domingo, 17 de noviembre de 2013

Crítica: This Is The End

Uno de los mejores this-is-wrong moments en la retorcidamente hilarante “This Is The End” llega cuando una criatura feroz, gigante y satánica ataca Los Angeles, destruyéndolo todo a su paso mientras el apocalipsis cae sobre la humanidad.

De alguna manera esta bestia es como cualquiera de esas cientos de creaciones CGI que vemos en prácticamente todas las pelis hoy en día – monstruo que parece un poco lagarto que gruñe y es estruendoso – pero aquí hay una pequeña excepción: sabemos, sin lugar a dudas, que este monstruo es un hombre.

Si lo piensas, en muchos thrillers de ciencia-ficción y escenarios de hombre vs alien, las máquinas asesinas extra grandes hablan como James Earl Jones en una habitación con eco (“Prepárate a morir, ¡horrible terrícola!”), son un poco basurilla. Como muñecos Ken del futuro que pueden lanzar fuego por la boca. No es así con el monstruo de “This Is The End”. Sabemos cómo plantarle cara.

Cuando digo que esta película no es nada que hay visto, no es una hipérbole. ¿Viola Satán a Johan Hill (interpretándose a sí mismo) en esta película? ¿Queda Jonah Hill poseído? ¿Nos lleva esto a la escena con un exorcismo más divertida de la historia del cine? YO DIGO QUE SI.

Estas son algunas de las razones de que esta cinta sea una de las comedias de mal gusto, más ridículas y divertidas del siglo 21. En su propio camino descuidado, obsceno, inmaduro, ocasionalmente auto-complaciente pero energético de manera consistente, “This Is The End” es perfecta llevando a cabo su misión, que es burlarse de sus estrellas, agotar cada posibilidad de su calificación R para hacer reír, e incluso colarse en algunos ideas de Hollywood, la cultura de los celebrities y la naturaleza de la fe.

Cuando el apocalipsis literalmente hace arder el mundo, y la buena gente empieza a ascender al cielo mientras los no-tan-buenos son destruidos de manera horrible, una joven estrella se ve impulsada a aprender que realmente hay vida después de la muerte, y un Dios; después de todo.
 
¿Quién hubiera visto ESTO venir? - dice. “No sé, el 95% de la población mundial.” – le responde otra joven promesa del cine.

Todos los actores en la cinta interpretan una versión de sí mismos, con algunos retratos probablemente más cercanos a la realidad que otros. (¿Es el aparentemente dulce y tímido Michael Cera realmente un demonio de la droga y el sexo salvaje? Yo voy a votar que no, pero el tío está brillante interpretando el personaje, incluso en un último minuto cogiéndole el culo a Rihanna, mientras Mindy Kaling insiste que se volará la tapa de los sesos si no se lo monta con Cera.)

El Seth Rogen de Seth Rogen es un tipo afable que fuma marihuana, es de risa fácil y está encantado con que su viejo amigo Jay Baruchel haya venido para un fin de semana de hierba, pelis, comida basura y ponerse el día. Pero para el pobre Baruchel, Rogen le arrastra a una fiesta llena de famosetes en la casa de James Franco, que parece estar compuesta por cualquier actor medianamente reconocible que haya estado en un proyecto de Judd Apatow, más la ya mencionada Rihanna, que en un punto se pone a cantar un punzante reproche a Craig Robinson mientras este canta a voz en grito una canción llamada “Take Off Your Panties”. Bien. Por qué no.

Jay intenta congeniar con los nuevos amigos de Seth, (aunque tampoco se esfuerza demasiado) que tienen bastante más éxito; pero no puede evitar que se le pongan los pelos de punta ante el rastrero y pretencioso arte que hay en la casa de Franco o el comportamiento demasiado sensible de Jonah Hill entre otros crímenes que escucha contra el buen gusto o como ser uno mismo.

La fiesta es la bomba. Jason Segel se mofa de su personaje en Como conocí a muestra madre. Rogen es abucheado por su papel en The Green Hornet, y se comenta cómo sus amigos creen que él piensa que es un éxito en taquillas. Aziz Ansari, Kevin Hart, Christopher Mintz-Plasse y otras caras familiares se suceden en pantalla aportando sus pequeños momentos.

Luego el apocalipsis se sucede, y les lleva un rato largo a todos estos bobos superficiales darse cuenta de lo que está pasando – y antes de que acabe la noche, sólo Rogen, Franco, Baruchel, Hill y Robinson sobreviven.

Ah, sí; y Danny McBride, qué está durmiendo la mona mientras la primera remesa del apocalipsis se lo está llevando todo fuera, y se levanta por la mañana para hacerle el desayuno a todos los muchachos, rehusando creer que el mundo se está acabando tras las puertas de la fortaleza de Franco. Cuando McBride se dé cuenta de que el final está cerca, pasará de ser el actor más odioso de la casa al peor de los seres humanos.

El peor. Lo peor de lo peor.

Y sería negligente si no mencionara el momento de Emma Watson empuñando un hacha, que está fantástica enfrentándose a esto cobardes narcisistas.
 
Pensamos que conocemos a gente como Seth Rogen, Johan Hill, James Francos y otros famosetes jóvenes de Hollywood de una manera que no podíamos conocer Steve Martin, Bill Murray o Chevy Chase de generaciones pasadas porque estos nuevos chicos son más accesibles. Van a Howard Stern y hablan abiertamente de su vida amorosa y del uso de estimulantes recreacionales. Hacen videos víricos absurdos. Y gracias (o a pesar) de TMZ.com, et al., les vemos meter gas, en las calles de LAX, cuando salen de los clubs elitistas. En las palabras inmortales de las revistas: “¡Estrellas! ¡Son como nosotros!”
 
Pero por supuesto, no lo son y no los conocemos. Por eso creo que “This Is The End” es muy buena capturando un retazo de cómo estas celebrities se comportarían en el verdadero día del juicio final. Si es que a alguien le interesa saberlo.

LO MEJOR: El momento musical del final de la cinta.

LO PEOR: Se entrevé un poco de auto-complacencia en la manera en que tratan de mostrarnos como se ríen de sí mismos.
 
 

17 comentarios:

Jesus Haro dijo...

A mi la película me parece una tontería, una de esas tonterías que a medida que avanza se hace más tonta y menos graciosa.

Las "gracias" con el tema de las drogas es algo que cada vez se entiende menos. A mi los drogadictos me dan pena, no gracia, como los borrachos eran graciosos y ahora son preocupantes.

Poco o ningún sentido del humor, muchas "estrellas" (Rihanna, Franco, Emma Watson) de relleno como curiosidad, y una dirección pobre.

El único momento que me arrancó una sonrisa fue la escena de Emma Watson.

Inmadura, auto-paródica y en cierta medida hilarante, "Juega hasta el fin" es una comedia post-apocalíptica de usar y tirar. Para pasar un domingo lluvioso en casa y poco mas.

Dr. Gonzo dijo...

Gran crítica!
Para mí está en el top 10 de éste 2013, además de ser una de las mejores comedias que recuerdo haber visto. El secreto creo que está en no tener pretensiones de ningún tipo, y por eso me recuerda a aquellos cortos que grababa con un amigo hará cosa de 11 años. Cortos en los que todo nos importaba una mierda, ya que no teníamos en mente presentarlos a festivales ni pretender que les gustarán a nadie salvo a nosotros, y ahora los veo, con su total fatal de coherencia y la cantidad de chorradas que aparecen a cada minuto y pienso que es lo mejor y más puro que hemos grabado nunca jaja
Pues así es ésta película en la que se nota que el lema durante todo el rodaje tuvo ser algo así como "todo vale".

El Rector dijo...

Cuando vi el trailer en el cine, me pareció una soberana tontería. Este tipo de comedias americanas, no suelen ser de mi agrado, es un humor el yanqui, que por lo general, no suele hacerme puñetera gracia (salvo excepciones, claro).

TWG, después de leer tu estupenda crítica, puede que le de una oportunidad aunque ya digo que mis expectativas son mínimas.

Saludos.

May Dove dijo...

Jesús, no son yonkis... toman drogas pero no son drogadictos. No creo que sea el mismo concepto. Ellos juegan con el concepto de tomar drogas, pero hacen sus películas y no hay noticias de que: no se presenten a rodar porque van fumados o pasados de éxtasis, algunos de los actores de la cinta hacen obras de carácter social, James Franco dirige sus propias películas de crítica social o pseudo-intelectuales. No son heroinómanos de los 80.
Creo que frivolizas al comparar que alguien se fume un porro con una persona enferma por una adicción.

Si, la película no es El árbol de la vida, es una parodia sobre como los famosos responderían ante el fin del mundo. Y como parodia, no es más. La ves, te ríes, te olvidas de ella...
No creo que muchas películas post-apocalípticas me hagan levantarme del sofá y pensar exageradamente sobre el fin del mundo.

Gracias, Dr. Gonzo. Yo también disfruté mucho viéndola y el momento musical de los Backstreet Boys me robó el corazón.

Rec, es una comedia americana. Si no te gustan James Franco, Seth Rogen y compañía no la veas, porque la película son ellos como concepto base.

Jesus Haro dijo...

May Dove,

En la película salen personajes tomando drogas (no me refiero a los actores) y a eso me refiero. Esas bromas ya están muy vista y no hacen gracia.

La película es mala porque los chistes son malos. Nada más.

Y sí, una persona que se fuma un porro no es un drogadicto, pero así se empieza.

May Dove dijo...

Me parece muy exagerado que digas que así se empieza. Básicamente porque yo me he fumado más de un canuto y soy una respetada ingeniera que trabaja con traje y corbata. Así que de drogadicta nada...

Me parece bien que la película no te guste porque no te gusten los chistes, pero no pienso tragar que porque en una peli salga un tío tomando drogas, se haga apología de parodiar la drogadicción. O que insinúes que cualquiera que se fume un porro está en camino de ser un yonki.

Hold your horses, pavo

Missterror dijo...

A mi la verdad es que no me seduce mucho esta película, precisamente por lo que comentas, teh wrong girl, porque me da la sensación de que hay que ser fan de Seth Rogen y sus compinches (y yo no lo soy) y comulgar con sus "payasadas". No tengo ese sentido del humor. Soy de las que huyen de cualquier cosa en la que esté involucrado Judd Apatow (excepto "Girls", que me encanta).

Creo que "This is the end" no es para mi, pero supongo que algún fin de semana tonto, después de comer, caerá.

Tha wrong girl- con traje y corbata, ¿en serio? ;)

saludos wild horse!!!!

May Dove dijo...

En serio... traje y corbata!
Hombre, Missy; si no te gusta su rollo, no la veas, porque es eso todo el metraje. A mi es que me parece divertida y salen los BackStreet Boys, que me volvió loca este momento revival!

Jesus Haro dijo...

May Dove,

No voy a sermonear a nadie. Pero sé de primera mano lo que sucede con las drogas. Cuando conoces a bastantes, lo mal que han acabado y, por suerte para algunos, lo difícil que ha sido salir, la verdad es que hacer gracietas en una peli de forma tan abierta como que no hace mucha gracia.

Que cada uno haga lo que quiera, pero pensar que hay adolescentes que ven esas pelis y puedan tomarse a guasa fumarse un porro, no lo veo conveniente.

Admito que cuando era más joven me reía de eso cuando veía Scary Movie, pero después, cuando lo ves en personas cercanas, te das cuenta de que no es para tomárselo a broma. Hay que ser muy inteligente para hacer una comedia y la película que criticas no lo es. No porque haga "apología" de las drogas, sino porque no tiene gracia.

Saludos.

El Rector dijo...

Yo estoy con Jesús en el tema drogas, no tanto en que alguien que se fume un porro pueda ser considerado un drogadicto (si bien diré que también he visto a algún que otro conocido terminar muy mal en este sentido, pero bueno, no creo que esto venga al caso), ni que este tipo de productos hagan apología de las drogas. Si en lo que comenta sobre las comedias americanas para adolescentes, que suelen girar en un altísimo porcentaje, alrededor de las drogas y tratando el tema de manera paródica... algo que a mi, por ejemplo, no me hace puñetera gracia (todo el royo este de los fumetas y tal me parece humor idiota para idiotas).

De todas formas, creo y espero, que This is the End, sea algo más que un puñado de gagas estúpidos sobre porretas.

Saludos.

Missterror dijo...

A ver, que ni con los porros te vuelves drogadicto (se entienda, droga dura), ni te echan droga en la bebida en las discotecas, ni al hijo de la sra Juana le engañaron para que empezara a drogarse...Hay mucha gente que fuma porros y nunca ha probado nada más en su vida, la bebida que te bebas en esa disco molona, puede ser la bebida que has pedido sin tener que taparla por si acaso, y al hijo de la sra. Juana seguro que le encantaba ponerse de farlopa hasta las orejas sin necesidad de que le "empujaran" a ello...Lo de "se empieza por los porros", generalizando, me parece prejuzgar. Rebeca es el ejemplo!!! (y con eso no digo que haya sido una fumeta,jejeje) Hay de todo, pero en ambos sentidos, gente con sentido común, y gente con la cabeza hueca...

Otra cosa es que el chiste manido del tío lerdo con un porro de 15 centímetros en la mano, aburra y canse (ahí todos de acuerdo), pero supongo que eso será una mínima parte de la peli.

Todos conocemos personas que acabaron muy mal, pero coincidiremos que tampoco eran personas muy cabales (al menos las que yo conocí). No creo que fueran los porros, más bien el problema estaba en su cabecita...

Supongo que el discurso de esta peli, y por lo que leo en la crítica va por otra parte. Al final, la comedia cumple su función si te entretiene, si te hace reír o si te hace olvidarte del mundo durante hora y media, en ese sentido yo no necesito que sea muy inteligente. Para mi las mejores comedias son las más básicas, insistiendo en que mi sentido del humor es del neandertal y me río con la obviedad más tosca, no con el guión inteligente que juega con la ironía.

saludos

El Rector dijo...

Missterror, eso de "droga dura" y "droga blanda" siempre me ha parecido una soberana tomadura de pelo. Te puedo asegurar que alguien que fuma porros de forma continuada y tiene una dependencia de ellos, es un DROGADICTO y te puedo asegurar también, que solo con eso, con los porros, te puedes destrozar la vida, incluso la de personas en un principio, con sentido común, al menos, lo tenían antes de engancharse. Yo lo he visto.

La droga es el leit motiv de un gran porcentaje de las comedias americanas por dos motivos: el primero es que van orientadas a un público joven (donde esta está a ala orden del día y es visto como algo GUAY), la segunda, que el cerebro del 90% de los guionistas de comedias americanas, está podrido de fumar porros.

Saludos.

May Dove dijo...

Me parece todo exagerado a morir. ¿Y las películas que sacan violaciones de adolescentes? ¿Muestran que es fácil violar a una mujer? ¿Alguien cree que Almodovar se reía de las violaciones en Kika? ¿Y los videojuegos violentos generan criminales? Qué se nos olvide ni un momento que el ser humano tiene una responsabilidad sobre sí mismo. Y que culpar a los demás de sus propios errores es pura cobardía.
Viniendo de este blog me sorprenden este tipo de comentarios. Cuando el género de terror es tan criticado, exactamente por este motivo. ¿Las películas slasher promueven que la gente vaya matando? ¿Los juegos de rol hacen que adolescentes maten a otros adolescentes?
Tenemos que dejar de juzgarlo todo con doble rasero. Mira, yo tengo amigos que han fumado porros y que luego han acabado mal. No es fumarte un porro ni hacer una broma con un canuto, es el límite al que cada uno lleva su cuerpo y si el límite al que tu llevas tu cuerpo depende de una película americana para adolescentes, y no hablo de This is the end; pues no eres muy listo.
Es que no puedo ni seguir argumentando esto porque me parece demasiado obvio.
Te puede gustar la comedia de This is the end y puede no gustarte. Pero no hiere la sensibilidad de las personas que tienen un amigo que murió por la heroína ni un amigo que ahora es un yonki de la marihuana; ni hace que tengas más o menos ganas de fumarte un porro o tomarte una pastilla. Estás viendo una peli, hacen bromas. ¿Te gustan? Te ríes. ¿No te gustan? La quitas. Se acaba la peli, te vas a dormir.

Es que no hay más... Y puestos a hacer apología de estupideces, tendremos que comentar a partir de ahora la línea moral y ética que se salta cada película, no sea que alguien se sienta traumatizado porque un pavo resucita el día de acción de gracias y se pone a matar a gente, que eso hiere la sensibilidad de los vegetarianos. Habrá que comentar sobre un tiburón gigante del jurásico que sale de una gruta y se come a los bañistas, porque hace parodia del pez grande que se come al pequeño.

No me toquéis el fernandisco, eh? Por favor...

El Rector dijo...

TWG, no pluralices que mi discurso no tiene nada que ver con nada de lo que expones, lo cual, suscribo palabra por palabra. Yo solo hacía referencia a la droga, no al cine ni a su utilización en este.

Otro tema es que a mi, no me hagan gracia los gags sobre droga cuando están paridos desde la vulgaridad más absoluta (y ya te digo que me descojoné con Bienvenidos al fin del mundo cuando le pide la mercancía al camello con su clave ultra secreta), no por un tema de moralidad, sino porque a mi me gusta otro tipo de humor digamos, con algo más de ingenio.

Soy el primero que tiene muy clara la diferencia entre ficción y realidad como ya he expuesto aquí en varias ocasiones y con temas mucho más peliagudos que unos canutos.

Fernandisco ;)

May Dove dijo...

Menos mal que tenemos seny!

El Rector dijo...

Chorrada mayúscula. Queda claro que americanos y humor inteligente (salvo excepciones muy contadas), son conceptos difícilmente aunables.

Yo que de estos señores que la protagonizan, solo conozco a James Franco y al tarado ese que sale en Magic Magic, pues no he sabido empatizar con ninguno de ellos... sobre los gags, pues lo de siempre cuando se trata de humor yanqui: sexo, drogas y religión. No hay nada más dentro de esas cabezas cuadradas suyas.

Eso si, visualmente cumple y entre tanta estupidez, alguna tenía que funcionar. Reconozco que me he reído con un par de ellas (incluido ese baile final). Pero poco más.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.