viernes, 3 de enero de 2014

Crítica: Loft

Últimamente tengo la sensación de que a estas alturas el mundo del cine se dedica a dar vueltas sobre sí mismo y que no hay ya margen para contar nada nuevo, máxime en el cine de género. Tal vez así sea (por desgracia), pero de vez en cuando surgen películas como este thriller de producción belga, que fue (y es) uno de los mayores hitos de espectadores en la cinematografía de ese país, que sin inventar nada nuevo da un aire fresco a un género bastante sobado y frecuentado normalmente por mediocridades como es el thriller.

Loft es una de las cintas más endiabladamente entretenidas, incluso me atrevería a decir adictivas, que he visto y disfrutado en bastante tiempo (la cual, encima, no pierde fuerza después de un primer visionado), debido fundamentalmente a tres aspectos: el primero, un guión brillante, lleno de matices y humor negro, con múltiples giros que no dejan de sorprender y que transita en tres contextos temporales distintos, pero sin que esto resulte complejo de seguir (al contrario, se erige en un acierto fabuloso el cambio continuo de perspectiva y tiempo); el segundo, una planificación estupenda de las escenas (mérito absoluto del señor Van Looy), acompañado de una impecable y fría fotografía y un ágil montaje que consigue atraparnos e impedirnos parpadear en las vicisitudes que se suceden; y en tercer lugar, destacaría una fabulosa (y bastante presente) partitura que nos lleva de la mano en el in crescendo de la historia y potencia maravillosamente lo que observamos.

La idea de la que parte la película es sumamente interesante, cinco amigos de clase media-alta disponen de un apartamento (el loft del título), en un edificio que uno de ellos ha diseñado, Vincent (arquitecto), para disponer de él como mejor les convenga. Es decir, convertirse en su rincón secreto donde dar rienda a sus fantasías y deseos más íntimos, es decir, un picadero donde poder alejarse de la monotonía que se ha convertido sus vidas. Una mañana cuando llegan al loft se encontrarán con una desagradable sorpresa, una joven yace esposada y sobre un enorme charco de sangre en la cama. A partir de aquí deberán averiguar contrarreloj quién y por qué ha cometido dicho crimen, saliendo a relucir engaños, celos, miedos, envidias y todas las mejores cualidades del ser humano.

Para desarrollar la historia, el guionista (De Pauw) y el director (Van Looy) se valen del recurso de los saltos temporales, como he mencionado, para ir desgranando poco a poco todo el entramado, apareciendo multitud de sospechosos y situaciones que harán que el espectador tome partido por uno u otro personaje, según los perfectamente calculados giros que la trama va desvelando. Es probable que algunos critiquen las continuas sorpresas que depara el guión y les resulte todo excesivamente tramposo y rocambolesco (no seré yo quien adopte una postura quijotesca y les lleve la contraria), pero es tan entretenido y disfrutable lo que se nos cuentan, y sus autores lo hacen tan bien, que merece la pena dejarse llevar y participar de este apasionante rompecabezas (¿acaso no es el propio arte cinematográfico el engaño en estado puro?).
 
Cabe reseñar que todo el elenco de actores está francamente bien, tanto el masculino como el aparentemente secundario femenino, aunque brillan con luz propia Koen De Bouw y Filip Peeters (sugiero que se vea en versión original, pues me temo que pueden haber desgraciado algunos personajes con el doblaje, sobre todo el de Marnix). Además, en esta película se aprecia claramente cómo con el semblante, y sobre todo con las miradas, se pueden expresar muchas cosas sin apenas emitir una sola línea de diálogo (los juegos de miradas entre las esposas y maridos en la escena de la fiesta son impresionantes y de gran tensión).
 
Me gustaría mencionar que las posibles lecturas morales que podría plantear la película, como son el mundo de las apariencias y falsedades de la alta burguesía, así como la intrínseca capacidad para el engaño y la vileza del ser humano, sólo se insinúan y quedan en segundo plano, puesto que lo que verdaderamente persiguen tanto el guionista como el director es provocar un carrusel de suspense, tensión y entretenimiento en el espectador. ¡Y ya lo creo que lo consiguen!
 
Para finalizar, simplemente mencionar, lo genial y rompedor que habría sido este título si en vez de ser ellos quienes comparten el “pisito”, lo hubieran sido ellas (las sufridas e ignorantes esposas). Pero eso, amigos míos, para cuando realmente alguien se atreva a dar el verdadero salto y ponga el centro de atención donde realmente se debe (aunque mucho me temo que habría un enorme aluvión de críticas por semejante postura).

Nota: Existe un remake holandés del año 2010 de igual título, dirigido por Antoinette Beumer que comparte mismo guionista Bart De Pauw, y en el próximo agosto de 2014 debe estrenarse el remake, también de idéntico título, que el propio Van Looy ha realizado en los Estados Unidos (como ya hicieran Michael Haneke con Funny Games o el mismísimo Alfred Hitchcock con El Hombre que Sabía Demasiado) y cuyo tráiler ya puede verse en la red.
 
 

12 comentarios:

Missterror dijo...

Pues no tenía ni idea de la existencia de esta película, pero con tu crítica me han entrado unas ganas tremendas de verla!!!

En el cien, puede que ya sea difícil inventar algo, pero hay películas que si te llegan, lo hacen con fuerza, y está claro que esta a ti te abofeteó. Puede que no estemos de acuerdo muchas veces, pero tengo claro que de esto del cine, tú sabes un rato largo, así que no hay más que hablar, a mi me has convencido!!!

saludos

El Rector dijo...

Pues si hay un género con el cual estoy profundamente desengañado, ese es precisamente el thriller. En serio, hace años que no veo nada dentro de éste que me llame la atención, al menos, en muy contadas ocasiones. Luego, cuando aparece algo que se vende a bombo y platillo como la reciente Prisioneros y a uno, tan solo le produce indiferencia, pues igual debería plantearme la posibilidad de abandonar toda esperanza en este tipo de cine.

De todas formas, esta Loft, de la cual desconocía su existencia, parte de una premisa muy interesante y como siempre, Max, la has vendido la mar de bien, así que habrá que hincarle el diente, por si las moscas...

Saludos.

PD: Sin haber visto la película y en referencia a esa posibilidad que apuntas sobre que la cinta estuviera protagonizada por mujeres en lugar de por hombres... apocalíptico podría ser el resultado, pues las primeras son bastante más hábiles en ese tipo de menesteres.

Max Cady dijo...

Gracias por vuestros comentarios Missterror y Rector.

Missterror, Cuando descubrí esta cinta lo que más me atrajo fue el planteamiento, pero siendo una producción belga y con el escaso conocimiento de esa cinematografía que tengo (salvo títulos aislados apenas he visto gran cosa de ese país) no albergaba muchas esperanzas. Y cuando consiguió atraparme hasta el enganche total de querer más y más, me dejó alucinado. Y lo mejor de todo es que utiliza los elementos trillados de toda la vida pero los engrana tan fabulosamente que es una verdadera joyita muy disfrutable. Y decirte que si comentar con alguien una cinta que han disfrutado ambos es un placer, aún lo es más (al menos a mí me resulta) comentar una película que ha provocado sensaciones contrapuestas. Aprendes a ver la película que te ha decepcionado o encantado desde otra perspectiva y eso es un gran ejercicio. Así que... Espero seguir discrepando contigo de vez en cuando. ;)

Rector, debo compartir mucho de lo que mencionas, a mí me encanta el thriller pero por desgracia en la mayoría de los casos ofrece productos mediocres y demasiado sobados que sólo producen indiferencia. Pero de vez en cuando, aparece alguno que te sorprende y te zarandea. Este es uno de ellos (al menos en mi caso). A la magistral forma de contarlo, hay que añadir una historia entretenidísima e hiperadictiva con bastante vueltas de tuerca (para nada desmadradas) que hace que no quieres que termine nunca. Es obvio que yo habría preferido algo más de truculencia sexual y de violencia pero aún así un disfrute sencillo y placentero.

Saludos!!!!!!!!!

P.D. Genial y absolutamente de acuerdo con tu apunte sobre un picadero de señoras.

May Dove dijo...

La verdad es que no la conocía pero me han entrado unas ganas imperiosas de verla. Y si me gusta tanto como espero, le daré un ojeada al remake del 2010!
Gracias por descubrirme esta cinta!

Max Cady dijo...

Gracias por tú comentario May Dove. Si le das una oportunidad creo que te va a gustar. Yo he intentando ver el remake holandés de 2010, pero entre que no encuentro subtítulos en castellano y que es prácticamente idéntica en la realización (hay escenas calcadas plano a plano), me ha echado para atrás.

Saludos!!!!!!!!

P.D. Espero que al menos en el remake americano se lo curren un poco más.

El Rector dijo...

Max, hablando de thrillers y de truculencias sexuales (y esta ya pierde algún puntillo si dices que anda cortilla...), es imposible que no me venga a la cabeza aquella estupenda "El color de la Noche"... ese tipo de thrillers son los que yo echo de menos, películas que realmente tengan la capacidad de sorprender al espectador, que siempre he entendido que es lo que debe ofrecer cualquier thriller que se precie.

Saludos.

Max Cady dijo...

Rector, anda corta para mi gusto, a lo mejor alguno piensa que lo tiene en su justa medida. Lo cierto es que Loft es para todos los públicos, y eso no tiene por qué se malo a priori, sólo digo que la temática invitaba a una cinta algo más hardcore. No obstante es muy entretenida y disfrutable (y eso no tiene nada que ver con la cantidad de sexo y sangre).

En cuanto a la película que comentas, El Color de la Noche, recuerdo ir a verla al cine en su día y me pareció un coñazo insufrible. Desde entonces, y ha llovido, no he vuelto a verla. Me pareció un intento burdo de repetir el éxito de Instinto Básico, que es un thriller que cada vez que lo veo gana enteros. De ese mismo año, 1994, me parece un gran thriller La última Seducción, con una Linda Fiorentino maravillosa.

Saludos!!!!!!!!!!!!

El Rector dijo...

Max, para mi ambos films están al mismo nivel. Instinto Básico es un clasicazo del género además de una de las mejores calienta braguetas de la época, pero yo es que con Willis, siempre he tenido debilidad (y mira que Douglas hijo también es otra) y he de decir, que El Color de la noche tiene uno de los desenlaces más inesperados que haya visto nunca. Yo salí de la sala de cine flipado (y porque no decirlo, con una considerable erección. las hormonas de la época supongo...).

Saludos.

Max Cady dijo...

Querido Rector, teniendo en cuenta tú defensa de la película El Color de la Noche y que han transcurrido casi 20 años desde que la vi (sufrí) en el cine, me he decidido a volverla a ver, y el resultado ha sido asombroso. Es peor aún de lo que recordaba, he visto una cinta de 149 minutos (posiblemente alguna versión extendida o montaje del director o vaya usted a saber qué) de aburrimiento, llena de disparates, una realización penosa, falta de ritmo, sin carisma y sin sensualidad y con un reparto que aunque lo intenta (salvo Rubén Blades que está para el cadalso) naufraga con los personajes que les han dado.

Tal vez, hablabas de memoria y al igual que yo desde tú adolescencia que no la has vuelto a ver, y la calentura que te produjo en su momento (cosa que a mí no me proporcionó) te nubla el recuerdo y por eso, aunque incomprensible para mí, la equiparas a la obra de Verhoeven, porque la realidad es que más bien se asemeja al pestiño de Instinto Básico 2 (que es todavía mejor que esta). Un pequeño consejo, si es como digo y albergas buen recuerdo de ella, quédate así y no vuelas a verla. ¡Qué horror!

Saludos!!!!!!!!

P.D. La supuesta traca final y gran giro del guión se ve venir a kilómetros (posiblemente en su día no me percatara pero vista hoy, canta demasiado).

P.P.D. Si no fuera porque se atisba momentáneamente el glande del señor Willis esta castaña infumable ni tan siquiera sería recordada hoy.

El Rector dijo...

Max, vaya hombre... si tan mal me la pintas, igual puede ser lo que comentas, porque la verdad es que no he vuelto a verla desde aquel glorioso visionado adolescente, pero ya te digo que guardo un grato recuerdo de ella, como de la mayoría de cintas protagonizadas por Willis y su glande por aquella época.

Casi mejor, por si las moscas, que me quede con ese buen recuerdo.

Saludos.

Missterror dijo...

mi recuerdo de "El color de la noche" se asemeja más a lo comentado por Max que a cualquier otra cosa...

sabatinf dijo...

alquien puede explicarme el final de la remake de esta película de 2014, cuando la blonda actriz le dice al personaje Chris, "vamos a tomar un café a un lugar privado"...es cierto que ella tenia las llaves del loft, pero implico ello que participo ella del crimen??? esa parte se me escapo, si alguien me la explica, agradecido...

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.