martes, 6 de julio de 2010

Crítica: The Phobos

No se puede decir precisamente que mis experiencias previas con el cine ruso hayan sido demasiado positivas (véase "Trackman"), y mucho me temo que la nueva película del señor Oleg Assadulin, ni va a mejorar mucho la opinión que me merece el cine de aquel país, ni la que tiene mi novia (si, la misma que no simpatiza con la cultura nipona) sobre el gusto estilístico del pueblo ruso (y de la Europa del este en general), a los que considera un poquito... horteras.

Dicho horterismo y mal gusto generalizado se hace muy patente en la mayoría de producciones que nos llegan desde la tierra del vodka, y eso que cada vez ponen mas esmero en copiar la fórmula de sus viejos amigos yankies. Para experimentar esto en primera persona, solo hace falta pegarle un ojo a los primeros minutos de "The Phobos" y fijarse en detalles como la esperpéntica banda sonora a base de maquineo para enajenados mentales al mas puro estilo de "La ruta del Bacalao" que aparece cada cierto tiempo para recordarnos con cual ligereza se aplica el término "música" en la actualidad o en las pintas circenses de algunos de los personajes, mechas rubias, corte de pelo con orinal, pantalones de chandal y joyería de oro varia... elementos que dan tristemente, denominación de origen a un producto que no consigue alcanzar en ningún momento la "internacionalidad" anhelada por sus responsables pese a estar construido de forma descarada a partir de retales de películas de éxito americanas.


Pero antes de nada, ¿de que coño va esto de "The Phobos"? Pues como no podía ser de otra forma, de un grupo de jóvenes en apuros. En esta ocasión, reunidos en un viejo local que acaban de remodelar para convertirlo en una discoteca de éxito en la capital Moscovita, en la cual quedan encerrados cuando uno de ellos acciona por accidente, un mecanismo automatizado de cierre. Es entonces, cuando buscando una salida, derriban una pared y descubren que el lugar es en realidad, un viejo bunker antibombas de la segunda guerra mundial, en el cual habita una misteriosa fuerza sobrenatural que se alimenta de sus miedos.

"The Phobos" es un constante deja-vu a otras películas, quizá las primeras y mas evidentes que nos vienen a la cabeza son "House on Haunted Hill" (de hecho hay una secuencia, cuando la gótica cae al pozo, sacada directamente de la cinta de William Malone) y la saga de "Destino Final", aunque sin olvidar títulos como "The Hole" de Nick Hamm, "Deathwatch" o "The Outpost".

Por desgracia, el señor Assadulin amasa un cantidad de influencias tal, que es incapaz de sacar provecho de ninguna de ellas, pues "The Phobos" no consigue amortizar ni el tétrico escenario en el que desarrolla, ni las supuestas fuerzas sobrenaturales (las cuales aparecen a cuentagotas y terminan siendo poco mas que una abstracción), ni la idea de aprovechar los miedos y fobias de los personajes (que no voy a enumerar pues resultan sencillamente ridículos, nada que ver con las atrocidades que pudimos ver no hace mucho en "Dread", película que si exploraba los temores del ser humano con el trato que estos merecen).

Otro de los puntos flojos de la cinta reside en la pésima construcción de personajes, estereotipados hasta la médula y carentes del mas mínimo interés. El chico listo y valiente, la chica guapa y sensible, la gótica que parece saber mas sobre las fuerzas sobrenaturales del lugar que los propios guionistas, el tonto que no da pie con bola, la pija mas preocupada de su peinado que de su propia vida o el déspota hijo puta que solo se preocupa de su pellejo. Todos ellos rellenando minutos y minutos con insubstanciales y vacíos diálogos a la espera de una muerte anunciada que nunca llega, y es que "The Phobos" se reserva cualquier tipo de "emoción fuerte" para los últimos cinco minutos, donde con prisas y a la carrera, se intenta recuperar todo el tiempo que se ha desperdiciado en banalidades hasta ese momento.

Conclusión, "The Phobos" es (y tengo que darle la razón a mi novia), una nueva horterada llegada desde tierras rusas. Una película que intenta coger un poco de aquí y un poco de allá para construir una historia de terror a la americana, explotando la famosa fórmula del grupo de jovencitos en apuros enfrentados a las fuerzas del mal. Fuerzas que esta vez, brillan por su ausencia y simplemente funcionan a modo de excusa para justificar los últimos atropellados cinco minutos.

Un montón de situaciones incoherentes, una pésima banda sonora que poco o nada tiene que ver con el cine de terror, unos personajes detestables, una total ausencia de secuencias vistosas o muertes divertidas y un desenlace de esos que se mofan del espectador, son algunas de las muchas miserias de esta soporífera y eterna cinta (y eso que apenas dura 75 minutos) que solo gustará a esos pobres diablos que piensan que llevar un pantalón de chandal y un peluco de oro, es guay. Los que tengan un mínimo de sentido común, ni se acercarán a esta "rusada".


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.