sábado, 8 de febrero de 2014

Crítica: I Am A Ghost

Un gran océano de nada. Eso es lo que encuentra Emily al abrir la puerta que supuestamente debe guiarla hacia la luz. Una inmensa oscuridad más oscura incluso, que la propia noche. Para entender en toda su magnitud, que es la nada, deberíamos recurrir a la Blasa, que lo explicaba con todo lujo de detalles en uno de sus ya míticos encuentros existenciales con el bueno de Eduard Punset, pero no quiero aburriros con tecnicismos. La nada está ahí. Siempre lo ha estado y siempre lo estará. Y en cierta manera, “I Am A Ghost”, la nueva película de H.P Mendoza, es una oda a la nada y a todo aquello que en ella habita. 

El siempre interesante, controvertido y paradigmático tema de los bucles temporales, se explica desde tiempos inmemorables. Ya en la mitología griega, se le puso nombre: Sísifo. Éste, Sísifo, fundador y rey de Éfira así como un pieza de cuidado, fue castigado por los dioses. Tal castigo, consistió en llevar una enorme y pesada piedra hasta la cima de una montaña y antes de llegar, ésta volvía a rodar hacia abajo, repitiéndose el proceso eternamente. Pero no hay que irse tan atrás. No hace tanto tiempo, el cine lo rebautizó con otro: Bill Murray, quien tenía que repetir el mismo puñetero día de la marmota una y otra vez, en la estupenda “Atrapado en el Tiempo” (“Groundhog Day”, Harold Ramis, 1993). 

“I Am A Ghost” es una propuesta sencilla tanto en fondo como en formas y que pese a no ser especialmente original, pues tratar el cine de fantasmas desde el otro lado, no es algo nuevo, ya lo hemos visto antes en títulos como “Bitelchus” (“Beetlejuice”, Tim Burton, 1988) o en “Los Otros” de Alejandro Amenábar, si es cierto que lo hace desde una óptica bastante peculiar, diferente, fresca. Y es que esta vez, el viaje nos lleva a la cotidianidad de lo sobrenatural. Unas manos que sujetan la tela por dos extremos y con violencia rasgan el vestido para dejar al descubierto la desnudez de un fantasma de nombre Emily que vive atrapada en una gran casa de bonita decoración victoriana. 

La cámara, vestida de viñeta, acompañará al espíritu a lo largo de sus monótonas vivencias en la soledad de la casa. Levantarse de la cama, freírse unos huevos fritos o salir a la compra (si bien jamás la veremos abandonar la vivienda), serán todas las experiencias que experimentará Emily y con ella, nosotros como espectadores, durante sus exasperantes treinta minutos iniciales, los cuales sin duda resultarán prohibitivos para todos aquellos que esperen una cinta de fantasmas al uso. Pasados estos, “I Am A Ghost” se pone el mono de trabajo para completar un relato fantasmagórico que pese a su inaccesibilidad, puede dejar satisfechos a los paladares más sibaritas. 

“King Nothing”, cantaban los Metallica en uno de los temas de aquel ejercicio de onanismo que fuera su polémico descenso a los infiernos del mainstream musical titulado “Load”. Pues Emily, sería nuestra Queen Nothing particular y absoluta timonel de una fábula macabra que tiene la gracia añadida de fantasear mezclando dos elementos a priori tan distantes como son la ciencia (la psiquiatría en este caso) con el folclore propio del mundo sobrenatural. Jugando con estos dos elementos, Mendoza va moldeando su propio guión y añadiendo sin prisa y en prosa, todas las piezas del rompecabezas, hasta alcanzar el climax narrativo en un frenético tramo final que rompe con el ritmo lento y pausado que caracteriza a la obra hasta ese momento, adentrándose ahora si, en terrores mucho más ortodoxos. 

Técnicamente, pese a su sencillez, “I Am A Ghost” destaca. Lo hace gracias a una puesta en escena muy clásica, el típico escenario para historia de fantasmas, bien construido y bien alimentado por aquello que muchos llamamos atmósfera. En ella, juegan un papel primordial tanto la cámara (representando con brillantez esa sensación de soledad absoluta que necesita el relato con estupendos planos fijos que hielan la sangre y por otro lado, la angustia del personaje protagonista, cuando la lente se torna visceral y agresiva), como la minimalista banda sonora, puesta en el sitio adecuado en el momento adecuado. 

Emily, interpretada sin alardes, pero de manera sobria por la asiática Anna Ishida, maneja la batuta con suficiencia a lo largo de un concierto que como he comentado gana en efusividad a medida que se desgranan los movimientos, pasando del inicial tedio de bostezo fácil de su primera mitad, al acomodamiento en la butaca de su tramo intermedio y de éste, al muelle que nos empuja el trasero por debajo para que nos levantemos a ovacionar su intenso tramo final, de marcado regustillo asiático que de todas formas, no tengo muy claro aun, si consigue justificar el visionado de una cinta que pese a sus escasos 70 minutos de duración, puede llegar a hacerse más pesado que la empresa del amigo Sísifo. 

Por lo tanto, hay que ser cauteloso a la hora de recomendar una cinta como “I Am A Ghost”, pues tengo muy claro, que no será una propuesta del gusto de todos los paladares y que allí donde algunos verán un soplo de aire fresco para un subgénero, el de fantasmas, tan estereotipado y víctima de sus propios tópicos, otros no encontrarán más que un coñazo supino o, volviendo a los inicios de este análisis, un gran océano de nada. Por lo que a mi concierne, creo que me voy a resguardar de la lluvia para quedarme en un confortable término medio. 

Lo mejor: Su relativa originalidad, la inquietante versatilidad de la cámara y puntuales momentos de tensión.

Lo peor: Su agónica primera mitad puede terminar con la paciencia de más de uno.


24 comentarios:

Max Cady dijo...

Estupenda reseña Rector. Esta es una de las (muchas) películas que tengo enormes ganas de ver. Casi todo el mundo habla bien de ella, aunque como bien dices iré cauteloso. El tema de fantasmas o casas con fantasmas o encantadas me gusta, aunque desgraciadamente, por regla general, tanto en la literatura como en el cine, sobre todo en este último medio, suelen ser propuestas muy decepcionantes. Excepciones maravillosas como The Innocents, El Resplandor, Al Final de la Escalera, Bitelchus, Los Otros, El Fantasma y la Señora Muir, Kaidan, etc., hace que siempre que aparece un film que despunta sobre esta temática me invada un ansia desmedida por verlo y disfrutarlo. Ya se verá que tal esta enésima propuesta.

Saludos!!!!!!!!!!

FrancHis dijo...

Qué gran reseña!!
Recientemente la vi, y sí, creo que no será un plato que les guste a todos. A mí en lo particular me gustó, y mucho (ya la había esperado desde hace mucho tiempo). Es de esas películas que te quedan dando vuelta en la cabeza por un buen rato y un soplo de aire fresco al subgénero, ya reventado con tantas actividades paranormales y casas embrujadas.

Saludos!!

El Rector dijo...

Max, la verdad es que ha alcanzado bastante notoriedad allá donde ha sido proyectada. Como digo, cautela, no es una propuesta fácil de digerir. En tu caso, que la lentitud no suele ser un inconveniente, me da más miedo su excesiva reiteración de situaciones.

De todas formas, es una película que tienes que ver si o si.

FrancHis, completamente de acuerdo contigo, aunque creo que a ti te gustó bastante más que a mi. Su primera mitad me minó mucho, aunque luego es cierto que levanta el vuelo... lástima también de su horrible (por no decir bochornoso) desenlace.

Al menos se intenta innovar, y eso siempre hay que valorarlo.

Gracias a los dos por vuestras palabras.

Saludos.

Dr. Gonzo dijo...

Una película muy valiente y hecha desde el cariño, como todo el cine independiente, pero a mí me resultó bastante fallida por culpa de su enorme falta de ritmo y las confusas idas de olla finales.
Tiene momentos, especialmente en la recta final, bastante acojonantes, además de crear una atmósfera tétrica y deprimente sin apenas medios, pero lamentablemente el resultado final no me convenció.

De todas formas ya digo, me parece una propuesta valiente, diferente y digna de todo mi respeto.

andres pavone dijo...

SI SI!!!! alguien le tenia que hacer un critica a esta película en NIDO DE CUERVOS y quien mas que tu querido amigo Rector. Obviamente estupenda como siempre. El tema de los fantasmas me atraen mucho y casi siempre termino cagado en los pantalones y esta no a sido la acepción. . Pese a que es bastante lenta yo la disfrute, es mas la vivi como si fuera una obra de teatro (no se como explicarlo tal vez por su puesta en escena). Creo que es única en su especie( a pesar que el tema del ente en primera persona ya se vio en Haunter de V.Natali) y teniendo en cuenta la cantidad de películas de fanatsmas( algunas muy buenas y otras una verdadera muer...) en los últimos tiempos. Pero en fin creo que es una buena película. Saludos y feliz por la reseña Rector.

Missterror dijo...

Grandiosa la crítica, Rector, y en esta nada que es la nada y donde no hay nada, es curioso que esté al cien por cien de acuerdo con cada argumento que lanzas, pero que no lo haga con la nota final (yo les restaría un puntito).

Para mi "I am a ghost" no puede aprobar, y no lo puede hacer porque, pese a su originalidad mostrando la cotidianidad del fantasma, pese a ese giro de "ritmo" final, y pese a que el escenario es precioso (estoy fascinada por esa casa), tiene algo imperdonable, que es el aburrimiento, porque Mendoza se equivoca al confundir rutina con tedio, y hasta en los momentos de más acción y caos, todo es tan sumamente repetitivo (supongo que para terminar de explicar unos viajes temporales que ya habían sido explicados...), que se termina perdiendo en la nada, porque, guapo, detrás de esa puerta no está la nada, está el aburrimiento.
El problema es que nunca hay dinamismo, y el dinamismo bien entendido en "I am ghost" no hubiera significado acción trepidanete, que es algo que esta propuesta no pidem sino contar lo mismo , utilizando algún artificio que termine de atraparte en aquella casa. En mi caso, los setenta u ochenta minutos minutos se me hicieron eternos (llegó un momento en que parecía que llevaba frente al televisor más de siete horas...).

Menciono también ese intento de final abierto, como algo fallido en la película, pues, aparte de rápido y sin estructura, me pareció el peor broche para esta película.

Pese a todo esto, como bien mencionas, no es la típica película de fantasmas y eso siempre se agradece.

saludos

El Rector dijo...

Dr.Gonzo, comparto tu respeto hacia este tipo de propuestas, aunque sean de discutible resultado, como es el caso.

Andres, muchas gracias. Conozco tu gusto por el cine de fantasmas y de una forma u otra, sabía que esta no te iba a dejar indiferente. Si has conseguido conectar con el espíritu de la obra, con esa teatralidad que mencionas y que es palpable a lo largo de toda la película, es fácil de entender que te haya gustado tanto. Más en un subgénero sumido en la mediocridad.

Gran apunte el de Haunter, se me pasó al enumerar títulos donde los fantasmas son los protagonistas absolutos de la historia.

Missterror, muchas gracias también a ti. La verdad es que no puedo quitarte razón en ninguna de tus argumentaciones, en mayor o menor medida, las comparto todas. Pero yo, soy incapaz de suspender un producto que intenta innovar u ofrecer algo minimamente distinto y I Am A Ghost lo hace (o lo intenta).

No tengo muy claro que aquí hablemos de viajes temporales, pero si es cierto que esa rutina que se nos muestra y que en otras propuestas (y la de Bill Murray es el mejor ejemplo para entender esto), carece de esa chispa que nos enganche a ella y termina por convertirse en una tortura que ni Skinny Puppy en guantanamo.

Guapa, el final es uno de los WTF, mas sonados que recuerdo ahora mismo.

Saludos.

Max Cady dijo...

Una vez vista (tú crítica Rector me hizo buscarla como un poseso) debo decir que estoy muy de acuerdo con casi todo lo que mencionas en la crítica y con tú puntuación (incluso me atrevería a darle medio punto más).

Me parece una propuesta, dignísima e interesante y la enésima muestra de cómo con un presupuesto escasísimo y con ínfimos elementos se puede contar una buena historia, que además da alguna que otra vuelta de tuerca al género. Cierto es que sus primeros 25 minutos se hacen eternos (lo que hará que más de uno abandone el barco inmediatamente), pero la cinta va de menos (mucho menos) a más y el último cuarto de hora es fabuloso. Una lástima porque con algo más de ritmo y algún que otro giro o sorpresa (sin tanta reiteración) habrían dado con un film estupendo. Pero ciertamente, con elementos tan minimalistas y una producción tan escasa (parece un proyecto cuasi amateur), se han obtenido unos resultados muy superiores a los esperados.

A pesar de los puntos negativos de la propuesta mencionados (por todos), esta cinta (distinta) me parece más destacable y mejor a otros productos independientes y de escasos recursos que han tenido enormes repercusiones y eran bodrios infumables (como El Proyecto de la Bruja de Blair, Paranormal Activity, etc.). Pero es que voy más lejos y creo, a pesar de sus fallos, que es un producto más interesante y meritorio (y también más aterrador) que la fallida Haunter (que mencionáis) del bueno del señor Natali o la inmensa CASTAÑA que dirigió a finales de los 90 Jan de Bont, The Haunting (que contaba con un reparto estelar y una producción de lujo).

Saludos!!!!!!!!!!!!!

P.D. Cositas como esta (nimia) producción hacen que de vez en cuando piense que todavía hay vida en el cine (¡ay si el amigo H.P. Mendoza hubiera contado con algo más de pericia narrativa y presupuesto!). Y en cuanto a la ambigüedad del final que apunta Missterror, a mí me ha agradado (¡rarezas de uno!).

El Rector dijo...

Max, nada que objetar sobre I Am A Ghost, coincidimos plenamente. Limando algunos aspectos y sobretodo, puliendo (mucho), podríamos estar ante un gran título de fantasmas. Y se ha quedado pues en eso, una buena idea y un visionado curioso.

También coincido en que me parece muy superior a esos productos de escaso presupuesto que comentas que han arrasado en taquilla, aunque está claro que estos estaban especialmente concebidos para ello, pues van destinados a un público muy concreto.

Donde si discrepo es en tu ninguneo (si me permites la expresión) no ya tanto de la a mi juicio, interesante Haunter, pero si de The Haunting, la cual sin duda, me parece una película estupenda y que se encuentra entre mis favoritas del género de casas encantadas (y ya te digo que muy pero que muy arriba del ranking). Una lástima que el holandés no haya seguido en la brecha del terror (si no contamos como "terror", su horrible adaptación de Tomb Raider, claro).

Saludos.

El Rector dijo...

Y sobre ese final de la película, yo no pienso que se haya intentado crear ninguna ambigüedad, más bien pienso en una torpeza más por parte del director que no tenía ni repajolera de como cerrar el relato (y mira que lo tenía fácil). Incluso me atrevería a apuntar la posibilidad de que fuera por un tema de metraje (recordemos que la cinta dura 72 minutos), pues tiene toda la pinta de tijeretazo.

Saludos.

Max Cady dijo...

Veo que estamos muy de acuerdo (salvo ligeros matices) con I Am A Ghost y en las antípodas con The Haunting. Me acabas de matar diciéndome que es de las que tienes en tu top de casas encantadas.

Debo decir, para escándalo de algunos, que la novela The Haunting of Hill House de Shirley Jackson nunca me ha entusiasmado, simplemente es correcta, por eso la alabada versión que Robert Wise me ha parecido siempre muy pobre y un querer y no poder, ya que realmente la historia apenas es una simple anécdota (sin miedo ni interés). El remake o nueva adaptación de la obra en el año 1999 lo recibí con precauciones, a pesar de un reparto, director y presupuesto que apuntaban a que podría estar bien, pero el resultado final es un despropósito caótico y aburridísimo que no hay por donde cogerlo.

Saludos!!!!!!!!!!!!

P.D. No obstante, mencionaré que de aquel año 1999 aún me resulta más INFAME el remake de la cinta de William Castle, House on Haunted Hill, que dirigió William Malone.

El Rector dijo...

Max, a mi es que la cinta de Wise, siempre me resultó muy sugerente (y eso que ya la vi algo crecidito). El remake me pareció sencillamente espeluznante, perturbador y sobretodo, muy majestuoso. Esa mezcla de terror y fantasía épica de cuento, me ganó.

Eso si, respecto a lo que hizo Malone, con su House on Haunted Hill, comparto infamia contigo. TERRIBLE.

Y para completar con polémicos remakes fantasmagóricos, el de La Morada del Miedo del amigo Andrew Douglas, que es sencillamente, para arrancarse los ojos (o en su defecto, arrancarle los suyos).

Saludos.

Damien Thorn dijo...

Rector, coincido contigo por completo en esta peli, que ya nos tocaba. Aunque cueste en arrancar y la premisa no sea la originalidad hecha cine, la propuesta teatral contribuye a esa atmósfera que citas y mejora conforme avanza, pero mucho, mucho.
En tu ránking de casas encantadas hay para todos los gustos.
A mí la morada del miedo, fíjate, sí que me gustó, protagonizada por la Scream queen del momentazo y un buenorro, tiene un susto que me dejó helado en el cine, el de la bañera. Aunque no sea como para tirar cohetes y desde luego no roza siquiera las virtudes (innumerables) de Amityville, es con diferencia lo mejor que tirando de esa trama se ha hecho a posteriori. Bueno, si no contamos Expediente Warren, ya que fueron precisamente ellos, los Warren, quienes se encargaron de "limpiar" la casa, que por cierto, según Iker Jiménez (ya véis que lo tengo como referente, jejeje) se acaba de vender por un pastizal y medio...
Saludetes!

Damien Thorn dijo...

Lo de Haunting Hill es que no tiene nombre... A mí me da rollito porque me pone loco Famke Janssen, pero es que no puede ser peor y sobre todo mal aprovechada. Los recursos y efectos colaban, pero....
Siempre hay algo peor... Vean si no su segunda parte!!!!

Damien Thorn dijo...

Y confirmo lo del tijeretazo. En un principio su duración era de 84 minutos, pero ha sido el propio director el que ha hecho el Cut, a saber lo que nos perdemos... Espero que no fueran más repeticiones del principio!

El Rector dijo...

Damien, imposible polemizar con I Am A Ghost, con esta si estamos en sintonía... ahora y en referencia a La Morada del Miedo, más allá de la película que como comenté, me parece un insulto a una saga mítica, que con sus casposidades (que las tiene y muchas), no se merecía un remake tan horrible como el que se cascó el amigo Andrew Douglas, lo que si me produce escalofríos es que catalogues a Melissa George como la Scream Queen del momento (piel de gallina me pones) y a Ryan "cara de plástico" Reynolds como buenorro (pelos como escarpias).

Lo del desenlace de I Am A Ghost, no podía ser de otra forma, cantaba demasiado. Ahora, que alguien me lo explique o en su defecto, se lo expliquen al señor H.P Mendoza.

Saludos.

Damien Thorn dijo...

Reynolds es un buenorro no???? A mi me pone menos que doña Rogelia,pero me daba esa impresión.... Y ella en Triangle ya se gana el tituloooooo!!!!
Saludetes amigo,y felicidades de nuevo por tu estupenda reseña

DrWho dijo...

A mi me dio la impresion al verla,que aunque decidas participar en el juego que propone Mendoza y te trages la primera media hora sin rechistar,a la hora del desenlace la pelicula se viene abajo con todo,incluso da una sensacion de pelicula amateur que anteriormente la "originalidad" de la propuesta evitaba,en mi opinion una pelicula fallida.Un saludo

El Rector dijo...

DrWho, coincidimos plenamente en lo nefasto del desenlace, lo que deja un muy mal sabor de boca al termino del visionado.

No estoy tan de acuerdo en lo del aire amateur, a mi me parece dentro de sus limitaciones y de lo que propone, muy bien rodada, brillante incluso en algunas ocasiones, como esos escalofriantes planos fijos.

Saludos.

Shivers dijo...

Una de mis pelis favoritas en lo que va de año solo por detrás de la maravillosa Miss zombie. Cierto que no es nuevo poner el punto de vista en el fantasma (valdría también mencionar la obra maestra de 1962 El carnaval de las almas). Ésta peli sí tiene personalidad propia en la forma. A mi me encantaron las repeticiones y los encuadres fijos para manifestar la falta de vida en el personaje (algo que también se utiliza en la mencionada Miss zombie). También creo que innova en el final que por cierto me parece muy potento a nivel de locura y terror.

El Rector dijo...

Shivers, aquí si coincidimos algo más, si bien queda claro que tu la disfrutaste más que yo. Es innegable que estamos, guste más o guste menos, ante una película con alma y eso, a día de hoy, ya es mérito suficiente.

Eso si, el final es desastroso se mire por donde se mire y como ya se ha comentado por aquí, es un tijeretazo bochornoso. Si me gustó la idea darle totalmente la vuelta a la acción y pasar de primera a quinta en un segundo, pero solo eso, la idea, pues el desarrollo es desastroso. Bien narrado y con el tiempo necesario para ello, habría sido una guinda perfecta para el pastel y sin duda, le habría subido unos cuantos enteros al filme.

Saludos.

Shivers dijo...

En el final a mi no me molestó el montaje y tampoco lo vi mal narrado. Como digo le rescato mucho la potencia, la emotividad y por sobretodo la locura en que se mete a la historia. Puede que un primer corte tuviera más minutos pero no es comprobable hasta que lo veamos que esos minutos fueran necesarios. De todos modos entiendo que a otros le pueda parecer que falta desarrollo.

Susana Riveros dijo...

A mi me pareció una película interesante...es cierto que la primera media hora es lenta, pero esa lentitud es útil conceptualmente para introducir en el tedio de una eterna repetición a la manera de Sísifo. Es curiosa la mención al psicoanálisis, por medio de la relación con la medium-analista y pensar en la noción de fantasma desde esa perspectiva, que está referida a la repetición a lo largo de la vida de una escena original, también la alusión a la disociación como división absoluta e incomunicada de aspectos de la personalidad. No me parece estrictamente una película de horror.
Por otro lado, me pareció horroroso por lo obvio el maquillaje del hombre del ático. Hubiera preferido que la película mantuviera su limpieza de principio a fin.
Vivimos en tiempos en que un mar de nada, como dice el comentarista, nos amenaza constantemente, desde ese punto de vista, me parece que con sus riquezas y debilidades, ésta película es un comentario y un síntoma de nuestros tiempos.

El Rector dijo...

Susana, muy en sintonía con tu interesante punto de vista. Y aunque no disfruté en exceso con su primera mitad, entiendo que es completamente necesaria para darle verosimilitud al relato. De la misma forma, tampoco quedé muy satisfecho con el abrupto e innecesariamente condimentado desenlace, aunque para mi, si estamos ante una cinta de terror, no la típica, desde luego, pues aquí no se trata de asustar al personal a base de los tópicos de siempre, más bien de atraparlo junto a la protagonista en su agónica espiral.

Hay muchas formas de generar terror. Por desgracia, los clichés y el afán de llegar al mayor abanico de público posible, hacen que en la gran mayoría de ocasiones, estas no se exploren o se haga con tibieza.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.