Crítica: Predator (Shane Black, 2018) Crítica: Langosta (Yorgos Lanthimos, 2015) Crítica: Upgrade (Leigh Whannell, 2018) Crítica: La Monja (Corin Hardy, 2018) Crítica: The End? L´Inferno Fuori (Daniele Misischia, 2018)

miércoles, 2 de mayo de 2018

Crítica: The Promise

Bangkok, año 2004, los jóvenes directores tailandeses Banjong Pisanthanakun y Parkpoom Wongpoom estrenan la película Shutter y meten a Tailandia dentro del boom del cine oriental de fantasmas que surgió tras Ringu (1998), The Grudge (2002) o Dark Water (2002). Shutter fue la película más taquillera de Tailandia en aquel año y, al igual que el resto de las mencionadas, también tuvo su propio remake norteamericano (Retratos del Más Allá, 2008), dirigido por el japonés Masayuki Ochiai. Toda la publicidad generada sirvió también para dar a conocer al guionista de Shutter, Sophon Sakdaphisit, cuya carrera se mantuvo bastante activa tanto en la faceta de director (Coming Soon, 2008, Ladda Land, 2011 y The Swimmers, 2014), como en la faceta de guionista (Alone, 2007, Phobia 2, 2009). Su última película, escrita y dirigida por él, es The Promise, 2017.


"este edificio real (Ghost Tower) es todavía hoy un reclamo para los turistas que llegan incluso a pagar a los vigilantes para hacerse fotos en su interior y ver sus amplias vistas a orillas del rio Chao Phraya"


We promised each other we would be together forever

Bangkok, año 1997, dos constructores ven paralizada su obra (un ambicioso rascacielos) poco antes de su finalización. Sus hijas, las jóvenes Ib y Boum, deciden suicidarse juntas en el edificio propiedad de sus padres. En el último momento, Boum, se echa atrás e incumple su promesa. Veinte años después, el fantasma de Ib regresa buscando venganza.

Lo único interesante que tiene la película es su contexto histórico, ya que, en el 1997, año en el que se sitúa el comienzo de esta historia, tiene lugar la denominada crisis del fondo monetario internacional. Comenzó con la devaluación del Baht (moneda tailandesa) y se extendió a otros países como Indonesia, Malasia y Filipinas, que vivieron el desplome de sus monedas y el aumento de la deuda externa. En Tailandia esta crisis, que estaba precedida por un boom económico, impactó principalmente en el sector de la construcción.

Es la consecuencia de esta crisis el hecho que inspira esta historia, dirigida por Sophon Sakdaphisit, que tiene un edificio fantasma de protagonista inmutable, el rascacielos Sathorn Unique Tower. También conocido como Ghost Tower, este edificio real es todavía hoy un reclamo para los turistas que llegan incluso a pagar a los vigilantes para hacerse fotos en su interior y ver sus amplias vistas a orillas del rio Chao Phraya. El rascacielos, cuya construcción fue iniciada en el 1990, tiene realmente una serie de historias oscuras detrás. Primero fue el propio arquitecto el que fue acusado de intentar asesinar al Presidente de la Corte Suprema de Tailandia y, después, fue la aparición del cuerpo de un turista sueco dentro del edificio lo que contribuyó a generar la fama de lugar maldito.

A lo largo de la película podemos ver el drama que viven las familias pudientes tailandesas, en particular la de estas dos familias de constructores en el momento que se quiebra su ambicioso proyecto de construcción. La falta de recursos lleva incluso a uno de los padres a perder la cabeza, lo que se nos muestra en una serie de ridículas escenas en las que lo vemos hablando solo, mientras su hija lo observa con preocupación y desespero. Ante esta situación inusual, las dos adolescentes de 15 años acostumbradas a todo tipo de lujos se hacen la estúpida promesa de suicidarse juntas en el susodicho edificio familiar, ese mismo escenario que meses atrás representaba el éxito y que ahora simboliza el declive familiar. Como curiosidad, en una escena se nos nuestra un cine que está exhibiendo Scream de Wes Craven, sin duda estamos en el 1997.


"Fuera el contexto económico del país y la utilización que el director hace de la Sathorn Unique Tower, la historia no tiene absolutamente nada interesante que ofrecer"


Tras el suicidio y la consecuente promesa incumplida, la película nos lleva a la actualidad, en la que vemos a una Boum convertida en una empresaria de éxito que intenta finalizar el proyecto de construcción de la Sathorn Unique Tower. Allí, entre las ruinas del edificio, se nos presenta a Bell, su hija de 15 años, que empieza a ser acosada por el fantasma de Ib. Probablemente estas escenas de Bell frecuentando las ruinas del edificio y sus auténticos grafitis sea lo único rescatable de la película, mientras la desesperación de la madre va en aumento viendo los constantes episodios de sonambulismo de su hija.

Fuera el contexto económico del país y la utilización que el director hace de la Sathorn Unique Tower (realmente parte de la película está rodada dentro del rascacielos), la historia no tiene absolutamente nada interesante que ofrecer. El argumento es totalmente intrascendente y poco original, personalmente no entiendo cómo se pueden llevar a cabo este tipo de proyectos tan vistos en el cine con anterioridad, más todavía teniendo en cuenta que el director, Sakdaphisit, tiene una experiencia larga como guionista en el cine de terror. Si yo me animé precisamente a ver esta película es porque me esperaba mucho más del autor, concretamente en el desarrollo de la historia.

A su poca originalidad hay que sumar el hecho de que la película no genera ninguna situación de miedo o suspense, porque las situaciones se dan desde un punto de vista principalmente dramático que minimiza toda la tensión que podría producir la película. Las apariciones del fantasma son escasas y poco conseguidas, en realidad nunca se ve, simplemente se intuye.


"El desarrollo de la historia es lento y en momento alguno se vislumbra un clímax que haga que merezca la pena dedicarle sus más de dos horas hasta llegar a un final horrible"


Lo único destacable técnicamente de la película es que tiene una producción cuidada detrás, se nota que la película tiene un presupuesto importante, parece que estamos ante una película coreana. También por el tipo de sociedad que se nos presenta en la película, que no es la que estamos acostumbrados a ver en el cine tailandés y sí en el cine coreano o japonés. Es un retrato de la sociedad alta tailandesa hecho a través de la protagonista, su forma de vestir, los barrios en los que se desarrolla la historia, los diálogos, etc., en ningún momento parece que estemos ante una producción del sureste asiático.

La fotografía de la película es otro de los puntos en los que la película no defrauda y mantiene un cierto nivel técnico, principalmente en las escenas rodadas en las ruinas del rascacielos, pero todo lo demás, en especial las interpretaciones, me parecen penosas. Tanto las actuaciones de las chicas protagonistas como la de sus familiares son horrorosas, principalmente la de la madre y el hermano de la difunta. Con un guion muy flojo y carente de originalidad, la duración de la película se hace demasiado larga. El desarrollo de la historia es lento y en momento alguno se vislumbra un clímax que haga que merezca la pena dedicarle sus más de dos horas hasta llegar a un final horrible. Todo es realmente aburrido en esta película sin alicientes. Una lástima.

Lo mejor: Creo que ya tengo candidata a peor película del año. El contexto de la crisis asiática de 1997 y el hecho de recuperar la historia del edificio Sathorn Unique Tower son lo único salvable de la película.

Lo peor: Una historia que no presenta novedad alguna y que tampoco transmite ni terror ni misterio. Las actuaciones, personalmente, me parecen muy poco creíbles.


2 comentarios:

victor dijo...

Pues nada.....esta al cajón de la basura. Me gusta el cine asiático,,,,,,,,pero dan muchas de arena.
Un saludo

RONETTE PULASKI dijo...

Sin duda Victor, al cubo de la basura directamente, que al menos sirva la crítica para que otros no pierdan el tiempo jajaja
A mí también me gusta el cine asiático, a veces ofrece argumentos sorprendentes.
Hablando de cine asiático, alguien vio Before We Vanish? La tengo pero todavía no la vi.
Un abrazo,

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.