domingo, 27 de septiembre de 2015

Crítica: A Christmas Horror Story

De pequeños y acercándose fechas navideñas, nuestros estimados progenitores siempre nos decían que debíamos portarnos bien o de lo contrario, papá Noel (aplicable también a esos tres hippies que venían de oriente en camello) no nos traería ningún regalo. Lo que no sabían, o no nos querían contar también, es que dar rienda suelta a nuestra naturaleza de niño, es decir, hacer el mal, no solo podía dejarnos sin regalos, sino que podía terminar con nuestros aun tiernos huesecitos, metidos en el saco de otra de esas lindeces del folclore europeo, el tal Krampus, un demonio de largos cuernos que a modo de antagonista del gordinflón de la barba blanca, marca en rojo en su calendario el 25 de Diciembre par salir a cazar a todos aquellos niños que han sido especialmente malos para llevárselos a vaya usted a saber donde.

La figura del Krampus, curiosamente, está de rabiosa actualidad. No porque se acerquen fechas navideñas y algunos, ante esta revelación y haciendo recopilación de su larga lista de fechorías en lo que va de año, estén ya apretando el ojete con fuerza (tranquilos, aun os quedan unos meses y si... a la pregunta que os estáis planteando, os diré para vuestra desgracia que las pajas, para el Krampus, cuentan como seria oposición a engrosar su saco), sino porque estas navidades, esta simpática criatura será protagonista de las carteleras de todo el mundo al estrenarse su propia película de título homónimo: “Krampus”.

Dicen que la vida está plagada de casualidades y en el caso que nos atañe, encontramos alguna que otra y es que la mencionada “Krampus”, no es otra que la nueva cinta de Michael Dougherty, nombre que igual os suena más si os digo que es el padre de una de las antologías de terror más populares de los últimos años: “Truco o Trato” (“Trick or Treat”, 2007). Pues bien, resulta que “A Christmas Horror Story” no es otra cosa que una nueva antología de terror que guarda bastantes paralelismos con la cinta de Dougherty, solo que cambiando de festividad como leit motiv. Si en aquella ocasión los relatos versaban sobre la fiesta de Halloween, en esta ocasión lo hacen sobre la navidad.

“A Christmas Horror Story” viene con alguna que otra casualidad más de serie, como el hecho de que sus tres jóvenes directores, estén de una forma u otra, ligados a la saga de “Ginger Snaps”. Grant Harvey dirigió la tercera parte de la franquicia: “Ginger Snaps 3: El Origen” (2004), Steven Hoban produjo la primera entrega: “Ginger Snaps” (2000) y Brett Sullivan dirigió la secuela: “Ginger Snaps 2: Los Malditos” (2004). Tenemos por tanto en la horrorosa franquicia de terror adolescente, un denominador común en la concepción de esta nueva antología de horror navideño.

Por último, hacer mención también como curiosidad, al hecho de que los directores, Canadienses todos ellos, utilizan como hilo conductor de la película, la figura de un solitario locutor de radio que, irremediablemente, nos obliga a recordar una de las cintas de terror más célebres que hayan salido nunca de tierras canadienses, protagonizada también por otro compañero de profesión y brillante trabajador de las ondas en la no menos brillante “Pontypool” de Bruce McDonald gestada en 2008. ¿Casualidad u homenaje?

La película del “tripartito”, está compuesta por cuatro historias de terror al más puro estilo Creepy que inmediatamente nos remiten al clásico de Stephen King y George A.Romero de 1982, “Creepshow”. Dichas historias, están ensambladas por la figura de un particular locutor de radio enamorado de la navidad, embutido en las míticas carnes de William “Kirk” Shatner, quien de manera indirecta, nos presenta alguna de ellas, si bien no podríamos hablar de él como de maestro de ceremonias, pues en este sentido, el formato de la película se asemeja mucho más a la antología de Dogherty que a la de King & Romero, en la cual, los cuatro segmentos que la componen, se van desarrollando de forma simultanea.

Es sin duda este, uno de los puntos más interesantes del film, pues es en la orgía narrativa, donde “A Christmas Horror Story” encuentra y ofrece, ese punto extra de dinamismo que hace de su visionado una experiencia ágil y realmente agradable a ojos del espectador, amén de funcionar al mismo tiempo como recurso antídoto ante el que a mi juicio es, el mayor problema del mismo: la gran irregularidad existente entre unas historias y otras. Es por ello, que las miserias de aquellos segmentos menos afortunados, se disimulan rapidamente por las virtudes más palpables de los cuentos más afortunados, algunos, incluso, rozando la más absoluta genialidad y me refiero por supuesto, al que protagoniza el eterno secundario George Buza, una constante provocación a que nos saquemos el nabo y musiquemos la obra a base de zambomba a riesgo de que el Krampus nos ponga el primero en su lista de bondades.

Entre las historias, al igual que hacia Dogherty en “Truco o Trato”, existe cierta conectividad, aunque en el fondo, dichas apariciones, tan solo funcionan a modo de anécdota o guiño, pues al final no tienen la menor trascendencia real para ninguna de las subtramas profanadas, las cuales funcionan de manera individual con su propia forma, género y tono. Y si hablamos de ellas por separado, es de agradecer que los responsables hayan tenido la gentileza de intentar ofrecer cuatro relatos bastante diferenciados entre ellos, tocando un poco diferentes palos y subgéneros del terror como son los fantasmas, los zombies (o infectados), las monster-movies e incluso el cine de psicópatas. Todas ellas, a excepción de una, de marcado carácter terrorífico y sin hacerle hueco alguno al humor. Curiosamente, es en el relato de comedia negra, negrísima, donde encontramos los momentos más brillantes de la antología, recordando incluso en determinados aspectos, guiños al mismísimo Sam Raimi.

En conclusión, “A Christmas Horror Story” es en su conjunto, una estupenda antología de terror que se acerca muy mucho, a lo concebido por Michael Dougherty en su día. Una película de una más que notable factura técnica, puesta al servicio de cuatro historias sencillas, pero imaginativas, que pueden traernos a la cabeza títulos como "Posesión Infernal" (Sam Raimi,1984), "Lo que la Verdad Esconde" (Robert Zemeckis, 2000) o "Ahí va el Diablo" (Adrián GarcíaBogliano, 2012). Cierto es, que si entramos a valorar cada una de ellas por separado como una entidad propia, nos encontramos con grandes irregularidades. Con algunos relatos que bajan bastante la cota de interés con respecto a sus vecinitas mejor formadas pero que, gracias al oportuno montaje y al dinamismo de la narración, en ningún momento se nos permite entrar en terrenos del hastío o el aburrimiento. Espíritus vengativos, demonios alpinos, criaturas que habitan en las profundidades del bosque, elfos atípicos y demás fauna fantástica, al servicio de una cinta compacta, aterradora por momentos y muy pero que muy divertida en otros.

Lo mejor: La ágil y personal narrativa, alguna secuencia especialmente perturbadora de la historia “negrata”y el irreverente segmento protagonizado por Santa Claus, todo un homenaje a la serie B más desenfadada.

Lo peor: Su irregularidad, donde se combinan grandes historias con otras un tanto descafeinadas.


14 comentarios:

Chanpoo dijo...

Últimamente solo encontráis pelis güenas... ¡que suerte!. Menos mal que "reservé" desde hace tiempo la de "Crimson Peak" para mi solito...

El Rector dijo...

Chanpoo, no te creas, lo que pasa es que sobre las malas no decimos nada :)

Esta en concreto, es una película a la que le tenía muchas ganas desde hace tiempo y la verdad, no me ha decepcionado lo más mínimo. De lo mejorcito que he visto en cuanto a antologías de terror modernas se refiere... espero poder decir lo mismo de lo nuevo de mi adorado Guillermo del Toro, jeje.

Saludos.

Missterror dijo...

Muy de acuerdo con el análisis, Rector. Yo cada vez que veo una antología de terror, tiemblo y tiemblo mucho,pero con esta, con sus más y sus menos, he estado bastante entretenida.
La lástima es que, como apuntas, y como suele pasar en toda antología, el nivel de las historias es muy dispar, así las historias del Santa Claus y la familia negra me parece que sobresalen y mucho, y las otras dos: la del colegio y la familia atrapada en el bosque, son tontorronas y sin demasiada chicha y con un guión caótico que hace que te pierdas.... Ahora, todo en conjunto da para una película pre-navideña la mar de disfrutable.
Destaco la figura del krampus y el terror de niño que hace que encojas un poquito los pies. Destaco también los escenarios, los efectos y ese pedacito de espíritu navideño cabrón que se nos cuela dentro.

Este año voy ya no sé si portarme bien o no, porque el Krampus, pintón es un rato.

Saludos Rector y a ver si por din este año te posee el espíritu de la navidad!!!!

El Rector dijo...

Missterror, el guión caótico sería para la del colegio, típica historia de fantasmas y posesiones bastante rebuscada y aburrida por momentos y la de poca chica la de la caza del Krampus, un survival bastante descafeinado aunque al menos, tiene la gracia de la criatura que como comentas, está la mar de currada.

Buena nota en general para esta antología, muy disfrutable en su conjunto y a esperar a ver que nos ofrece "Tales of Halloween", que también promete cosa fina.

Saludos.

P.D: No querrás meterte en ese saco sucio y oscuro...

El Cabrero dijo...

Ginger Snaps 2 hay que reivindicarla...sus dosis de morbo sexual eran inesperadas!

El Rector dijo...

Cabrero, mira que llega a tener tirón la srta.Isabelle... y no te digo que no, pero para mi no es suficiente gancho. Me aburrieron sobremanera las dos primeras entregas y ya no tuve paciencia de continuar indagando en una franquicia que me temo muy mucho, que no tiene gran cosa nueva que ofrecer en posteriores secuelas.

Saludos.

El Cabrero dijo...

A mí me pasó al contrario, fueron tan estimulantes las dos primeras que no me molesté en ver la tercera seguro de que sería una decepción. Para mi gusto el inicio de la primera Ginger Snaps es una obra maestra del mal gusto. Todas esas imágenes de las hermanas simulando suicidios...sólo por eso ya es un clásico. Y eso que a mí las pelis de licántropos siempre me dieron alergia!

El Rector dijo...

Cabrero, pues llegamos a la misma conclusión pero a partir de planteamientos totalmente opuestos, jeje... la grandeza del cine no tiene parangón :)

Saludos.

Gerardo Medina Pérez dijo...

Qué listón más bajo tienen en este blog, ¿no? Esta película es horrible desde el primero hasta el último minuto. Ninguna historia se salva, todas son flojas, mal realizadas, con un tufillo a peli para tv que tira para atrás. ¿Grandes historias combinadas con otras flojas? ¿Serie B desenfadada? Lo dicho, listón bajísimo

El Rector dijo...

Gerardo Medina, pues en este blog, en pos de la pluralidad, cada uno pone el listón a la altura de sus gustos. Si hablamos del mío en particular, pues no sería bajo precisamente, pero sí que intento alejarme de la corriente actual donde muchos se empeñan en poner a parir todo aquello que se hace en el género. Es cierto que hay que mamar mucha mediocridad, pero luego uno se encuentra con una maravilla como el segmento del Santa Claus, posiblemente, 25 de los mejores minutos que vamos a poder disfrutar este año los amantes de la serie B mas gamberra (además, con genialidad final incluida), que por sí solos, ya justifican el visionado de esta interesante (aunque irregular) antología, y que quieres que te diga, el listón se me pone duro, duro. La historia del niño, también es de lo más disfrutable, no es original, pero si muy efectiva y las dos restantes, justitas, pero pasables ambas.

Desconozco donde ves tu esa mala realización y desconozco también cuales son tus gustos cinematográficos para poder valorar si tu listón está a una altura correcta, pero si me tengo que guiar por el caso que nos ocupa, permíteme que le de más credibilidad al mío.

Saludos.

El Cabrero dijo...

Gerardo si has visitado cualquier web de cine (IMDB, Bllody Disgusting, Fangoria, etc) verás que en todos lados se aplauden bazofias y se hunden obras maestras. Pero es que la objetividad no existe! Todos nos regimos por la subjetividad. Yo hace años odiaba el Frágiles de Balagueró y ahora me encanta. También los gustos pueden cambiar. Yo soy de los pesimistas que creen que el 99% de lo que se estrena es basura infumable indigna de ser comentada...pero sería un idiota si creyera que mi opinión es la objetiva y verdadera. Cada uno tiene la suya aunque no la entendamos. En el debate está lo interesante. Si crees que el listón está bajo en este blog no sé qué pensarás de la mayoría de blogs de cine en castellano que apenas son legibles. No sé dónde estará tu listón pero igual al final no podrás leer ningún blog que esté a la altura de tus expectativas. Yo tengo colegas que saben mucho de cine y escriben de puta madre pero de vez en cuando elogian un film que me parece una mierda pinchada en un palo...pero no por ello diré que están bajando el listón...muchas de las pelis que yo adoro son odiadas por el resto de la humanidad...

El Rector dijo...

Cabrero, amén. Afortunadamente, todos somos víctimas de la subjetividad, de otra forma, esto sería bastante aburrido. Otra cosa bien distinta, es ya la educación y la capacidad de discrepar a base de argumentos, sin necesidad de ser irrespetuoso con los de los demás. Una lástima que eso, no esté al alcance de todo el mundo.

Y yo que también soy bastante pesimista, me acerco bastante a ese porcentaje que comentas. El tema está en que la gracia, paradójicamente, suele estar siempre en lo que NO se estrena. Ahí ya se puede ser un poquito más optimista.

Saludos.

Sutter Cane dijo...

Como suele ser habitual fantástica crítica Rector. Sobre la película decir que en gran parte estoy muy de acuerdo contigo y es que aunque a mí me ha gustado infinitamente menos que a ti (para mí sería un 5 pelado siendo medianamente generoso) es de agradecer que un año hasta el momento bastante flojo para el género podamos disfrutar de una cinta como esta que con nulas pretensiones busca entretener al espectador y eso al menos lo consigue.

Las similitudes con “Truco O Trato” son evidentes y no las podemos negar y eso es algo que para mí juega a su favor, que las tramas se desarrollen de forma simultánea como bien dices da fluidez a la historia y sobre todo logra que en ocasiones olvidemos lo flojas que son algunas de las tramas.

En resumen una cinta disfrutable y que los amantes de la serie B y las antologías de género disfrutaran de lo lindo. Espero que “Krampus” nos ofrezca algo más y es que mis expectativas con ella están por las nubes.

Un saludo.

El Rector dijo...

Sutter, muchas gracias. ¿Un cinco pelado dices? Yo es que como suelo hacer en este tipo de casos, hago una media aritmética entre las historias. Puntúo de manera individual y luego divido por el número de historias. En este caso concreto, entiendo que no es del todo justo, pues el conjunto, ya sea por la ambientación, por la original narrativa (aunque pueda entenderse un poco como el juego del trilero, jeje) y por la presencia de Kirk, merece un poquito más. Y así lo plasmé en ese 7,5 final que a mi, me parece bastante justo. También ha influido el hecho, como bien comentas, de las escasas pretensiones de una película que se nota que no ha manejado grandes presupuestos ni grandes ornamentaciones y que aun y así, luce la mar de bien.

Comparto también expectativas con "Krampus" y de esa, si que espero un poquito más que de esta simpática antología. Por lo que ya aviso de que el listón estará un poco más alto ;)

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.