lunes, 8 de agosto de 2016

Crítica: Flu

El año pasado Bo Mikkelsen dirigió una apreciable cinta de temática zombie claramente influenciada por la serie ‘The Walking dead’ en la que este mostraba el aislamiento sufrido por las familias que viven en el distrito de Sorgenfri debido a un terrible virus que convierte a la gente en seres sedientos de sangre. A pesar de ser considerada por muchos como una cinta de terror, la película de Mikkelsen se centraba en sus personajes, en el miedo al impuesto aislamiento que sufren, en el desconocimiento de lo que verdaderamente está pasando y en su necesidad de huir de allí.

Dos años antes de esta película, Sung-su Kim rodó la muy entretenida ‘Flu’ que aunque a primera vista puede tener muchos parecidos con ‘Contagio’ de Steven Soderbergh (Ambas películas narran la historia de una mutación del virus de la gripe aviar y como este se propaga sin control. Aunque ‘Flu’ sucede de forma local –La acción está centrada en Corea del Sur- y ‘Contagio’ de forma global –En la cinta de Soderbergh son muchos los países afectados por el virus- ambas comparten también tanto la ausencia de vacuna como la facilidad de contagio. Esta última idea está mucho mejor explicada en el caso de la cinta de Soderbergh gracias al personaje interpretado por Matt Damon que en ‘Flu’ donde una pequeña explicación acerca del porcentaje de posibilidades que hay de enfermar parece justificarlo todo. La pandemia de gripe A que se vivió entre los años 2009 y 2010 fue caldo de cultivo y nunca mejor dicho para toda una hornada de películas que trataban de una manera mas o menos clara dicho tema) son mas que obvios los puntos en común entre la película de Sung-su Kim y la de Mikkelsen, tanto es así que el título con el que se ha comercializado la cinta de Mikkelsen, ese ‘What we become’ bien podría servir para titular la película de Sung-su Kim.

Aunque alejados en lo que a su ritmo y sus intenciones se refiere, ambas cintas muestran dos distritos de grandes ciudades que son aislados debido a un terrible virus que se escapa al control de las autoridades sanitarias. Ambos directores exploran tanto el miedo derivado de ese extraño virus que afecta a la gente y para el cual no hay cura como los efectos del aislamiento producido en las personas y la necesidad de proteger a la familia. La forma elegida por ambos directores para acercarse a esta situación también posee ciertas similitudes: Tanto en ‘Flu’ como en ‘What we become’, dos de los protagonistas, en un caso esa persona que trabaja en un equipo de rescate (Cuya presentación hará que muchos espectadores se acuerden de la forma elegida por Brad Peyton para dar a conocer al bueno de Dwayne ‘The Rock’ Johnson en la desastrosa y tremendamente aburrida ‘San Andreas’, ya que en ambos casos estos tendrán que salvar a dos mujeres cuyos coches han caído por un agujero quedando en un mas que milagroso equilibrio.

Tanto la escena rodada por Sung-su Kim como la de Peyton comparten la misma idea y mismo desarrollo) o el hijo de la familia protagonista, se enamoran de una chica que acaban de conocer y que marcará su forma de actuar. Puede que este sea el punto más flojo de ‘Flu’. La historia entre Kang Ji-koo y Kim In-hae resulta excesivamente forzada y por momentos increíble debido a la irrupción de la hija de esta y la relación que se establece entre ella y el obsesivo admirador de su madre. El factor azar que abunda en esta película también juega en contra de la misma, ya que resulta del todo increíble que en un distrito tan abarrotado como es en el que suceden los hechos que Sung-su Kim nos cuenta, los protagonistas se encuentren sin problemas (Hay alguna idea mas derivada de lo forzado del azar que es probable que llame la atención del espectador pero es mejor no comentarla ahora).

A pesar de todas estas similitudes existentes de esta película con ‘Contagio’ o ‘What we become’, ‘Flu’ consigue encontrar su sitio y Sung-su Kim nos deja una cinta con mucho ritmo y sorprendentemente entretenida. A pesar de algún bajón de interés, de ciertas escenas un tanto forzadas y de algún momento un tanto alargado (Aunque sus dos horas de duración no se hacen pesadas, hay que reconocer que si a esta película se le hubiera quitado algún minuto, esta habría mejorado), el director surcoreano se muestra hábil a la hora de reflejar la propagación del virus (Momento que a muchos les traerá a la memoria la cinta ‘Outbreak’ – ‘Estallido’- de Wolfgang Petersen), la psicosis de la gente y en menor medida, los intereses creados alrededor de las drásticas decisiones que se han tenido que adoptar.

Aunque Sung-su Kim consigue dejarnos algunas escenas realmente soberbias, el peso que los políticos van ganando conforme avanza la película acaba dejando en el espectador una sensación agridulce. Si en ciertos momentos el azar está demasiado presente, a la hora de mostrar al presidente surcoreano se observa una cierta idealización del mismo, lo que deriva en que tengamos la sensación de estar ante una película que aunque planteando una situación realmente dramática tiene ciertos posos de cuento de hadas que rompen radicalmente con lo que el director está intentando contarnos. Con todo ‘Flu’ es una muy interesante película que se ve muy bien y con gran interés. Muy recomendable.

Lo mejor: A pesar de sus dos horas de duración y de algún bajón de ritmo, la película resulta muy entretenida.

Lo peor: Las escenas protagonizadas por los políticos no acaban por funcionar como sería necesario. Algún momento resulta un tanto alargado.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comparte tu opinión con nosotros y si te da problemas el formulario, insístele un poco, suele ser bastante cabronazo cuando quiere (y quiere muchas veces, por ello, ten la precaución de copiar tu comentario antes de publicar, por si las moscas y vuelve a repetir la operación).