sábado, 11 de octubre de 2014

Crítica: I Origins

"¿Qué pasaría si algo de componente espiritual refutase nuestras creencias más científicas?" 

Ciencia y espiritualidad van de la mano en la segunda película como director de Mike Cahill, (ganador del premio Alfred P. Sloan en Sundance, que ya se llevó también en 2011), como en esas conversaciones cansinas y borracherescas de todas las navidades con alguno de tus cuñados. Dos de los temas que más nos diferencian en la historia humana son los auténticos y no acreditados protagonistas de ésta, la segunda película de Cahill, que nos hace plantearnos un poco unas afirmaciones audaces, más que bien buscadas: el conocimiento y la propia fé. 

En 2011, Mike Cahill se estrenó en esto del largometraje con “Another Earth”, estrenada en el Festival de Cine de Sundance con críticas de lo más variopintas, perfilándose como uno de los directores independientes norteamericanos más prometedores que trabajan hoy día. 

Tres años después de su debut, “I Origins”, ambiciosa y totalmente entretenida cinta, pasa por ser un estudio cinematográfico absolutamente personal, valiente y arriesgado que cuestiona si la ciencia o la espiritualidad son las verdaderas maneras de demostrar la existencia y el origen de los seres humanos. Una verdadera montaña rusa de emociones y sentimientos que sin ser prefecta bien podría ser de lo mejor de este año en Sitges. 

En Orígenes el director obliga al público a hacer uso de su reflexión e inteligencia para sumergirse en las profundidades de la rocambolesca trama. 

Cahill es fiel a un reparto que ya le funcionó a las mil maravillas. Vuelve a trabajar con nuestra querida indie medio zumbada Brit Marling como Karen, una científica de lo más sofisticado que trabaja fielmente junto a Ian Gray (el siempre impresionante e intachable Michael Pitt), un estudiante de biología molecular especializado en la evolución del ojo humano, que se pasa la vida tratando de refutar a Dios y la idea del diseño del ser humano por un ser inteligente superior. Juntos, mediante el escaneo del iris y diversos sofisticados avances tecnológicos de estudio científico, se obsesionan con la intención de refutar la existencia de un ser espiritual superior a la raza humana cuando descubren sobre una valla publicitaria y en los ojos de una bella mujer llamada Sofi (Astrid Bergès-Frisbey) cuyo iris es multicolor, y que Ian conoce en una fiesta de disfraces, y los intrincados detalles de sus ojos son todo lo que necesita para enamorarse de ella. 

Hacen el amor fugazmente en un baño y ella se marcha sin decirle su nombre ni si quiera enseñar su rostro. Pero Ian, que rarito es un rato, no lo necesita, su acento, su cultura, ajenos a los de ella, funcionan como catalizador de su relación romántica, que se convierte en el primer acto de la cinta llegando a poder desesperar a más de uno. 

A mí, desde luego, y en vista del nueve y medio que le casco, me convence ese potente discurso sci-fi metafísico, más que el apartado romántico, que también. 

Se hace evidente a lo largo de la cinta que Ian tiene una visión bastante escéptica de la espiritualidad. Cahill, que huye de las etiquetas en sus protagonistas y se aleja de la religión siempre que le es posible, nos ofrece argumentos bastante bien pensados en ambos sentidos. 

En cuanto Ian encuentra a Sofi, ambos se enamoran de inmediato. Pero no confundamos esto con un relato a lo Corín Tellado, porque a través de una secuencia apabullante, una tragedia sobrevenida, la película da un giro inesperado en forma de salto doble con pirueta lateral. 

Entonces Ian comienza una nueva etapa en su vida donde, rememorando al primer Dr. Frankenstein, juega a ser Dios mediante el uso de la ciencia, junto con su fiel compañera de laboratorio, su personal Igor, Karen, cuestionándose sus propias creencias desde el mismo núcleo. A través de este momento, I Origins se convierte en una fábula en busca de respuesta a las dudas de Ian, que sin embargo nunca nos llegan a ser reveladas. Cuando la relación con Sofi termina de forma inesperada, la película nos sitúa siete años delante. El Dr. Ian Gray y Karen son ahora profesores titulares, están casadoa y tienen un hijo recién nacido. Su reputación ha crecido y ha escrito un best-seller llamado “El Ojo”. Escanean los ojos del bebé como parte de un sistema de identificación biométrica sólo para descubrir que dicha exploración coincide con el de una persona recientemente fallecida. Tratando de dar sentido a este rompecabezas, Ian viaja primero a Idaho y luego a las abarrotadas calles de Nueva Delhi, India, donde se encuentra con Priya (Archie Panjabi), que le pone en contacto con Salomina (Kashish), una niña de ocho años cuyos ojos son idénticos en color y la forma de Sofi de, un descubrimiento que desafía a su sistema de creencias. Así, Ian, que se había convertido en un hombre de familia aparentemente normal, pionero en su investigación, vuelve a enfrentarse a lo desconocido.

La película ofrece muchas preguntas, la mayoría de las cuales, desgraciadamente se nos quedan sin respuesta, con lo que fácilmente puede cautivar al espectador, especialmente si no es muy dado a pensar, porque por desgracia también, incide en errores ya no científicos sino cinematográficos, y nos mete a saco una serie de inconcebibles coincidencias, rollos numerológicos como el del 11, que le restan cualquier atisbo de autenticidad a gran parte de lo que sucede en el guión ( Ian encuentra, por ejemplo, esa coincidencia de los ojos únicos de Sofi en la India, casi sin buscar). Fallos que a mí me molestan lo mismo que un nublado, vamos, nada. 

Y es aquí donde se explora el componente metafísico, la intersección de la ciencia espiritual. La ciencia de la biometría es relativamente nueva, por lo que no existirá una amplia base de datos biométricos de ojos. Entonces, donde supuestamente, sólo puede haber una firma por persona, al igual que las huellas dactilares, ¿qué significaría el encontrar duplicados?, y más aún, ¿Qué podría significar si un duplicado se encuentra en los ojos de una persona fallecida?, ¿también tendrá una memoria profunda, inconsciente, de las cosas que sucedieron en la vida de la persona fallecida?. Iker Jiménez lo fliparía... 

Y es que si esto no es apasionante, apaga y vámonos...

Entonces Ian trata de encontrar la conexión entre las vidas pasadas de las personas y los recuerdos, que está convencido que se conservan a través de diversos patrones de iris. 

La película entonces, en su tramo final, vuelve a cobrar impulso y llega a un emocionante, sorprendente y profundo final, que hace que bien merezca la pena todo lo anterior. 

Desde su estreno en Sundance este año, I Origins, una voz audaz del futuro de magníficas películas independientes, se ha convertido en una peli indie más que comentada y debatida y en buena medida, se convierte en una de las más potentes reflexiones sobre la espiritualidad y la ciencia, eso sí, sin tener que responder demasiadas cuestiones y dejando al espectador que tome sus propias decisiones, pudiendo quedarnos como suele suceder en la zona gris de la duda. 

Eso sí, la película ofrece una plataforma para la intensa conversación y análisis tras los créditos finales. 

Quizás el mayor defecto de I Origins sea su previsibilidad, ya que deja muy, muy poco del desarrollo de la trama a la imaginación del espectador.

La peli acarreó desde su estreno numerosas críticas negativas, seguramente de críticos de marcada mentalidad científica, ofendidos por la premisa la cinta, pero fuera de estos debates, que si bien son estúpidos, son necesarios e inevitables, la película es una auténtica gozada, una fuerte y vigorosa aventura, reflexiva y concienzuda que equilibra lo intelectual y lo sentimental-espiritual en un relato perfectamente contado, que alejado de la religión (su mayor logro) afronta temas tán profundos como el Amor omnipresente, el conocimiento más allá de lo conocido y demás. En mi humilde opinión, se puede tener absoluta certeza, fé y confianza en la ciencia, pero siempre, por remoto que sea, habrá algo que quede fuera de la existencia y el puro conocimiento y por ende, no tendrá explicación en el mundo puramente racional. 

I Origins no es un tratado filosófico, es “sólo” una película sobre el desarrollo del carácter y cómo las relaciones personales pueden afectar la forma en que mantenemos nuestra propia experiencia de vida. Se pregunta no sólo si la fe puede coexistir con la ciencia, sino si, en esta era dominada por completo por la ciencia, el encantamiento, la magia, lo no científico se puede restaurar y tiene sitio en nuestras vidas. Ni que decir tiene que el director responde con un sí rotundo. 

Lo mejor: Su planteamiento nada pedante. El debate místico-científico, fabuloso. El reparto, en especial su protagonista, perfecto. Radiohead. La música de Will Bates y Phil Mossman y la espléndida fotografía de Markus Förderer. 

Lo peor: Algunas incongruencias, más que salvables. El flashback de media hora. Las casualidades constantes que restan credibilidad (si bien hay que tomarlo más como una fábula). Hay momentos en los que los debates tiemblan, Ian, prociencia, de repente cree en numerología, Karen, científica también, de repente cree en la reencarnación. Los personajes femeninos tienen pocas dimensiones frente al protagonista, maravilloso.


16 comentarios:

Anónimo dijo...

aaaaaaaaaaaaah°° amo a Brit Marling!! la quiero ver!! another earth me parecio fabulosa!!

May Dove dijo...

Mira, esta película la quiero ver con tanta fuerza que podría levantar el Empire State Building con un brazo.
Yo creo que los dos actores principales son amor incondicional y estoy segura de que lo hacen bien, muy bien, súper bien, otro plano astral.
Damien, suertudo! QUIERO VERLA! Excepcional crítica, 9,5 es otro nivel!

Damien Thorn dijo...

Anónimo, Brit Marling está soberbia, eso sí, en un papel radicalmente distinto, pero con ese halo misterioso tan personal... A mí también me encanta!
May, sé de sobra que si a alguien del nido le va a gustar es a tí.
Y ahora sí que tendrá distribución en España, así que ya me contarás!!!
Saludos y gracias a los dos!!

May Dove dijo...

Oeoeoeoeoeoeoe
I Origins va a ser amor <3

Damien Thorn dijo...

May, va a ser amor del bueno!!!!
Jjjjj

Blass López dijo...

Yo me he enamorado mucho de la cancioncita del trailer. Y por lógica, espero con ansias esta película, ya que he oído que hablan muy bien de ella. Gracias por la tan buena crítica.

Missterror dijo...

Por fin he visto la película ganadora del Festival de Sitges 2014! No puedo decir que me haya decepcionado porque la vi con mucha prudencia, pero una vez más sigo sin entender el criterio del jurado del festival a la hora de escoger la mejor película. Cuando terminó "Orígenes" me quedé con los ojos como platos...¿Cómo puede ser que haya ganado esta película con la de películones que se han proyectado este año? A ver, "Orígenes" no me parece una mala película, y puede ganar en Sundance, pero compitiendo con joyas como "It Follows", "Alleluia", "The Babadook" o la misma "Tusk", yo no entiendo nada, ¿cuándo va a ganar el festival una película de terror? Este año lo tenían más claro que nunca con una película como "It Follows", que es un moderno clásico y que por fin trae el terror que nos fascina a todos...
Aparte de esto, "Origenes" me ha parecido una película que resuelve correctamente todas las preguntas que plantea, pero como dices es muy predecible, aunque pese a esto sigue manteniendo el interés. El problema es que es bastante cansina y los personajes me parecen odiosos de principio a fin. A mi es que tanta intensidad en absolutamente todos los personajes me estomaga un poco. Ninguno tiene conversaciones triviales, todas son de un intelectualismo que se me antoja artificial hasta la médula.
La primera hora de película es un ladrillo importante, luego te rindes ante la película, ya entiendes que el juego es el que es, y aun así te interesa, por lo que no me parece una mala película ni mucho menos, pero tampoco me parece una película notable. Para mi es un experimento más.

Michael Pitt excelente, y la escena final con Radiohead de fondo, para ponerle a uno la piel de gallina.

Saludos

El Rector dijo...

Bueno... analizando un poco la trayectoria del festival en los últimos años, estaba bastante claro por donde iban a ir los tiros de esta "Orígenes", es decir, hacia el pseudo-género de corte más gafapasta.

Yo concuerdo mucho con lo expresado por Missterror. No me parece una mala película y pese a su marcado carácter dramático y lo previsible del guión a partir de determinado punto, me parece una película que invita a dejarse llevar hasta su desenlace sin demasiado esfuerzo por parte del espectador. Buena banda sonora, buenas interpretaciones y estupenda fotografía. Ahora, ¿Para ganar en una edición como la de este año plagada de peliculones? Pues una broma de mal gusto.

Saludos.

Jesús Haro dijo...

Totalmente de acuerdo con lo que dices Missterror y con lo del pseudo-genero de corte más gafapasta lo clavas Rector.

Tras ver el trailer en varias ocasiones me decanté por no verla, pero luego me dejé llevar por la proyección que hace unas semanas hizo el Cineclub de Sitges y Orígenes me decepcionó de principio a fin.

Tiene su encanto en algunas escenas, sobretodo en la ternura de la pareja. Sin embargo, es demasiada predecible, con diálogos seudo-intelectuales aburridos, dramatismo simplón y un desenlace excesivamente inverosímil.

The babadook era una de la grandes candidatas a llevarse el gran premio, pero se olvidan una vez mas de que son un festival de cine fantástico para proclamar de forma cansina el gafapastismo del festival internacional de cine de Catalunya.

Con todo esto, a mi acompañante le gustó y disfruté de la sesión solo por ese hecho.

Buena crítica y buen fin de año.

Anónimo dijo...

Tiene una trama demasiado predecible, con buenos actores que reflejan circunstancias idealizadas e inverosímiles sobre conceptos espirituales, metafisicos y pseudocientificos pero que a su vez están presentes en la mayoría de las personas, toda persona que tuvo al menos una relacion, lo retroalimento con cuestiones trascendetales que carecen de fundamento, sabiendo que el amor es una reaccion quimica del cerebro con fines sexuales y procreativos.. por decir un ejemplo almas gemelas...
Es una pelicula que refleja en parte algo del pensamiento cultural o mejor dicho moda indie/hipster que esta presente en gran parte de las personas de hoy en dia. Desde ya, no es una perdida de tiempo verla, le falto dramatismo y no produce lo que el argumento pretende pero es una pelicula entretenida.

Zarathustra.

Anónimo dijo...

maravillosa pelicula, cierra por todos lados, brit marling se destaca sobre todos los demas...

Damien Thorn dijo...

Chicos, en serio, no todos los años se va a premiar lo mismo!
I Origins me sigue pareciendo de lo mejorcito del festival y desde que la ví estuvo entre mis candidatas al premio.
Sabéis que me perdí It follows, pero este año he visto prácticamente el 90% del festi y esta peli, me encanta. Como el último Anónimo, no puedo más que quitarme el sombrero por Brit Marling de nuevo.
Babadook era mi candidata perfecta y se fue bastante premiada, y Goodnight mommy era otra de mis favoritas, aunque más desagradable y menos perfecta.
I Origins es una historia diferente, en la que las casualidades juegan los papeles que tienen que jugar, poderosa visualmente, y con un aire de vencedora inevitable...
Muchas gracias por vuestros comentarios, chicos!!!!

Missterror dijo...

Damien, el tema es que precisamente llevamos años en los que gana siempre lo mismo, el mismo tipo de película intensa de corte intelectual... y el terror queda aparte. Yo ya tengo muchas ganas de ver un título de terror alzarse con el premio, porque desde la campanada de "Red State", fíjate en el tipo de películas que han ganado...

SeaSweetAngel dijo...

A mi me ha encantado, y si se tiene bien merecido el premio. En estos tiempos en que las personas carecen cada día mas de espiritualidad, en una sociedad avocada a narcisismo. esta película arroja un rayo de luz así sea momentáneo a aquellos que como yo se come la cabeza de vez en cuando sintiendo angustia y escalofríos al pensar que si existe la resurrección equivale a perder todos los recuerdos? y si no es así, no es acaso macabro que seamos la única especie en el planeta conscientes de nuestra propia vida y tener la certidumbre de nuestra vulnerable existencia?

Anónimo dijo...

de que muere sofi?

Anónimo dijo...

De amor.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.