jueves, 29 de enero de 2015

Crítica: Tiburón

A través de la historia moderna del cine, nosotros como personas, habremos visto bastantes películas que nos aterren, que nos traigan esperanza, risa, amor y otras emociones varias. La película Tiburón, dirigida por Steven Spielberg, me provoca todo lo anterior en un cocktail mortal. Tiene un guion espectacular y a pesar de tener unos efectos especiales sencillos (tampoco hay que olvidar que hablamos de 1975), su tarea de edición salva la papeleta con creces. De hecho, más adelante; el propio Spielberg diría en una entrevista que si no hubiera sido por Verna Fields, que editó la película con una maestría excepcional, las escenas eran un despropósito tras otro. El tiburón se veía de cartón piedra cada vez que salía en pantalla pero Verna subo cortar y pegar como pocos. Palabra de Steven.

A pesar de todo, no son las interpretaciones o la organización de las escenas lo que la convierten en una de mis películas favoritas, si no, la primera de mi lista. La película navega, nunca mejor dicho, alrededor de tres personajes, un jefe de policía, un marinero y un científico a la caza de un gran blanco. Al principio de la cinta, dos personas inocentes son asesinadas y Brody, nuestro jefe de policía, sospecha que un tiburón está detrás de los ataques. El alcalde de Amity Island escucha las sospechas de la imaginación de Brody, pero no quiere perder el turismo de las vacaciones de verano y fuerza a Brody a cesar las investigaciones de los incidentes. Brody, sin embargo; llama a un científico, Hooper; quien identifica los ataques como los de un tiburón. Hooper, Brody y un marinero zarparán al océano ondeante y masivo en busca de este gran tiburón blanco que ha acabado violentamente con la vida de los bañistas y que posiblemente, atacará de nuevo. Durante el viaje, el escualo se enfurecerá tras los diversos intentos de acabar con él. Y no hace falta explicar más porque todo el mundo la ha visto y el que no, ha oído hablar de ella lo suficiente para saber lo que ocurre en ella. 

En 1975, Steven Spielberg, impactó enormemente a la audiencia persiguiendo la realidad en un aspecto nuevo nunca visto antes. Una de las frases que describían Tiburón, “¿Te gusta el pescado? Bueno, a él también le gustas tú…” atemorizaba a los espectadores y les forzaba a removerse en sus asientos. Este clásico tiene todo lo que cualquier película necesita para atraer a alguien; una trama original en su momento y una música y unos visuales necesarios para las escenas apropiadas. Sin embargo, el director utilizó gran parte de su energía en matar al (pobre) tiburón en vez de añadir confrontaciones entre el escualo y los bañistas para ganar fans del género más ‘gore’. (Nótese las comillas). Su principal objetivo era provocar el terror hacia el mar y quería que los espectadores reaccionaran de esa manera, que fue exactamente lo que ocurrió tras el visionado de la misma. A mi modo de ver, el tiburón tiene poco que ver con la razón por la que la gente le cogió miedo al agua; eran los ataques que el tiburón ejercía los que contribuyeron al terror. De alguna manera, lo que no enseñó aterrorizaba más que lo que se veía. 

A pesar de que los tiempos han cambiado, Tiburón seguiría manteniendo su No recomendada para menores, gracias a sus escenas gráficas, el uso de drogas y la desnudez evidente. El suspense, el terror y su más que afortunada resolución, hicieron que los espectadores le dieran un 10/10. 

A pesar de que Tiburón todavía petrifica a los nuevos espectadores, hay muchas cosas a destacar que nos muestran que la cinta es más entretenida que terrorífica. Las escenas, a veces algo desorganizadas, la iluminación de los decorados, alguna interpretación algo pobre y unos efectos especiales que se han quedado obsoletos son algunos pequeños fallos que el clásico presenta. Algunas escenas se vuelven un poco largas y otras pecan de cortas (más muertes por tiburón, por favor…). La escena inicial en la que una joven disfruta su juventud mientras nada en el mar para ser atacada sin tregua está un poco mal iluminada y los espectadores de su momento tuvieron problemas para entender que estaba pasando. Aunque para ser 1975, dejó boquiabiertos a la mayoría de los videntes. Algo que me desconcierta es la labor de interpretación de algunos personajes secundarios: la madre que ha perdido a su hijo en la orilla del mar. Una interpretación tan horrible, en la que a pesar de estar muriendo de dolor por la pérdida, no se le ve una sola lágrima en los ojos. Para ser Steven Spielberg, podría haber elegido mejor a sus secundarios. En otra entrevista, Steven soltaría una de las peores cosas que un director pueda decir nunca. Confesó que la única película que se arrepentía de haber hecho en su carrera era ésta. Por muchos motivos pero no quiso aclarar ninguno. 

Me viene a la mente una frase de Martin Scorsese: “Si termino una película recordando el argumento, es que es una película mala. Si termino una película recordando los momentos, entonces fue un éxito”. Me recuerda lo que le pasa a mucha gente, que le gusta Tiburón pero encuentra muchos fallos en la realización de la cinta. Para mí, Tiburón es una película legendaria que encontró muchos obstáculos para convertirse en una obra maestra. La película está bien escrita y bien dirigida de principio a fin. Los efectos especiales eran nuevos y espectaculares para 1975 pero se quedan cortitos para un visionado ahora. Sin embargo, siempre será un clásico y continuará maravillando a la gente sobre lo que se esconde en la oscuridad de las aguas saladas.


9 comentarios:

Missterror dijo...

Para mi "Tiburón" es un 10, porque no hay película que no tenga algún fallo, aunque sea nimio, y como comentas algo de eso hay en "Tiburón", pero es el clásico que conjuga a la prefección el significado del terror, porque lo bueno, lo excepcional es atemporal, y porque en lo desconocido es donde siempre estamos en desventaja. Eso ocurre porque nuestra mente es tramposa, y es más desconocida que lo desconocido y nos empuja a pensar en realidades mucho mas crueles y despiadadas que las que realmente son, que las lógicas.

Que Steven Spielberg consiguiera que la humanidad al completo viera una sombra en el mar y que se acojonara, al misms tiempo que le venía una mítica sintonía a la cabeza, sólo es posible si eres un genio y si has tenido la gran suerte y destreza de dar forma a uno de los clásicos entre los clásicos.

"Tiburón" representa mi infancia, mi adolescencia, mi juventud y mi treintena, porque la vea cuando la vea, la admiro con la fuerza de los mares.

Por inconsciencia, no soy de las personas que le tienen un respeto máximo al mar y lo que en él habita, pero entiendo perfectamente que los tiburones sean la fobia de la mayoría de las personas, aunque nunca vayan a ver uno en su vida. Que le den las gracias a Spielberg.

Saludos

El Rector dijo...

Para mi es imposible encontrarle "peros" a títulos tan emblemáticos como "Tiburón" o demás compañeras de quinta. En el caso concreto de la película de Spielberg, no solo es un clásico del terror y un ejercicio tan perfecto de suspense, que dudo mucho que a posteriori, haya conseguido superarse (lo más parecido en cuanto a calidad fuera de la saga, sería sin duda "Orca" de Michael Anderson, rodada un par de años después y protagonizada por el gran Richard Harris), sino que es la piedra angular a partir de la cual se ha construido todo el cine de monstruos venidero. Vamos, el paciente cero. Y ninguna otra película de monstruos, ha conseguido siquiera acercarse a las cotas de suspense e incomodidad de esta obra atemporal.

De todas formas, reconoceré que no es ésta, mi película favorita de la saga... pero eso me lo guardo para futuras ocasiones ;)

Una lástima que en la actualidad del Spielberg visionario de antaño, no quede más que un eco lejano, muy lejano.

Gracias a la srta.TWG, por traernos a la memoria estos pequeños pedacitos de nostalgia cinéfila.

Saludos.

Damien Thorn dijo...

Como MissT y Rec, no puedo por menos que felicitarte por tu buenísimo gusto a la hora de traernos estas obras maestras de nuevo. Perfecta tu crítica, casi perfecta película, sobre todo si dimensionalizamos y tenemos en cuenta el momento en que se crea.
Como Rec, me lamento de que aquel visionario apocadillo genial por completo sea hoy lo que es.
Bravo, May!
Un saludete y mil gracias!

Por el Amor Del Art-E dijo...

Me encanta leer vuestras críticas, en mi opinión, sois la web referente para leer sobre películas de terror, y gracias a vosotros ya he visto algunas muy buenas.

Gracias por vuestra labor, ¡y a seguir trabajando duro!

El Rector dijo...

Por el amor del art-e, muchísimas gracias, me alegra que disfrutes de la web y sobretodo, que hayas podido disfrutar de buen cine de género a razón de leernos.

Es un gustazo para nosotros escribir sobre lo que nos gusta y si además, leemos comentarios como el tuyo, ya ni te cuento.

Saludos.

May Dove dijo...

Ohhhh, qué ilusión leer que a todos os gusta tanto como a mi Tiburón. Me encanta de principio a fin. Es junto a Jurassic Park la película que siempre veo cuando estoy sola en casa o malita. Me anima mucho! Sobretodo cuando se comen a gente, por lo que fuera, ya sabéis que soy así.
A mi también me cuesta encontrarle fallos pero hay que decirlas cuando las hay. Y el cartón piedra era el cartón piedra. Eso sí, la vi cuando era pequeña con mi hermano que es 4 años menor que yo y cuando se bañaba en la bañera, tenía que sentarme a su lado y darle mano porque se pensaba que del agujerito podría salirle un tiburón. Angelito mío... también cuando hacía pipi o caca me tenía que sentar en el suelo y leerle un cuento porque se creía que el tiburón le saldría del retrete. Hermanas mayores, somos ángeles del cielo :)

Chanpoo dijo...

Pues con 12 años yo creo que es la película que más ha visto mi hijo. Es su peli favorita, así es que veis que aún está bien vigente. El año pasado hasta le compré una camiseta con la carátula, y casi no se la quitaba, jejejejeje...

May Dove dijo...

me encanta que digas esto, chanpoo

Malos Modos dijo...

Después de tantos años me sigue encantando, con sus defectos y virtudes que son muchas, es y será un clásico atemporal del spielberg más inspirado...

Publicar un comentario en la entrada

Comparte tu opinión con nosotros y si te da problemas el formulario, insístele un poco, suele ser bastante cabronazo cuando quiere (y quiere muchas veces, por ello, ten la precaución de copiar tu comentario antes de publicar, por si las moscas y vuelve a repetir la operación).