viernes, 20 de junio de 2014

Crítica: Godzilla

Por fin llega a la gran pantalla la que se prometía la definitiva película sobre el monstruo/icono nipón, de la mano de Gareth Edwards, que nos trajo la más que decente "Monsters" y nos hizo levantar las cejas en 2010 a Sitges y que reactualiza el gigante reptiliano elevándolo aún más a esa esencia divina que todo mito tiene pero que en mi opinión no está del todo correctamente planeada. Era yo un mocoso que dormía en cuna cuando mi abuela, viajada ella, regresó de Estados Unidos con un inmenso muñeco de peluche verde. Era “Totila”, así lo bauticé con casi mis primeras palabras, ese objeto de transición que todo niño tiene y acaba olvidando y que ha sobrevivido junto a mí a nueve mudanzas, seis ciudades distintas y 36 añitos. El pobre Totila perdió sus ojos de tanto sobarlo y babearlo y sufrió un ataque incendiario en la etapa pirómana de mi hermano pequeño , en la cola antes rellena y hoy fofa y colgandera que preside la habitación de mi hijo Alejo. Será esa mi transición del objeto o posiblemente en un arrebato infantiloide y friki de los míos vuelva a mi habitación, ciego y coliflojo, pero Icono, Grande, Inmenso.

Con el paso de los años fui devorando todo cuanto caía en mis manos referente al monstruo, mi amigo, mangas, pelis niponas en blanco y negro y en color, series, versiones... Para muchos, la historia ya estaba perfectamente tocada por ese cachondo que es Roland Emmerich y que en 1998 nos regaló su personal punto de vista, pero la verdad es que como metáfora de muchas cosas que es, Godzilla admite/pide nueva sangre. Y Edwards, que no es Emmerich, ni tiene su humor, impregna su visión personal de director, renunciando al esquema típico del blockbuster y no acabando de rematar la faena como se nos prometía. La cinta no arranca con una acción evidente y facilona, sino con los orígenes del bicho en lo que se puede casi considerar una hagiografía, con las armas tóxicas nucleares, el medio ambiente prostituído y las mutaciones que como santo resignado va sufriendo el pobre Godz, por lo que toda la acción se abarrota en la parte final, cuando algunos ya están casi desesperados.

Y es que el primer Godzilla fue una terapia nipona para superar Hiroshima, de lo que no se permitía hablar. Hasta el punto que los estudios nipones Toho, productores de todo lo que se ha hecho sobre el monstruo en sus inicios y dueños de los derechos, vendieron su imagen a cambio de que esa conciencia, esa metáfora de lo que el hombre supone como Mal siguiera presente. Han pasado 60 años desde que el reptil mastodóntico nació, y Edwards ha creado el mayor, el más aterrador e inmenso de todos, un gigante de 107 metros de metáfora rollo Greenpeace.

En este caso no es Nueva York la ciudad que Godz arrasa, y es que ya estamos un poco cansados de ver cómo el cine catastrofista se ha cebado con esta ciudad en los últimos veinte años. Ahora les toca a Tokio, Las Vegas, Hawai y San Francisco, en ese tour de destrucción que el gigantón mutado decide hacerse, aburrido de años escondido. Hace su salida del armario a lo grande.

La cinta parte de una idea que a mí, fan de las teorías de la conspiración de Íker y su señora, me ha encantado: la bomba de Hiroshima se lanzó para acabar con el gigante reptil, que además no está solo. Hachazo a la Historia, hachazo a la conciencia de guerra, hachazo a memoria de víctimas, pero hachazo nada irreverente y en cierto modo simpático. Pero el director, que parece huir del melodrama pero también de la acción pura, se reserva la carta maestra de la apariencia del protagonista absoluto de su cinta y hasta una hora después de los créditos no lo saca a escena. Esta primera parte bien diferenciada como introducción está narrada con un magnífico ritmo y pulso, presentando al reparto y la trama principal, que desgraciadamente se casi destroza en el nudo de la misma, en ese segundo acto que es lo peor de la cinta y deja en evidencia las inmensas carencias del guión.

Finalmente nos llega un derroche espectacular de acción en un final que pese a esa espectacularidad no deja de ser demasiado correcto políticamente y mucho menos salvaje de lo que merecíamos. Pero ahí aparece ya Godz. Es un kaiju inmenso, deudor del diseño de la irregular “Pacific Rim” y de la maravillosa “Mostruoso”( “Cloverfield”) e incluso “The Host”, y desde que le vemos, le intuimos, somos conscientes de que sí, la cinta tiene incoherencias muy gordas y fallos mayores, pero por fin el icono sube a los altares del cine, dejando al género humano a la altura del betún y con el apoyo de la Madre Naturaleza en forma de terremotos, maremotos y todo tipo de estragos y el verdadero espectáculo, genial, grandioso, magistral casi, acontece en la última parte de la cinta, que no obstante sabe mantener y aguantar bien el suspense sacando provecho de unos buenos intérpretes (la Olsen es ya una promesa hecha realidad, más aún que el propio film) con personajes bastante interesantes en su mayoría, si bien algunos de ellos lastran y mucho la nota de la cinta. Aaron Johnson en un papel blockbustero con Elisabeth Olsen, Ken Watanabe, Bryan Cranston y Juliette Binoche son de lo mejor del reparto, extraño, como fuera de sitio y casi perfecto.

Es obvio que Gareth echa mano a todo el cine que ha hecho Spielberg y en especial a sus pelis de bichos (véanse Ets, dinosaurios, tiburones...) pero sin acabar de captar la esencia magnética que el odioso director Rey Midas sabe imprimar a sus obras y quedándose sólo con el tufillo a perfume. Al final Gareth opta por no seguir el rutinario y cansino camino americano de pelis de monstruos y sus montajes efectistas que disfrutamos y sufrimos a partes iguales, y se lleva su peli más a lo que el cine japonés ha hecho con sus monstruos.

Ahora bien, a la hora de analizar/criticar este Godzilla habría que hacerlo al menos desde tres puntos de vistas diferentes. Como espectáculo es soberbio, magnífico, un auténtico despliegue de energía con unas secuencias que sobrepasan la perfección técnica y encogen el corazón del espectador que encuentra en pantalla mucho más aún de lo que esperaba, algo que Emmerich ni siquiera rozaba con su peli, que a mí, personalmente, repito, me encanta, pero que está a un nivel descaradamente inferior. Este Godzilla es visualmente poderosísimo, rico, magnífico, aunque a los nipones les haya parecido que había que ponerlo a dieta. Pero como historia, argumento, narración, la película es francamente regulera siendo generoso. El guión, paupérrimo, y no logra siquiera servir de nexo conductor entre el magnífico prólogo y el espectacular final. No hay lógica en el comportamiento de unos personajes planos, hay demasiadas casualidades oportunas (ese huevo que eclosiona en quince años justo en el preciso día que nuestro prota aparece), un militarismo del todo incoherente y ofensivo, una sucesión de tópicos de refrito y relleno, y aunque eso es algo a lo que ya nos acostumbra cualquier blockbuster uno no puede sentirse un poco avergonzado y triste, porque con un poco de trabajo de guión la peli sería perfecta.

Si la cinta fuera un subproducto carente de pretensiones se aceptaría sin lugar a dudas, pero con el planteamiento de Edwards ese guión anémico, bulímico de emoción y soso que hace de sus protagonistas meros robots simplones (incluida mi Olsen, que como ya digo es cinegenia pura y dura, pero de la que no se aprovecha aquí ni el apellido) dejando claro que el único personaje de la cinta que actúa de forma coherente, incluso “humana” es el propio monstruo. Un monstruo que a diferencia del original, que era un dios, una amenaza resultado de los errores humanos aquí es un súper héroe propio de la Marvel casi. Y es que en la original de Ishirô Honda, ese científico arrepentido de sus obras, metaforizando Hiroshima y Nagasaki, es ahora un simple investigador, casi satisfecho de lo cabrón que puede llegar a ser su mascota.

Pero el film tiene tantísimas virtudes, desde esos créditos iniciales de diseño espectacular,los efectos visuales primorosos, unos efectos de sonido como nunca hemos oído, y una digitalización en los FX nada cantosa, en serio, acompañados de una banda sonora enérgica, magistral, de Desplat, que a pesar de acabar convirtiéndose en el más puro ejemplo del blockbuster, lo hace por la puerta grande, Grandiosa. Y es que nadie acude al cine a ver Godzilla esperando un drama de la Coixet, así que no creo que nadie pueda salir de la sala sin sentirse al menos, satisfecho por una puesta en escena del todo fascinante en la que el director, que si bien no atina a dirigir personajes ni a introducir la nota cómica que el género Z pedía a gritos, maneja el espacio y el tiempo, los puntos de vista y las imposibles perspectivas como muy pocos pueden hoy en día.

En definitiva la cinta de Edwards cumple sobradamente en cuanto a lo que uno espera, el entretenimiento y espectáculo, superando las anteriores versiones y adaptaciones sobradamente y a pesar de que su guión es interesante pero mal cocinado y rematado y desde luego no mereciendo ni una sola de las críticas negativas que está recibiendo últimamente.

Gareth Edwards está de sobra a la altura del mitoy a todas las espectativas generadas, y demuestra lo bien que sabe hacer cine el tipo, con diez dólares o con veinte millones, y aunque el tufillo pronaturalismo acaba siendo un lastre es muy digno que se nos recuerde con ese mensaje ecológico que la naturaleza es la que manda y que el día menos pensado nos vamos todos a tomar por saco.

Lo mejor: Su fabulosa atmósfera, en especial en Tokio, apabullante. El magnífico espectáculo a la altura del mastodonte, beatificado quizás en extremo. Escenas en las que uno no sabe si gritar de la emoción, aplaudir, llorar o todo a la vez. (La escena de las vías es para quedarse ojiplático un mes).

Lo peor: Su terrible guión, que acaba dejando un sabor de boca agridulce con la sensación de lo perfecta que podía haber sido y desgraciadamente no es.

Pido desde ya una versión española, con el oso de Madrid mutando con el madroño en gigante plantígrado que arrasa palacio real, congreso, senado y moncloa y se convierte en el primer presidente republicano mutado de la historia.

-Recomendabilísima por completo a cualquier fan ya no del icono japonés, sino del género y la sci fi.

-No recomendada a fans de la Coixet, a la Coixet y a mentes profundas que se deleitan viendo cómo gotea un lavabo.

Saludos de Totila, que definitivamente vuelve a mi cuarto. Lo siento por Alejo...


20 comentarios:

Anónimo dijo...

Exelente critica, yo como fan de "tolila" (asi le decia yo) pienso que esta critica es bastante completa, simpatica, larga y eso lo disfruto. nunca antes puse un comentario en esta gloriosa pagina a pesar de haber leido la mayoria de las criticas puesto a que no me gusta comentar. esta pelicula la senti como una verdadera pelicula clasica de godzilla.

Martín Colombo dijo...

Buenas!
Antes de seguir leyendo quiero decirte que has errado en algo: la bomba que fue para matar al monstruo fue en 1954, no borran la historia terrible que fue Iroshima. De hecho, el reloj de uno de los personajes está detenido justo en el momento en que esa bomba cayó.
Saludos!

Missterror dijo...

Damien, se nota que "Gochila", aka "totila", aka "tolila" te tiene fascinado desde hace muchos años, porque te has casacado una crítica tan grande como el monstruo japonés.

Yo era muy fan de Godzilla de niña, y recuerdo que pocas películas me hacían disfrutar tanto como lo hizo "King Kong contra Godzilla", supongo que por eso, esperaba mucho de la versión de Emerich, y me terminó decepcionando tremendamente. No sólo porque aquel no era MI Godzilla, sino porque ni el guión, ni los actores escogidos me parecieron acertados para nada.
Aún no he visto el Godzilla de Edwards, y la verdad es que cuando lo haga, lo haré con mucha precaución, porque espero el momento en el que se le rinda el homenaje que se merece y no sé si esta será la ocasión todavía.

Me quedo con lo que comentas de que es bombástica, que es imponente y que tiene escenas para el recuerdo, pero pese a no tragar el cine de la Coixet, igual algo de guión para cuadrarlo todo, no le venía mal, y por lo que comentas,ese es su talón de Aquiles...

Ni siquiera he querido ver el trailer, me lo dejo todo para el momento adecuado.

Volveré...

Saludos

Damien Thorn dijo...

Ante todo, perdón por el retraso.
Anónimo, muchísimas gracias por estrenarte comentando en esta crítica. A mí también me hizo sentir que estaba ante un verdadero "Godzill", o "Totila".
Un saludo y espero encontrarte de nuevo por aquí!

Damien Thorn dijo...

Martín, muchas gracias por avisarme de la errata. No me dí cuenta en absoluto!
Muchas gracias por visitarnos y por tu comentario. Un saludo!

Damien Thorn dijo...

Querida MissT,
es cierto que se podían haber currado un pelín más el guión, pero estoy seguro que como fan, la peli no te va a decepcionar en absoluto, y menos aún si no guardas en el cariño el recuerdo de la de Emmerich, inferior absolutamente, pero que me encanta igualmente.
Muchas gracias por tus palabras!!
Ya me contarás cuando la veas.
Un saludete!

Romasanta Macias dijo...

A mi este Godzilla me gustó en ciertos momentos. La música de DEsplat me pareció arrolladora, mientras que ciertas set pieces estaban realizadas con gran destreza al igual que una fotografía muy bine cuidada ( en especial la bajada de los militares desde el cielo creando unas líneas rojas en el nebuloso cielo...precioso), el prólogo me pareció de los más notable posible, aunque en su tramo media se me hizo un tanto pesada y hasta aburrida aunque cabe destacar que la escena del puente es totalmente briosa. De las pocas cosas que me gustaron fueron el diseño de las criaturas que se enfrentan a Godzilla y el dramatismo extremo del inicio del film. Pero a pesar de todo...el diseño de Godzilla es impresionante, me quedé anonadado en su primera aparición..INCREIBLE!!!

Damien Thorn dijo...

Se hace rogar 78 minutos, pero es desde luego ESPECTACULAR...
Llevas razón absolutamente, el inicio y el final son prácticamente perfectos, pero el tramo medio se hace un poco pestiño. Tiene imágenes absolutamente impresionantes... Con un poquito de guión la cosa sería perfecta. Porque los actores, pese a ser marionetas, son todos enormes, pero no se les saca ningún partido.
En fín, que como peli espectáculo va sobrada. Igual el director nos hace ese paradón para que nos levantemos a por palomitas, al baño, a llamar a telepizza... Si le hubiéramos hecho caso, le cascábamos el 10!
Saludetes, amigo, y muchísimas gracias por tu comentario!!!!!

El Rector dijo...

Pues creo que es la primera cosa entusiasta que leo sobre esta nueva andadura del lagarto de Jaén gigante. Vaya por delante que a mi la de Emmerich, me pareció un estupendo divertimento veraniego. Supongo que la versión de Gareth (que por lo que parece es bastante deudora de aquella Monsters), ha cosechado tan malas críticas por ser ese blockbuster atípico que comentas, Damien, en tu estupendo y cálido análisis (que se nota que eres rato fan del lagarto). La gente que paga por ver algo como Godzilla, lo hace para ver ese espectáculo de destrucción que es su último tramo y no para un prólogo de 80 minutos sin monstruo, mucho menos para prestarle atención a un guión. Yo que no soy muy amigo del cine catastrofista, albergo ahora una pequeña esperanza de que pueda gustarme esta nueva andadura mucho más de lo que esperaba.

Saludos.

Martín Colombo dijo...

De nada!
Muy buena página y crítica. Estoy de acuerdo en casi todo. Es una lástima que hayan querido encajar todo dentro de una familia, el guión quedó muy forzado (aunque igual no es peor que el de Guerra Mundial Z). Y lo del prota rescatando al niño me pareció un intento de decir "miren, es humano después de todo". Casi ridículo.

Damien Thorn dijo...

Martín, absolutamente de acuerdo. Es una pena que el guión no se haya hecho más ágil renunciando a esas naderías en pro del espectáculo, que desde luego la peli es, en su mayor parte!
Muchas gracias por tu opinión, que al fin y al cabo son las que nos interesan, las de nuestros lectores!
Un saludo y gracias de nuevo!

Damien Thorn dijo...

Hoy leía que la película se ha considerado un "fracaso" de taquilla... Estos americanos no saben lo que es un fracaso de taquilla, máxime cuando ya se está trabajando en el guión de una secuela...
La peli, se mire como se mire, es estupenda, y el referente actual más atinado a nuestro adorado bicho nipón por el momento...

Damien Thorn dijo...

Amigos cuervos y otras aves del nido, el director, tipo inteligente, se ha reservado un montaje propio, con 23 minutos extras (Diosssss....) que saldrá a la venta en la edición del coleccionista, es de suponer.
Ya circulan por la red algunos pequeños repor de los FX y make up de la peli.
Cuanto más lo pienso, más grande me parece la peli, sin duda...

Max Cady dijo...

Una vez visto este Godzilla, debo decir que si bien es cierto que es un blockbuster muy bien facturado y por momentos espectacular, en líneas generales me ha resultado una película tremendamente ambivalente, con momentos de una brillantez visual y acción devastadora deslumbrantes y otros de parón y cierto tedio (¡tarda en arrancar la función casi 55 minutos!) que hacen que la historia se mueva a impulsos y resulte falta de empatía y tensión. Han querido meter tantos elementos en el mismo libreto (drama familiar, cine de monstruos, cine bélico, aventuras, etc.) que el resultado final, aunque disfrutable, es un pastiche que no resulta todo lo redondo que cabría esperar, encontrándose muy lejos de otras producciones de este año como las soberbias Edge of Tomorrow o Guardianes de la Galaxia.

Saludos!!!!!!!!!!!

P.D. Por cierto, ¿no tiene nadie la sensación de haber asistido a una película que apenas muestra su mayor reclamo, el mastodóntico Godzilla?

Missterror dijo...

La vi anoche y Godzilla se convierte de nievo en el gran gigante que yo quería ver!!! Las escenas en las que aparecen Godzilla o cualquiera de los Mutos son grandiosas, hipnóticas y bien construidas, el problema llega con todo lo demás, es decir, casi todas la película, que a mi modo de ver, tiene un guión tan sumamente pobre que se convierte en un aburrimiento total.
Ninguno de los personajes aportan nada de nada, pienso en cada uno de ello y todos me parecen prescindibles... La película debía estar protagonizada dólo por Godzilla y los Mutos, porque los humanos...madre del amor hermoso!!! qué petardos de tíos y tías!!

Godzilla siempre ha sido el enemigo al que todos teníamos cariño y en esta versión de Edwards, queda claro que Godzilla no hace otra cosa sino restablecer un orden natural, que la verdad no entendí, pero que me pareció noble por su parte. Ahora, de ahí a ser el salvador de San Francisco y SPOILER que se vaya por donde vino si más...no me lo trago. Tenía que haber destruido más antes de volver al mar.
Otra cosa, el nivel de radiación nuclear al paso de los Mutos debía ser de traca, no??? Porque nadie parecía ni inmutarse...

En resumen, sensación agridulce con esta versión de Godzilla, aunque la prefiero a la de Emerich.

Saludos

El Rector dijo...

Con todas sus virtudes en el apartado visual, posiblemente uno de los espectáculos más grandiosos que se hayan visto en una pantalla... absoluta decepción. Porque lo de los FX ya era algo que se le presuponía, pero se había hablado mucho sobre el hecho de ser un blockbuster atípico, más centrado en el guión y tal... y al final, nada de nada. Una historia sin ningún tipo de gancho, unos personajes planos, tópicos y que no aportan absolutamente a la trama y un intento estéril de abarcar mucho más de lo abarcable en escasas dos horas, hacen del conjunto de Godzilla, una experiencia soporífera y anodina, pese, insisto, a la grandeza de las secuencias de lucha. Algo demasiado parecido a lo que ocurrió con la decepcionante Pacific Rim.

Saludos.

Damien Thorn dijo...

Max, absolutamente de acuerdo con tu opinión. Una peli que basa todo su fundamento en un personaje no debería dejar esa hora previa sin animalejo, amén de otros errores.
MissT, yo, a pesar de que es cierto que no roza siquiera la perfección, me quedo con esta antes que con la de Emerich, que dicho sea de paso, me encanta... Pero es que Godzilla es uno de mis mitos!!!!
Rector, es cierto que querían una especie de blockbuster de nouvelle vague, con argumento profundo y tal que no, no han logrado. Aún así, y mira que a mí los Mechas me flipan y todo lo que huela a del Toro me suele encantar, creo que Godzilla está muy, muy por encima de Pacific Rim.
Saludetes a todos y mil gracias!!!!!

TED BUNDY dijo...

Muy de acuerdo con lo comentas. Podría haber sido redonda y aún así es muy poderosa visualmente.

Yo también tenía un juguete de godzilla de niño. Era de plástico duro y color lila.

Me gustó más la peli anterior de este director, pero yo recomiendo ver esta nueva versión muy superior a la anterior de Emmerich. El monstruo estaba más inspirado en Jurassic Park.

Me uno a tu petición de una versión con el oso de Madrid y, además, con el lagarto de Barcelona luchando en San Sebastian.

El Rector dijo...

Un placer leerle por aquí en todo su esplendor, sr.Bundy.

Abrazos mil y pásese más por esta su casa, que nos tiene muy abandonados :)

Saludos.

Ted Bundy (Jesús Haro) dijo...

Por supuesto. Siempre os leo.

Muy bonito todo el blog. Sois unos fenómenos.

Un fort abraç.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.