domingo, 7 de abril de 2019

Crítica: Ana y el Apocalipsis

Decía una canción viejuna que desde que llegaste ya no vivo llorando, sino que vivo cantando. Qué gran sensación la de pasar del llanto a la alegría solo con la presencia de otra persona, ¿verdad? Ciertamente lo es. Es alucinante no solo por el hecho de ser capaces de encontrar a la persona correcta en un mundo tan grande, sino por el hecho de entender el canto como sinónimo de felicidad. Teniendo en cuenta esto, yo viviría cantando siempre y me gustaría que esa fuera la forma de comunicarnos para entendernos mejor. Supongo que por eso me gustan tantísimo los musicales. Supongo que lo hacen porque en los musicales todos se entienden, hasta los vivos con los muertos pueden hacerlo si hay una canción de por medio. Incluso un apocalipsis zombie puede ser cantable y si no que se lo pregunten a mi amiga Anna.


“en lugar de hacer un musical zombie, McPhail ha hecho algo muy diferente: una película de zombies convencional con números musicales”


“Anna and the Apocalypse” viene a nuestro encuentro cantando y publicitándose como el primer musical zombie. La premisa es cuando menos atractiva y curiosa y no solo lo es por el hecho de jugar con la vuelta de tuerca en la atmósfera de nerviosismo y terror que provoca la aparición de zombies detrás de cada esquina. Esto ya lo consiguen las comedias zombies. La curiosidad, en mi cabeza, llegaba con los zombies cantando. Esta era mi principal apuesta para asegurar el éxito de este musical. Lamentablemente, su director, John McPhail, no ha tenido a bien hacer esto y no ha arriesgado, así que en lugar de hacer un musical zombie, McPhail ha hecho algo muy diferente: una película de zombies convencional con números musicales. “Anna and the Apocalypse” es una especie de “Glee” con muertos vivientes, sin pasar por el tamiz Ryan Murphy.

Entendiendo que para entrar de lleno en el universo que McPhail propone hay que asimilar a “Anna and the Apocalypse” desde la comedia zombie, no se comprende muy bien que resulte tan flojita en este aspecto. Teniendo en cuenta lo simpático del asunto, el guión se merecía un poco más de mimo en este punto. El sentido del humor es de lo más plano y los pocos gags que hay no resuelven el problema de contar una historia mil veces contada con mucho más acierto. El punto de partida y fin es un típico día en el universo Edgar Wright, donde en un segundo todo se descontrola y los protagonistas se ven obligados a luchar por su supervivencia. La diferencia es que Wright siempre ha tenido unos guiones brillantes y los debutantes Alan McDonald y Ryan McHenry se quedan en un justito segundo plano.


“Lástima que las letras de las canciones no tengan apenas peso argumental sino que funcionen como mero adorno del dibujo de los personajes”


En contrapartida a este humor que se desinfla a medida que avanza la película, tenemos los números musicales, que son de notable alto. Y aquí llega el verdadero acierto de la película: el casting. Los actores brillan y hacen brillar. No solo tienen grandes voces, sino que realizan unos trabajos interpretativos excepcionales que hacen que te sumerjas sin complejos en las intrigas de instituto y que no importe que las melodías parezcan sacadas de “High School Musical”. Lástima que las letras de las canciones no tengan apenas peso argumental sino que funcionen como mero adorno del dibujo de los personajes. Teniendo en cuenta que en los musicales, lo que nos narran las canciones tiene tanta importancia para la trama como lo tienen las melodías para el oído, no ha habido pericia alguna en la composición de unas letras que, en su mayoría, sirven igual para un musical zombie como para uno de amor adolescente.

En “Anna and the Apocalypse”, entre referencias pop y temática navideña, los zombies tienen un papel adecuado, que si bien podría haber sido mucho más gamberro, se ciñen al patrón Romero y destacan en su caracterización. Punto extra para una película que no arriesga en escenas gores aunque tenga todo de su parte para hacerlo.


“la película se puede resumir como simpática, curiosa y entretenida. Esperemos que alguien se anime a hacer algo mucho más arriesgado”


Queda claro pues que se deja todo en manos de una historia simple que tiene como curiosidad el hecho de que haya coreografías y canciones entremezcladas. ¿Y si la película hubiera sido completamente cantada? ¿Y si los zombies hubieran interpretado parte de esos temas? Y mejor aún, ¿y si hubiera habido una guerra de canciones entre zombies y víctimas con letras que hablaran de comer entrañas y de cómo duele la muerte? Y si…bueno, dejémoslo en que la película se puede resumir como simpática, curiosa y entretenida. Esperemos que alguien se anime a hacer algo mucho más arriesgado, pensando más en el espectador de musicales que en el de terror.

Yo admito que me ha pesado mucho el recuerdo de un gran momento en mi vida. Un momento donde yo estaba tocando fondo y mi hermana me agarró de la mano y me dijo que esa noche nos íbamos a ver un musical. La sorpresa fue cuando vi que el musical que iba a disfrutar como si no hubiera un mañana era “Evil Dead. El musical”. Tremendamente divertido y respetuoso con la obra original, exagerando la mueca y el cliché y muy consciente de lo importante de los números musicales para el desarrollo del argumento, el musical de “Evil Dead” fue determinante en mi vida en ese momento. Creo que desde ese instante empecé a intentar vivir cantando de nuevo así que ¡Vivan los musicales!


4 comentarios:

Shadow dijo...

"La vida es un carnaval" (Celia Cruz) es la canción que me vino a la mente tras leer tu reseña, Missterror. Por supuesto, no es mi estilo, pero la canción es alegre y el mensaje EL MEJOR! Como el de tu reseña.

Missterror dijo...

Shadow- Si Celia Cruz decía que es más bello vivir cantando, ten por seguro que tenía razón :) Tampoco es mi estilo musical, pero como dices, el mensaje no puede invitar más al optimismo, algo que hoy en día cada vez es más difícil de conseguir.

Muchas gracias!!

El Rector dijo...

Musical y zombies… sonaba demasiado bonito. Con la de buenos musicales que nos ha dejado el género, tenía mucha curiosidad de lo que podía salir de este proyecto, de si el cine zombie podía seguir expandiéndose hacia otras latitudes, en este caso, el musical. Pero como comentas Missterror, esto más que un musical de zombies, es una comedia de zombies con gags musicales, que no es ni parecido. Las partes musicales no se utilizan como herramienta narrativa, tan solo como eso, gags individuales que nada tienen que ver ni con el género de terror ni con el prometido apocalipsis, Que sí, que los números en sí están muy bien, con un gran trabajo en lo referente a las coreografías y los actores/intérpretes lo hacen muy bien, pero pro desgracia, el enfoque de las canciones, su relación con la historia, es nula. Esto nos deja buenos momentos, pero que poco tienen que ver con lo que supuestamente hemos venido a ver.

Luego, por otro lado, tenemos la susodicha comedia de zombies y en este sentido, la película flojea mucho. Nada especial, pese a intentar copiar buena parte de las cosas que hicieron grande a una cinta como "Sawn of the Dead", pero claro, como casi siempre que se copia, la cosa sale regular o mal, como es el caso. Poco chica en todos los sentidos, chistes sin gancho, situaciones descafeinadas, ritmo torpón y nada de nada en cuanto a sangre y casquería. Con lo que al final uno, lo único que desea es que el personal se ponga a cantar ya bailar, que no tiene nada que ver con los zombies, pero desde luego entretiene más de lo que lo hacen los podridos de turno.

En mi caso, y pese a que la etiqueta de "simpática" la tiene ganada de antemano, un pequeña gran decepción. Muy lejos de los grandes momentos musicales que nos ha dejado el género, véanse "La Pequeña Tienda de los Horrores", "Sweeney Todd", "Rocky the Horror Picture Show" o "Repo! The Genetic Opera"... pero que muuuuyyyyy lejos.

Saludos.

Missterror dijo...

Grandes musicales todos los que comentas, Rector. Me has hecho recordar lo fan que fui de "Repo! The genetic opera" y me han entrado unas granas terribles de volver a verla. Darren Lynn Bousman brilló aquí y poco después comenzó su declive.

Nada que ver los musicales que comentas con esta "Ana y el apocalipsis. Como dices, la simpatía ya se le presuponía pero si te soy sincera, me han sorprendido los números musicales para bien. En contrapartida, también quedé sorprendida para mal con la historia tan ramplona que se nos ofrece. Creí que sería mucho más burra y gamberra. Espero que alguien recoja el testigo de los musicales de terror y haga algo realmente impactante.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.