lunes, 25 de enero de 2010

Crítica: Stag Night

Al visionar "Stag Night" ha sido imposible que a un servidor no le vengan a la cabeza antiguas juergas nocturnas con los colegas, ingredientes tales como trifurcas en la puerta de la discoteca de turno (eso si, siempre en distinguidos garitos de heavy metal, nada de mariconadas), borracheras interminables, corredizas por el subsuelo de la ciudad y demás gilipolleces que hacen que me alegre de no tener veinte años de nuevo, por que en los tiempos que corren, la mejor opción es quedarse en casa y tomarte una cervecita a la salud de la puta vecina chiflada de al lado (la cual merece morir lenta y dolorosamente, cosa que no descarto hacer con mis propias manos) mientras te ves un par de películas de terror con la parienta. Pues si, "Stag Night" me ha recordado a eso y a que las oportunidades hay que aprovecharlas cuando se presentan, por que alguien tendría que haberle dicho al Nóbel director del filme, que no se puede desperdiciar la "primera vez" con una fulana.. Digo, con una película de este tipo, por que de entre todos los subgéneros entre los que podía elegir el señor Peter A. Dowling para debutar como director (también guionista), ha optado por el "slasher" o "survival" clásico, de esos que pegas una patada a una piedra y aparecen un buen puñado de ellos, con sus tópicos y clichés incluidos, claro.

Tampoco se puede decir que se haya intentado hacer algo demasiado original en lo que a historia se refiere, en esta ocasión Dowling a elegido el metro de New York como escenario de los acontecimientos, algo que ya se ha explotado en suficientes ocasiones como para resultar mínimamente personal, películas como "Creep", "Trackman" o sobretodo la súper recomendable "Midnight Meat Train" con el cachondo Vinnie Jones al frente, son algunos pocos ejemplos. Así que juntamos estos dos elementos, "slaher" + "metro", pues no hace falta haber estudiado FP para olerse lo que vamos a encontrar en los escasos 75 minutos de metraje aquí contenidos.


Pues si, estáis en lo cierto, la cinta sigue a rajatabla los conceptos básicos del subgénero, y bien podríamos definirla como una hermana bastarda de "Las colinas tienen ojos", con un grupo de muchachos atrapados en el subsuelo que sin comerlo ni beberlo y por aquello del destino, se cruzan con un grupo de clones de Rob Zombie que son muchas cosas menos vegetarianos, comenzando así una frenética persecución entre estos neardentales (de los cuales sorprende que no sepan hablar pero sí manipular cables para montarse chiringuitos con tele incluida) y el grupo de pobres desgraciados, donde para darle ese toque de dramatismo que la situación requiere, se ha echado mano de un grupo de amigos celebrando una despedida de soltero, uno está muy enamorado, otros son hermanos, otro es padre de una preciosa criatura, etc.., vamos, para que la caída sea de más altura, aunque no se puede decir que esto resulte demasiado efectivo, pues todos ellos despiertan mas indiferencia que otra cosa, y por supuesto no estamos ante una película tan macabra como la mencionada "Las colinas tienen ojos" de Alexandre Aja (donde curiosamente si encontramos una similitud, pues ambos filmes comparten protagonista femenina en las carnes de la actriz Vinessa Shaw) ni tan divertida como "Wrong turn 2".

Pero lo peor de "Stag Night" no es esto, por que al fin y al cabo, entre tanto tópico y constante repetición de situaciones vistas miles de veces, no se puede negar que encontramos alguna que otra secuencia gore interesante, de bella factura incluso, y tampoco me atrevo a decir que sea una película tediosamente aburrida en plan "Trackman", lo que más me ha molestado es el irritante uso que se hace de la cámara a lo largo del filme (y yo me se de uno que se mareaba viendo "REC".. aquí iba a echar hasta la primera papilla), o el cámara tenía parkinson (y disculpadme el chiste barato) o no se entiende, pues resulta realmente molesto centrarse en lo que está pasando cuando la cámara no para quieta un segundo, esto se acentúa en las escenas de acción, que se convierten en un auténtico galimatías que ríete de cuando intentábamos ver la película porno de los viernes por la noche en el canal+ sin descodificador.

Conclusión, "Stag Night" es una película falta de personalidad, que coge elementos de otros muchos productos similares y los sirve tal cual, predecible, indiferente y olvidable, donde si le sumamos su incómoda factura técnica y la excesiva oscuridad de muchas de sus secuencias, acaba conformando una experiencia si no aburrida, si un tanto confusa y difícil de digerir. Lo mejor, sus buenos FX, por lo menos que no falte sangre, y sobretodo, su excelente banda sonora, con un tema principal digno del mejor Carpenter.

Iba a decir que estas cosas en el autobús no pasan, pero esperaos a ver "Shuttle".


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.