viernes, 12 de marzo de 2010

Crítica: The Telling

Que el sistema judicial de este país es de broma, no es nada que no sepamos, y después de ver una película como la que nos ocupa, uno se pregunta como es posible que cosas como "The Telling" no estén estipuladas en el código penal.

Dirigida por Nicholas Carpenter, el cual dicho sea de paso, debería arder en el infierno por el resto de la eternidad, nos llega esta nueva incursión en el cine de terror con formato de historietas en plan "Creepshow" o similares, sólo que con una particularidad, que el reparto está íntegramente compuesto por "barbies" de tamaño natural, sin duda alguna el elemento más terrorífico de una película que no sólo roza lo ridículo en muchas ocasiones, sino que lo sobrepasa con creces, un dantesco espectáculo de tetas siliconadas y pestañas postizas que pierde cualquier interés en cuanto da comienzo la primera de las tres historias que la componen, que sin duda han tenido que salir de la mente de algún guionista de cine porno barato, porque creedme, son de lo más vergonzoso he visto en mucho tiempo, y aquí reside el único punto positivo que he podido encontrar, la capacidad de sorprender de "The Telling", es digna de alabanza, pues aunque uno crea haber tocado fondo después de ver la primera historia, nada más lejos de la realidad, pues el vertiginoso descenso hacia los reinos de la basura fílmica no ha hecho más que comenzar, y si después de los primeros 25 minutos creíais que no se podía caer más bajo, esperad a ver lo que sigue...

Como en todo este tipo de películas, la trama principal es inexistente y en la mayoría de los casos, ridícula, una mera excusa para inyectarnos vía intravenosa las historias en cuestión, si bien es cierto que hay trabajos con más gracia que otros, este es de los otros.


Otro punto a favor de la cinta, eso si, es la homogeneidad de las historias, todas son exactamente igual de lamentables, aquí no hay altibajos de ningún tipo, caídas de ritmo o "trampas" argumentales y todo este tipo de cosas que uno suele encontrar al visionar una película, ¿para que diablos me voy a preocupar de todos esos elementos que hacen del cine lo que es, cuando ya he conseguido cumplir el único requisito que realmente me interesaba?, se preguntaría el infame Nicholas Carpenter, ¿cual es? Pues simplemente reunir al elenco de barbies americanas más esperpénticas que se ha visto en una pantalla, una amalgama de postizos combinados con la denigrante imagen de la mujer que nos ofrece el filme, que nos la muestra como a una auténtica tonta del culo, dando como resultado un producto que puede resultar incluso ofensivo para el género femenino.

A nivel visual la película no tiene nada más que ofrecer que las citadas mujeres "explosivas", pero ni siquiera en este sentido cumple la cinta con lo que se espera, pues más allá de un par de rácanos destetes, no contiene absolutamente nada de sexo ni erotismo, lo que junto a la total falta de sangre, dan como resultado una puesta en escena de lo más insípida, perdiendo así el único foco de interés que podría tener un producto de esta naturaleza.

Conclusión, "The Telling" entra con fuerza y por méritos propios en el selecto club de las peores películas que he visto nunca, una película sin ningún tipo de interés ni nada positivo que atribuirle, que utiliza a la mujer como gancho a la par que la denigra hasta límites insospechados, unas historias malas y sin gancho, unas actuaciones lamentables y pese a lo que puede parecer en un principio, demasiado políticamente correcta, nada de sexo, nada de sangre y nada de rock'n'roll. Una absoluta pérdida de tiempo y un insulto para todos aquellos que amamos este maravilloso arte que es el cine.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.