sábado, 20 de mayo de 2017

Crítica: Razorback

Cuántas veces hemos visto toda clase de animales y bichos encabronados en el celuloide: tiburones, pirañas, serpientes, arañas, ratas, orcas, sanguijuelas viscosas, avispas, cuervos en éxtasis, gorilas gigantes, panteras que resultan ser mujeres… muchas, y la verdad no tenía constancia de que un jabalí podía estar en salón de la fama también. Viniendo de Australia ésta cinta, podrían haberla hecho de un canguro, pero han preferido apostar por el “gran verraco”, como aquí lo llaman algunos de los “hellbillys” autóctonos de un pueblo perdido, la ubicación de nuestra peli.

Siendo de dónde es y de la época, no hago más que acordarme de “Mad Max” y de su director George Miller, ya que “Razorback” me recuerda en muchos momentos por su propuesta visual y de fotografía a la obra maestra australiana, y es un aspecto que más adelante os contaré como esencial para salvar los muebles de ésta producción. “Los colmillos del infierno” es una historia de venganza que deambula entre el thriller y el terror, ambientada en lo que podría ser un western, y donde podemos encontrar momentos de road movie, drama, cine sobrenatural… una mezcolanza que particularmente no me ha enamorado del todo, y eso que le he puesto ganas. Esperaba una película dirigida a un público más adulto.

La cinta comienza con un jabalí gigante, el cual se ha zampado al nieto de un cazador de canguros y éste es apunto de ser acusado de homicidio. Aunque nadie le cree en el pueblo y es apunto de ser acusado de la muerte, finamente no entra en prisión, con lo que su único nuevo objetivo será el de cazar al bicho. En este plan, una periodista especializada en el mundo animal y protectora de la naturaleza , viaja desde Nueva York animada por su marido Carl Winters para hacer un reportaje sobre el salvaje mundo de la caza furtiva en Australia. Cuando llega al pueblo se encuentra un mundo algo hostil (como era evidente) donde los cazadores más paletos no la recibirán de buen agrado. De hecho, termina desapareciendo y su marido al enterarse va en su búsqueda. Allí junto con el cazador del inicio intentará descubrir la verdad y dar caza al criminal.

Y hasta ahí llegamos. El guión, el cual podría haber sido mucho más elaborado y enriquecedor se queda bastante cojo y vacío. Si realmente la historia nos hubiera ofrecido personajes más interesantes, el producto podría haber salido redondo, hubiera sido una historia completa en la que aunque sabemos a lo que venimos, ver una película de un jabalí matando a la peña a diestro y siniestro, se podía haber jugado mucho más. Todo se hace previsible, nos lo cuentan del tirón, y eso le pasa factura. El intento de dramatizar la historia del viejo cazador flojea, ya que cuando tiene que haber violencia no la hay, cuando tienes que pasar miedo, no lo pasas del todo, con lo que el leit motiv de “historia de venganza” muere, y así en general pasa con el conjunto.

Su director, Russell Mulcahy (“Los Inmortales”) nos ofrece ésta opera prima con el bagaje de haber rodado algunos videoclips de Duran Duran, allá por los 80s, y es algo que se nota. Es decir, si por algo destaca “Razorback” es por su belleza visual, donde podemos encontrar elementos mil veces referentes durante toda la época: luces saturadas, ambientaciones sobrenaturales utilizando muchos azules, niebla, paisajes abiertos con mucho naranja en los atardeceres… la verdad es que extrañamente podemos encontrar ésta fotografía en otras producciones de terror, cosa que es de muy de agradecer y que por seguro en la época hizo que la película adquiriera cierta fama y buena crítica por entonces. El gran culpable de esto fue Dean Semler, conocido por su destreza con la cámara y reconocido por sus trabajos en múltiples películas de fama como la misma “Mad Max”, “Bailando con lobos”, “El coleccionista de huesos” o “Maléfica”. Sinceramente esa manera de tratar la imagen ha hecho que pueda ver la película hasta el final con cierto gusto.

Los puntos negros son varios y es una lástima que así sea. Para empezar, y lo más importante, el montaje es deficiente y cortante. La escena inicial del juicio al cazador sobra, no nos aporta mucho más que añadir algo de drama a la historia, cosa que a veces se excede si es una película de terror. ¿Alguien me explica porqué la casa del inicio de repente salta en llamas? Nadie. Sí, que da luz a la escena para poner el título de la película. Fallos de racord ,saltos de eje de camara ,donde algunos personajes están en un lado y luego en otro. ¿Porqué tiembla la cámara así en la escena final? Por la cinta andadora, vale, pero es chirriante y poco estético. Igual que los fundidos a lo “Star Wars” con el viejo cazador gritando, son sencillamente feos, y no van en la línea de lo demás, con lo que canta. La perdida de atención en lo principal, es otro de esos puntos débiles… porque salen más en pantalla los paletos que el jabalí, de manera errónea, ya que ya sabemos que son unos capullos, y tienen su cierta gracia y papel, pero para un rato, no más de 20 minutos. Esto no es “Tiburón” por lo que el jabalí tendría que haber salido más y mejor… porque sacarle tanto de la imagen no nos da nada más que thriller y yo he venido a ver terror y sangre. Es algo decepcionante este aspecto, y se podía haber hecho mejor… Los FX no son malos, para nada, me parece que está bastante logrado el conjunto y que es un animatronic grande, pero vuelvo a repetir, no hay tensión en las muertes, no hay casi sangre, con lo que, no hay casi nada. Quedarse a medio camino en este sentido me ha causado mucho dolor, porque se podría haber hecho una carnicería interesante. A cambio también nos dan algunos momentos un tanto surrealistas, como cuando el bicho arranca y se lleva consigo parte de una auto-caravana con su tele y todo, lo cual es bastante flipante pero no tiene ni pies ni cabeza. ¿Me queréis dar una peli de un bicho terrible y temible? Más seriedad no está de más.

SPOILER En el plano de actuaciones, todas normales tirando a reguleras y de relleno. Se supone que la protagonista iba a durar más, que era la que mejor lo estaba haciendo, pero no es así. Por lo menos nos deja la mejor escena de toda la película dentro del coche sufriendo de lo lindo. El tal Carl es un poco soso y su nueva relación con su salvadora (el prototipo de rubia buenorra) está muy visto. Algo de chicha nos da el papel del cazador, y también se nos queda por el camino. En fin, ¿se terminó el presupuesto y los mandaron a casa? Me lo creo. FIN SPOILER

La banda sonora en cambio si me ha gustado, me parece acertada, entretenida y aporta algo de tensión en los momentos en los que hay más vacío, muy de la época.

En resumen tenemos un cuadro pintoresco que se ha quedado a medio gas. Es una pena, porque tenía el hype bastante elevado con “Razorback”, ya que para muchos es un HIT, y le he encontrado tantos fallos, a mí parecer, que la dejan bastante desinflada. Eso sí, se deja ver y estoy seguro que gustaría a cualquier horror fan, pero cuando algo va tan potente en un apartado y en otros tan descompensado, se acaba notando en exceso y a mí particularmente, me mata. He visto otras muchas películas de “animales cabreados” que realmente me han gustado porque no eran pretenciosas, y al final, me han dado lo que esperaba. En ésta me da todo el rato la sensación de he querido hacer una cosa y no me ha salido del todo bien, continuamente. Visionable y con algunos momentos buenos.

Lo mejor: El tarro de las esencias de los 80’s, con una fotografía impresionante y unos escenarios imponentes.

Lo peor: El montaje y la dirección, flojos y que se quedan a una altura muy baja con respecto a otros aspectos. Previsible, floja en muchos puntos. Ni los garrulos dan mucho miedo, ni el jabalí mata como tiene que ser… Se podría haber hecho una película de terror excelente con tales escenarios, y se ha quedado a medias.


5 comentarios:

RONETTE PULASKI dijo...

Mítico título que no veo desde tiempos ancestrales. Cutre por momentos, grande en otros, pero que no acabó de darme la ración de jabalí bestial que en día buscaba. En cualquier caso, creo que es una película ochentera muy reivindicable. Abrazos!

Rhaul Black dijo...

Hola Ronette!
Efectivamente me quedé con esa sensación, un poco más de sesera en el asunto hubiera parido algo aún mejor... merece una revisión solo por los paisajes y el aroma a VHS.

Un abrazo!

ariel moreno dijo...

Antes que nada queria agradecerte por rescatar esta pelicula ochentosa,pero no estoy de acuerdo en algunas cosas,por ejemplo:te puedo explicar lo de la casa en llamas al inicio,en el primer plano de interior se puede ver un hogar con leños encendidos en la sala,lo que obviamente desencadena el fuego tras el paso de la bestia,pegada esta la escena del juicio,necesaria para explicar rapidamente la situacion del anciano y su posterior vida traumada.Las trancisiones y fundidos son propios de la epoca y creo estan hechos con buen gusto,algo que repetiria en su salto a Hollywood tras esta pelicula,con Highlander.La fotografia es espectacular,y creo yo, uno de los primeros en dar ese aspecto magico de color azul a la noche neblinosa,algo usado tambien en esa epoca,por Michael Mann, para su The Keep.La musica es atmosferica y nostalgica,a cargo de Iva Davies,lider de la banda Icehouse,con pocas notas transmite muchos sentimientos,en esto aspectos estamos de acuerdo.Creo yo tu desilusion se deba a que esperabas algo mas sangriento,pero la pelicula siempre mostro ir por otro lado,ejemplo,la luna que se tiñe de rojo cuando el anciano es atacado por los paletos,no hay violencia grafica,nunca la busco su director,sino el mostrar quien es mas salvaje ,si el jabali o los cazadores de la fabrica Petpack,todo es metaforico,sobrenatural,como si se tratase de una pesadilla,como esas bellas alucinaciones que sufre Carl en el desierto,si esperabas una carniceria entiendo tu vacio,tendras que esperar a que se estrene Boar,la encubierta remake australiana ,que por lo visto en su trailer,deja un poco lo romantico y le da mas presencia a la bestia.Solo coincido en ese movimiento de camara molesto,hacia el final,algo que se venia venir,cuando antes ya habia aumentado la presion de la valvula de la caldera y lo solucionaron de un golpe.Terror y sangre no,melancolia,tristeza,y algo de romaticismo envuelto con un fino papel de suspenso,relleno de hermosos paisajes y buena musica.Un bombon surrealista y magico.

Rhaul Black dijo...

Hola Ariel!

Gracias a ti por darnos tu opinión, siempre se agradece leer otros pensamientos tan válidos como los nuestros.

Sin duda, al final del visionado, se me quedó un poco de sabor agridulce, pero si es bien cierto lo que dices de que lo lleva por un camino más visual, con suspense, y nunca tanto por el terror más gore. Para mí, si hubiera juntado las dos cosas, la cosa hubiera mejorado mucho. Por ejemplo, Near Dark es una película con una estética muy potente y que te da buenas dosis de acción, melancolía y el toque justo de terror con el vampirismo, esta bien equilibrada.

Como bien dices los paisajes son de documental, parece un buen videoclip ochentero...

Quizás he sido un poco quisquilloso con la nota final, pero sin duda recomiendo su visionado por muchas cosas interesantes.

Un saludo!

ariel moreno dijo...

...ademas de la inminente Boar,tambien australiana,se me habia olvidado Chawz,la coreana del 2009,tambien sobre un jabali gigante asesino,que incluso copia situaciones como el enfrentamiento dentro de una fabrica,remakes o plagios?....

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.