miércoles, 31 de mayo de 2017

Crítica: Brimstone

No es fácil posicionarse ante una película así. Es indudable que estamos ante una película técnicamente bien hecha, tanto en el encuadre de sus imágenes como en la música que las acompaña, bien ambientada y que cuenta con un elenco de actores de primer nivel, que interpreta sus personajes de forma creíble. Sin embargo, y aquí viene el pero, me cuesta muchísimo recomendarla, pues es una de las películas más crueles que  he visto en los últimos años.

El western es para mí un género iniciático en el cine (junto al terror serie b de los años 80), posiblemente por la cantidad de películas que emitía la televisión. Hoy en día, lejos de desaparecer, es un género que todos los años se destaca con un puñado de nuevas películas que lo reivindican. Directores como Tarantino, Hillcoat, los Cohen o Tommy Lee Jones y películas como Blackthorn (2011), The Salvation (2014), Bone Tomahawk (2015), Slow West (2015), The Revenant (2015) o Hell or High Water (2016), son buena muestra de ello en el sentido amplio del género.

El director de Brimstone (2016) es el holandés Martin Koolhoven (Winter in Wartime, 2008), que en este caso no nos brinda un western al uso. En él no encontramos los paisajes áridos, las amplias llanuras y las atmósferas crepusculares más clásicas del género, por el contrario aquí nos encontramos con un ambiente sombrío y frío, que amplificará la crueldad y el dolor que guía la historia. El personaje principal tampoco es un personaje masculino, por el contrario y al igual que en otros westerns recientes - The Homesman (2014), The Keeping Room (2014) y Jane Got a Gun (2016) - es una mujer la que carga con el protagonismo de la historia (“en el siglo pasado tenías que ser una guerrera para sobrevivir” se menciona al inicio de la película).

La película narra la dolorosa vida de la joven Liz (interpretada por Emilia Jones y por Dakota Fanning), que intenta escapar de forma constante pero no logra dejar atrás su pasado, que le persigue como su propia sombra. La aparición en escena del siniestro predicador (Guy Pearce), que llega al pueblo del Oeste en el que Liz vive, irá destapando un turbio pasado con cuentas pendientes entre ambos.

Dividida en cuatro capítulos (Revelación, Éxodo, Génesis y Retribución), que no siguen un orden cronológico, la trama es sencilla y fácil de seguir pese a estar desestructurada. En el primer capítulo se nos presenta a los principales personajes, en los dos siguientes capítulos sabremos algo más de su oscuro pasado y en el cuarto y último capítulo se retoma y cierra la trama para todos los implicados. Me queda claro que la forma de narrar la historia a través de capítulos cronológicamente desordenados, ayuda a que la historia no sea lineal y previsible, dotándola de cierto suspense. No deja de ser en este caso un recurso para dotar a la película de cierta complejidad, evitando así los flashbacks. En cualquier caso, reconozco que el guión es sólido y los cuatro capítulos están perfectamente conectados, y que la película, pese a un ritmo pausado y una duración de dos horas y media, no se hace lenta. 

Brimstone es un drama con ambientación western, en la que el horror (que no el miedo) se nos muestra a través de escenas fuertes, crudas y realistas. Es fácil encontrar ciertas reminiscencias con clásicos como The Night of the Hunter (1955), por la figura del predicador siniestro interpretado por Robert Mitchum, y con Unforgiven (1992), especialmente en el segundo capítulo. La película lo que nos muestra es el cruel y misógino mundo del S.XIX, representado en gran parte en la figura de un predicador, al que la falta de afecto y amor le convierten en un ser sombrío y sádico. Una vez más la religión encarnando la perversa maldad con su doble moral por bandera. Como curiosidad, la palabra brimstone significa azufre, lo que podría simbolizar el infierno a que se ve sometida la protagonista.

El elenco de actores está compuesto por Guy Pearce (Memento, 2000), ¿cómo no pensar en él para el papel de malo en un película desestructurada? que interpreta un duro papel que le va como anillo al dedo, pero que no es novedoso en su carrera. A Pearce ya lo vimos encarnar la maldad más cruel en Lawless (2012) y ya lo vimos en modo western en The Proposition (2005). La protagonista está interpretada por Dakota Fanning (saga Twilight) que pese a las buenas críticas que está recibiendo por este papel para mí está demasiado hierática en todo momento, siempre con la misma cara de indiferencia ya sea matando o en pleno orgasmo. Completan el reparto un comedido Paul Anderson (The Revenant), una sometida Clarice Van Houten (Game of Thrones), Kit Harington (nuestro querido John Snow), que representa un efímero ángel en la vida de Liz, y Jack Roth, el hijo del actor Tim Roth, en un papel totalmente intrascendente. Entre todos los actores yo destacaría como revelación a la joven actriz Emilia Jones (Youth, 2015), que comparte el personaje principal con Fanning, asumiendo el complejo papel de una niña de 13 años para protagonizar el pasado de Liz. Interpreta de una forma muy creíble la carga dramática de esta historia, sabe transmitir rabia, sabe llorar y sabe aguantar todo el peso del firmamento que le cae encima en esta dura historia.

La fotografía es de Nicolas Karakatsanis, quien trabajó con Hillcoat en Triple 9 (2016), y la banda sonora es obra del músico y DJ holandés Junkie XL, autor de conocidas composiciones como las que creó para Mad Max Fury Road (2015) y Deadpool (2016), y que es de lo más destacado de la película, por lo que merece una mención especial.

Como comentaba al inicio, son demasiadas las escenas duras y desagradables que se ven a lo largo de la película. Un maltrato profundo para cualquier estómago, a base de mostrar explícitamente disecciones varias, abusos, injusticias, torturas, muertes, sufrimientos y un largo etcétera. Todas las formas de dolor y muerte quedan representadas en esta película. ¿Es realmente necesario atravesar tanto dolor explícito para contar esta historia? Yo creo que no, y lo que no entiendo es por qué el director no tiene ningún reparo en mostrar explícitamente todas estas crueldades y, sin embargo, en las escenas de sexo (el capítulo segundo se desarrolla en un prostíbulo y hay varias escenas), no se atreve a mostrar ni el color de la piel. En ellas los implicados mantienen sexo totalmente vestidos, no vaya a ser que el espectador se sienta ofendido. Sin duda creo que el mundo va en la dirección equivocada.

Si tienes pensado este fin de semana ver una película, ya sea para evadirte de una semana llena de trabajo o exámenes, no veas ésta. Escapa que estás a tiempo. No merece la pena acabar con el buen rollo del fin de semana viendo las penurias que nos muestra Brimstone. Al final, la historia parece más interesante de lo que es, bajo ese envoltorio de narrativa desestructurada.

Lo mejor: Es una película bien hecha y en la que, entre actores de primer nivel, destaca Emilia Jones en un complejo papel cargado de dramatismo.

Lo peor: Explícita y cruel hasta lo innecesario, al final no hay tanta historia detrás.


13 comentarios:

Patrick Bateman dijo...

Hola Ronette

Pues a pesar de que la recomiendas desrecomendandola, consigues despertar mi curiosidad con toda la explicitud que le atribuyes.

Saludos.

RONETTE PULASKI dijo...

Efectivamente Bateman, a veces la publicidad negativa consigue el efecto contrario, jajaja!
Pero con la de westerns que hay, yo prefiero recomendar clásicos como La Muerte Tenía un Precio, de Leone, o más en esta línea del drama Los tres entierros de Melquíades Estrada, de Tommy Lee Jones, que sí merecen la pena, u otra veintena de títulos que irían por delante de Brimstone.
Ya me contarás... un abrazo!

Patrick Bateman dijo...

Por delante seguro que los hay, aunque no soy muy aficionado a éstos. A lo mejor me estoy haciendo una idea equivocada de Brimstone. A ver si la veo y te digo que me ha parecido...

Saludos.

Max Cady dijo...

Gran crítica Ronette, pero con tú permiso yo sí voy a recomendar efusivamente Brimstone.

Esta película es un híbrido desmesurado, turbador y despiadado de western, thriller y cinta de terror religiosa que no dejará a nadie indiferente. Creo que es una de las mejores propuestas cinematográficas del 2016 que hay que reivindicar (pese al varapalo generalizado de la crítica en distintos Festivales) desde ya.

Técnicamente perfecta y con un personaje, el predicador luterano sediento de odio y venganza purificadora, interpretado por Guy Pearce, como uno de los psycho killers más aterradores que ha dado el cine en lustros.

Una de las películas que despiadada que se "disfruta" en cada uno de sus 148 minutos.

Saludos enormes.

Missterror dijo...

Ronette, voy a apoyar a Max Cady en todo lo que dice y yo también voy a recomendar "Brimstone" como película para ver este o cualquier fin de semana del año.
Este western es un survival con todas las letras. Es una película absolutamente cruel y que no puede dejar indiferente. Explícita en cuanto a sufrimiento, sí, de eso va la película, del terror del sufrimiento, del terror que se esconde bajo la máxima "en el nombre de Dios", del terror que significa no tener voz ni con lengua ni sin ella, del terror de la supervivencia en circunstancias donde no decides ser guerrera, es que no tienes otra opción. En definitiva, "Brimstone" es terror y es tragedia (siempre van de la mano).
Yo no encuentro tan desacertado el hecho de que no haya escenas de sexo más explícito, creo que la idea era esa precisamente, esa doble moral en la que no se puede ver un cuerpo desnudo, pero en la que se puede azotar a tu esposa hasta arrancarle la piel a tiras y que nadie te cuestione por ello.

Como dices, el guión está perfectamente ensamblado en esta historía que sí es cronológica pero de manera inversa (aissss "Irreversible"...) y efectivamente, esto hace innecesario el recurso del flashback que desde luego en "Brimstone" hubiera sido poco recomendable, porque te hubiera sacado del estado de desasosiego en el que te mete de manera constante.

Sin duda, el reverendo es el villano del año y se mete dentro de los mayores hijos de puta vistos en pantalla al que odiar con todas nuestras fuerzas.

Dakota Fanning nunca ha sido una actriz que para mi haya destacado. Para mi, " The Runnaways" supuso su mejor interpretación, pero nada del otro mundo. Sin embargo, en "Brimstone" me ha gustado mucho. Siempre he alabado el difícil arte de expresar sensaciones sólo con la mirada, y Dakota Fanning en esta película lo borda. El resto del elenco protagonista, maravilloso. Eso sí, ya no podré volver a mirar a Guy Pierce sin desearle la muerte...

Esta película me la quedo en un lugar especial (un lugar donde está "Bone Tomahawk" en el podio)

Saludos.

RONETTE PULASKI dijo...

Max Cady, es siempre un placer leerte, aunque agora sea en los comentarios. Has hecho un gran uso del entrecomillado, porque Brimstone y el verbo disfrutar, si coexisten debe ser en dos universos paralelos ;)
Missterror, cuando yo ponga una película a parir, corre a verla que seguro que te encanta! Jejeje
Bromas aparte, que la solemnidad de Brimstone no lo perdonaría, sabía que esta película te iba a encantar.
Por lo que respecta al pudor (follar con bufanda, gorrito de lana, guantes, chaleco y botas...) me debo estar perdiendo algo, aunque dado que vivo en un país tropical, si me sumo a esa moda probablemente muera de un colapso. Por otra parte, la ropa de más abrigo que tengo para el frío es un sencillo polo de manga larga...
Tengo una larga colección de westerns y en ella se encuentra Bone Tomahawk, pero Brimstone de momento no se ha ganado su entrada. Vamos a ver en qué lugar la coloca el tiempo.

El Rector dijo...

Para mí, un auténtico peliculón. Y es cierto que es una película dura, pero no tanto como me esperaba, después de los avisos de Ronette. Iba yo preparado para encontrarme con algo en plan "A Serbian Film" y para nada, aunque es cierto que la historia es aterradora, como siempre que se trata un tema tan repulsivo como es el del fanatismo religioso.

Como fanático (valga la redundancia) del western, decir que una de las cosas que más me han gustado de la película (apartado técnico aparte, de incuestionable calidad), es la elegancia con la que el drama y el terror se encajan en un escenario tan genuinamente western como este, revestido para la ocasión, como bien comenta Ronette, de esa tonalidad fría que se aleja del habitual marco crepuscular.

Otro de los grandes aciertos del filme, es sin duda su forma narrativa. Tanto en el hecho de dividir la historia en capítulos, como en el de no hacerlo de manera lineal en el tiempo, lo que dota a la historia de una profundidad, que no habría tenido de narrarse de forma convencional.

Si he de buscarle pegas, algunas secuencias de acción (entendidas dentro del contexto del filme) me parecen algo bruscas o poco desarrolladas (cogiendo la secuencia final como mejor ejemplo de ello) y también me habría gustado una mayor explicitud en las escenas más tórridas, aunque entiendo que el alto caché del elenco, como lo delicado de según que temas, han sido un gran impedimento en este sentido.

Por último, y para añadir un fabuloso western reciente a los ya citados que no puedo dejar de recomendar, es lo último de Ti West, con unos Ethan Hawke y John Travolta, absolutamente maravillosos: " In A Valley of Violence".

Saludos.

JuanCar dijo...

"Brimstone" es una buena película, quizás algo larga para mi gusto, pero en líneas generales está muy bien. Como bien dice Missterror, el reverendo es probablemente uno de los mejores villanos que nos ha regalado el cine recientemente, un papelazo de Guy Pearce.

Al igual que el Rector, quiero apuntar por aquí tres fantásticos westerns más.
La tremenda "Outlaws and Angels", también algo larga en algún pasaje pero definitivamente satisfactoria, la entretenidisima "Jane got a Gun", y lo de entretenida se queda corto, y la fantástica serie épica de los dos Kevin, "Hatfields and McCoys".

Saludos

RONETTE PULASKI dijo...

Juancar, tal y como decís, que la película está bien hecha está claro, y tiene elementos que son incuestionables. Pero a mí, bajo todo ese sufrimiento y apariencia, me dejó poco poso. Para hacer la crítica la vi dos veces, y te aseguro que no la veré una tercera vez ni como castigo al perder una apuesta…jejeje
No coincido con la actuación de Dakota, que transmite menos que una piedra. Al menos una piedra al sol, durante un tiempo es capaz de transmitir calor. Si Liz se dedica a auxiliar partos, al menos que aprenda un poco del oficio, porque existen técnicas para ayudar a nacer un bebé sin necesidad de romperle el cráneo. Nada, ni lo intenta. Que sí, que viene de un pasado muy cruel y no tiene ganas, vaya pobrecilla.
A Guy Pearce lo tenemos como un icono, con películas como Memento o LA a sus espaldas, pero no creo que esta actuación esté entre lo mejor de su carrera. Ojo, no digo que no esté bien, que sí que lo está, pero su personaje del reverendo está bastante visto, no aporta su dosis de originalidad, por lo que no lo veo tan trascendente. Como ya comenté, me gustó más en The Proposition o Lawless (ambas bastante por encima de Brimstone).
Si al final de la película me dan un Wincherster con una bala, yo disparo a Dakota sin dudarlo.

JuanCar dijo...

Yo por mi parte, me siento más cerca de tu opinión que del entusiasmo de el Rector o Missterror.

Y por supuesto, ni me atrevo a compararla con "Bone Tomahawk" por respeto a Kurt Russell.

Saludos

JuanCar dijo...

Fantástico primer episodio de "Black Sails".
Buen planteamiento, actores muy carismáticos y excelente la ambientación.
Nos ha dejado un muy buen sabor de boca a mi y a mi mujer y, ¡queremos saber más!...mmmm esa hojita del cuaderno de bitácora...espera, no me lo cuentes!.
Y encima firmado por el gran Neil Marshall. No se puede pedir más.

Saludos

El Rector dijo...

Juancar, me alegra que os hayáis animado con ella. Cualquier cosa que yo te pueda decir a estas alturas, de esta pequeña gran maravilla de cuatro temporadas, a cual más fascinante, es poca. Solo puedo añadir una cosa: DISFRUTAD.

Saludos.

Nelson Rangel dijo...

Hay películas que se quedan en la memoria, y esta es una de ellas, pero con la diferencia de que lo hará con clavos de sangre. Creo que en esta película el director transgredió una línea muy delicada que me hace pensar en Tarantino elevado al cuadrado de su locura. Sin embargo, con tarantino, a pesar de que se ve más sangre que en un matadero, uno está tranquilo y diría que hasta se disfruta de tanto color rojo, porque uno sabe que es un bromista; pero Koolhoven hace que uno tome muy en serio la perversidad de las escenas grotescas hasta el punto que, en mi caso, se llegue a la conclusión de que el pervertido realmente es el mismo Director.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.