jueves, 17 de octubre de 2013

Crítica: Vulgaria

Entre tanto terror y fantasía el Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges 2013 se permite el lujo de proyectar una comedia con todas las de la ley, venida del mismísimo Hong Kong, “Vulgaria” (2012) de Pang Ho-cheung. El film forma parte de la selecta lista de Seven Chances, una sección que cumple 20 años y está compuesta por siete largometrajes seleccionados con la colaboración de la Asociación Catalana de Críticos y Escritores Cinematográficos. Deben ser inéditos en España y no tener distribución comercial en el momento de su selección.

Aunque no lo parezca “Vulgaria” está relacionada con el ámbito temático del festival pues pertenece a la rama de cine asiático que tan bien se ha consolidado en los últimos años. El productor de cine de serie B To Wai-cheung (Chapman To) ofrece una master class a los alumnos de una universidad junto a su profesor (Lawrence Cheng). De sus palabras surgen las primeras bromas, pues el tipo es un productor muy peculiar. Les cuenta a los alumnos lo duro que es ser productor, cómo es trabajar en una productora y los avatares que padeció en su película más reciente.

Sus palabras nos trasladan al pasado. To Wai-cheung se dirige con un amigo (interpretado por Simon Lui) de Hong Kong a China para buscar financiación para una película. Esto significará hacer tratos con una organización mafiosa llamada Tyranossaurus. La reunión no sale como lo imaginaba. En la cena le ponen manjares, según ellos, como una familia de ratas fritas o piel de vagina de vaca. La situación es delirante. Vemos al pobre To Wai-cheung intentando no vomitar para evitar ofender al jefe mafioso, llamado T-Rex (Ronald Cheng); un hombre enamorado de una película clásica pornográfica de su infancia, “Confesión de una concubina”, y de su actriz protagonista, Susan Shaw (quien se interpreta a si misma). El hampón está dispuesto a financiar la película de To Wai-cheung si rueda el remake de dicho film para adultos con Susan Shaw como protagonista. El problema es que Shaw es una estrella retirada de 70 años de edad. Desesperado por rodar acepta el trato, pero antes debe joder, él y su amigo, dos vacas. Tras fumarse unos cigarrillos mandan todo al diablo y acceden a regañadientes por amor al cine.

Después de rebozarse en la violencia pasada de rosca de “Dream Home” (2010), Pang Ho-cheung vuelve al género que mejor conoce, la comedia, y lo hace con un guión, escrito junto a Lam Chiu-wing y Lucas Yee-sum, cargado de ingenio. Pese a obtener la calificación de categoria III (la clasificación R) por su temática, ha sido uno de los mayores éxitos nacionales.

Chapman To está entrañable en el papel de un productor que lucha por su película, cuya producción tiene mil y un contratiempos, mientras hace malabares con varios problemas personales: lidiar con su ex mujer (Crystal Tin) el pago de la manutención y la custodia de su hija, la demanda de acoso sexual de una empleada (Fiona Sit) y su relación con una joven modelo que quiere ser actriz, apodada “Caramelo que hace estallar” (Dada Chan), porque hace felaciones con un dulce que estalla en la boca. El plan es que Popping Candy ponga el cuerpo en la película mientras digitalmente, como en “Avatar”, se le inserta el rostro de Susan Shaw.

En un punto de la historia, la memoria del productor se queda en blanco (representado por un trozo de película de 35 mm quemándose) y no será hasta los créditos finales cuando la verdad sobre aquel fatídico rodaje se revele.

Tal como era de esperar, “Vulgaria” no es del todo la comedia erótica y directa que su premisa sugiere. Hay tímidas escenas de bestialidad, masturbación y sexo oral siempre fuera de cámara y tampoco existe desnudez gráfica. Su calificación de categoría III viene por el tema y el lenguaje obsceno, pero aún con todo eso es cínica e ingeniosa. Satiriza muy bien las películas made in Hong Kong y la industria del entretenimiento en general. Sobran algunos insultos cantoneses y por lo demás muestra una perfecta sincronización cómica en todo, consiguiendo ser divertida y accesible para todos los espectadores, sean de la nacionalidad que sean. Por eso forma parte de la programación de Seven Chances.

A un guión inteligente, con subtramas eficaces, se le unen unas emotivas interpretaciones espontaneas de Chapman To, Dada Chen y Ronald Cheng. La historia es básicamente sobre un tipo que sólo quiere ser un buen padre y un buen productor. “Vulgaria” vienen a confirmar el talento del cine de Hong Kong en este género, así como la bajeza comercial que subyace aún en un cine dominado por un puritanismo anacrónico e hipócrita.

LO MEJOR: Momentos de humor internacional en un contexto asiático.

LO PEOR: Los insultos cantoneses.

 

2 comentarios:

May Dove dijo...

Parece que te lo pasaste pipa viendo la peli. Eso está bien para desengrasar un poco la mecánica del terror. Estás viendo muchas pelis y en cualquier momento sacas un hacha y acabas con todo!

El Rector dijo...

Lo de la felación con caramelo explosivo, me temo que es demasiado transgresor para mi, así que en principio, esta no me la voy a apuntar a la lista de pendientes. Solo esperar que el señor Pang Ho-cheung, regrese pronto al género de terror, más que nada porque Dream Home me parece uno de los terrores más deliciosos que haya salido de oriente en la puñetera vida.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.