miércoles, 12 de agosto de 2015

Crítica: Harbinger Down

“Quien te ha visto y quien te ve”. Seguro que en alguna ocasión habréis utilizado esta recurrente frase sinónimo de decadencia. Pues en el mundo del cine, por desgracia, es más aplicable de lo que nos gustaría y más de uno, podría tatuársela en el culo. Pero no, pese a lo que pueda parecer, no estamos aquí para hablar de Edward Furlong, y eso que posiblemente, ocuparía el más alto escalafón en el organigrama del selecto club del “Quien te ha visto y quien te ve”. Eso lo dejaremos para otro día. Hoy, amigos y amigas, tenemos que hablar de otro miembro, también destacado sin duda, tenemos que hablar de otro mito del género venido a menos, tenemos que hablar de Lance “Bishop” Henriksen.
El veterano actor New Yorkino es sin ningún lugar a dudas, uno de los nombres propios más importantes del género fantástico como demuestra su dilata filmografía. No en vano, se le recuerda en gran cantidad de títulos míticos más allá de sus andanzas como sintético en la saga de “Alien”, haciendo aparición por primera vez en aquella insuperable secuela rodada por James Cameron en 1986. No olvidemos que el tipo ya había asomado las narices en la historia del género de la mano del propio Cameron en “Terminator” y que un año después de ganarse a todo el personal en “Aliens”, protagonizaría otro pelotazo del terror de los ochenta en la crepuscular “Los Viajeros de la Noche” (“Near Dark”, Kathryn Bigelow, 1987) y de nuevo un año más tarde, otra cinta para el recuerdo: “Pacto de Sangre” (“Pumpkinhead”, Stan Winston, 1988) en adelante, su aparición en películas de género de clase media/alta sería una constante. 

Es en 1996 cuando Henriksen vuelve a marcar un nuevo punto de inflexión en su exitosa carrera gracias a la popular serie de televisión “Millennium”. A partir de ahí, comienza ya a opositar para el club dando comienzo a una larga y tortuosa travesía por el desierto (ni siquiera su regreso al hogar que le vio crecer con “Alien vs Predator” pudo poner freno a su caída libre) donde se ha convertido en un habitual (una vez más) del fantástico de perfil bajo apareciendo (muchas veces como mero reclamo) en cantidad de producciones menores para el mercado doméstico e incluso, protagonizando un buen puñado de ellas, como hemos podido ver recientemente por aquí con “The Stung” o en la cinta que nos ocupa. 

El debutante Alec Gillis es el encargado de otorgarle galones al veterano actor para que protagonice su ópera prima: “Harbinger Down”, buen ejemplo de como minimizar riesgos tirando por la calle de en medio. En ese sentido, la propuesta de Gillis, si bien se puede tachar de conservadora, está minuciosamente pensada para sacar el máximo partido de los recursos disponibles. Un guión prestado y plagado de tópicos a medio camino entre el “Alien” de Ridley Scott y “La Cosa” de John Carpenter, construido íntegramente sobre los cimientos de los FX (ahí Gillis se maneja como pez en el agua pues amplia es su carrera en estos menesteres, por ejemplo, en algunas entregas de la propia saga de “Alien”) y poniendo al frente de la película, a modo de bandera, estandarte o blasón, a un hito del género como Henriksen. 

El resultado es una serie B de tintes ochenteros de manual donde todo está donde se supone que debería estar y eso que sus primeros minutos, pueden meterle el pito para adentro a más de uno hasta hacerlo involucionar en un Ken(R) de la vida, pues la cinta, tras el típico prólogo cuasi ceremonial y fuertemente ornamentado de estas ocasiones, se nos presenta en degenerado formato de falso documental. Por suerte, tan solo es un guiño macabro o una broma de mal gusto que nos quiere gastar el cachondo de Gillis, quien sabe. El caso es que cuando ya uno está a un suspiro de levantarse a quitar la película, la cosa retoma el sendero de la cordura, uno recuepra sus atributos masculinos (amén) y el formato recupera las formas. De no ser así, no estaríamos aquí ahora hablando de esto, pues servidor no tiene la menor intención de volver a sufrir ningún mockumentary en los próximos años (doscientos o trescientos, para ser exactos). 

Ahora ya, todo cuesta abajo. Y es que da para bastantes más reflexiones la carrera de Henriksen, sobre la cual podríamos hablar largo y tendido, que “Harbinger Down”, un relato mitómano y plagado de referencias que esta vez, más que de homenaje premeditado, funcionan a modo de “influencia” (nótese mi extrema benevolencia al utilizar el término) y donde se nota que todo el tiempo que se ha empleado para el diseño de los efectos especiales, se ha ahorrado a la hora de escribir un libreto que perfectamente, podría estar escrito en papiro y en alguna lengua muerta (tonta, en este caso, como es el inglés). En él, los típicos personajes y las típicas situaciones mil veces vistos en la serie B de pura cepa. Al menos aquí, desde un tono completamente serio que se aleja de la moda actual de flirtear con el humor negro hasta “meter la puntita”. No es el caso y la película de Gillis no da pie a posibles ambigüedades en este aspecto. Cosa que es de agradecer. 

Sin duda, la mayor baza del filme es su vistoso apartado visual. Interesante el diseño de la criatura y más personal de lo que puedan dejar entrever de inicio su innegable parecido razonable con el bicho de Carpenter. “Harbinger Down” depara alguna que otra secuencia destacable, con estilo y obviando por completo de la ecuación a los odiosos efectos digitales. Por momentos, a uno le vienen a la cabeza títulos como “Bio Slame” en lo que al acabado de la criatura se refiere, lo cual, es buena señal aunque y por desgracia, también comparte alguna que otra miseria homologada con la cinta de John Lechago, como el irregular ritmo y el marcado desfase emotivo entre los momentos más álgidos y los más irrelevantes. 

Henriksen está bien. Se nota que el tipo tiene tablas y cuando se le ofrece un papel serio, corresponde. Al menos, no sería este uno de esos casos de vieja gloria haciendo el ridículo como en tantas otras ocasiones hemos visto. El resto del reparto esta medianamente bien, por más que alguno parezca estar por estar y alguno otro directamente, no debería estar. Pero no, no sería este el principal problema de la película. El desangre viene más bien por la comentada irregularidad en el pulso narrativo, el cual bordea la muerte cerebral en más de una ocasión, combinando algunas partes bastante emocionantes (divertidas en su defecto y siempre apoyadas en los brillantes efectos especiales) con otras realmente tediosas que en conjunto, pueden llegar a convertir los escasos ochenta minutos de travesía, en un metraje virtual bastante más extenso. 

El otro gran handicap del filme, es la poca hostilidad que genera el entorno. Toda la acción transcurre a bordo de un barco pesquero en alta mar de noche. Se supone que el escenario debería resultar opresivo y claustrofóbico tal y como marcan los cánones dictados por los grandes en la materia (imposible no volver a hacer referencia a “Alien”), pero no es el caso. En ningún momento consigue generarse tensión en las entrañas de la embarcación y entendiendo esto como algo fundamental en este tipo de productos, por ahí se pierden muchos enteros. 

En conclusión, “Harbinger Down” es el típico producto que no engaña, pero que tampoco sorprende. Esa idea preconcebida que os haya quedado en la cabeza no ya tras leer esta crítica, sino simplemente con su sinopsis, es justamente lo que os vais a encontrar en este enésimo encuentro con organismos alienígenas poco amistosos. Disfrutable a ratos e indiferente en otros, contentará a los que se hayan repasado la lección en casa y decepcionará a los que se hayan presentado al examen a pelo rezando para que sea tipo text. 

Lo mejor: Los efectos especiales y recuperar a Larse Henriksen en un rol medianamente digno. 

Lo peor: No genera la menor incomodidad, extremadamente previsible e impersonal. Tanto, que puede terminar aburriendo.


9 comentarios:

damien thorn dijo...

Pero qué razón llevas y qué bien que lo expresas,Rectorcete!!!!
Y aún así sigues siendo,en mi opinión,muy generoso,porque es bodrier bodrier....poco pretenciosa,eso si,que no es moco de pavo!
Y los mocks,pa miiii!
:)
ay,quien nos ha visto y quien nos veeeeeee!

El Rector dijo...

Damien, puede que el hecho de sufrir en mis propias carnes cosas como "Final Girl" y similares, haya bajado bastante mi umbral de exigencia, jeje... la verdad es que la película es muy justita, pero no es nociva para la salud y eso ya es mucho aunque es cierto que sin la presencia de Henriksen, igual me plantearía una revisión de la nota a la baja.

No seré yo quien discuta contigo por un "mock", desde luego :)

Dime que lo llevas tatuado en la otra nalga, junto a lo de "Insidious" y ya me ganas para los restos...

Saludos.

Missterror dijo...

Debe ser que yo también sufrí "FInal Girl" y ahora todo se ve desde otro prisma, pero coincido bastante en todas tus apreciaciones, y pese a que no deja de ser una producción homenaje-se me acaban las ideas- híbrido de dos clasicazos como son "Alien" y "La Cosa", no es de las películas ramplonas que , aparte de no aportar nada nuevo, te desgastan hasta el límite del aburrimiento espacial. "Harbinger down" se deja ver y eso es lo mejor de ella, porque parece casi imposible no provocar claustrofobia en el escenario en el que está rodada, pero lo cierto es que no lo hace y eso le resta puntos a mansalva.

Impagable tu comentario sobre los Quien te ha visto y quien te ve, y emocionada porque el galardón se lo lleve mi adorado Edward Furlong, se merece el título más que nadie y espero que no se lo arrebaten nunca, porque tengo unas ganas locas de sacar a pasear el furlongmetro :)

Saludos

El Rector dijo...

Missterror, ningún punto de desacuerdo con "Harbinger Down", lo cual es una lástima porque me chifla "discutir" contigo sobre nuestras desavenencias cinematográficas :)

Sobre Furlong y ese Furlongmetro tuyo... no desesperes, estoy seguro de que tendrás oportunidad de echar mano de él tarde o temprano...

Saludos.

Sutter Cane dijo...

Suscribo todas y cada una de tus palabras Rector y es que este hibrido entre Alien y La Cosa no pasa de ser el enésimo intento de homenaje que se queda en el olvido instantes después de su visionado.

Si tuviera que destacar algo sería a un decente Lance Henriksen que como bien dices cumple con nota y más teniendo en cuenta el pésimo guion con el que le toca trabajar. La cinta cumple en cuanto a los efectos de la criatura sin embargo esto se ve lastrado por un guion y una dirección que dejan mucho que desear y con los que Alec Gillis demuestra que aún le queda muchísimo por aprender.

Otro homenaje que terminará en el olvido antes de que nos demos cuenta y que únicamente sirve para que valoremos a un más si cabe las dos joyas de Scott y Carpenter.

damien thorn dijo...

Y lo malo es q es "DEL CREADOR DE CRIATURAS DE ALIEN Y AVP".........
excuse me?????????
y si,si nos ponemos,es q final girl no puede ser mas malaaaaa.......
Vaya veranito....ay,sitges,q lejos quedas.....

El Rector dijo...

Sutter, como bien comentas, este tipo de mediocridades solo vienen a reafirmar, lo difícil que resulta hacer buen cine fantástico y por ende, la grandeza de los viajes maestros como los citados Scott y Carpenter... en la actualidad hay buenos directores dentro del género, pero me temo que genios como estos, solo se materializan en carne de mucho en mucho.

Por Cierto, molaría un cojón y medio tener al bueno de Henriksen en la quinta entrega de Alien...

Damien, yo en el apartado visual, no le puedo poner ninguna pega al filme, los efectos me parecen la mar de decentes. No olvidemos que el curriculum de este tipo en dicho apartado, va mucho más allá de la saga Alien. Su currículum es brutal: "Starship Troopers", saga "Temblores", "Alien Nation", "Cocoon", "Invasores de Marte", "Una Pandilla Alucinante", etc... casi nada.

Ahora, como guionista, queda claro que le queda un buen trecho que recorrer, jeje.

Saludos.

andres pavone dijo...

Ante todo y por mas que MissTerror en su momento me aclaro que no era necesario, igual lo voy a hacer, pido disculpas por no emitir mi humilde opinión en su blog por un tiempo.La familia, el trabajo y sobre todo mi preyecto(ya saben cual es) me esta llevando mas tiempo de lo que me temía y eso a hecho que no este muy a tono con lo ultimo referente al cine, igual aclaro siempre visito este sitio para leer las criticas. Bueno ahora lo que me compete....querido amigo, magistral, perfecta,absolutamente sublime tu critica a esta cinta. Coincidimos en TODO. Buenos efectos, correcta,regularmente actuada(salvo Lance), pero previsible y por momentos poco atractiva.Podria decirse que Harbinger Dow es la hija boba o menos inteligente de Alien y La cosa. Una película a la vieja escuela, pero para pasar el rato. Un gran saludo querido amigo.

El Rector dijo...

Andres, disculpas totalmente innecesarias, pues cada uno se pasa por aquí y participa, cuando buenamente puede (yo el primero). Ojalá pudiéramos disponer de todo el tiempo que nos gustaría, pero no siempre es así, por desgracia. Aun así tengo muy claro que siempre nos lees y eso es siempre una satisfacción a nivel personal y por supuesto, un placer añadido cuando nos dejas tus opiniones.

En este caso, coincidimos al cine por cien (Y mil gracias por tus amables palabras). Al menos la película se deja ver que no es poco. No cabe duda de que la comparación con las dos cintas citadas, es inevitable en este caso y dudo mucho que ninguna película que pueda rodarse a día de hoy, pudiera salir airosa de semejante cosa. Así que este no deja de ser un tremendo lastre para "Harbinger Down" y pese a todo, mantiene el tipo (aunque sea en mínimos).

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.