miércoles, 20 de febrero de 2019

Crítica: Braid

Somos vagos, cada vez lo somos más. Cada vez nos cuesta más ponernos a hacer según que cosas, por más que estas supuestamente nos gusten y buscamos la ley del mínimo esfuerzo incluso en nuestro tiempo de ocio. Solo así se explica el auge de redes sociales como Twitter en las que las opiniones se reducen, en el mejor de los casos, a “intelectuales” y grandilocuentes dos lineas de texto. O de Instagram, donde directamente las palabras no le importan una puñetera mierda a nadie. Curioso fenómeno a razón de todo esto, que ilustra muy bien el argumento, lo encontramos en otra red social y en nuestras propias carnes, Facebook, donde parecen tener más aceptación publicaciones del póster de turno, el cual has tardado medio minuto en publicar, que enlaces a elaboradas críticas harto laboriosas en la mayoría de casos, así al menos parece indicarlo la auténtica moneda actual del multiverso digital, el “like”. No vaya a ser que tenga uno que leer... unos putos vagos de mierda, yo el primero, aclaro, antes de que salte el tarado de turno a decirme que atento contra vaya usted a saber quien.

lunes, 18 de febrero de 2019

Crítica: The Little Stranger

Frío. Como las habitaciones de la mansión de los Ayres, de Hundreds Fall, tras años sin que estas hayan sido calentadas de ninguna manera. Eso es lo único que transmite la película dirigida por Lenny Abrahamson, primera película tras su aclamada ‘La habitación’ (‘Room’, 2015). Si Susan, la hija de la señora Ayres consiguió eclipsar a toda la familia incluyendo al doctor Faraday, lo mismo se puede decir de ‘The Handmaiden’ (2016) de Park Chan-wook y la cinta de Abrahamson, películas que en ambos casos adaptan a la pantalla grande novelas de la escritora inglesa Sarah Waters.

viernes, 15 de febrero de 2019

Crítica: The Golem

Sí hablábamos hace unos días sobre la explotación en pos de la causa de la figura de un mítico personaje del folclore semítico, el Djinn, con motivo del análisis de “The Final Wish”, hoy toca hacer lo propio con el que puede que sea, quien sabe, el nacimiento de una nueva estrella contemporánea o la nueva puta de la industria. Y es que hacía mucho tiempo que esta leyenda judía parecía olvidada para la maquinaria de los sueños, algo inusual teniendo en cuenta la buena puntería de la cual suele hacer gala este género a la hora de disparar a todo lo que se menea si esto le puede generar beneficios. Para encontrar las últimas referencias del golem en el cine, tenemos que remontarnos a “El Golem” (Henrik Galeen/Paul Wegener, 1915), “El Golem” (Carl Boese/Paul Wegener, 1920) o “The Emperor and the Golem” (Martin Fric, 1952). De ahí en adelante, un yermo virgen e inexplorado en el cual los hermanos Paz, aprovechando que el cine israelí comienza a dejarse ver entre el gran público, pretenden inseminar.

jueves, 14 de febrero de 2019

Crítica: La Favorita

Me he tomado un tiempo desde que vi esta película por primera vez para escribir acerca de ella. Necesitaba establecer cierta distancia sobre todo aquello que he leído en twitter y en diversos foros acerca de ‘La Favorita’ (‘The Favourite’). Sin ánimo de ofender a nadie, he de empezar siendo extremadamente crítico con nosotros, con aquellos que seguimos a Lanthimos desde que se estrenó ‘Canino’ (‘Kynodontas’). No, no se puede atacar a ‘La Favorita’ (‘The Favourite’) por ser una cinta comercial, por ser una película que está llegando a gran cantidad de público. Tampoco el director griego se ha traicionado a sí mismo.

martes, 12 de febrero de 2019

Crítica: The Final Wish

Hará ya la friolera de veintidós años, Robert Kurzman, con el mecenazgo del desaparecido Wes Craven, nos ofreció una versión muy diferente a aquella que todos teníamos en mente del genio de la lámpara, aquel que la todopoderosa máquina de los sueños de otro supuesto desaparecido, Walt Disney, nos había metido por vena (o por cochino ojete) unos cuantos años antes, como siempre, haciendo suyo el imaginario infantil de la época. Disney violó la mente de los más pequeños de la casa durante años vendiéndoles todos aquellos cuentos de hadas de color de rosa y entre todos ellos coló por la puerta de atrás a la figura del Djinn en su inmortal álbum de cromos. “Wishmaster” (1997) no solo nos enseñó que teníamos que tener mucho cuidado con lo que deseábamos, también abrió de par en par la puerta del estrellato del cine de terror a este ancestral personaje arrancando de la mitología semítica.