sábado, 11 de febrero de 2017

Crítica: Angst

Perturbado me hayo tras el visionado de ésta poco conocida cinta austríaca, de la que el mismo Álex de la Iglesia he definido como una de sus películas favoritas, y que cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad va a pasar un mal trago. “Angustia” es una buena forma de definir lo que vamos a encontrarnos. ¿Tendremos ese malestar por las posibles víctimas? Algo sí, pero fundamentalmente lo que vamos a sentir en este viaje a los abismos de la mente de un asesino es angustia por él. Toda una lección sobre la esquizofrenia, los peores instintos del hombre, la psicopatía. En definitiva el terrible mundo de la locura humana.

He podido disfrutar de una versión con 8 minutos adicionales en su inicio, una introducción del personaje, basado en un asesino real llamado Werner Kniesek, con un estilo claramente documental, algo que se marcará en toda la película. Y se agradece: inicialmente podríamos pensar que estamos ante un slasher o thriller sobre asesinos, pero rápidamente nos encontramos con algo más áspero, y ese aspecto, su crudeza y realismo ensalzan al film hasta cotas muy altas. “Angst” es una clara fuente de inspiración para otras películas similares como “Henry, retrato de un asesino” (1986) , “Ocurrió cerca de su casa” (1992) o “Irreversible” (2002) de Gaspar Noé. Un tipo de película que amarás u odiarás, no hay medias tintas, pero que no deja indiferente a nadie, cosa interesante como poco en un mundo sobrecargado de producciones previsibles y edulcoradas para todos los públicos.

Tras la introducción al asesino, interpretado de manera brillante por Erwin Leder (conocido por otra película llamada “Taxidermia”, del 2006), éste sale de la cárcel. Ha estado allí varios años por la muerte de una anciana, y ahora en libertad, lejos de querer integrarse en la sociedad parece que sus deseos incontrolables y perversos de seguir haciendo daño están intactos. Así y tras buscar algunas víctimas en una gasolinera y en un taxi, llega a una gran casa, epicentro del resto del film. Un aparente mundo inquebrantable de la Austria más moral. Allí encontrará el placer que busca, “saciará por poco tiempo lo que necesita para poder vivir” literalmente, la sin razón de matar por matar. Sus víctimas, ahora forman parte de él, y como si de una nueva familia se tratase, los arrastrará y llevará con él.

La actuación de Erwin es meritoria de un gran premio. He visto muchos asesinos en la pantalla, pero ninguno tan creíble y repugnante como él. A lo largo de los minutos además su voz en off nos guiará por una especie de psicoterapia, nos contará como no ha tenido una infancia muy feliz y porqué decide hacer lo que hace. Sus sentimientos incontrolables dan vertigo, y sencillamente al espectador le agobiará tal dosis de extremos. Todo con ansias, como el vampiro sediento de sangre, envuelto en un caos y depravación sexual añadida (la masturbación encima de una víctima es el culmen). No todos los asesinos son Hannibal Lecter. Con Erwin estaremos ante un personaje más “corriente” y torpe, lo cual en cierto modo lo humaniza, y es lo que hace que sintamos cierta pena por él, a la vez que miedo. La angustia de ser quién eres sin poder evitarlo.

El documentalista Gerald Kargl, el cual parece no dirigió nada más tras arruinarse haciendo ésta peli, fue muy inteligente en muchos aspectos. A su lado, el oscarizado Zbigniew Rybczynski en la fotografía, nos dará una auténtica master class de como usar la cámara. Sus planos extremos en contra picados y grúas altísimas nos hará ver todo como un juego, como el gato y el ratón, deshumanizando el entorno, sobretodo cuando nos enseñan la casa como escenario principal. Los planos subjetivos nos meterán en las fantasías del protagonista, la poca iluminación, la sencillez de los decorados, todo será frío, áspero. No hay espacio para la posibilidad del bien. No recuerdo un plano encuadrado, armonioso, pulcro. Así esa atmósfera, casi propia del mismísimo “El Exorcista”, impregna y ensucia de maldad los tiempos, los cuales son prácticamente en tiempo real, con la sensación de un plano secuencia durante toda la película. Un añadido más al factor de la ansiedad.

Los efectos sonoros y música son algo extrañas, a veces innecesarias. Yo hubiera optado por emponzoñar y enrarecer aún más todo con incómodos silencios, pero encaja bien en el ritmo de las escenas, y se deja integrar en el conjunto, obra de Klaus Schulze.

Así me parecen sobresalientes las muertes, por su crudeza y realismo, y la sangre que vamos a ver: cuando él intenta continuamente limpiarse la sangre porque se le ha quedado seca en la piel, esa sensación nos invade y repugna y es una de las escenas favoritas con las que me voy a acordar por mucho de “Angst”.

Los otros personajes que nos encontramos, son meros secundarios para reforzar la personalidad del asesino, desde la camarera que le sirve, hasta las chicas (aparentemente prostitutas) que según Erwin “le provocan”. Y el perrete, del cual temo más por su vida durante todo el film, que de otros.

El final nos puede parecer precipitado, así me lo pareció en un principio, no obstante hablamos de que el total de la cinta son unos 79 minutos, y nos da pie a que la historia, que vuelve a la gasolinera donde algo pudo pasar y no pasó, sencillamente termine. Sin más.

Con “Angst”, he comprendido un poco más los entresijos y extraños fallos de la mente humana. Es una lección pura de como la sociedad de una manera u otra crea monstruos; a veces los hace, otras los alimenta para hacerlos más fuertes, y en otras los sufre sin razón. No todos los seres humanos son buenos, ni actúan de manera armónica y coherente. Ni la vida misma lleva de serie una melodía indestructible e incorruptible, al revés, todo se puede truncar en cualquier momento, y por mucho que nos obsesionemos en controlar todo, el mal acecha para todos.

Lo mejor: el duro golpe que supone asumir la naturaleza humana. Su hiper-realismo la convierten en una obra digna de estudio.

Lo peor: me hubiera gustado que durase un poco más. No es apta para todas las maneras de entender el cine.


2 comentarios:

Missterror dijo...

Rhaul, no te imaginas cómo me alegra ver "Angst" por aquí, porque considero que es una película imprescindible para todos aquellos que preferimos el terror humano al divino. Esta película es una master class sobre la mente humana y sus escondrijos más oscuros y letales.
Como comentas, el trabajo de Erwin Leder es sublime e irrepetible en estas lides. Él soporta parte del peso, la otra viene dada por el magnífico uso de la cámara subjetiva y todo lo que expresa esa fotografía sucia, ese ambiente constantemente enrarecido y para mi, algo básico que curiosamente, a ti no te gustó mucho, que es la banda sonora y todos esos efectos ruidisticos, ya que son ellos quienes hablan por el psicópata. Desde mi punto de vista no hay ningún sonido innecesario, todo lo contrario, y mira que soy fan de los silencios en el cine de terror para enfatizar las sensaciones, pero aquí creo que todo está medido al milímetro y de manera muy acertada.
Sin duda, "Angst" es ansiedad pura, es rabia, es angustia, es arrepentimiento, es visceralidad, malda y locura. Un clásico en toda regla!!! Y otra de las cosas que también encontré muy acertada fue la duración. No tengo nada que objetar sobre el final y creo que darle más duración, teniendo en cuenta que lo que pretendía el director se consigue perfectamente en menos de ochenta minutos, hubiera sido redundar y alargar el tema sin sentido.

Muy de acuerdo con tu crítica y entiendo perfectamente la sensación que te dejó la película tras verla, y ya te advierto que te va a costar mucho tiempo sacártela de encima.

Saludos

Rhaul Black dijo...

Hola Missterror!
La verdad aún me dura esa angustiosa sensación que vive el propio asesino, cosa que me preocupa jajajaja, pero he ahí parte del porqué es una joya. Además su crudeza e impacto visual me hizo disfrutarla de verdad, se agradece cuando se hace cine sin ataduras.
Hay otra peli ultra bizarra que se llama SCHRRAMM o algo asi que vi como hace 10 años en uno de estos alquileres de barrio, me dejo realmente traumatizado y creo que junto con Angst es de lo "peor" que he visto.
Si que tienes razón con el tema sonoro en que se ve que está todo medido, muy encajado, quizás por ponerle una pega me parece que el silencio a veces puede tensar aún más la cuerda, pero tiene su miga.

Un saludo!!

Publicar un comentario en la entrada

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.