domingo, 10 de febrero de 2019

Crítica: The Hole in the Ground

Hay dos determinadas formas de aprovechar la vida a través de los sentidos: la primera se centra en recrear el presente a través del tacto, gusto, vista, oído y olfato y hacer que todo tenga mayor intensidad. La otra es esclavizar a los sentidos para rememorar el pasado. En esta segunda fase, queda claro que usamos la memoria sensitiva para centrarnos solo en recuerdos positivos y subyugar a los sentidos para que solo se centren en una evocación placentera. Cuando esta segunda función de los sentidos toma el control, la intensidad del recuerdo feliz es mucho más íntima e inexplicable. Ocurre que cuando sentimos este grado de conocimiento de nosotros mismos, se genera una sensación que nace tan de dentro que confunde mezclando felicidad y melancolía de forma tan indefinida, que uno no sabe si sonreír en silencio con los ojos muy abiertos o cerrarlos y sentir cómo el vacío interno que esto provoca nos invade por completo y nos lanza al vacío de los momentos en los que nos hemos sentido felices. La confusión termina devorando a los sentidos, aunque el brillo en los ojos es delator.


“El director Lee Cronin, nos mete de lleno en la inmensidad de los bosques irlandeses para recrearse en la sensación de soledad y fragilidad de Sarah (Seana Kerslake)”


Justamente es esta segunda manera de poner a trabajar a mis sentidos de lo que quería escribir para explicar la secuencia de créditos iniciales en “The hole in the ground”. Hay pocas cosas que me hagan tan feliz como el poder retrotraerme a mi semana favorita del año: la semana del festival de cine de terror y fantástico de Sitges. Todos los cinéfilos somos felices en esa semana, pero me guardo como algo exclusivo la manera de volver mentalmente al momento de estar sentada en la primera proyección de la mañana con el café recién bebido en el estómago y el hambre de cine invadiendo todo mi cuerpo. Esto se consigue con dos o tres acordes de piano o violín para que mi oído se relaje y un bello paisaje de fondo para que mi vista ponga en funcionamiento a la imaginación. Esta música suave, relajante y lánguida suele ser la tónica de las películas con las que se arranca un día en el festival sobre las ocho y media de la mañana y os aseguro que cada vez que me encuentro con un inicio así aunque ocurra desde la distancia, en pocos segundos mi mente está en Sitges y mi cuerpo alerta y receptivo. Así comienza “The Hole in the ground”, una declaración de intenciones para mí.

La manera de mostrar los títulos de crédito con cámara invertida, es la promesa de una película interesante que tiene más que ofrecer que a un simple niño malvado (como puede parecer en el póster e incluso tráiler promocional). “The Hole in the ground” es mucho más que esto, es una película de un acabado excelente con un contenido que atrapa y un continente muy por encima de la media. El director Lee Cronin, nos mete de lleno en la inmensidad de los bosques irlandeses para recrearse en la sensación de soledad y fragilidad de Sarah (Seana Kerslake), una mujer que busca refugio para criar a su hijo Chris (James Quinn Markey), alejada de la ciudad tras una separación que se intuye traumática. El bosque actuará como tercer personaje protagonista y junto a él, este trío avanza de forma pausada y misteriosa hacia un profundo agujero que genera una atmósfera perturbadora y perfectamente concebida para la eficaz evolución del guión.


“The Hole in the ground transita entre el terror, el drama y la tensión con una naturalidad digna de mención”


Un vez que el rumbo de la película nos aparca en el bosque, la acción se desarrolla lenta y llena de matices y pequeños detalles que determinan la calidad de esta propuesta. Olvidad la publicidad sobre niños demoníacos, “The Hole in the ground” no persigue el caos, persigue la tensión enrarecida que pone a una madre en el punto de mira y que convierte en realidad las pesadillas de cualquier padre cuando deja de reconocer a su hijo en sus acciones y reacciones, para asumir que la personalidad que se está forjando es diferente a la que el padre o madre creía como segura cual dogma de fe. La película no se centra en el drama de una madre y su hijo al estilo “The Babadook”, “The Hole in the ground” se centra en la reinvención del estilo clásico y la fijación de determinadas referencias para mostrar un resultado que si bien no es original en absoluto, tiene una calidad técnica que lo eleva a la notabilidad.

Es muy poco probable que al ver “The Hole in the ground” no vengan a la mente películas como “Honeymoon” (Leigh Janiak, 2014), “Here comes the Devil” (Adrián García Bogliano, 2012) y por encima de todas las cosas “Invaders from Mars” ( Tobe Hooper, 1986) Conjugando estas cintas y ajustando al máximo el dibujo de los personajes, “The Hole in the ground” transita entre el terror, el drama y la tensión con una naturalidad digna de mención, sin necesidad de forzar situaciones angustiosas o utilizar jump scares subidos de tono para sobresaltar el espectador. La tensión se genera por el suspense y las bondades de un escenario perfecto para apagar las luces en el silencio de la noche. Cronin solo necesita sacar a la protagonista al bosque de noche con una linterna y enseñar un gran agujero en el suelo rodeado de árboles gigantes para tener al espectador en el estado en el que tiene que estar.


“No es necesario un gran despliegue de artesanía en los momentos más creepy y cuando chocamos con ellos, están cubiertos de forma sobrada”


Obviamente todo este in crescendo en la inquietud y el nerviosismo se gana con un gran tour de force entre los dos protagonistas, Seana Kerslake y James Quinn Markey, quienes están absolutamente magníficos en sus papeles de madre e hijo, tanto en la calma como en las partes más terroríficas de la película. Junto a ellos, una banda sonora que lo envuelve todo y que actúa de catalizador perfecto para una serie de diferentes sensaciones a lo largo de la película. Si os preguntáis por el lugar que ocupan los FX en el apartado técnico, os diré que hay un poco de cal y un poco de arena. No es necesario un gran despliegue de artesanía en los momentos más creepy y cuando chocamos con ellos, están cubiertos de forma sobrada. En cuanto a los efectos digitales, son anecdóticos aunque no por ello dejan de ser mejorables. Una mancha borrosa en uno de los puntos álgidos del metraje.

Sin duda, “The Hole in the ground” es una película a tener en cuenta para los amantes de las películas lentas, tremendamente atmosféricas y de gran sensación final. Irlanda nos presenta a Lee Cronin, un director para tener anotado en la wishlist de buenos fichajes, tras este estreno en el formato largo. Sin duda, ha entrado por la puerta grande mientras nos deja un enorme agujero en el suelo. La realidad de casi todos los agujeros que nos encontramos a lo largo de nuestras vidas es que tienen naturalezas inciertas. Las conjeturas que nos hagamos sobre dicha naturaleza, solo servirán para llenar nuestra cabeza de teorías con poca lógica, casi tanto como el impredecible comportamiento humano. No es necesario que un gran agujero tenga una gran explicación, simplemente tienes que saber que está ahí y que es mejor no caer en él.


6 comentarios:

victor dijo...

Pues a mi no me ha gustado. La premisa prometía una película interesante, pero se queda en un esbozo que no termina de ser diseñado. Se queda a medio camino de todo. Eso si, una gran fotografía y una buena atmósfera. 4/10
Un saludo

Gsus dijo...

Ciertamente la película no está nada mal. Seguramente mejor de lo que a priori ante una historia como ésta (mujer separada con niño (malvado?) que busca comenzar una nueva vida en una casa en el bosque) podríamos esperar.
Cierto que al ver la película pueden venir a nuestra cabeza bastantes referencias como las que citas. No obstante me parece más evidente la de la película rodada por Don Siegel en 1956 (no digo más por no hacer spoiler) aunque obviamente en otro contexto.

Terminando ya, diría que quizá la nota es un poquito exagerada o al menos esa es mi sensación. No termino de ver aquí un peliculón, aunque en general el resultado me parece por encima de muchas de las películas actuales de terror.
saludos.

El Rector dijo...

Missterror, yo te compro hasta la última de las estrellitas. Para mi esta "The Hole in the Ground" ha supuesto una inesperada sorpresa para bien y eso que el póster con el niño y la araña no era precisamente prometedor... nada más lejos de la realidad. Es cierto que la historia no destaca por la originalidad, bebiendo y mucho de todos esos títulos que comentas y de algún otro más (a mi también me ha recordado mucho en algunos aspectos y sensaciones a la genial "The Broken" de Sean Ellis) pero entre lo bien desarrollada que está, haciendo precisos equilibrismos entre el uso de las atmósferas, el suspense y los momentos más puramente creepy (que tiene unos cuantos) y la espectacular puesta en escena, con una fotografía de diez y algunos recursos estilísticos de aúpa (brutal la secuencia de créditos con ese plano invertido) hacen de la película de Lee Cronin una experiencia adictiva y perturbadora a partes iguales.

Espectacular también los protas, tanto la mamá como el nene. Ambos muestran en pantalla una química rara que se va deformando a medida que avanza la trama para terminar degenerando en algo realmente siniestro y cercano a esa serie B de la que en muchos momentos parece querer alejarse de forma premeditada.

Por buscarle alguna pega, yo lo de los efectos digitales, que es algo que detesto, te diré que en esta ocasión no me he dado ni cuenta, debe de haber sido algo d lo más sutil. Sí hablaría del desenlace, que sin hacer ningún tipo de spoiler, diré que yo habría apostado por otro tipo de cierre, pero vamos, una pequeña anécdota.

Lo dicho, gratísima sorpresa.

Saludos.

Missterror dijo...

Victor- Entenderás que no esté de acuerdo con lo que comentas. Creo que uno de los puntos fuertes es que sí cumple lo que promete y de manera muy sobrada. Creo que el camino se recorre con soltura en todos los apartados y todos los palos que toca, no solo se completan correctamente sino que se complementan a la perfección.
Eso sí, estamos de acuerdo en la fotografía y la atmósfera.

Gsus- Obviamente también pensé en la película de Siegel pero creo que en los otros títulos de los que hablo se le da tanta importancia a lo que ocurre con el niño como al paisaje en el que se desarrolla y para Don Siegel esto no era así. Dejémoslo en que tiene un poco de todas ;)
Respecto a la nota, cuestión de gustos y percepción. Si "The Hole in the ground" está por encima de la mayoría de las películas actuales, no me parece extraño puntuar con un notable. Las notas son cuestiones personales claro está, pero tengo la sensación de que siempre hay que justificar las notas altas antes que las bajas y no entiendo muy bien el por qué de esta tendencia. Hablo en general Gsus, no lo digo únicamente por ti, no me malinterpretes. En mi crítica creo que se justifica este ocho. Otro tema es que no estés de acuerdo con los pormenores de la crítica y creas que la percepción es exagerada. Ante eso, opinión respetable por supuesto.

Rector- Me alegra coincidir de nuevo. Con "The Hole in the ground" pasa un poco lo que pasó con "Pyewacket" a principios del año pasado. Películas que pasarían desapercibidas se convierten en potenciales candidatas a las listas finales con lo mejor del año. Queda muuucho aún por ver en 2019, pero fíjate tú que al final "Pyewacket" si tuvo un lugar en mi top 10 y me mantengo en la decisión. ¿Qué pasará con "The Hole in the ground"? Ya veremos, pero por lo pronto te digo que cuanto más pienso en los detalles de lo que ofrece, más me gusta.
El punto negativo de los efectos digitales, siendo honesta es un poco trampa porque como dices, debe ser cuestión de medio minuto y se ve muy de pasada, pero canta un poco justo en el momento en el que se produce. Respeto al cierre, yo no tengo nada que objetar, me gustó bastante y SPOILER- me parece bastante inquietante a la vez que dramático el hecho de que Sarah se vaya a pasar toda su vida desconfiando de su hijo hasta que le ve reflejado en un espejo o través del objetivo de su cámara. ¿Qué te hubiera gustado a ti?.

Saludos a todos.

El Rector dijo...

Missterror, SPOILER SPOILER SPOILER SPOILER SPOILER SPOILER SPOILER Yo viendo el tono de la película, habría optado por algo un poco más macabro. Sobretodo teniendo en cuenta que hay un momento en el tramo final que lo pone a huevo, cuando le hacen la copia a la madre y esta se enfrenta a ella fuera de cámara. Hubiera sido un giro guapo que la cosa terminase a la inversa, con el hijo bien y la madre del "bujero". O al menos, que se nos mostrase algún tipo de ambigüedad que diera pie a esa posibilidad. FIN SPOILER

Esto no quita que el final elegido me haya gustado, que lo ha hecho, pero soy muy amigo de esos desenlaces cabrones que tanto le han dado al género de terror y creo que una peli del nivel de esta, bien merecía uno.

Saludos.

Missterror dijo...

Rector, SPOILER esa opción del cambio de papeles y quién es quién en la parte final con una escena del "bujero" y la mami muerta en él de fondo hubiera estado muy bien, sí señor, pero como digo , la idea de tener a esta madre alerta y desconfiada para el resto de su vida también me parece un final bastante cabrón.

Saludos!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.