sábado, 9 de noviembre de 2013

Artículo: The Killing

 
TEMPORADAS 1 y 2

 En Seattle no tienen enano de rojo pero caen chuzos de punta.
 
¿Quién mató a Rosie Larsen? Esta era la frase que encabezaba la campaña publicitaria que promovía la cadena AMC, The Killing; un ‘whodunit’ provocador y malhumorado que se movía alrededor del asesinato de una adolescente en Seattle. De esto hace dos años, y este misterio arrebató el corazón de muchos televidentes, ya que recordaba a la querida Twin Peaks.

La historia, sin embargo; bebía de otra teleserie, Forbrydelsen; una historia danesa donde se encontraba el cadáver de una chica en el maletero de un coche hundido en un lago y se buscaba el asesino a través de veinte episodios sobrecogedores. Teníamos a la caza del terrible criminal a una pareja de policías muy peculiar, una adicta al trabajo con algún que otro trauma por solucionar y a un nuevo poli que cree que muchas cosas se pueden hacer a su manera. La versión americana calcó la historia casi al 100% pero Mireille Enos le dio un aire diferente a nuestra querida Sarah Linden. Sin ser nada histriónica, está loca del coño y esto es así. Se toma el caso demasiado personal y va a la persecución del asesino como si hubieran matado a su propia hija. Mireille le da un toque a la inspectora muy suyo, es encantadora; aunque tiene un par de ostias en muchos momentos. También es brillante y es la más motivada del departamento, eso también lo tiene. Se ve involucrado un político que se presenta a alcalde y ahí ya se arma la marimorena. Su compañero, Holder (Joel Kinnaman); es ex alcohólico y parece drogadicto. Va de súper duro y se le caen las lagrimillas ante las desgracias. Y con esta pareja tan desigual se dio paso a una temporada que prometía darnos un nombre al final de sus 13 capítulos y que terminó con un cliffhanger que te vas por la patilla.

Se habló mucho, muchísimo; del porqué de haber dividido la historia en dos temporadas cuando con una daba de sobra y te contaba el cuento de los tres cerditos. Pero los guionistas creyeron oportuno partir la historia en dos y dejar a la gente bastante cabreada. Se conoce que muchos dejaron de ver la segunda temporada pero el final fue acogido por un gran número de espectadores, ya que en verdad se desvelaba lo que quería saber todo el mundo. ¿Quién carajo mató a Rosie Larsen? En un golpe brillante por parte de los que escribían la historia, os diré que el asesino de The Killing (US) no es el mismo asesino que en Forbrydelsen (no pienso poner las siglas de Dinamarca por qué no me las sé). Y así es como yo me comí el mayor spoiler que ha parido madre, cuando le dije a mi compañero de trabajo. Ya he visto el final de The Killing (US) pero aún no he acabado Forbrydelsen. Ah, entonces ya sabes que en Forbrydelsen el que la mató es… chan, chan, pascual. Y bueno, que como en la americana no era ese el asesino, pues ya está. Se entiende todo.

Se conoce que Seattle es oscura y llueve más que en Londres, así que podéis esperar una serie negra como el ébano, donde no hay luz, todo es tenebroso y a cualquier hora parecen las doces de la noche. Como un mal día en Hogwarts. Normal que muchos personajes estén iracundos toda la historia, sin luz no hay vida, amigos.

Hablemos de los actores, que en esta serie están sembrados todos. La madre de la chica asesinada es Michelle Forbes, “quizás me conozcan de series como Battlestar Galactica o True Blood, o todo”; porque está mujer en estas partes. El político que lo tiene mal para salir elegido es Billy Campbell. Y el papá de la muchacha es Brent Sexton. Muy bien todos, son encantadores, lo pasan mal. Me hicieron llorar. Menudos hachas.

En la historia tenemos entremezclados otros dramas sociales de ayer y de hoy. Que si un poco de mafiosos que dejan dinero y luego piden favores, un profesor que igual le gustan las niñas un poco demasié, una chica musulmana, un chico árabe que como es árabe pues igual es terrorista también. Obama is listening: No os dejéis engañar que esta serie es americana y ahí el tema de los islamistas lo pega fuerte siempre. Lo viven muy dentro.

A mí tampoco me pareció un sacrilegio enorme que la resolución del crimen viniera en 26 capítulos en vez de 13, que tampoco pasa nada. No hay que ser escandalosos. La trama se sostiene, pasan muchas cosas, los capítulos están cargaditos. Vaya, siempre hay un rango de episodios en toda serie larga (series de bastante temporadas) que se estancan un poco, pero bueno; que pasa en las mejores familias también. Creo que la lupa estaba muy encima de la serie por todo el tema de que era un remake de una serie europea que a mucha le gente le pareció fascinante. Los críticos son un poco snob con el tema de las series europeas, que creen que todo es intelectual o teta y platillo (versión un poco +18 de bombo y platillo). The killing US se mantuvo a flote en todos sus episodios y ofreció un giro inesperado respecto a su madre danesa, que personalmente creo que es algo bueno.

Linden y Holder son una pareja a lo Mulder y Scully, con mucha química en pantalla; y que van de la mano gracias a unos actorazos como la copa de un pino. Merece la pena verla y disfrutarla porque es brutal. Y porque es interesante saber… ¿quién mató a Rosie Larsen?
 
 
TEMPORADA 3
 
En la ciudad esmeralda no hay baldosas amarillas…

Desde la última vez que los vimos y casi no los volvemos a ver, la Detective Sarah Linden (Mireille Enos) – que se ha ido del departamento de policía de Seattle al final de la segunda temporada – ha trabajado en un ferry con el salario mínimo. La parte positiva es que tiene un noviete guapo y bastante más joven que ella. Pero es Sarah Linden y esto es Seattle, sigue deprimida. Ha dejado que su hijo se vaya a vivir con su padre y parece que aunque lo echa de menos, ella no está hecha para ser madre a jornada completa. Ella es más de no comer y no dormir buscando a un malote.

Mientras, el Detective Stephen Holder (Joel Kinnaman) ha estado escalando puestos en la cadena de la policía jugando al poli bueno, que no siendo un policía bueno. En otras palabras, ha ido surfeando el temporal – tratando de parecer lo que no es. Bienvenidos, de nuevo; a The Killing y los bajos fondos de Seattle – sus niños perdidos.

Sin duda la mejor serie, que casi se va a la mierda por no resolver el crimen en una temporada como se había prometido – arrastrándonos a dos temporadas para descubrir “¿quién mató a Rosie Larsen?” - nos trae de vuelta a Linden y Holder en una tercera temporada para encontrar a un asesino en serie que opera en las calles de la ciudad esmeralda.

Es sólo que Linden ya había atrapado a este asesino, Ray Seward (Peter Sarsgaard, brillante toda la temporada, de lo mejorcito que he visto en mucho tiempo), años atrás y está esperando para ser ejecutado en el banquillo. De todas formas, ¿recordáis algunos aquellos dibujos de unos árboles y una choza que fueron tan importantes en el caso de Rosie Larsen? Pues aquí también tenemos unos dibujos que había hecho el hijo del asesino en serie y que se dejó al lado del cadáver de su madre cuando fue asesinada. Bueno, estos dibujos no pasarán desapercibidos porque vuelven y están conectados con el nuevo caso, y luego desaparecen; pero volverán otra vez. No te preocupes.

Aquí la trama recae en las jóvenes sin hogar, adolescentes; que no tienen donde caerse muertas y se dedican a prostituirse para pagarse alguna habitación de mala muerte donde dormir y algo para comer. Sus cuerpos, jóvenes que nadie conoce; aparecen con la garganta abierta y los dedos donde llevaban anillos arrancados – esos anillos baratos recogidos como trofeos. El nuevo compañero de Holder, un tipo lento y vago; no se preocupa mucho por las chicas muertas y está más interesado en hacer lo menos posible durante toda la temporada.

Cuando éste intenta pasarle el caso a otro polis, Holder, que todavía tiene un poco de su dedicación y coraje dentro; desbarata sus planes y así; a lo largo de los dos o tres primeros episodios vemos como Linden empieza a meterse de nuevo en el caso para crear pareja con Holder; que es lo que estábamos esperando. En el embrollo de todo esto hay que hablar de las adolescentes, que son todas espectaculares. Está Kallie (Cate Sproule), no tiene casa, tiene 14 años y una madre tan cerda y asquerosa que no le deja pasar la noche con ella porque está esperando novio – aunque fuera está cayendo la del atún. Esta madre ya se arrepentirá de su decisión a lo largo de los episodios venideros. Su amiga, Bullet (Bex Taylor-Klaus), otra chica de la calle; que se viste como si fuera un chico y está secretamente enamorada de Lyric. Bullet es dura como el acero y es la única que mueve cielo y tierra para encontrar a Kallie, cuando ésta desaparece. Bullet creará un vínculo con Holder, que desencadenará el caso en sí mismo. Lyric (Julia Sarah Stone) es otra quinceañera que hace lo que puede y más (demasiado hace) para mantener a su novio, Twich (Max Fowler) un estafador que cree que se va a convertir en un actor de renombre y modelo cuando consiga reunir el dinero para irse a LA.

Son las similitudes con el caso de las temporadas 1 y 2 que hacen que Linden se involucre de nuevo en éste. Y el hecho de que las chicas son duras, van sucias y están tan desatendidas. Se te rompe el corazón a lo largo de los episodios y saber que hay un tío en las calles que se dedica a matarlas hizo que me involucrara mucho en la historia, sentía mucha rabia y mucha lástima.

A lo largo del camino, porque The Killing no os engañéis, es siempre un camino y bastante accidentado; seguimos los pasos de Linden y Holder, que tienen una química en pantalla bestial; y vamos descubriendo cuán terribles son los bajos fondos de la ciudad. Hay violaciones, depravaciones, niñas indefensas. Sabemos, por la dinámica de la serie; que será alguien cercano. Deseamos que no sea Ray, que Ray se libre de la soga. Pero en un penúltimo capítulo BRUTAL, Six-minutes; vivimos la últimas horas de Ray, un Ray inocente; que termina en la soga. The killing ofrece un juicio moral sobre la pena de muerte que no está exento de belleza. También falla en no explicar por qué Ray NUNCA confesó quién había asesinado a su mujer pero bueno, son deslices de la trama que siempre se quedan en el aire. Peter Saarsgard hace un trabajo maravilloso, su personaje sufre un arco evolutivo impresionante. Es un tipo duro que no le importa morir, luego trata de aferrarse a Dios, después un hombre inocente que quiere salvarse pero no puede ayudar a Linden. Tiene momentos de infinita debilidad que me hicieron llorar como una imbécil. Toda la trama de Ray parecía ser un cabo suelto en la serie, al ponerla en perspectiva como un todo; pero a mi humilde parecer; los guionistas intentaban demostrar las consecuencias que se pagan al matar a un hombre inocente por una pena de muerte, que debo confesar me parece cavernícola. Seis minutos es lo que tarda en morir asfixiado un hombre en la soga, de ahí el título del episodio. Seis terribles minutos para cualquiera que se haya involucrado lo suficiente con la historia de Ray.

En una finale asombrosa descubrimos qué el asesino en serie es alguien dentro del departamento de policía. Vamos moviéndonos de personaje en personaje hasta descubrir quién es. Yo no me lo esperaba, también decir que soy de sorpresa fácil. Pero desde luego me sorprendió sobremanera. Me pareció muy hermosa la manera de solucionar la trama, de dar los detalles; pero The Killing tiene un final trepidante. Con un balazo que marca un antes y un después, un Holder que grita y un fundido a negro. Desde luego se presiente una cuarta temporada muy movidita y yo espero que esté a la altura de ésta porque a mí me ha encantado.
 
 

7 comentarios:

El Rector dijo...

Queda claro después de leer tu artículo, que nadie mejor que tu para hablarnos sobre series de televisión, se nota que eres una ADICTA de teta y platillo ;)

Sobre The Killing, pues desconocía su existencia por completo, pues este tipo de series encaradas al thriller policiaco, no me van nada y eso que cuando comencé leyendo lo de Twin Peaks me puse un poco palote... con la de series que tengo pendientes, dudo mucho que me ponga con esta.

Solo espero que el asesino de la señorita Larsen esté ya a buen recaudo.

Saludos.

damien dijo...

FELICIDADES por tan estupenda crítica!
La primera temporada a mi me moló,la segunda psee y la tercera la he devorado en dos días y me parece una obra maestra.
Saludetes

Max Cady dijo...

Una muy buena reseña TWG. Debo decir que las dos primeras temporadas que yo no las valoro por separado sino en conjunto dado que ambas conforman un único caso (y se corresponden con los 20 episodios de la primera temporada de la versión danesa), me parecen bastante buenas y entretenidas, y creo que a todo amante del thriller cautivarán y no decepcionarán. En cuanto a la tercera temporada (nuevo caso) a pesar de haber escuchado maravillas no he tenido oportunidad de verla, y después de leerte a pendientes que va.

Saludos!!!!!!!!

P.D. A mí me gustó más la versión americana que Forbrydelsen, y eso que esta estaba muy bien, sobre todo por los actores y la ambientación.

May Dove dijo...

Gracias!
Yo creo que The Killing es una gran serie, tiene mucho suspense como las viejas series policíacas que podíamos ver antes. Me entusiasma esperar semana tras semana para que me dejen caer algo nuevo sobre el asesino. Creo que el hecho de que esté ambientada en Seattle, que es muy gris, llena de lluvia, muy fría; le da puntos positivos al drama que envuelve la serie. Y claro, las historias no se quedan cortas.

morrison dijo...

Ola, buena reseña, me gusto esta serie, si bien comenzo con sus cosas de Twin Peaks, creo que no se compara a la genialidad de Lynch y compañia, lei hace poco que ya The killing estaba cancelada, en la pagina oficial del canal AMC dicen que no la han renovado para una cuarta temporada, sin embargo en algunas paginas de facebok de la serie acaba de salir en estos dias que si habra una temporada final por netflix, ojala y salga para que acabe en buen final la serie, saludos!

May Dove dijo...

Si, se confirma que habrá cuarta. Eso le ha pasado a The Killing ya dos veces, la cancelan y la vuelven a renovar en otra cadena.
Por ahora tenemos 4a!

Francisco Mota dijo...

la serie es muy buena, la versión original es muy buena también, el estilo danes de esta también, y el final de esta fue increíblemente sorprendente, de verdad había desviado mi atención del personaje y de repente Damn!! fue increíble.
Se que es algo tedioso, y algunos si quiera leerán esto, pero tengo un blog, es nuevo, y no tiene éxito, se que existen errores en este, que tal vez sus historias no son las mejores y de que me falta mucho, pero este es mi sueño, estoy buscando al publico indicado, al que le agrade leer, le interese el suspenso, y mi forma de pensar, por favor, solo denme una oportunidad.
http://historiasbizarrasdeunamenteperturbada.blogspot.com/

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.