domingo, 25 de febrero de 2018

Crítica: Better Watch Out

Siempre me gustó de la Navidad la maratón de películas yanquis. A la hora que sea uno prende la tele y se encuentra con nieve, luces y gente atontada por reuniones familiares. Desde competencias de luces, regalos prometidos, niños olvidados y algún que otro “Santa” inesperado, la Navidad ha sido (casi como Halloween) una época prolífica para situar películas del género que todos los cuervos- y también los no tanto- amamos. En lo personal, dado que aquí en Navidad es verano, siempre envidié un poco todas las tradiciones que en EE-UU parecen sostener: En vez de ponche tomamos cervezas y en lugar de reunirnos todos alrededor del fuego aquí nos juntamos a comer mucho, ver fuegos artificiales y luego cada cual a su casa. Nada de esas reuniones tan divertidas como nefastas de un par de semanas que solemos ver.

viernes, 23 de febrero de 2018

Crítica: Mute

¿Qué serías capaz de hacer por amor? No contestes, la pregunta no está bien formulada. La cuestión correcta es ¿qué no serías capaz de hacer por amor? Mi respuesta, como la de cualquier persona enamorada es instantánea: Nada. Por lo general, esta vida caprichosa nos hace seguir una serie de comportamientos en los que prueba y error son una constante. La cabeza por una parte y el corazón por otra, una y otra equivocándose y tú como conjunto jurándote que no volverás a fallar, que el error fue buen maestro. Pero esa constante de prueba y error presente en el camino una y otra vez hace que no avances, hasta que un día descubres en otra persona que los caprichos del destino son excusas, porque el amor, el amor real, te está mirando a los ojos y al devolverle la mirada entiendes que sólo quieres vivir la vida que viva la otra persona y que perseguirás esa vida hasta el fin del mundo porque tu único futuro está en ella. Y de eso, del amor silencioso y un poco de futuro es de lo que viene a hablarnos Duncan Jones.

jueves, 22 de febrero de 2018

Crítica: Cuchillos en la Oscuridad

Desde Roma con amor, de nuevo estamos ante otra obra clásica del terror italiano. Cuántas y cuántas cintas para el recuerdo de tan grandes como Dario Argento, Umberto Lenzi, Lucio Fulci, Joe D’Amato, Michele Soavi, Mario Bava… y aquí el hijo del “Padre”, Lamberto. Películas que exprimieron un subgénero, el Giallo, hasta el nacimiento del Slasher, y que hasta su declive produjeron obras que hoy en día son en su mayoría carne de nostálgicos y de seguidores del terror a un nivel elevado. No muchos veneran estas cintas, las cuales a veces por su baja calidad y aroma de serie B, son directamente olvidadas o desechadas por productos más modernos y costosos. En la misma esencia de esas carencias está la gracia de éstas.

martes, 20 de febrero de 2018

Crítica: Ghoulies

Uno de los sketches del grupo cómico Pantomima Full recalca que la nostalgia gana al criterio. Aunque esta frase es usada después de que el personaje interpretado por Roberto Bodegas haga referencia a su amor incondicional por ‘Los Goonies’, como espectadores no hemos de perder la perspectiva y reconocer que en lo referente al cine de los años ochenta a Bodegas y su compañero Alberto Casado no les falta algo de razón (Bueno... algo o mucho) La nostalgia puede al criterio y muchas de las cintas que se rodaron durante aquella década tienen el estatus de película de culto a pesar de no contar con elementos como para justificar dicha calificación mas allá de pertenecer a época a la que parece que se le tiene un cariño especial.

domingo, 18 de febrero de 2018

Crítica: Tragedy Girls

No hacía falta que les viéramos elegir a un personaje como Trump para que les gobernase (es cierto que por desgracia en España, también tenemos mucho que callar en este sentido), para descubrir que no sería la norteamericana precisamente, la sociedad más evolucionada del momento, sin duda y en muchos aspectos, prima hermana y fuerte competidora de muchas de esas otras a las cuales menosprecian o tachan de “peligrosas”. Entre otras muchas consideraciones cuestionables, el tema de las armas y de la adoración por la violencia. Justo ayer nos llegaba a occidente la noticia de una nueva matanza en un instituto de los USA, donde de nuevo un alumno arma en mano, ejecutaba a todo aquel que se le ponía a tiro. Un país repleto de tarados a los cuales conseguir un arma semi-automática les supone un reto tal como ir a la tienda de su barrio, responderle con un “no” a la pregunta del vendedor de sí está tarado e irse a su casa orgulloso como el que aquí sale de un Game con una flamante playstation bajo el brazo.

viernes, 16 de febrero de 2018

Crítica: The Snowman

“Pronto volverán las primeras nieves. Y volverá a aparecer: el muñeco de nieve. Y cuando la nieve haya desaparecido, se habrá llevado consigo a alguien. Lo que tienes que preguntarte es: ¿Quién ha hecho el muñeco de nieve?” Con un tagline tan oscuro como prometedor nos llega por primera vez a la pantalla Harry Hole, el atormentado detective creado por Jo Nesbo. No miento si digo que no sabía con qué me iba a encontrar, ya que apenas había escuchado mencionar a Nesbo…pero ¿qué otra cosa se puede hacer una tarde de calor más que ir a meterse al cine? Me encontré de repente en Oslo, Noruega, conociendo a un detective del que iba a querer saber más (Y muriendo de frío). Entre montañas, hielo y nieve, el bueno de Michael Fassbender nos presenta a un H. Hole en decadencia, que por su afición al alcohol no puede cumplir con su trabajo ni formar una familia, por mucho que lo desee. Lo único que le pone una pausa a su adicción es la necesidad de resolver un caso.