jueves, 13 de febrero de 2014

Crítica: Yo, Frankenstein

El género de terror siempre ha visto apetitoso recrear las obras literarias de los más importantes escritores, para conseguir plasmar en imágenes los grandes mitos del cine de terror; pero uno de los aspectos que más se ha ido extendiendo en la última década es la de hacer revisiones de éstos para intentar conseguir una relectura del texto original y así propiciar un nuevo film que haga un lavado de cara a una historia demasiado añeja. Si hacemos un breve hincapié tales esfuerzos produjeron obras tan sugerentes como “Dracula de B.Stocker” (Dracula, 1992) de F.F.Coppola y la versión de Kenneth Branagh sobre el mito de Frankenstein con Robert de Niro en “Frankenstein” (1994), cuyas versiones consiguieron cierto renombre dentro del explotado mundo de los mitos de terror -sobre todo la de Coppola-. Pero éstos son solo unos pequeños ejemplos de una larga lista de películas que intentaron renovar cada uno de los mitos aquí citados, sin revisar momias, hombres invisibles o hombres lobo.

En este caso “Yo, Frankeinstein” ofrece una nueva versión del mito -aunque nueva versión debería estar entre comillas- ya que nos encontramos delante de una propuesta que ofrece un sinfín de efectos especiales, con mucho ruido y acción a raudales pero sin ninguna consonancia ni sentido de la narración. Por lo tanto estamos delante de una producción falsa en todas sus promesas cuya novedad es la ausencia de la misma, ya que sin lugar a dudas esa coletilla propuesta “ De los productores de Underworld” resta todo tipo de originalidad y credibilidad al producto. Lo gótico es pervertido a través de filtros azules y el diseño de portentosas catedrales góticas, situando toda la acción en ambientaciones nocturnas y mezclando ciertos aromas del pasado (ambientación, detalles medievales, armas,etc.) con todo lo referido a nuevas tecnologías y mundos paralelos.

Por consiguiente, “Yo, Frankenstein” es un refrito de bastante mal gusto entre los estilemas estéticos de la saga Blade y la de Underworld, aderezado con ciertos guiños a otro bodrio mainstream llamado “Van Helsing” (2004; Stephen Sommers) aunque los parecidos llegan a derramarse en todo el contenido argumental del film por lo que todo está más que mascado y en todo momento se pueda saber que ocurrirá -sobre todo si se tiene muy en cuenta a Underworld-; ya que en esta ocasión un flash-back nos sitúa en 1795 cuando el monstruo es creado por Victor Frankenstein y se muestra el desprecio de éste hacia su creación -todo esto explicado en voz en off por el propio monstruo- y la terrible venganza que comete el monstruo hacia su creador. Pero el monstruo es encontrado por las gárgolas e intentan que se una a su causa para enfrentarse contra la legión de los demonios, éste se niega y desaparece.

Por otro lado, el mundo se encuentra dividido en tres : el de los humanos, el de las gárgolas y el de los demonios (planificación idéntica a Underworld), y las fluctuaciones de gárgolas y demonios se establecen en el mundo humano donde todos tienen apariencia humana. Los demonios buscan desesperadamente a Frankenstein para lograr un maléfico plan -investigar la forma de dar vida aun ser muerto, y Frankesntein es una pieza capital de investigación médica-, mientras que las gárgolas -después de 200 años- intentan convencer al monstruo de que se esta vez se intente unir a la lucha contra los demonios.

Cierto es que el argumento es simplón y reiterativo en su formulación, ya que en ningún momento se interesan por ofrecer la dimensión del personaje de Frankenstein sino que es más bien un títere de interés para los dos grupos enfrentados,. La verdad que viendo la película no entiendo la presencia de Aaron Eckhart y Bill Nighy ya que sendas interpretaciones son tan nefastas como las de los que los secundan; es imposible destacar nada positivo del film, ya que al producto le falta alma o al menos el mínimo espíritu del entretenimiento cosa que Blade o Underworld lo conseguían con creces a pesar de ser productos correctos -o decepcionantes para otros-. Pero aquí las motivaciones de los personajes van y vienen; el monstruo deja de ser tal y como lo entendemos ,por un humano fibrado y cachas lleno de cicatrices, que al final destroza a todos los demonios que encuentran durante toda la hora y veinte minutos de duración del film, es una constante batería de luchas con efectos especiales que justifican los 65 de presupuesto junto a los suculentos cheques para Eckhart y Nighy -sino no entiendo sus intereses en tal film-.

Lo cierto es que en los tiempos que corren parece difícil llevar a buen puerto un remake, reboot, spin off o revisión de alguna obra anterior, ya que parecen estar condenadas a ser un lastre y una decepción en toda regla. En este caso, la expectación era grande pero su presentación en el COMIC CON les cerró las puertas y les reportó el mayor fracaso de taquilla de los últimos meses -a fecha de hoy el film lleva la mitad recaudado de su presupuesto-, aunque cabe señalar que la película tenía todos los ingredientes para conectar el mito de Frankenstein con las nuevas generaciones, al menos desde la perspectiva comercial del entretenimiento, pero no ha sido el caso.

En conclusión, siento dar una crítica tan fría y simple de un film que esperaba algo más de él, aunque poco a poco me dio la sensación que estaba delante de un film maldito a la altura de aquel bodrio dirigido por Wes Craven llamado “La maldición” ( Cursed, 2005) que intentaba dar un giro a la temática de los hombres lobo y así podríamos hablar de muchos ejemplos que cayeron en saco roto dentro de sus pretensiones. “Yo, Frankenstein” no es recomendable, le falta garra, le falta acción decente -llenar de efectos especiales con explosiones no es acción-, actores que se crean lo que hacen y un argumento que invite a la renovación, no a la explotación y simplicidad de siempre. La verdad que para renovar los mitos así prefiero ver los de la Universal y Hammer que con su edad aún siguen hechizándome.


9 comentarios:

Max Cady dijo...

Siempre que me entero que Hollywood está preparando una revisión o puesta al día de algún clásico (ya sea de la literatura, cine o teatro), la primera reacción es ponerme a temblar. El tráiler me remitía, como bien mencionas, a aquel engendro de Van Helsing, pero después de leer tú crítica ya no albergo ninguna esperanza en encontrarme (aunque fuera de casualidad) algo que merezca mínimamente la pena. Apuntada para recomendársela a mis enemigos.

Saludos!!!!!!!!!!!

El Rector dijo...

Sr.Romasanta, si uno ya se veía venir por donde iba a ir esta Yo,Frankenstein, sus palabras no hacen más que corroborar mis sospechas. Eso si, permítame que recele de ese 1 desgarrador que le ha dedicado, pues (y ahora es cuando usted se escandaliza) a mi Van Helsing es una película que me hizo disfrutar como un gorrino, pues soy buen devorador de ese tipo de productos friki de serie b y es un tipo de mestizaje, el del cine fantástico, que me suele gustar mucho. Póngame a criaturas variopintas que nada tienen que ver entre ellas, haga que choquen dos o más universos, y ya me tiene ganado.

Eso si, insufribles las dos primeras entregas tanto de Blade como de Underworld. Al menos, fueron muy mejoradas en sus respectivas secuelas.

Buen análisis. Regresaré a por usted cuando haya sufrido en mis propias carnes a este Frankenstein futurista.

Saludos.

Romasanta Macias dijo...

Max Cady la verdad que no hay esperanza,jajajaj! Sr.Rector sabe que le respeto ya hora mismo mucho más ;)! Yo también he disfrutado con este tipo de productos, sobre Van Helsing lo único salvable eran las curvas de Kate Beckinsale y la música sinfónica y coral de Alan Silvestri lo demás....no me resultó de mi agrado algo diferente me ocurre con Blade Y Underworld. Blade II me encantó y Underworld hasta que marchó Beckinsale me motivaba (eso si la cuarta entrega era demencial y cansina)....pero no sé este Frankenstein no me valió mi aprecio ni cierta conexión con la historia. Ya me comentará!! Ah Por cierto tengo en mi poder NURSE 3D....que ganas de verla!!!jajajajaj!

SALUDOS

May Dove dijo...

A mi Blade me gustó pero Underworld me parece insufrible, TODAS las entregas. Sólo he visto Van Helsing una vez y a menos que la pille haciendo zapping en casa y no tenga ganas de hacer nada más, no creo que vuelva a verla. Pero no la recuerdo como algo terrible, es sólo algo que no me llamó la atención como para repetir revisionado.

Tiene toda la pinta que con esta me pasaría igual. Si la veo, la he visto. Si no la veo, seguiré igual xD

Damien Thorn dijo...

Felicidades por tu crítica de semejante truñada, amigo Romasanta.
Ya la pinta la tenía mala, mala, pero el desarrollo es aún peor.
Coincido totalmente con mi querida May, Blade me dió un puntito buenísimo, y sus secuelas, inferiores a toda vista, me entretuvieron bastante. Lo de Underworld ya es otra cosa. Me parece bazofia pura y dura!!!
Y es que no puedo con la Beckinsale esa...
Van Helsing, aunque sólo sea por el trocico de la Anaya sobrevolando el pueblo, tiene su aquel, aunque no sea para tirar cohetes...
Película prescindible y evitable ahora que tenemos alguna que otra cinta pendiente de las buenas!!!
Saludetes!

El Rector dijo...

Damien, ¿la secuela de Blade inferior a la primera entrega? la simple comparación me parece escatológica (a favor de la de Del Toro, por si alguien tiene dudas), jeje.

Saludos.

Anónimo dijo...

Hola buenas,noches,en que catedral gótica de filmo la película?

El Rector dijo...

Horrible. Muy en la línea de la última y chapucera entrega de "Underworld". Un guión ridículo, efectos especiales por ordenador (mediocres en su mayoría a excepción quizás, de las gárgolas), actores haciendo el ridículo como el amigo Nighy (m´ñas cercano a su personaje de Shawn of the Dead que al majestuoso Víctor de la popular saga vampírica) y personajes en unos casos planos y vacíos (en los mejores) y ridículos en otros (véanse las gárgolas humanas, sacadas de una super producción para televisión).

¿Cuándo dejará la industria norteamericana de gastarse la pasta en este tipo de productos? bueno... supongo que cuando dejen de aportar beneficios. Si la cultura es un reflejo de la sociedad, "Yo,Frankenstein" no dice mucho de la actual...

Para ver después de comer, hacer la digestión (quien sabe si un poco de siesta) y olvidarla para siempre.

Saludos.

P.D: Comparar este bodrio con la divertidísima e hiper mega friki "Van Helsing", me sigue pareciendo obsceno.

May Dove dijo...

Anónimo, lo he buscado y la verdad es que no sé qué catedral es. Pero te puedo decir que las secuencias están filmadas en Melbourne, Australia. Con lo que habría que mirar cuales tenemos allí o si quizá el emplazamiento no es real.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.