domingo, 6 de junio de 2010

Crítica: The Blackout

Que la saga "Feast" es de lo mejorcito que ha dado el serie B en muchos años, lo tenemos todos claro. Por eso no es difícil de entender que entre las hordas de aficionados al género que flipamos con las criaturas folladoras de John Gulager, se encontrase el tal Robert David Sander, señor que firma la película que nos ocupa, la cual hace tiempo que viene sonando, precisamente, por el asombroso parecido (esto es copiar y lo demás son tonterías) entre su portada y la de la primera entrega de "Feast", como bien podéis comprobar en la imagen de abajo.

"The Blackout" es el nombre de la criatura (no confundir con el "Blackout" de Rigoberto Castañeda, aquel thriller de terror que transcurría en el interior de un ascensor), en lo que significa el desvirgamiento como director del señor Robert David Sander, quien ni corto ni perezoso, no solo ha plagiado la portada, sino que también ha hecho lo propio con el contenido, solo que en esta ocasión, la acción no se desarrolla en un bar de carretera, sino en un edificio de una gran ciudad, donde los vecinos, después de una serie de temblores que se han sucedido durante días por todo el país, se verán atrapados en el interior quedándose sin suministro eléctrico. Pronto descubrirán que no están solos en el lugar y que unas extrañas criaturas que surgen de la oscuridad, intentan darles caza.


"The Blackout" es un plagio con mayúsculas de la cinta de Gulager, añadiéndole si queréis unas gotitas de "Pitch Balck" (por eso de la relación entre criaturas y oscuridad así como su aversión a la luz), que por descontado, como suele ocurrir con los plagios, carece de casi todas las virtudes de la cinta en la que se "inspira". Y es que la lista de defecaciones cinematográficas de "The Blackout" va mas allá de su bochornosa naturaleza y es tan o mas larga que la tranca de Ron Jeremy (véase "One Eyed Monster"). Comenzando por el lamentable nivel interpretativo del reparto, hecho que me hace plantearme por que diablos no me dediqué a esto de la interpretación, por que viendo el nivel que se gastan por aquí, yo no habría desentonado para nada (por no decir que soy un rato largo mas atractivo que muchos de los aquí presentes). Si además le sumamos a estas pésimas actuaciones, donde apenas encontramos rostros conocidos mas allá del de Alexis Zibolis (a la que recordamos haciendo de capitana de carguero galáctico en "Plaguers"), unos personajes construidos con la misma originalidad que caracteriza a la cinta, el resultado es poco mas que lamentable. A parte de malos, tópicos.

Tres cuartos de lo mismo para las criaturas, de las cuales, seguramente muchos se estarán preguntando, ¿habrá tenido también los cojones de copiar a los monstruos de "Feast"? Por supuesto. Solo que lejos de la artesanía de aquella ocasión, aquí se tira de efecto digital en todo momento, dando como resultado a unas criaturas tan cutres que pueden llegar a resultar ridículas en algunas ocasiones.
 
Pero lo peor de "The Blackout" no reside ni en su nula originalidad, ni en sus chapuceros efectos especiales, ni siquiera en su nefasto reparto. Lo peor es que se nos intenta vender en todo momento una película seria y además se nos pide que actuemos en consecuencia, cosa que (y no quiero ser reiterativo), ni tan siquiera se atrevía a insinuarnos Gulager en su trilogía, plagada de humor y de auto parodia, que tenía en su capacidad de reírse de ella misma, una de sus principales virtudes. Si por lo menos "The Blackout" tirase un poco por esa senda (ya puestos a copiar), pues igual el resultado no sería tan ridículo.

Conclusión, "The Blackout" es una película que intenta hacerse un hueco en el competitivo subgénero de las criaturas asesinas, pero su total carencia de personalidad y sus muchas deficiencias técnicas y artísticas, resultan una losa demasiada pesada para el espectador. Un refrito barato y oportunista de otras muchas películas similares que tiene poco que ofrecer más allá de un prometedor inicio en plan "indie", un desenlace efectista (que no sorprendente) y alguna que otra salpicadura de sangre.

Como decía aquel gran sabio mientras se copiaba una peli en el ordenador de la oficina, "si no se valora la idea, si no se valora el esfuerzo, es como para pensárselo, para pensárselo mucho".

0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.