jueves, 4 de febrero de 2016

Crítica: Enter The Void

El cine de Gaspar Noé para bien y para mal no deja indiferente a nadie, y el cine de Gaspar Noé para bien y para mal siempre será recordado muy especialmente por una película: “Irreversible” (Y parece que va a seguir siendo así, a la espera de poder ver “Love 3D” las primeras impresiones en Cannes no han podido ser peores y es que a pesar de el uso del 3D parece que la película de Noé no tiene mucha historia. Llama la atención la poca imaginación de los periodistas al referirse a la película con comentarios del tipo “Gatillazo de Noé en Cannes”).

La cinta que fue estrenada en el Festival de cine de Cannes en el año 2002 con gran polémica estaba protagonizada por la, por aquel entonces, pareja formada por Vincent Cassel y Monica Bellucci acompañados de Albert Dupontel. Mucho se ha hablado de la gran química existente entre Cassell y Bellucci que era palpable en todas y cada una de las escenas que compartían (Ahí esta el momento de la fiesta o la escena en la que ambos están desnudos en la cama, momentos en los que Noé parece que simplemente ha rodado o robado un poco de la intimidad de la pareja, algo que se nota muy especialmente en el caso de esta última escena) pero hay que reconocer que esa química no solo era algo propio de Cassell y Bellucci si no que se hacía extensible a Dupontel (Como muestra podemos ver la escena del metro que no deja de ser una simple conversación entre amigos del todo natural).

La película narrada de forma inversa (El espectador ve el final de la misma, el desenlace de la película, ve que les sucede a los protagonistas ya que para el director y guionista lo importante no es saber como acaba si no los motivos que llevan a estos a acabar como lo hacen… Aunque narrada de esta forma que puede llevarnos a pensar que estamos ante una película que puede ir cayendo poco a poco en el anticlímax y lo tedioso -conociendo el final de la película puede resultar difícil que el espectador siga con interés la historia que le están contando- Noé que es perro viejo se aseguraba de guardarse los suficientes ases en la manga para construir una historia tan impactante como dramática y hacer así que el espectador siga la película con interés), la cinta de Noé resultaba una película prodigiosa en lo que a técnica se refiere apoyándose en el uso de la cámara, sabiendo exactamente donde hay que situarla en cada momento (Aunque esto vaya a hacer que tengamos que apartar la vista de la pantalla y se nos revuelvan las entrañas) lo que sumando al movimiento que Noé le aplica hacen que la cinta tenga por momentos un tono propio de una horrible pesadilla, algo que a la historia le va mas que perfecto.

Dos escenas eclipsaban a la película, a lo que Noé quería contar y a como este quería contarlo (Otra vez nos encontramos con esas cintas en las que las intenciones se ocultan de manera involuntaria tras impactantes escenas. Ahí esta por ejemplo: “Boy eating the bird’s food” de Ektoras Lygizos donde el protagonista procede a comerse su propio semen lo que hace que mucha gente solo recuerde este momento y no la triste historia que Lygizos intentaba contarnos que no era mas que un intento por reflejar la realidad desesperanzadora de la sociedad griega). Una de ellas, el momento en el que uno de los protagonistas revienta (literalmente) la cabeza a otro hombre con un extintor. La otra, el brutal plano de poco más de diez minutos de duración donde el director nos muestra la salvaje violación y posterior paliza a Alex (Monica Bellucci). La historia narrada por Noé parece compartir muchos, demasiados puntos en común con el “Cuernos” (“Horns”) de Joe Hill y que ahora a adaptado a la pantalla grande el francés Alexandre Aja: Aquí el protagonista no se convertirá en un demonio con cuernos atormentado por la violación y el asesinato de su novia si no que toda esa furia, rabia y dolor mostrará el viaje a los infiernos de Marcus (Vincent Cassell) y como en la nóvela de Hill el demonio interior que todos tenemos dentro saldrá a la superficie.

Los paralelismos entre la película de Noé y la nóvela de Hill no acaban aquí ya que las salvajes agresiones que sufren las chicas se producen tras discutir con sus parejas lo que refuerza el sentimiento de culpa de estos (Si no hubieran discutido, si todo hubiera sucedido de otra manera los terribles sucesos no se habrían producido. El peso de la culpa refuerza los sentimientos de los protagonistas para buscar venganza), si en el caso de la cinta de Noé todo ocurre tras una pelea en una fiesta porque el personaje interpretado por Vincent Cassell ha tomado demasiadas drogas y alcohol, en el caso de la historia de Hill eso ocurre porque Merrin Williams considera que la pareja necesita mas distancia.

Con la etiqueta de enfant terrible marcada a fuego para el resto de su vida (Algo que puede resultar realmente peligroso ya que muchos espectadores y críticos pueden exigir al director que este se supere con cada nueva película) Noé volvió a ponerse detrás de las cámaras para dirigir un largometraje para la pantalla grande con “Enter The Void” (Entre “Irreversible” rodada en el 2002 y esta película grabada en el 2009 el director grabó varios cortometrajes, videoclips y distintos episodios para películas corales como “7 días en La Habana”) que si bien dejaba de lado la brutalidad de su anterior película esta también nos deparaba alguna escena capaz de poner los pelos de punta a cualquier espectador mínimamente sensible (En este plano “Enter the Void” e “Irreversible” no son comparables pero aunque aquí no hay ningún brutal plano secuencia de una violación, aquí tenemos una impactante escena de una niña llorando desconsoladamente en un coche tras un terrible accidente).

Técnicamente “Enter The Void” parece un intento por parte de Noé de llevar ciertas ideas que ya usó en “Irreversible” un paso mas allá, un forma de explorar hasta donde es capaz de mover la cámara y jugar con la música y la imagen lo que hace de esta película un espectáculo para los sentidos digno de ver en pantalla grande (Y que por desgracia muchos dirán que esta es una de esas películas que hay que ver drogado o que para disfrutar plenamente hay que fumar un poco ya que por momentos el espectador puede tener la sensación de estar ante una cinta que hace una apología de las drogas. Y es que aunque Alex, personaje interpretado por Cyril Roy, intenta poner un punto de cordura dentro la vida de Oscar –Nathaniel Brown- marcándole –de una manera un tanto egoísta- cuales tienen que ser las prioridades de este, las constantes conversaciones acerca de los efectos de las drogas, el psicodélico viaje en el que se adentra Oscar puede llevar al espectador a pensar que no se criminaliza el uso de las drogas si no todo lo contrario).

Noé vuelve sobre varias ideas que ya mostró en “Irreversible”. La primera de ellas es la de volver a considerar un club como parte fundamental en el devenir de la historia y de sus protagonistas. Si en su anterior cinta nos encontrábamos ante el “Rectum” (Curioso que el personaje al que buscan los protagonistas se apode “La Tenía” y se esconda en un bar de tan llamativo nombre. Todo parece referirse a la parte final del aparato digestivo), en “Enter the Void” nos encontramos con un garito llamado “The Void” que nos deja otro de esos retretes que pasaran a formar parte de nuestras pesadillas. Si Danny Boyle nos enseñó en “Trainspotting” ese baño donde el personaje interpretado por Ewan McGregor buscaba con ansía la droga que se le había caído dentro del retrete, aquí es Oscar (Nathaniel Brown) el que se encuentra en una asquerosa letrina intentando deshacerse de toda la droga que lleva encima. En ambos casos los bares no solo son un mero instrumento para desarrollar la historia si no que también sirven para explicar lo que sucede en la película, si “Irreversible” es una patada en el estomago, en “Enter the Void” este sirve para expresar el tipo de viaje que va a comenzar el protagonista.

La segunda de ellas es la importancia de la literatura como elemento para justificar y apuntalar aquello que Gaspar Noé nos esta contando. Si en “Irreversible”, Alex (Monica Bellucci) reconoce que esta leyendo un libro que habla acerca de que el destino esta prefijado y poco o nada se puede hacer en su contra (El tiempo lo destruye todo. “Irreversible” es una cinta profundamente dramática y demoledora, no solo por la brutal escena de la que es protagonista Bellucci si no por la falta de esperanza de la que hace gala la historia al hablar acerca de un futuro que ya esta determinado), en “Enter The void” es Alex (Cyril Roy) quién le presta al protagonista “El libro tibetano de los Muertos” (Recordemos que Timothy Leary uno de los máximos defensores del LSD y del uso de todo tipo de drogas psicodélicas es el autor de “The Psychedelic Experience: A manual based on the tibetan book of the dead”) y que servirá como en el caso anterior para hablar de historia que el director nos quiere contar, de hecho “Enter the Void” podría considerarse como una especie de libre adaptación del Bardo Thodol.

David Lynch rodó en el 2006 la que sorprendentemente para muchos es su película mas críptica, hermética e incomprensible a pesar de que en cierto momento una chica que vive en la calle explica con todo lujo de detalles la trama principal de la película (Alguien definió “Lost Highway” como un puzzle del desierto cuando pensamos que todo va a encajar vemos que hay una última pieza que no podemos colocar, algo que se puede hacer extensible a todo el cine de Lynch ya que siempre podremos encontrar algo que no podremos explicar del todo) Gaspar Noé no es David Lynch y “Enter The Void” no es “Inland Empire” pero al igual que hizo el director americano en su cinta, Noé meditante una conversación entre dos de los protagonistas nos explica como si fuera una especie de prologo/iniciación aquello con lo que nos vamos a encontrar y nos preparan ante las casi tres horas que tenemos por delante (Aunque hay dos versiones, una de 161 minutos de duración y otra de 142 personalmente recomiendo ver la primera ya que aunque puede haber un exceso de imágenes psicodélicas, de mareantes viajes que nos muestran la ciudad y van saltando de un personaje a otro, esta es la versión que mas y mejor nos puede explicar lo que Noé tenia en su cabeza a la hora de rodar esta película).

Hablar aquí de Lynch no es gratuito ya que en su mítica serie “Twin Peaks” este utiliza “El libro tibetano de los muertos” en algunos capítulos (Por ejemplo en el número 16) a lo que hay que sumar que es ciertamente recomendable leer el libro, al menos en la versión de Leary, para tener otra percepción de la habitación roja. Aunque resulta clara la importancia de “El libro tibetano de los muertos” en “Enter the Void” (Hay múltiples referencias al libro durante toda la película) no debemos olvidarnos de la historia de George Langelaan “Recession” editada en España en el recopilatorio “La mosca. Relatos del Inframundo” cuyas similitudes con la historia narrada con Noé son mas que llamativas (El libro de Langelaan incluye obviamente el relato en el que se basó Kurt Neumann para rodar la película “La mosca” en 1958 con Vicent Price y luego por Cronenbreg de manera muy libre para rodar una de sus míticas cintas allá por el año 1986).

La tercera de ellas es la técnica que muestra Noé al rodar la película. No solo el director parece tomar los mismo títulos de crédito para ambas cintas si no que como ya hizo en “Irreversible” este muestra parte de los títulos finales al principio de la película (Las canciones que forman parte de una película y quien las interpreta es un dato que siempre se muestra al final de la cinta y no al principio) sumado a que las dos películas usan el mismo tipo de tipografía y música. Noé muestra un magistral domino acerca de donde y como mover la cámara para hacernos pensar que el espectador es el protagonista de la película y estamos viviendo la misma traumática experiencia que Oscar.

El director argentino nos pone en la piel de este haciéndonos ver lo que el ve, tal es la precisión y la obsesión de Noé por hacer creíble esta idea que somos capaces de notar los parpadeos del protagonista y en los pocos momentos que vemos su rostro, por ejemplo reflejado en un espejo del baño, todo aquello que podría afectar a Oscar para verse como las manos o la toalla también nos molesta a nosotros. La evolución de este personaje hará que el espectador comparta sus experiencias primero a través de sus ojos en primera persona y después detrás de el, viendo su espalda como un espectador pasivo que observa el pasado de este y de su hermana Linda. Noé plantea su historia en lo que podríamos definir como tres partes: La primera de ellas sería el presente donde el director nos muestra especialmente a Oscar y a Alex y que sirve de explicación de todo aquello que vamos a ver, la segunda de ellas situada en el pasado nos cuenta los hechos que han llevado a los hermanos Oscar y Linda a la situación en la que se encuentran actualmente, las decisiones erróneas que han tenido que tomar para volver a estar juntos y que el director empieza a enseñarnos en un tono propio de una terrible pesadilla (Noé muestra de forma magistral el proceso de perdida de inocencia de Linda gracias a ese osito con el que llega abrazada a Japón.

Aunque el personaje interpretado por Paz de la Huerta puede resultar secundario este resulta al principio tremendamente inocente y naif para acabar como stripper en un club, liada con el jefe del mismo y con alguna que otra compañera. Este proceso de corrupción de los personajes –se hace extensible a Linda y a su hermano Oscar- se puede apreciar también en el apartamento que ambos comparten ya que gracias a los flashbacks podemos apreciar lo ordenado que este estaba y como parece haber sido ocupado por personas que sufren el síndrome de Diógenes). La tercera de ellas es la que sirve para explicarnos el futuro de los personajes, para cerrar la historia de una manera mas o menos clara a pesar de que no todo acaba por encajar, especialmente esta idea de conclusión fallida y por momentos forzada se observa en el personaje de Alex (Cyril Roy) que tras malvivir escondiéndose de la policía no tiene ningún problema en recorrer la ciudad en un taxi.

Es en este punto donde Noé parece enlazar “Enter The void” con “Love 3D” ya que parte fundamental de la parte final de su película sucede en ese extraño hotel llamado “Love” que tiene el compañero de piso de Alex en su casa. A nadie que haya visto “Enter The void” y que recuerde el plano donde se muestra el interior de una vagina en la que se introduce repetidas veces un pene (Escena similar que se puede ver en películas como “The Taint” de Drew Bloduc o en “Hazo The Razor: Sword of justice” de Kenji Misumi) le puede sorprender el uso del 3D que ha hecho Noé en su última película. (Tampoco nadie que haya seguido a Noé o haya visto por ejemplo el videoclip que este rodó para el grupo Placebo y su canción “Protège-moi se puede sorprender ante la última propuesta cinematográfica del director).

La cuarta y última de ellas es la obsesión que parece mostrar el director con “2001: Una odisea del espacio”. Si en “Irreversible” Noé situaba de forma estratégica un póster de la mítica película de Kubrick en una de las habitaciones de la casa de los protagonistas, en “Enter the Void” no solo vemos un plano de un feto que nos trae a la cabeza la historia rodada por Kubrick si no que además la evolución de Dave Bowman parece compartir ciertas similitudes con la de Oscar.

“Enter The void” es una gran película en todos los sentidos y donde la obsesión de Noé por querer llevar sus ideas un poco mas lejos puede llevar a mas de un espectador a pensar que estamos ante una película rodada por un director que tiene un muy alto concepto de si mismo (Algo parecido a lo que mucha gente opina sobre Lars Von Trier), donde la idea de llamar la atención esta por encima de la historia. Noé juega con la estructura de la película a su antojo saltando de la típica narrativa lineal de la primera parte de la película a otra donde son constantes los flashbacks y que hacen que el espectador tenga que ir encajando piezas para poder entender la historia. Mucho se ha criticado el trabajo de los actores escogidos por Noé en “Love 3D” resultando peyorativo que este conociera a alguno de sus protagonistas en una fiesta, aquí dos de sus protagonistas: Nathaniel Brown y Cyril Roy resultan mas que convincentes en sus papeles y su trabajo en “Enter the Void” supone su debut en la pantalla grande.

Acompañados por dos actores con experiencia como son Paz de la huerta, que creo que es una gran actriz y que últimamente no esta sabiendo escoger bien sus papeles, y Olly Alexander, “Enter The Void” resulta todo un viaje, un mal viaje por todos los errores cometidos por los protagonistas durante su vida y aunque esta parece tener un mensaje mas optimista que la anterior cinta del director estamos ante un tipo de película que al igual que ocurría con “Irreversible” se ama o se odia y es seguro que para bien o para mal como sucede con el cine de Noé no dejará indiferente a nadie. Muy recomendable.


7 comentarios:

El Rector dijo...

Donnie, me la has vendido por completo. Noé es uno de esos cineastas que tengo pendientes y que por una cosa u otra, siempre me ha dado bastante pereza. "Irreversible", "Enter the Void" y "Love 3d", tienen que formar parte de alguno de mis próximos menús cinematográficos (a riesgo de perder la cordura en el proceso).

No he querido profundizar mucho en la crítica (primero quiero ver la peli), pero no ha dejado de llamarme la atención la buena consideración en la que tienes a Paz de la Huerta, a mi juicio, una de las peores actrices profesionales que he visto delante de una cámara (igual es que justo ha coincidido que me he topado con esos malos papeles que mencionas).

Saludos.

JuanCar dijo...

No os podéis ni imaginar la alegría que me he llevado al ver este pedazo de artículo acerca de la gran "Enter the Void". No puedo ser nada objetivo pues se trata de una de mis películas favoritas.
Ahora incluso enriquecida, gracias a la cantidad de datos que has proporcionado y que yo desconocía por completo.
Sobresale también todo lo mencionado acerca de "Irreversible", otra de las mías...resumiendo, soy un fan total de Noe.
Coincido por completo en que "Enter the Void", es una versión pluscuamperfecta (en referencia a la realización, no a la historia) de la anterior película de Noe. De hecho, Noe gozó de un presupuesto y una libertad creativa que ni cualquier otro director podría imaginar.
Pienso que Noe influyó mucho en la corriente de cine 'extreme' francés, que se dio a finales de los 90 y principios del siglo XXI con su mediometraje "Carne" y al que más tarde contribuiría con esas escenas de "Irreversible" que comentas. Esa corriente de cine en Francia, esa libertad que había para ese cine, y la sangre Argentina que corre por las venas de Noe (los Argentinos son gente que habla del sexo, de la muerte, de la enfermedad sin medias tintas);ayudó, a mi parecer, al nacimiento de estas 2 películas.
Rector, sin ninguna duda te recomiendo que te acerques a la filmografia de Gaspar, aunque te comento algo. Si buscas "Carne" en YouTube, la ves y no consigues empatizar con ese primer trabajo de Noe, es muy probable que con el resto te pase igual. En ese mediometraje de 1 hora escasa, se reúnen prácticamente todas las constantes de su cine.
De "Love", ni hablamos. Es la típica película en la carrera de cualquier director de éxito que, en un momento de su carrera se piensa que está por encima de todo y cree que todo lo que haga, se lo vas a reverenciar. A mi no me la ha colado. Una simple película porno que sorprendentemente sigue el manual más torpe de cualquier porno de Videoclub.
Espero que se le bajen los humos y vuelva a los terrenos habituales.

Saludos a todos

Jesús Haro Aguilera dijo...

Peli interesante. Buena crítica.

Donnie Darko dijo...

Gracias a los tres por vuestras palabras.. da gusto leer comentarios como los vuestros :-)

Rector, haces bien en no profundizar en la crítica y ver antes la película, realmente creo que es una cinta hipnótica. Es una lastima que la película no se haya podido ver en España mas que en algunos festivales y que no haya salido en dvd o blu-ray.. la experiencia de disfrutar de esta película en una pantalla grande como la del Auditori de Sitges fue para mi algo increíble.. Y bueno.. si..es probable que acabes perdiendo la cordura si ves las pelis de Noé en poco tiempo.. así que mesura...y si te quedan ganas échale un vistazo también a 'Seul Contra todos'.


JuanCar, estoy completamente de acuerdo contigo en casi todo :-) Yo también me puedo considerar un fan del trabajo de Noé a pesar de que reconozco que 'Irreversible' es una cinta muy hardcore y que no me atrevo a recomendar a algunas personas.. temo perder a una gran cantidad de amigos por el camino. Sobre lo de que no estoy de acuerdo contigo es sobre 'Love' a mi si que es una cinta que me gustó a pesar de sus excesos: Desde su injustificado metraje hasta la pedantería de la que hace gala Noé durante toda la película (El nombre de la galería de arte, el nombre del dueño de dicha galería, algunas de las palabras que Noé pone en boca de su protagonista no deja de ser un reflejo de lo que el piensa.. utiliza a su personaje como una extensión de el) pero aun así con todo esto, 'Love' me cautiva: por su música, por su estética, porque me engancha desde el minuto uno hasta el final de la película. A ver que hace Noé en su próxima película.. yo la espero ya con ganas...

Jesús, si, es una peli muy interesante, una de esas cintas que no deja indiferente a nadie. Totalmente recomendable para todos aquellos espectadores que quieran ver algo diferente y muy estimulante.

Un abrazo!

Donnie

Missterror dijo...

Donnie- Yo tampoco me he visto aún "Enter The Void". He oído demasiadas opiniones contradictorias al respecto y no tengo muy claro si la voy a amar u odia, aunque, por supuesto, sólo se puede salir de dudas viéndola. Supongo que todavía no he encontrado el momento perfecto, pero tengo claro que tanto "Enter the void" como "Love 3D", son películas que tengo que ver sí o sí.
Le tengo demasiado respeto a este director y me daría pena que la cosa se torciera por el camino. Yo estuve afectada durante mucho tiempo por "Irreversible", se me metió en las entrañas y sólo funcionó el exorcismo con ella, cuando escribí la crítica y liberé todos los demonios. La verdad es que es uno de mis mejores recuerdos en Nido de Cuervos.Sacudirme de encima esa sensación de asfixia que me acompañaba fue increíble.

Ahora solo falta convencer al Rector para una maratón Noé y todo listo ;)

Saludos

Missterror dijo...

Por cierto, sobre Paz de La Huerta...buffffff, desconozco su papel en esta película, pero las dos películas que he visto en las que ella "trabaja", "Nurse 3D" y "The Editor", esta señorita hace unas actuaciones tan sumamente exageradas y pasadas de rosca, que ríete tú de Dieter Laser en "The human Centipede 3". Si tengo que juzgar a esta actriz por las veces que la he visto, nunca podría llamarla ni siquira actriz. Espero que en "Enter the void" me encuentre otra cosa.

Saludos

Donnie Darko dijo...

Hola Missterror. La verdad es que te recomiendo 'Enter The void'. no se si te gustará o te provocará rechazo pero seguro que no te deja indiferente como suele ocurrir con todo el cine de Noe. En otras críticas hemos comentado que hay películas que se ven de forma distinta si se hace con gente o a solas, en este caso la cinta de Noé hay que verla en pantalla grande, muy grande pero por desgracia esto parece que va a ser difícil..

Cuando la veais, Rector y Missterror comentad porfa que os ha parecido, a ver si coincidimos o tenemos puntos de vista diametralmente opuestos..

A mi Paz de la huerta por lo general me gusta mucho, excepto en 'nurse 3d'. toda la película me parece un despropósito, una autentica basura, cinta que según la actriz le truncó la carrera debido a un accidente que tuvo en el rodaje y cuyas secuelas parece que sigue sufriendo. 'the editor' no la he visto, en cuanto la vea os digo mi opinión..

Un abrazo!

Donnie

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.