el riesgo y ante la desconfianza que le producen los servicios médicos, decide llevarse a su hija a casa. Johanna esta ahora en estado cuasi vegetativo, descomponiéndose y vomitando petróleo a todas horas. No es un caso aislado, pues no tardan en aparecer nuevos asesinatos perpetuados por el asesino del taladro.

Se nos había vendido la película como una nueva incursión en el cine zombie, pero nada más lejos de la realidad. En la práctica, estamos ante un producto bastante difícil de clasificar o etiquetar y que ha sido concebido a base de un buen puñado de distintas y variopintas ideas así como de otras tantas “influencias” (no todas ellas legales).

Vamos, que “Dark Souls” es una experiencia cercana a la de salir un sábado por la noche, sabes como comienza la cosa, que ropa llevas puesta, como te llamas, a donde vas… y terminas sin saber quien coño eres, donde coño estás, que coño has bebido y lo mas perturbador de todo, ¿Quién coño es ese gordo con barba al que duermes abrazado? Por que lo que nos propone este nuevo binomio de cineastas franceses es una experiencia sumamente desconcertante donde el sufrido espectador, tan solo tiene unas pocas cosas claras (muy poquitas), tales como que lo que tenemos entre manos es un filme modestísimo a nivel presupuestario, como bien manifiestan sus escasos efectos especiales y su austera puesta en escena (que nadie se deje engañar por las bombásticas imágenes promocionales) o que estamos ante un título con clara denominación de origen que consigue transmitir de forma muy certera la frialdad y la tristeza, que caracteriza a una ciudad como Oslo y en general, a un cine como es el escandinavo.

A partir de aquí, la primera parte de la cinta utiliza la figura de un atípico asesino en serie como excusa para indagar en las relaciones paterno filiales, el miedo a la perdida de los seres queridos y en el sacrificio que estamos dispuestos a hacer por estos, como bien ilustra la dramática historia del padre y su zombificada hija. Hasta aquí bien. Luego la cosa, ya comienza a desvariar. Unos primerizos flirteos con el cine de venganza, donde el padre de la víctima se obsesiona con encontrar al culpable de las desgracias de su hija (cosa tan lícita como lógica), desencadenan en la auténtica locura en la que termina por convertirse el filme. SPOILER: Y lo hace mostrándonos una extraña conspiración llevada a cabo por una compañía petrolífera que por lo que se ve, encontró un extraño organismo excavando en el mar y ahora, quieren extenderlo entre la población a base de ir taladrándole el cráneo a la gente e inyectándole la substancia. Dicha compañía esta integrada por un montón de asesinos con taladro vestidos con mono naranja y mascarilla y guiados por un tipo viejo trajeado que se encarga de suministrar la susodicha substancia. FIN SPOILER. Demencial trama que por supuesto, no se justifica en ningún momento con el menor halo de cordura y que como no podía ser de otra forma, descubrirá nuestro vengativo padre, quien será acechado por el ejercito de taladradores en una dantesca (cómica me atrevería a decir) persecución en la sede de dicha compañía, aunque el filme se reserva una última vuelta de tuerca hacia lo absurdo, para su tramo final, detalle que por otro lado, me voy a reservar para no chafarles la sorpresa a todos aquellos osados que se atrevan a visionar la película.

Han justificado la pérdida de noventa y cinco minutos de mi vida: El planteamiento inicial de la historia, su gran conductividad sensorial y su tremenda banda sonora.

Me habría arriesgado con el gordo barbudo de haber sabido de: Su ritmo en Slow Motion, la ridícula historia que se escondía detrás de su prometedor inicio, la incoherencia generalizada del guión, su descafeinado apartado visual y su tardío y ya innecesario giro final.

2 comentarios:

Al Curry dijo...

solo recuerdo de esta peli que fue un dolor y un sufrimiento terminar de verla.

Por cierto que cosas que te pasan los sabados de noche, yo en tu lugar me quedaría en casa ;)

El Rector dijo...

Al Curry, sin duda. Una experiencia tortuosa. El caso, es que Dark Souls prometía mucho y mira tu como ha terminado la cosa...

Y la experiencia con el gordo de barba, me hizo abrir los ojos (de la cara eehhhh)... ahora, los sábados por la noche, en casita con una buena peli :)

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.