martes, 4 de agosto de 2015

Crítica: Mad Max 2: El Guerrero de la Carretera

Es por todos conocidos el famoso refrán que dice que segundas partes nunca fueron buenas. Esta norma no escrita ha sido aplicada al mundo cinematográfico en infinidad de ocasiones sin embargo ha quedado demostrado más de una vez (“Terminator 2”, “Aliens”, etc) que la regla no siempre se cumple y “Mad Max 2” es un claro ejemplo de ello.

La historia comienza contándonos como una guerra nuclear entre los Estados Unidos y la Unión Soviética ha destruido el mundo que conocemos y ha convertido la Tierra en un enorme campo de batalla donde solo aquellos que luchan son capaces de sobrevivir. Las interminables carreteras del páramo se han visto infestadas por ladrones que cual buitres combaten por poseer el preciado combustible que les permita ser dueños y señores de la carretera. Sin embargo entre toda esta inmundicia se levanta Max un hombre al que le fue arrebato lo que más quería y que se ha dedicado a vagar por las carreteras mientras lucha por sobrevivir un día más. 

Con un punto de partida en principio tan simple pero a la vez tan llamativo George Miller logra crear una pequeña obra maestra del cine de acción de los años 80 y probablemente la una de las mejores películas de acción post-apocalíptica de la historia. Sin llegar a ser una secuela directo de su primera entrega en esta cinta vemos como Max se convierte en un icono del cine de acción absoluto gracias a un carisma arrollador que lo convierte en el héroe de acción definitivo. 

La cinta, que se toma su tiempo en arrancar del todo, comienza con una primera persecución que es toda una declaración de intenciones de lo que vamos a presenciar y con la que los más aficionados al género disfrutaran como enanos. La historia, que realmente comienza una vez llega Max a la estación petrolífera, nos ofrece una hora y media de acción trepidante que no da ni un respiro donde podemos ver algunas de las mejores escenas de acción que se han rodado en la historia. 

El nivel de violencia asciende en esta segunda entrega y nos encontramos frente a un mundo sin piedad y donde no se escatima en mostrarnos la dureza del mismo. Con unos personajes secundarios prácticamente anecdóticos, donde el único que sobresale es el divertido amigo aviador de Max, Miller logra construir un guion inteligente donde la falta de historia es sustituida por la acción trepidante y logra hacer que esto funcione por completo. 

Dentro del reparto destacar a Mel Gibson que de nuevo demuestra que nació para ser Max dando todo un recital de carisma, también se luce Bruce Spence encargado de aportar el punto cómico a la historia y que cuenta con un personaje divertidísimo. Tras las cámaras y el guion encontramos de nuevo a Miller que da toda una lección de nuevo y que con su “Fury Road” ha vuelto a demostrar quién es el rey de la carretera. La banda sonora de nuevo maravillosa acompañando a las escenas pero sin intentar acaparas más atención de la necesaria.  

En resumen una secuela magnífica que supera a su predecesora, cosa que no es nada fácil, y que nos ofrece algunas escenas de acción inolvidables. Es un tópico decirlo pero es verdad: ya no se hacen películas de acción como las de antes. 

Lo mejor: Su acción trepidante y la persecución final.

Lo peor: Su corta duración nos impide disfrutar de un tercer acto aún más maravilloso.


3 comentarios:

El Rector dijo...

Obra maestra indiscutible del género y si me apuras, del cine en general. Es cuasi imposible encontrarle pegas a una secuela casi perfecta que sin duda, marcó las bases de lo que sería en adelante el cine post-apocalíptico, en este sentido, mucho más definida que la primera entrega, que se movía en un futuro mucho más ambiguo y apostaba más por el western que por otra cosa. ¿Supera esta segunda entrega a la primera "Mad Max"? Pues es difícil de decir, pues son películas muy distintas. Yo soy incapaz de decantarme por ninguna de las dos. Ambas, un disfrute antológico.

Gibson se corona aquí como uno de los (anti)héroes de acción por antonomasia y demuestra que a carisma, muy poquitos le pueden hacer sombra. De aquí en adelante, pelotazo tras pelotazo del australiano. Sin duda, uno de los grandes de esto.

La película, soberbia tanto a nivel técnico como artístico. Destaco sobretodo su puesta en escena y el diseño de personajes. No estoy muy de acuerdo, Sutter, con lo que comentas de los secundarios. Para mi si tienen mucho peso. Dejando de lado el hecho de que esta entrega, puede que tenga a dos de los villanos más carismáticos que ha dado el género (Humungus da casi para sacarse la minga), no se puede menospreciar a personajes tan míticos como el niño del boomerang interpretado por el pequeño Emil Minty (quien curiosamente, no haría carrera en el cine, limitándose en contadas apariciones en la televisión) o Pappagallo, con un como siempre grandísimo Michael Preston, otro mítico de los ochenta.

Pienso que la franquicia en general, siempre se ha caracterizado por ser de lo más coral en el tema personajes, siendo en muchos momentos de la misma, Max, un secundario más.

Por cierto, el prólogo, es para mi, una de las mejores introducciones que se hayan parido jamás. Piel de gallina cada vez que escucho esa voz en off.

Coincido contigo en la idea de que se queda algo corta de metraje. Que bien le habrían venido veinte minutos más... ya por pedir.

Saludos.

P.D: Lo de que "Terminator 2" supera a su hermanita mayor, también daría para un debate largo y tendido :)

Anónimo dijo...

Decir que Terminator 2 es mejor que Terminator 1 es tan grave como decir que ALIENS es mejor que ALIEN: EL 8º PASAJERO...

Sutter Cane dijo...

Rector: Coincido contigo en todo lo dicho y es que para una cinta como "Mad Max 2" cualquier elogio es poco.

Sobre el tema de los secundarios más que referirme a su poco peso en la trama quería hacer hincapié en que podrían haber dado mucho más juego aunque como bien dices por pedir que no quede.

Anónimo: Lo mismo que te digo que entre "Alien" y "Aliens" no podría decidirme sobre cuál es mejor o peor sí que te digo que para mí "Terminator 2" es superior y con diferencia que "Terminator" siempre teniendo en cuenta que son las dos grandísimas películas.

Publicar un comentario en la entrada

Comparte tu opinión con nosotros y si te da problemas el formulario, insístele un poco, suele ser bastante cabronazo cuando quiere (y quiere muchas veces, por ello, ten la precaución de copiar tu comentario antes de publicar, por si las moscas y vuelve a repetir la operación).