domingo, 15 de enero de 2017

Crítica: Recovery

¿Saben aquel que diu que iba un director en 2016 creyendo que mezclar ideas caducas y nuevas tecnologías saldría bien? El director en cuestión cogió el teléfono y preguntó "¿ es el enemigo?", sin darse cuenta de que el enemigo era él mismo. Recuerdo a los clásicos del chiste, pensando en que la ironía o el humor templado me puede ayudar a sobrellevar el trago de tener que hablar de películas que no aportan absolutamente nada de nada al universo del cine.

A veces la pereza me puede y me planteo la conveniencia de hablar de determinadas películas en el blog porque cuando realmente no hay nada bueno en ellas, siento que pierdo el tiempo porque sé que no seduciré a nadie que no la haya visto para que le de una oportunidad y que los desafortunados que ya se hayan acercado hasta ella, creo que ni tendrán ganas de leer opiniones. No obstante, en la vida hay que hacer muchas concesiones, hay que ceder, dar y tomar, entender que no todo es agradable y que es parte de esa vida el tener que enfrentarnos a lo que no nos gusta, ya sea trabajo, opiniones, situaciones o películas, que son las que ocupan la mayor parte de mi tiempo de ocio.

Hago gala de mi madurez, pues, y voy con "Recovery", un canto a la chapuza. Una película que intenta ser incómoda, que intenta valerse de las nuevas tecnologías para crear debate, que pretende presentar a un nuevo asesino con máscara y que no consigue ninguna de estas cosas sino todo lo contrario, creando una constante sensación de cutrez e inexperiencia tremenda. No me sirve como excusa el poco presupuesto, hay películas con poco presupuesto que terminan siendo un soplo de aire fresco, bien porque intentan innovar ("Curtain"), o bien porque manejan muy bien los pocos recursos (sí, todos recordaremos "Evil Dead", ¿no?). Esto de las películas de bajo presupuesto depende del talento, el resto puede ser perdonable, pero la falta de talento es determinante.

"Recovery" trata de los malos usos de la geolocalización integrada en los dispositivos móviles, unida por otra parte, a los entresijos de una familia tarada. Así, a primera vista, puede que parezca que yo he exagerado y que la película no puede estar tan mal, pero si os advierto que ni se define en ninguna de esas partes, sino que se entremezclan ambas en un sinfin de tópicos y vergüenzas ajenas, ¿qué me decís?

El guión, como imaginaréis, ni está bien definido, ni se entiende a sí mismo dentro de un género que le queda grande ¡y mira que es una género sencillo!, hablo del torture porn, y no estoy segura si la pretensión es entrar en el torture, en el thriller con giro final que suelta un tufo desde el principio bastante hediondo, o en el de familias disfuncionales herederas de los Hewitt. Rocambolesco todo, pero simple y plano. Nos falta emoción y como no nos emocionamos, nos aburrimos y la espera para el final se hace eterna porque lo que vas viendo en la pantalla es tan falso, tan poco natural, que en pocos minutos se pierde la esperanza que se tenía con un inicio, que al menos no era demasiado bochornoso.

El tinglado comienza con una familia que entiende el amor familiar (valga la redundancia) de una manera muy concreta, que es a través del secuestro. Esta familia busca la pareja perfecta para el hijo mayor. Así, a través de las redes sociales, encuentra a una joven rubia que parece que le gusta y comienza el infierno. Cuando digo que comienza el infierno, no hablo de los protagonista, me refiero al infierno para el espectador, porque desde este momento, el director nos tortura con una molestísma música techno chunga que martillea en nuestra cabeza sin cesar. El tema de la banda sonora que no deja de sonar casi en ningún momento, es una de las cosas que más molesta de "Recovery", porque lejos de proporcionar tensión o ayudar a acentuar emociones, lo que hace es molestar a un nivel subatómico.

Volvamos a la familia y el curioso casting elegido para tamaña empresa, y es que por muy superficial que pueda parecer, es absolutamente incomprensible la elección del padre de familia, Anthony, que parece más joven que su hijo. Y este padre de familia, que entiende que el psicópata siempre tiene que esconderse tras un mono de trabajo azul en un alarde de originalidad, es lo menos carismático que vayáis a ver en lustros. A esto podemos unir a un hijo que no sabemos muy bien si tiene algún tipo de retraso o es que es simplemente no da para más y una madre que aparece y desaparece para bañarse a la luz de la luna en las lagunas del guión.

Por otra parte, tenemos a los jovenzuelos que harán lo que sea para recuperar el último modelo de teléfono móvil comprado por los papis como regalo de graduación. Aquí es donde se podría haber salvado algún mueble, porque sí que el espectador se puede identificar con los protas por la extrema dependencia del móvil, la necesidad constante de ilustrar y mostrar a todos los desconocidos que se aceptan en las redes sociales cada uno de nuestros movimientos, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, y la cantidad de datos vitales que guardamos en el móvil. Antes creíamos que era una putada que nos robaran la cartera por todo el tema de la documentación y las tarjetas de crédito más que por el propio dinero, ahora, con todo lo que contiene cada uno de vuestros móviles, tenéis que estar acojonados perdidos, ¿no? Dejadme pensar, ummmmmmm, conversaciones de whatsapp inapropiadas, fotos íntimas, historial de compras on line, claves y algo que también teméis, que es que se publique algo en vuestro nombre...cuando dejéis de temblar pensando lo que pasaría si os robaran el móvil, pensad que hay un director, Darrell Wheat, que no aprovecha nada de esto y prefiere hacer la típica película plana que se olvida en tres minutos, y esta vez, tres minutos no son una eternidad.

A nivel técnico, como podréis imaginar, no sobresale en nada, que no sea la maldita banda sonora que sigue taladrando. Un efecto especial, uno sólo!! y actuaciones para el olvido de personajes para el olvido junto con un montaje bastante desastroso. No os dejéis engañar por el trailer, que es bastante traicionero. ¿Cuánto tiempo tenéis para ver películas cada semana? Pensadlo bien y que estas palabras os sirvan para aprovecharlo.

Y al final de este día, una se sobrepone a la pereza y se pone a escribir, porque en el fondo, este juego del pito pito gorgorito que nos toca cada vez que le damos al play, tiene sus reglas, y todos sabemos que una de las primeras es que uno tiene que ver de todo para encontrar lo que realmente le gusta o estará incompleto. También creo que hay que escribir de todo para encontrar lo que a uno realmente le motiva y para muestra un botón.

El saben aquell que diu... cuanto son 2 y 2? -pues como no me des mas datos titu.... Pues eso, chicos, pues eso.


13 comentarios:

El Rector dijo...

Nada que objetar a todo lo dicho. Un HORROR en mayúsculas y eso que la idea tenía su aquel. Somos una sociedad esclava no ya de la tecnología, también de hacer pública nuestra vida privada, inclusive las cosas más insospechadas... pero "Recovery", partiendo de esta idea, termina quedándose en un thiller descafeinado con enmascarado cutrón de por medio, dejando el tema de las redes en una mera anécdota.

La banda sonora insoportable, y eso que los títulos de crédito me parecieron graciosos. Pero claro, para eso, minuto y medio, cuando te meten con embudo el asqueroso chumba-chumba durante hora y media, uno termina sacando hasta la primera papilla.

Lo intento, pero más allá de la idea inicial, soy incapaz de encontrarlo nada más bueno a esta absurdez.

Missterror, hay que tener estómago no solo para ver esto... también para escribir sobre ello ;)

Saludos.

Missterror dijo...

Estómago a prueba de bombas, y también jefes que me lían para escribir sobre estos subproductos con el jijijaja...Sigo con esa música odiosa en la cabeza, sigo intentando entender por qué el director, desaprovecha un filón de situaciones terroríficas, con la que muchos espectadores se podrían sentir identificados, para hacer más de lo mismo y mal.
Y ahora te dejo, que voy a subir a instagram una foto de mi cena a medio hacer, de la cena hecha y del plato vacío después de comer lo que cene...

Saludos

Donnie Darko dijo...

Personalmente agradezco de todo corazón este tipo de críticas. 'Recovery' era una de esas cintas que me llamaban la atención, que pensaba que al menos me iban a hacer pasar un buen rato. Tras leer tu estupenda crítica y el comentario del Rector creo que lo mejor es dejarla pasar y dedicar mi tipo a ver otra cosa.

Aquí viene perfecto uno de los comentarios de 'Downhill' acerca de los pocos medios y la falta de talento y puede que por lo que he leído este sea otro claro ejemplo de una película donde no hay ni una cosa ni la otra..

Un saludo y gracias de nuevo!!

Donnie

Patrick Bateman dijo...

Categoría de posters molones con contenido ínfame, ¡ya! XD

Saludos

Pd. Me acabas de ahorrar sufrimiento, gracias. Quería ponerme con ella.

Donnie Darko dijo...

Estoy con Patrick :-) Igual habría que hacer una nueva sección que sea justamente eso: 'Películas con posters molones y contenido ínfame'

Un Abrazo!

Donnie

Missterror dijo...

Donnie- Agradezco mucho que críticas tan desganadas como esta al menos valgan para algo. Sí, definitivamente, invierte tu tiempo en otra cosa. Es mi mejor consejo.
En "Recovery", la falta de talento es palpable casi desde el inicio, pero como buena sufridora en casa, me la he tragado enterita, que aprendí en el un, dos, tres, que a veces estos "sufrimientos" tienen recompensa, aunque este no sea el caso.

Patrick- Jajajaj, el poster tuvo la culpa de todo y después de verla, lo he llegado hasta a odiar.

Hablaba antes del un, dos , tres y por fin puedo ser Mayra Gomez Kemp y decir, por mil de las antiguas pesetas, díganme posters molones y contenido infame:
- Abbatoir

Podéis jugar todos, así que no os cortéis, jajajaja

Un abrazo, chicos.

Patrick Bateman dijo...

Missterror

Pues ya tiene que ser mala para odiarla. XD

Lo de Abbatoir no tiene nombre.

Por mil pesetas:
The Demolisher

Saludos.

Missterror dijo...

Hombre, el poster de "The Demolisher", molón, lo que se dice molón, no era. Iba a juego con la película...

Donnie Darko dijo...

Jo.. con 'The Demolisher' flipo un poco.. Esta es otra de esas películas que me apetecía mucho verla pero cada día se me quitan mas las ganas.. El póster de la peli a mi realmente me gusta.. pero con lo que de verdad flipo es que esta peli fue portada el periódico del festival de cine fantástico de Sitges, lo que me lleva a pensar que alguien tenía demasiada fe en publicitar una película como esta..

Un Saludo!

Donnie

Patrick Bateman dijo...

Missterror

Pues a mí me creó un hype antes de verla que menudo hostión me llevé.

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

Donnie

Ahorratela, bueno la pelea con la basura es la risión.

Saludos.

Missterror dijo...

Patrick- No fuiste el único. Era una de mis grandes apuestas de ese año y yo flipaba en Retiro (creo que ambos estábamos en la misma proyección). De verdad, no daba crédito ante semejante disparate.

Donnie- Pues no sé el interés publicitario en qué se basaba, y recuerdo esa portada perfectamente, de hecho seguro que está en algún lugar de mi casa. Eso sí, haznos caso y no inviertas tu tiempo en ella.

Saludos

Patrick Bateman dijo...

Cierto, ya lo habíamos comentado. Además, habían un 'hooligans' que gritaban el título. XD Mejor que la propia película. XD

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.