jueves, 8 de octubre de 2009

Crítica: Death Proof

Hacer un análisis de "Death Proof" puede resultar como poco, una tarea un tanto compleja, pues de entrada, la idea de etiquetar este filme dentro de un genero determinado me produce dolor de cabeza, y es que he llegado a leer por ahí autenticas barbaridades tipo, "es una película de persecuciones de coches" y quedarse tan anchos.

Estamos en una época donde existe la odiosa tendencia a etiquetarlo todo, el cine, la música, las personas... y bien, normalmente suele funcionar, pues todos nos movemos mas o menos dentro de unos cánones ya preestablecidos, siguiendo ciertas pautas que definen nuestra personalidad o nuestro trabajo, pero de vez en cuando, aparece algo o alguien, que se sale un poco del guión, Quentin Tarantino es un claro ejemplo de esto, pues es un cineasta de lo mas atípico y personal a la vez que sincero en su trabajo, uno de esos tipos de los que disfrutan haciendo cine para ellos y no para los demás, lo que a mi entender, es la clave de su éxito y el por que de la gran personalidad que tienen todos sus trabajos.


Películas tan dispares como "Pulp Fiction" o "Kill Bill" tienen el sello Tarantino grabado a fuego en la piel, siendo dos filmes totalmente distintos, el primero es un impresionante ejercicio de narrativa y la segunda una dosis directa a la vena de violencia gratuita.

"Death Proof" no tiene nada que ver con las anteriormente citadas, pero al mismo tiempo uno necesita muy pocos minutos para identificar al padre de la criatura, y es que "Death Proof" es una película 100% Tarantino, pero a la vez es un film totalmente diferente.

La cinta nos ofrece elementos de géneros tan dispares como las películas del "Black Power", los filmes policíacos de los años 70, el cine de terror de serie B de los 80, el cine de psicópatas de los 90 e incluso flirtea con el gore de nuestros días. Elementos todos estos que solo una mente privilegiada como la de Tarantino sería capaz de fecundar, gestar, y parir, dando como resultado un producto creíble y homogéneo. Teniendo en cuenta todo esto, si mi vida dependiese de encasillar esta película, yo la llamaría Thriller.

Bien, habiendo "etiquetado" ya la película, echémosle un vistazo en mas profundidad, comenzando por la genialidad del reparto, donde Tarantino vuelve a "rescatar" y poner de nuevo en primer plano de actualidad a uno de mis actores favoritos, Kurt Rusell ("La Cosa", "Golpe en la Pequeña China", "Stargate"), como ya hizo años atrás cuando reclutó a un olvidado John Travolta para "Pulp Fiction". Que decir de Rusell, pues que como siempre, esta magnífico y dota a su personaje, "Especialista Jack" de una personalidad apabullante, uno de esos personajes que te fascinan desde un primer momento, solo decir que El Rector tuvo que hacer auténticos malabares para controlar sus continuas erecciones en la sala de cine, y puedo asegurar que el elenco de chicas guapas que acompañan a Russell no tuvieron nada que ver. Entre estas destacaría a Rosario Dawson ("Sin City", "Men in Black 2") como Abernathy, Sydney Poitier (hija del famoso actor Sidney Poitier) en el papel de Jungle Julia o Rose Mcgowan ("Planet Terror", "Embrujadas") dando vida a Pam, por destacar a algunas.

"Death Proff" es un trabajo de esos que se cuecen a fuego lento, pero que en ningún momento llega a aburrir, si bien es cierto que a la larga se hace un tanto repetitiva y los guiones van perdiendo fuerza a medida que el filme avanza, pero manteniendo siempre un mínimo de interés intacto.
Las escenas sangrientas propiamente dichas son pocas, pero muy "efectivas", y escenas de acción pues la verdad, los últimos diez minutos, a ver donde están los lumbreras que la definían como una película de persecuciones de coches... cuanto cabrón.

También encontramos algunos guiños a su compañera de viaje "Planet Terror", que le da ese toque fetichista al filme que tanto gusta a algunos (me incluyo), aunque si hay que hablar de fetichismo, sería absurdo obviar la alta carga erótica que contiene "Death Proof", que si bien no enseña NADA, pone a prueba nuestros instintos mas bajos con una continuada provocación subliminal.

Conclusión, "Death Proof" es nuevamente una película tremidamente original que gustará a muchos y muy diversos espectadores y aburrirá a otros tantos que estén mas sedientos de acción, personalmente, a El Rector le ha parecido un filme muy interesante, genial por momentos, donde tan solo un desarrollo un tanto repetitivo le quita algún punto. En cualquier caso, un visionado obligatorio para cualquier amante del cine bien hecho.


4 comentarios:

Bieitols dijo...

Me pasa mucho con las películas de Tarantino, bajan el nivel en la última media hora. Pero sin duda son todas realmente entretenidas (excepto Kill Bill, que me resulta un collage aburridisimo).
Esta no es excepción. Y además es muy original en su homenaje al Sexploitation y al Rape and Revenga. Dicho esto de forma algo laxa, pues como bien dices la película es un homenaje a muchas cosas. Lo que por sí mismo es parte del sello Tarantino, homenajea/copia como nadie. Pues si algo es Tarantino es amante del cine B-Side.
Y para mi la película más erótica que le he visto. Dicho ésto como halago.
A mi me gustó, de las suyas una de las que menos pereza me da revisionar.
Por cierto, gran acierto recuperar a Kurt Russel. Casi del calibre de lo que consiguiera con Travolta en Pulp Fiction.

El Rector dijo...

Brieitols, también pienso que Tarantino siempre deja de pisar un poco el acelerador en algún pasaje de sus películas (no opino tanto que sea en su última media hora, como en este caso concreto, donde a mi juicio resulta trepidante).

Grandioso Russell, como siempre, aunque su gatillazo quedó lejos del de Travolta, que pasó de fósil cinematográfico a estrella de Hollywood 2.0... loco no, LOQUÍSIMO por volver a verlo en "The Hateful Eight" pese al correoso hándicap de Mr.Tatum.

La primera parte de "Kill Bill" a mi me parece la mar de disfrutable... muy inferior su segunda entrega que esta vez, se me hizo bastante pesada.

Saludos Tarantinianos.

Bieitols dijo...

Sobre lo de Kurt Russel me refería al acierto de casting, apostar por un actor casi olvidado. No tanto que ayudara o no a relanzar su carrera. Evidentemente ahí no hay comparación posible con lo de Travolta.

El Rector dijo...

Bieitols, el buen gusto del amigo Tarantino a la hora de elegir sus castings es incuestionable. Para cocinar grandes recetas, se necesita la mejor de las materias primas.

Por cierto, en mi comentario anterior quise decir "braguetazo" y no "gatillazo". ¿En que estaría yo pensando? :)

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.