miércoles, 6 de mayo de 2009

Crítica: Wolf Creek

Ya son muchas, muchísimas las películas que cogen la fórmula magistral de "La Matanza de Texas" y tratan de un grupo de imprudentes jóvenes que hacen un viaje en coche hacia algún lugar remoto para terminar en manos de un loco o familia de locos psicópatas de la zona. Están abusando mucho del tema, resultando muy pocas buenas. Ésta por desgracia es de las segundas.

Con una evidente falta originalidad y de tensión llegando a resultar en ocasiones aburrida, el film cuenta con unos protagonistas que no llegan a simpatizar con el espectador. El  asesino de turno, interpretado en esta ocasión por John Jarrat, aporta el único punto positivo de la película, mostrándonos un personaje bastante estrambótico y divertido, representando al clásico y peligroso paleto de camisa a cuadros, que descoloca al mas pintado. Por otra parte la cinta se vende con la famosa frase "basada en hechos reales", algo que queda muy bien en los telefilmes para impresionar a amas de casa, pero que a la gran mayoría ya no nos asustan con estas cosas, y menos en una cinta que le cuesta horrores arrancar, ya que nos pasamos más o menos una hora sin que ocurra absolutamente nada, aguantándo las bromas de viaje de los tres amigos y sus aburridas conversaciones.


Y a todo esto hay que sumarle que las dos chicas cuando se ven con la soga al cuello demuestran un elevado grado de estupidez, llegado este punto, sería bueno comenzar a hacer una reflexión de el porqué de tales comportamientos, pues en muchas ocasiones se da una imagen un tanto penosa de la mujer, y siempre salen corriendo como borregas desquiciadas en vez de rematar al malo de turno cuando tienen oportunidad. A "Wolf Creek" no la salva ni la sangre que contiene, que por cierto, no es tanta como se ha dicho, ni la cantidad de secuencias de sus bonitos paisajes australianos y sus animales autóctonos, ya que en ocasiones parece que estamos viendo un documental, algo que corta el ritmo de la acción continuamente.

En fin, una cinta que se deja ver,  que mejora en el tercer acto, pero que no termina de ofrecer lo que se esperaba de ella y además está protagonizada por unos antipáticos personajes. Por mucho que nos la alabe el señor Tarantino y llenen los pasillos del metro de la ciudad con los carteles de la película, la cinta no aporta nada nuevo ni al cine de terror, ni al subgénero 'survival', sirve para pasar el rato y poco más.




0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.