sábado, 14 de mayo de 2016

Crítica: Lifeforce

¿Qué sería de la vida sin un punto de locura? Me temo que no sería nada y lo sé, está claro que tenemos que buscar el equilibrio, nada merece la pena como para estar siempre serio , y nada es tan intrascendente como para pasarse el día despreocupado, por eso hay que entender que el equilibrio pasa muchas veces por tener ese punto de locura que todos necesitamos, esa chispita, ese resplandor que mezcla la incoherencia con el júbilo. Todos lo hemos sentido (algunos más que otros), sabéis de lo que hablo y también sabemos que esos momentos hay que tomarlos con cautela o se corre el riesgo de pasarse de rosca y si no, que se lo digan a Tobe Hooper cuando soñó con "Lifeforce". Por suerte este clásico contradice todo lo que acabo de decir y entiende que el equilibrio está sólo en la percepción que se tiene de él, y si la locura duerme contigo cada noche, la cautela sólo existe para aguar la fiesta, por lo tanto, hay que intentar encerrarla en el armario.

"Lifeforce" apareció gracias a esas alineaciones maravillosas del universo, en el año 1985, once años después de que Tobe Hooper entrara en nuestras vidas por la puerta grande con "La Matanza De Texas", clásico entre los clásicos. Con "Lifeforce" se metió de lleno en la esquizofrenia de las mezclas imposibles que resultan posibles. "Lifeforce" es una auténtica locura que mezcla todas las epifanías que en algún momento tuvo el sr. Hooper y sale muy airosa, y es que los vampiros del espacio exterior son mucho más de lo que su nombre indica, estos vampiros significan la transgresión de una época y un género, son ganas de contar muchas cosas en poco tiempo, de tocar diferentes palos en una sola pieza para que entendiéramos que 1985 fue un año adelantado a la época que le tocó vivir, y que la inmortalidad de los vampiros era simplemente una anécdota y los cánones, papel arrugado que pasarse por el forro, para demostrar que cuando se quiere, se puede.

Tobe Hooper lo que demostró con "Lifeforce" es que cuando se cree en algo y se cuenta con talento, incluso las teorías mas descabelladas, puedes ser exitosas, y conste que su capacidad quedó sobradamente expuesta al respetable anteriormente con la ya citada "La Matanza de Texas" (1974), "El Misterio de Salem´s Lot" (1979) o "Poltergeist" (1982). De esta manera, entendemos que si Tobe Hooper quiere llamar vampiros a los zombies, lo puede hacer, si quiere mezclar la paranoia con el cometa Halley, lo hace también, y si quiere mostrar elementos que en un principio parecen decisivos para el devenir de la película, para luego olvidarse por completo de ellos, lo hace y punto. Esto es "Lifeforce" y va más allá del entendimiento, esto se trata de dejarse llevar y disfrutar del viaje.

La trama nos cuenta la expedición de la nave "Churchill" en el interior del cometa Halley y el descubrimiento de lo que aparentemente es una nave alienígena sin actividad, que contiene extrañas criaturas muertas con forma de murciélago gigante y tres cápsulas de cristal con formas claramente humanoides dentro, que tendrán que inspeccionar, y que aparentemente son una atractiva mujer y dos hombre jóvenes. Será esta enigmática mujer quien se convertirá en una seria amenaza para la vida humana, provocando una epidemia de lo más curiosa en la ciudad de Londres.

Así, a grandes rasgos, nadie pensaría que estamos ante una película de vampiros, y es que realmente es complicado identificar a estos vampiros con la idea que cada uno de nosotros tenemos de los no muertos, pues aquí no se chupa la sangre, aquí no hay colmillos ni se huye de la luz del día, aquí el único denominador común con la imagen mental del no muerto que tenemos, es la irremediable atracción que los vampiros ejercen sobre sus víctimas y las ganas de adueñarse del alma humana (también conocida como fuerza vital). En "Lifeforce" esta figura vampírica es más sexual, más carnal que el misticismo con el que estamos acostumbrados a lidiar cuando hablamos de estos seres, pero ¿qué mas da si Hooper identifica estos seres extraterrestres con vampiros? ¿Cómo resistirse a dejar de ver un instante a Mathilda May y los pechos más amortizados de la historia del cine? El caso es que te lo crees por completo y te metes de lleno en la vorágine que significa el crossover de criaturas, y durante las casi dos horas de duración de la película, siempre quieres más...

El guión, por descabellado que parezca, no hace aguas y es bastante sólido, porque sabe conformar una historia inverosímil de forma verosímil, porque utiliza personajes claves que hacen de nexo entre ida de olla e ida de olla, como son el propio Carlsen (nuestro protagonista) o el mítico profesor Fallada, que naturaliza, sin estridencias, las ideas hooperianas del apocalipsis de los zompiros. De esta manera, encontramos momentos de absoluta cordura en la narración y momentos para el recuerdo que dejan ojiplático al personal por el bizarrismo de lo que están mostrando. Permitidme que en este punto, rememore un fragmento de una escena loca en la que Carlsen intenta "expulsar" al vampiro espacial del cuerpo de una lozana pelirroja, junto con el coronel Caine:

- Carlsen agarrando fuertemente por los brazos a la joven: "Sé que eres masoquista, una masoquista de cuidado, así que te voy a sacar de este cuerpo a golpes. Coronel Caine, salga de la habitación, esto le puede resultar incómodo".

- Coronel Caine: "Tranquilo, siempre me ha gustado mirar".

La cara de salidos de ambos personajes en un contexto de terror tan extraño, os aseguro que deja el culete torcido, pero a la vez, la naturalidad con la que se plantea es tal, que entiendes que esto trasciende a las reglas de la cordura y la linealidad y que es libre albedrío, pero un libre albedrío marcado con pulso firme y sin titubeos que tiren todo por la borda. El deseo sexual huele tan fuerte en "Lifeforce" que se puede considerar como un personaje más. El erotismo de los ochenta flotaba en el aire y Hooper supo aprovecharlo perfectamente bien.

Respecto a los efectos especiales, pues muy de la época. Puro maquillaje y látex, que si bien tiene momentos muy maniquíes, le vienen como anillo al dedo a una producción que siempre desprende un potente aroma británico que precisamente es parte de lo que hace de "Lifeforce" algo tan diferente de las propuestas americanas coetáneas. Efectos equilibrados de los que no se abusa, pero que nunca quedan cortos. Entendible totalmente que ganaran el premio a los mejores efectos en el festival de Cine fantástico de Sitges de ese año.

Y rematando, tenemos grandes actuaciones que cumplen al dedillo con las indicaciones de Mr. Hooper, y justifican con gestos y miradas el ir y venir del guión, emplastando escenas que representan la mezcolanza de "Lifeforce" con giro inesperado, de una forma decidida y totalmente aprovechada para que la fiesta continúe. De esta manera, no sólo debemos recordar a Mathilda May, que pasa desnuda casi todo el metraje y representa la atracción del vampiro a la perfección, sino también a Steve Railsback (Coronel Carlsen) y a un "joven" y espasmódico Patrick Stewart, que le da enjundia a la historia y reafirma aun más el carácter británico del film.

¿Qué sería de la vida sin un punto de locura? Me temo que no sería nada. ¿Qué sería de NUESTRA vida sin cosas como "Lifeforce"?

Corred insensatos, corred a buscar vuestra copia de "Lifeforce" y disfrutad de nuevo de la serie B.


4 comentarios:

El Rector dijo...

Missterror, se nota que la has disfrutado de lo lindo y es que no hay duda alguna de que el sr.Hooper es uno de los grandes de esto, de los más grandes. No hay que olvidar tampoco la genial "Invasores de Marte", otra de esas cintas míticas de la época que tendríamos que recuperar un día de estos.

"Lifeforce" es una maravillosa locura de principio a fin, genuino fantástico/terror británico, en el que podría haber aparecido el mismísimo Dr.Who y no hubiera pasado absolutamente nada :) Un guion imposible plagado de reacciones y diálogos más imposibles aun, que pese a todo, engancha desde el minuto uno y no todo tiene que ver ni con la hipnótica figura desnuda de Mathilda May, ni con el no menos hipnótico magnetismo de un cuarentón Patrick Stewart con pelo.

Una delicia como evoluciona la película de un thriller de ciencia ficción (por si alguien no tenía aun claro en que se "basó" Dennis Feldman para escribir el guion de "Species") a una cinta ápocalíptica de zombies... personajes míticos por doquier con ese Dr.Fallada espada de hierro en mano cual templario, vomitando teorías tan absurdas como necesariamente creíbles.

Una pena que tengamos que disfrutar de joyas como esta en pésimas ediciones en Bluray, cuando fuera de nuestras fronteras, se las respeta como merecen. Pero menos da una piedra y es una delicia revisionar estos clásicos en HD, así que con un canto en los dientes.

Maravillosa.

Saludos.

Missterror dijo...

Rector- Lo has notado bien, he disfrutado mucho con "Lifeforce" y me pregunto si hay alguien que no lo haga...
Como dices, si en medio de esta locura hubiera aparecido el doctor, tampoco me hubiera extrañado, pero si hubiera aparecido Sheldon Cooper explicando la teoría de cuerdas aplicada a los cilindros de cristal que guardaban a los vampiros del espacio, tampoco me habría sorprendido, y habría puesto mucha atención en dicha teoría. Es lo grande de "Lifeforce", no sólo que es infinitamente entretenida, sino que hace lógico el absurdo.
Desconocía que "Liefforce" había tenido algo que ver en el guión de "Species", así que gracias por el dato.

Suerte que, sea como sea, se pueda disfrutar de estas maravillas, y cuando recuperes "invasores de Marte", cuenta conmigo ;)

Saludos

Donnie Darko dijo...

Me quito el sombrero con esta película. Fue una de las primeras cintas de terror que vi cuando era pequeño y me asustó y mucho... Recuerdo haberla visto a escondidas, no porque era una película de terror si no porque salia Mathilda May desnuda.. lo que hace que todavía le tenga mas cariño al recuerdo de la primera vez que la vi (Por lo furtivo del hecho en si)

Opino como Miss Terror: 'he disfrutado mucho con Lifeforce' y me pregunto si hay alguien que no lo haga'. Sigo pensando que Dan O'Bannon se merece un monumento. Solo dirigió dos películas, pero muy grandes ambas y nos dejó guiones como el de este 'Lifeforce', 'alien', 'total recall', 'El trueno azul', el remake de 'Invasores de marte' y esa joyita que es 'Muertos y enterrados'..

Recomiendo y mucho la banda sonora de Henry Mancini..

Grandisima película y grandisima crítica

Un abrazo

Missterror dijo...

Donnie- Si a totalmente reivindicable película por múltiples aspectos, le sumas cariño y nostalgia, la revisión se hace redonda y casi te diría que es obligatoria para desintoxicarnos de tanto bodrio que tenemos que tragar...

El guión de "Lifeforce" es de otro planeta, eso está claro! Nunca un amalgama de tantas historias diferentes y tanta locura junta, resultó tan natural, eso lo pueden hacer muy pocos, muy muy pocos.
"Invasores de marte" no la recuerdo para nada y la tenemos que conseguir sí o sí. "Muertos y Enterrados" no la he visto :(

Saludos!!

Publicar un comentario en la entrada

Comparte tu opinión con nosotros y si te da problemas el formulario, insístele un poco, suele ser bastante cabronazo cuando quiere (y quiere muchas veces, por ello, ten la precaución de copiar tu comentario antes de publicar, por si las moscas y vuelve a repetir la operación).