jueves, 9 de julio de 2015

Crítica: World War Dead: The Rise of the Fallen

- Podríamos hacer una película de terror de estas baratitas, digo yo… 
- Pues sí, de estas con cámara al hombro… ¿cómo se llaman…? 
- Found footage… Eso. Son malas de narices, pero cubrimos la cuota de género y si alguien dice algo, nos escudamos en que están de moda. 
- Y ya que hablas de moda… podríamos hacerla de zombies que es lo que se lleva. 
- ¡Cojonudo! Matamos dos pájaros de un tiro. ¡Qué grande eres! Justificas tu sueldo. 
- ¿Y qué os parece si lo hacemos con…¡tachan! ¡N-A-Z-I-S Z-O-M-B-I-E-S! 
- Eso está ya muy visto, hombre… 
- Mmmmm… espera, espera… y si en vez de nazis… ¿¡nos remontamos a la Primera Guerra Mundial?! 
- ¡Perfecto! ¡Más original no puede ser! ¿No te decía yo que eres un genio?

Esta es la conversación que me imagino mantuvieron los ejecutivos de la “Anchor Bay” -productora/distribuidora relativamente conocida e importante pero que a vista de estos resultados poco a poco va perdiendo su reputación- antes de confeccionar esta película. Alguno dirá que igual el film lo pusieron en marcha sus responsables más a pie de calle como su pareja de realizadores, pero me parecería tal desfachatez que no me cabe en la cabeza. 

Y es que además he querido comenzar esta reseña con este teatrillo porque si tuviese que ponerme a reseñar la película “a pelo” acababa en dos líneas. Por un lado porque el film es lo que es sin más: un “found footage” con zombies de la Primera Guerra Mundial, y por otro porque peor no podría ser (o sí, pero dentro de lo malo, mejor dejarlo así). 

“World War Dead: Rise of the Fallen” utiliza como excusa para encuadrarse en el formato “found footage” el rodaje de un documental sobre la Primera Guerra Mundial. Esto podría hacer que el mismo se encuadrase ya en el subgrupo del subgrupo del subgrupo etc. de los “Mockumentaries”, pero aquí ni hay entrevistas ni la intercesión de otros metrajes o documentos. Es más, no puedo considerarlo así cuando una vez comienzan las ‘correrías’ se acaba el espíritu documental. 

En todo caso, el pretexto del documental no solo sirve para justificar unos medios precarios, una mala puesta en escena y una nula ambición sino para, por una vez y sin que sirva de precedente, que no nos burramos. Sí, BURRAMOS, es decir, muramos del aburrimiento. Me explico. 

Mira que siempre estoy echándoles en cara a estos mequetrefes de tres al cuarto que se creen Spielberg cuando ruedan un “foud footage”, que nos hagan esperar un buen rato para que empiece la acción. Pues bien, aquí a pesar de que tendrán que pasar más de treinta minutos para ver a los primeros zombies, no nos aburriremos en exceso ya que los protagonistas se dedican a contarnos parte de lo que pasó en la contienda militar conociendo algunos de sus lugares más destacados. Lo sé, no estoy siendo objetivo ya que al que acuda a la película buscando únicamente zombies esto le resultará aburrido, un rollo, pero el que tenga más inquietudes pues igual, como a mí, le vale. Elementos de género en esos minutos solo tendremos dos, un espejismo y un esqueleto que encuentran en una ciénaga, pero poca cosa. 

Luego, cuando comiencen a salir zombies, la cosa empeorará todavía si cabe más. Dejando de lado que todo se resume a correrías por trincheras con poco argumento más que huir de los muertos vivientes, todo resulta tan oscuro y sencillamente mal rodado que no podremos ni siquiera apreciar si el maquillaje de los zombies es bueno. Que no se pueda ya nos está indicando sibilinamente que no, pero si encima algunos de ellos llevan máscaras de gas… ya es la confirmación. 

Luego hay situaciones como el broche encontrado en el esqueleto del arranque que podría abrir la puerta a una subtrama que aportase algo original. Ni lo penséis, y lo siento si en cierta forma os estoy destripando la película, pero es un relleno más. Por suerte, el suplicio acabará pronto ya que a pesar de esos rellenos, entre la media hora inicial y que el film no llega a la hora y veinte minutos… no sufriremos mucho. El que se atreva a terminarla, claro. 

Resumiendo; “World War Dead: Rise of the Fallen” es una película de zombies en trincheras. Ni más ni menos. Lo malo es que empieza tarde y no tiene ni efectos especiales ni calidad a pesar de estar respaldada por una productora con medios. Si encima no te interesa el trasfondo histórico, lo mejor que puedes hacer es huir de ella.


3 comentarios:

Agrippina dijo...

Muchísimas gracias por esta crítica que sirve, en mi caso, para pasar de largo y concentrarme en otras películas aquí comentadas. Ahora voy por Alien Abduction (ya comentaré mi parecer) luego de ver La cuarta fase. Estoy entrando en un ritmo vertiginoso gracias a ustedes. Abrazo!!

Agustin VAZQUEZ ALONSO dijo...

Interesante crítica chanpoo.
Voy a juntarla a la lista que tengo que ver y como dices que los defecto Están mal hecho no sé si me llamara l'atención.
Un saludo...

Chanpoo dijo...

Muchas gracias a vosotros.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.