Crítica: Ruin Me (Preston DeFrancis, 2017) Crítica: Vuelven (Issa López, 2017) Crítica: Jóvenes Ocultos (Joel Schumacher, 1987) Crítica: Basada en Hechos Reales (Roman Polanski, 2017) Crítica: Gonjiam: Psiquiátrico Maldito (Beom-sik Jeong, 2018)

lunes, 28 de mayo de 2018

Crítica: Feral

Que los buenos (o grandes) guiones ya no están en el cine, están en la televisión, es un secreto a voces que a estas alturas de la película, ya no puede ni debe sorprender a nadie. Lo que si resulta sorprendente, es que al cine, le haya crecido otro enano, otro duro competidor en esta carrera por narrar las mejores historias de ficción, hablo por supuesto, de los videojuegos. Y esto viene al caso porque “Feral”, la nueva película dirigida y escrita por Mark Young (a quien no veíamos por el género desde aquella post-apocalíptica “Tooth and Nail” del año 2007), parece sospechosamente “inspirada” en uno de los videojuegos más jugosos para los amantes del cine de terror que ha dado esta generación: “Until Dawn”. Para los que no lo conozcan, la propuesta de Supermassive Games nos ponía en el pellejo de un grupo de amigos que se reunían tras una tragedia del pasado en una alejada cabaña en las montañas y que tras unos cuantos (y acertados) volantazos de guion, tenían que hacer frente a un inesperado terror, que no voy a desvelar aquí, por supuesto.


“una película que tiene su mayor pecado en quedarse siempre a un escalón por subir en todo aquello que va proponiendo.”


Quien haya tenido el placer de jugar a este interesante videojuego, sabrá ver las muchas conexiones existentes con el film de Young y si bien este, está lejos de la inspiración narrativa de aquel, para terminar quedándose en una modesta serie B bastante más previsible que la aventura digital, lo que nos queda es una monster movie muy de los noventa que coge un poco de aquí y un poco de allá para ofrecer hora y media de entretenimiento mucho más digna de lo que podría parecer de entrada si hacemos excesivo caso de sus muchas y evidentes limitaciones en una película que tiene su mayor pecado en quedarse siempre a un escalón por subir en todo aquello que va proponiendo.

De entrada nos encontramos con un reparto que sin hacerlo del todo mal (lejos de algunos desastres a los que solemos estar acostumbrados en este tipo de producciones menores), siempre nada para terminar muriendo en la orilla, faltándole siempre a las interpretaciones, ese empuje final para llevarlas un paso más allá de ese mínimo que siempre debería ser la credibilidad, algo que aquí se suele cumplir a rasgos generales, pero es cierto que en los momentos álgidos, se echa en falta ese plus de fuerza que engulle al espectador y lo hace partícipe del relato en primera persona, algo que se hace muy palpable sobretodo, en las carnes de la actriz protagonista, una Scout Taylor-Compton, que está lejos, por ejemplo, de los registros ofrecidos en las dos controvertidas reimaginaciones de Rob Zombie del “Halloween” de John Carpenter: “Halloween: El Origen” (2007) y “Halloween 2” (2009) en las cuales encarnó con bastante más alma a la hermanísima Laurie Strode, quedándose aquí en una final girl algo descafeinada.


“las relaciones entre los distintos personajes deberían haber desembocado en otros tantos dilemas morales que una vez más, en ningún momento se quieren o se saben explotar”


Young intenta jugar también con ese reclamo de gatillo fácil que es la homosexualidad, sobretodo cuando esta es femenina y se enmarca dentro del género de terror, convirtiendo a la heroína de la historia en una lesbiana de nueva cuña, elemento este que a la postre, no tiene el menor impacto ni relevancia en el desarrollo de la historia, lo cual deja bastante desdibujada su relación con una Olivia Luccardi (“It Follows”) que deambula por el relato como si su condición sexual tuviera que darle una trascendencia a su personaje que en ningún momento tiene, quedándose las abundantes lineas de guion que hacen referencia a ello en algo anecdótico, cuando lo interesante aquí, hubiera sido que esta relación y el hecho de que Alice (Taylor-Compton), provenga de una familia ultra conservadora, hubiera tenido algún tipo de impacto real en la trama.

Tampoco estamos ante una película que se atreva en ningún momento en traspasar según que lineas, manteniéndose siempre en una zona políticamente correcta pese a que hay varias secuencias que daban pie a ello. Situaciones que hemos visto antes en otros filmes, resueltas con bastante más mala baba y crudeza que en el caso que nos ocupa, valga el potencial desenlace como buen ejemplo de esto, teniendo todas las herramientas para abordar bien esa crudeza que demando, bien ese humor macabro tan bien aprovechado por ejemplo por Ti West en su “Cabin Fever” (2002), que aquí bien podría haber encajado como un guante en algunos pasajes y que por contra, es una baza que no se intenta explorar en ningún momento. De la misma forma, la vertiente dramática está muy lejos de lo que hoy, suele ofrecer el género, algo que aunque puede que sea un alivio para muchos, también podría haber resultado una herramienta útil en un relato como el que nos ocupa, en el cual las relaciones entre los distintos personajes deberían haber desembocado en otros tantos dilemas morales que una vez más, en ningún momento se quieren o se saben explotar.


“un filme que no solo se deja ver, también se disfruta , supongo que en parte gracias a la fácil digestión de toda una serie de automatismos que el fan del terror ya tiene más que interiorizados”


Si hablamos en clave de hemoglobina, una vez más tenemos que hacerlo con la boca pequeña y aunque es cierto que tanto las caracterizaciones de los... (bueno, prefiero que cada uno saque sus propias conclusiones sobre lo que son) como algunos efectos, están bien resueltos y no se escatima en chorretes, “Feral” está bastante lejos también de los niveles de grafismo que se le podrían presuponer a una cinta como esta, ocultando oportunamente algunas muertes fuera de plano y reduciendo otras a simples eyaculaciones post-mortem.

Y por supuesto, los típicos giros argumentales que hacia referencia al inicio de este análisis cuando hablaba de “Until Dawn” y que una vez más, están muy lejos de conseguir sorprender al espectador o al menos, engatusarle el tiempo suficiente como para generar algún tipo de intriga en la trama. Esto no se consigue, quizás el prólogo, que no se caracteriza precisamente por su sutileza, tenga buena parte de culpa y tampoco el posterior desarrollo, de lo más simplón, ayude a armar algo minimamente inteligente como para ganarse en este sentido, el interés del respetable, algo que no obstante y pese a todo lo comentado, si consigue “Feral” en mayor o menor medida, jugando con la suficiencia en la gran mayoría de sus apartados, algo que le vale en su conjunto, para ofrecer un filme que no solo se deja ver, también se disfruta , supongo que en parte gracias a la fácil digestión de toda una serie de automatismos que el fan del terror ya tiene más que interiorizados, pese a lo previsible y muchas veces, descafeinado, que todo resulta.

Lo mejor: Cumple con el mínimo exigible en todos los apartados, las caracterizaciones y la inesperada capacidad de entretenimiento que atesora dadas las circunstancias.

Lo peor: Se queda a medio gas en casi todo, lo que se traduce en una escasa capacidad de perturbar a todos los niveles y que a estas alturas, aun no hayas catado una experiencia tan especial como “Until Dawn”.


4 comentarios:

Missterror dijo...

Muy en sintonía con todo lo que comentas y eso que yo sí que había depositado expectativas en esta película y me podría haber llevado un gran chasco. Desde luego es una pena que no termine de explotar en ningún momento, parece un ejercicio de contención involuntario. Apuesto por la falta de recursos para que no termine de sobresalir en ningún apartado, pero teniendo aciertos como los tiene, no me termina de convencer del todo que se justifique esta falta de ferocidad en la ausencia de pasta.
La trama es interesante, pero se queda en punto muerto antes de finalizar. Las caracterizaciones son muy buenas, pero las muertes fuera de plano y el poco mimo en algunas escenas que deberían haber sido infinitamente más explícitas y gore me vuelve a dejar entre Pinto y Valdemoro, la irregularidad en las actuaciones, que lo mismo se muestran muy creíbles que forzados al máximo, descoloca. La escasa utilización del entorno natural y del encierro en la cabaña para crear más tensión me pareció una pérdida de control por parte del director, pero por otra parte, esos "acechadores" me tenían loca, así que suscribo ese seis que le otorgas sin lugar a dudas.
Pudo ser mucho más, desde luego, pero hasta que llegue una monster movie en condiciones y lo deseo con todas mis fuerzas porque es un subgénero que me encanta, me voy conformando con estas miguitas.
Por cierto, solo he jugado a un videojuego en mi vida y ese ha sido "Until Dawn" y durante las horas de tensión con el mando en la mano, es cierto que no podía parar de pensar en que ese videojuego tenía un guión muchísimo más elaborado y coherente que la mayoría de las películas que vi en esa época (y en todas en realidad). Yo también encuentro semejanzas entre los seres del juego y "Feral" y deseo que algún día haya una adaptación cinematográfica digna porque sería un puntazo.

Saludos.

El Rector dijo...

Missterror, si solo has jugado a un videojuego en tu vida y casualmente ha sido "Until Dawn", como fan del terror que eres, o tienes muy buen ojo o bien tienes un gran mentor :) El mundo de los videojuegos está plagado de grandes títulos de terror, pero es cierto que "Until Dawn" se sale bastante de los habituales "survival horror", para ofrecer una experiencia mucho más cercana al cine, que al propio ocio digital, además de ser un estupendo ejemplo de que a nivel de guiones, incluso en subgéneros tan trillados como el slasher o las Monster movies, todavía hay margen para escribir cosas capaces de sorprender al espectador. "Until Dawn" no solo da para una buena película, da para varias.

No sería "Feral" desde luego, un título que apueste por ofrecer cosas nuevas, limitándose ha coger un poco de aquí y un poco de allá (del propio "Until Dawn"), pero haciéndolo lo suficientemente bien, como para ofrecer una experiencia entretenida... una pena que se haya quedado a medio gas, ya que podría haber dado para mucho.

Saludos.

Roger Caceres dijo...

Totalmente de acuerdo, los primero 15 minutos ya sabes de qué va todo y si jugaste until Dawn como en mi caso, la "inspiración" se hace palpable. Es una lástima . Aunque sea me entretuvo una tarde de domingo en el sofá.

El Rector dijo...

Roger, para hora y media de entretenimiento da sobradamente, otra cosa es que si entramos en comparaciones, tengo claro que "Until Dawn" dejará bastante más poso en todo aquel que lo haya jugado y visto la película, por más que te mataran a la rubia de turno en el último momento por una decisión poco afortunada ;)

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.