miércoles, 29 de julio de 2015

Crítica: The Ganzfeld Haunting

A veces las leyes de la genética son unas cabronas... El bromista de Mendel nos daba un conjunto de reglas básicas sobre la transmisión por herencia de las características de los organismos padres a sus hijos que hoy constituyen el fundamento de la genética. Uno, puesto a pensar, diría: Bruce Willis, un caramelito en Luz de Luna, vale, con tendencia a una sexy alopecia, pero un buenorro al fín y al cabo y Demi Moore, la eterna sosa mona, que ahora va de trufajovencitos, engendran una moza... Mmmm... Debería ser una tía buena a todas luces...”, y va y les sale Rumer Willis, que sí, Mendel, tiene un cuerpo caballuno y una cara como la de Mr. Potato con lo peor de cada progenitor... Una putada....

El experimento de Ganzfeld es un patético, aburrido y ridículo thriller sobrenatural del director Michael Oblowitz (The Breed), con guión propio y de Theodore E. Gildred III y Caroline Riley. que supone el enésimo intento de la hijita caballuna de Bruce y Demi, por triunfar en una peli de pretendido terror adolescente. Junto a la susodicha, feuna y sobreactuadísima “actriz” (que aquí se ha hecho una lipoescultura que ni la de la Campa y está de infarto si no la miras de cerca) la cinta está protagonizada por Ryan Donowho (Altitude), Billy Zane y Dominic Purcell. 

La peli nos muestra a cuatro estudiantes de psicología-súper creíbles todos- que se proponen realizar un trabajo de fín de semestre para sacar notaza y experimentan la percepción extrasensorial. Por si la peli no tenía un buen tirón, el dire nos mete infinitas escenas en las que los niñatos se ponen ciegos de drogas duras y sexo a pelo, muy psicológico para después colarnos el rollo sobrenatural, mucho menos interesante. 

Es entonces, cuando un asesino despiadado y sangriento acecha a este cuarteto y cualquier medio fan del terror se huele la tostada matutina y sabe de sobra cómo termina esto. 

La fecha de lanzamiento para la peli aún no ha sido confirmada, pero ojo, en España, ya tiene distribuidora... Manda cojones.... 

El Experimento Ganzfeld (del alemán «campo homogeneizado»), consiste en el uso de una técnica empleada en el campo de la parapsicología para probar la percepción extrasensorial. Se utiliza una estimulación sensorial parcial para producir un efecto similar al aislamiento sensorial, que genera impresiones en el interior del individuo. 

En la década de 1930, Wolfang Metzger elaboró esta técnica como parte de su investigación en la Teoría Gestáltica. 

En un experimento ganzfeld habitual, el receptor permanece en una habitación, relajado y sentado en una silla reclinable. Se le coloca sobre cada ojo media pelota de ping-pong y unos auriculares por los que se emite una especie de ruido blanco. El receptor está en un leve estado de aislamiento sensorial durante media hora. En este tiempo, el emisor observa estímulos elegidos al azar e intenta enviar dicha información mentalmente al receptor. Por otra parte, el receptor habla en voz alta durante estos treinta minutos, describiendo lo que es capaz de ver. El investigador lo graba en una cinta o lo transcribe en papel, y dicha grabación o transcripción se utiliza para ayudar al receptor durante el criterio de decisión. En el procedimiento de decisión se saca al receptor del estado ganzfled y se le ofrece una serie de posibles estímulos, de los que debe decidir cuál es más parecido a las imágenes que ha presenciado. 

A día de hoy es un experimento descartado de cualquier terapia o prueba parapsicológica por constituir un fraude clarísimo basado en el fallo-acierto y en el que el acierto se cuantifica más que el error. En la peli las cosas son un poco más raras y “paranormales”... 

Bueno, volvamos a lo que ha sido considerado un “sexy thriller paranormal”. 

Como decíamos, los cuatro estudiantes, se ponen tibios de coca, vinorro y sexo drogados, con lo cual sus percepciones serían bastante tontas, pero lejos de eso, empiezan a experimentar visiones de una niña (hermana de la prota), muerta hace años, tachán tachán, por el padre de uno de los cuatro. Argumento incoherente, efectos especiales absurdos, interpretaciones de todo el reparto, compuesto por la consabida Rumer Willis ( Sorority Row) , Toby Hemingway ( Cisne Negro ) , Taylor Cole ("The Violent Kind") y Ryan Donowho ( Cabin Fever : Patient Zero ) estrellas junto a actores veteranos Holt McCallany ( Fight Club ) y Dominic Purcell ( "Prison Break " ) propias de chimpancés del circo Royal y un final precipitado y confuso, hacen de ésta, uno de los truños post navideños que uno se traga como el turrón abandonado estratégicamente por toda la casa a ver si pica alguien. 

Y picarán, se lo aseguro, porque el tráiler está bien montado y parece ofrecer mucho más de lo que es. 

Lo mejor: El cuerpazo de la Willis, por fín. Las escenas leves calienta heteros y poco más. 

Lo peor: El director no sabía qué contarnos, así que nos coló todo el zorrunrío previo para ir calentando motores y que el espectador al menos viera carne de primera, si bien las actuaciones son de tercera, de teatrillo barato. El argumento es infumable y se hace eterno. El director quiere ir de modernillo y se queda como muy, muy cateto. 

Recomendable a fans de la Willis y su precioso culazo.


2 comentarios:

Marcos ESTÉBANEZ VALLINA dijo...

Comparto totalmente tu opinión sobre la peli, pero aún mas lo del "macabro" resultado de la mezcla genética entre Willis y Moore!

damien thorn dijo...

Las peras y las manzanas, que decía la paletabotella, Marcos, que al final va a ser que no era tan leyenda urbana....
La peli es mala, sí, muuuuy mala!!!
Un saludaco!

Publicar un comentario en la entrada

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.