viernes, 7 de octubre de 2011

Crítica: Contagion (Contagio)

Influenciado por la epidemia vivida en Asia a principios de la primera década de este siglo, Steven Soderbergh nos trae su nuevo trabajo, “Contagio”. Thriller pandémico con aspecto de pseudo documental y enfoque realista sobre el contagio alrededor del mundo de un virus de naturaleza letal, rápida transmisión (con el simple contacto) y difícil de erradicar (curar), que hace estragos en una población mundial globalizada (la actual), en el que las vías de contagio, como el rápido e internacional transporte aéreo, son más eficaces. Aproximación, en definitiva, a una verosímil hipótesis en torno a la posibilidad de que la Tierra sufriera un peligro global de consecuencias devastadoras a causa de un virus y la manera en la que la población, los medios de comunicación y las autoridades lo afrontarían.

Soderberg plantea la indefensión del mundo contemporáneo en pleno siglo XXI frente a la aparición de una epidemia virulenta, a pesar de disponer de una ciencia médica y unas medidas internacionales sanitarias más avanzadas. Y lo desempeña desde varias vertientes argumentales (varios personajes/situaciones con el drama del contagio como único factor en común) en distintas localizaciones (Hong Kong, Londres, Tokyo, San Francisco, etc).

En el film no se encuentra la acción de “Estallido” (Wolfgang Petersen, 1995) o la ciencia ficción de “La amenaza de Andrómeda” (1971) y Soderbergh, consciente de ello, llena su obra de estrellas, reconocidos actores como Matt Damon, Marion Cotillard, Laurence Fishburne, Kate Winslet, Jude Law o Gwyneth Paltrow. Su objetivo es conseguir arrastrar a miles de personas a las salas de cines de este país y pagar así lo poco que costó el proyecto para que empiece a rendir beneficios. Se rodó en las ciudades estadounidenses de Atlanta, Chicago, Minneapolis y San Francisco, y en Dubai, Japón, Suiza, Gran Bretaña, Brasil, Rusia, Malasia y Hong Kong. Todo por 60 millones de dólares y en poco menos de cuatro meses (de septiembre de 2010 a enero de 2011).

En Sitges han sido cientos de personas las que se han “contagiado” de la última obra del norteamericano, conocido por “Sexo, mentiras y cintas de vídeo”, la oscarizada “Traffic” o el díptico “Che”. Pero al salir las caras de los espectadores han sido otras bien distintas a las vistas con emoción al entrar al Auditori, especialmente de angustia por lo que supone ver una historia pre-apocaliptica de estas características.

Todo empieza el segundo día de la epidemia, con Beth Emhoff (Gwyneth Paltrow) regresando a su casa en Estados Unidos tras un viaje por Asia, trasladando así el virus de un continente a otro y dando pie a una reacción en cadena que no tardará en convertirse en una epidemia mundial. Su marido Mitch (Matt Damon) tratará de salvar a su familia de un mayor contagio con el virus, al tiempo que los gobiernos de todos los países dan inicio a una búsqueda por el antídoto.

En EEUU, esa función recae en el Dr. Ellis Cheever (Laurence Fishburne) y algunos de sus colaboradores, como las doctoras Erin Mears (Kate Winslet), que trata de controlar la difusión de la epidemia, y Ally Hextall (Jennifer Ehle), quien se encierra en un laboratorio con la intención de encontrar una vacuna. Mientras, la Organización Mundial de la Salud elije a la Dra. Leonora Orantes (Marion Cotillard) para que se encargue de la investigación, para lo cual se desplaza a Asia, donde desaparece.

El personaje más interesante, a mi parecer, es el de Alan Krumwiede, interpretado por Jude Law. Krumwiede es un blogero codicioso y ególatra que se dedica a lanzar teorías conspiratorias de las que tiene más bien pocos datos, con los que consigue diseminar el rumor de que existe un medicamento con el que conseguir la cura. El personaje es utilizado por Soderbergh para lanzar un par de indirectas a los medios de comunicación, por un lado la prensa escrita (“está muerta”, grita Law en las oficinas del San Francisco Chronicle) y por otro lado a los blogs (“son graffitis con esclamaciones”, los define otro personaje). Law defiende con dignidad su papel de voz contraria a los gobiernos y agencias sanitarias oficiales ofreciendo un torrente de teorías conspirativas que se propaga por el mundo a través de Internet como si fuera un virus.

Para dar la máxima veracidad a la historia, el guión, a cargo de Scott Z. Burns, lleva detrás un profundo e interesante trabajo de investigación debidamente documentado, cuyas fuentes, por ejemplo, fueron tratar con científicos que colaboraron en el control y erradicación de la epidemia de SARS (Síndrome Agudo Respiratorio Severo), propagada en Asia en los años 2002 y 2003, del que se concluyó que uno de los factores claves para su aparición fue la existencia, en China, de mercados donde se compraban animales vivos sin las debidas medidas de seguridad sanitarias.

Con respecto a los 6 personajes y al enfoque realista, Soderberg y Burns dotan a la película de cierta frialdad a la hora de exponer lo que le sucede a las víctimas y a sus seres queridos, con la intención de mantener la atención del espectador en el verdadero protagonista: el virus o más concretamente el contagio y sus consecuencias. A lo largo del film se hace un seguimiento del contagio con planos cortos que nos indican su presencia en el pomo de una puerta, la barandilla de un autobus, una tarjerta de crétito o el bol de cacahuetes de un bar.

Así, mientras más realista, más perturbadora es la historia a medida que avanza. Pero el encanto del realismo va en detrimento de las emociones y eso es una factura impagable para le resultado general de la película. Sin emociones, el espectador no se identifica con los personajes y se convierte en un producto sin interés, un film para robots (entiéndase la comparación). En fin, no hay tiempo para sentimentalismo ni para profundizar en la psicología de los personajes, prefiriendo identificarse con el virus antes que con las personas que infecta.

La película, por otra parte, trata de forma muy correcta e interesante la enfermedad, la ciencia y la burocracia, enfocando más el sistema que las personas, planteando a los personajes la aparición de una nueva infección que amenaza con barrer la vida humana y mostrando desde la distancia (sin profundizar en los personajes) el temor, la información, los rumores y el pánico. Al igual que en “Traffic”, dota la historia de personajes (caracterización impersonal de los mismos) y puntos de vista múltiples en torno al estallido de una epidemia devastadora con elementos muy actractivos. Por ejemplo, la sensación de impunidad total que adquiere el virus, la impresión de desesperación absoluta de los personajes ante el mismo, la cierta sensación de desamparo de los ciudadanos por parte de las impotentes autoridades, la tensión inherente a la búsqueda de un antídoto antes de que desaparezca la humanidad, las muertes de algunos personajes claves, las angustias de los que sobreviven (lucha por la supervivencia) y la inquietante investigación médica y científica que se detalla con meras directrices.

Al ya mencionado aspecto de pseudo documental de la cinta se le añade una eficaz puesta en escena, una gran labor de sus actores, un ritmo incesante del relato, un montaje veloz y una narración fracturada, acompañada por un exquisito empleo de la música por parte de Cliff Martinez (también responsable de la partitura de “Drive” que veremos en el Festival), colaborador habitual de Soderbergh. Todo ello contrarestado a una carencia total y absoluta de emoción, de complicidad con el público, que hace de “Contagio” una película que en un principio solo contagia indiferencia. Veremos si el virus Soderbergh tiene sus efectos positivos con el paso de los años.

LO MEJOR: Puede que sea una de las mejores películas hechas a día de hoy acerca de una pandemia en parte por su realismo sin dosis de melodrama o postizas secuencias de acción que se traduce en una mirada clarividente a lo que podría suceder si una epidemia ocurriera.

LO MENOS BUENO: Lamentablemente, es una obra más provocadora que emotiva y el realismo no lo justifica. Hasta los documentales tienen su historia edulcorada.

LA IMAGEN: Krumwiede paseándose por San Francisco con la ciudad completamente abandonada por las autoridades.

POSIBLES MENSAJES:
No solo los virus sino también las ideas y los sentimientos pueden esparcirse y mutar de maneras imprevisibles y mortales. Hay que concienciar del peligro que supone vivir con miedo, en un mundo más paranoico (post atentados del 11 de septiembre).

4 comentarios:

El Rector dijo...

Fantástica crítica Sr. Bundy, ahora, si ya me daba a mi que la cosa no me iba a gustar, después de leer tu análisis, me parece que voy a dejar al amigo Soderbergh para otra ocasión, por que si ya con estallido (que dices que tiene mas acción que esta) me pegué una siesta antológica, con esta...

Darkotica dijo...

¿Que te quedaste dormido con Estallido? pues en esos momentos te hubieras merecido un buen mordisco de la mona en todo el culo, no se le puede tener tan poco respeto a Wolfgang Petersen y menos aún al gran Dustin Hoffman...

Pues yo le tengo ganas a Contagion, las pelis de epidemias siempre me han parecido muy entretenidas e incluso me parece que siempre dan buenos consejos sobre lo que se debe o no se debe hacer en esos casos (por ejemplo lo del bol de cacahuetes del bar), además ésta tiene muy buena pinta y lo que he leído en la crítica me ha gustado.

Claro que si yo ya me como el tarro pensando en la cantidad de virus y bacterias que nos rodean, cuando vea Contagion igual salgo a la calle con mascarilla, poca broma, que yo tengo unas cuantas en casa...por si las moscas.

El Sepulturero Torero dijo...

Los miedos personales hay que afrontarlos, se venzan o no, siempre se sale ganando con la batalla. Porque se hace uno más fuerte.
Le acabo de cambiar los pañales a mi hija por primera vez... y ella venga a cagar en directooo, parecía que no iba a acabar nunca, jajaja. Enfrenta tus miedos, Guille, que la fuerza te acompañe... y la niña con la carilla colorá del esfuerzo, y mi mujer y yo mirandonos en plan ¿perocómosposible? La acompañó la fuerza, vaya si la acompañó. Prueba superadaaa. Hacía tiempo que no me reía tanto :D

Anónimo dijo...

pienso que con respecto al tipo del blog en pa película CONTAGION, hay un mensaje.... pero no logro decifrarlo...
¿él se curó con su medicina?

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.