lunes, 17 de octubre de 2011

Crónicas Cuerviles Sitges' 11. Críticas: Guilty of Romance, Carré Blanc, Mirages y The Mortician

"GUILTY OF ROMANCE", SEXO E INTRIGA

El poeta y cineasta japonés Sion Sono (“Suicide Club”, “Strange Circus”) vuelve a Sitges para sorprendernos de nuevo con su personal e intransferible sentido de la narrativa.

“Guilty of Romance” tiene un impecable arranque con, por un lado, la escena de una policía que llega al lugar de un brutal crimen en el barrio de los burdeles, donde una mujer ha sido hallada con la cabeza rebanada, y, por otro, Izumi, un ama de casa, vive una rutina de complacencia hacia su esposo, un escritor de éxito, con el que mantiene una relación sin pasión. Un día, Izumi comienza a trabajar en un supermercado vendiendo salchichas y acaba involucrándose en una película porno, llegando a ejercer la prostitución. La caída libre y el despertar tardío sexual de la protagonista nos sumergirá en una espiral de sexualidad irrefrenable frente a una historia de intriga con la aparición de un cadáver en el barrio de las putas.

Historia envolvente con magnífica paleta cromática –rosas, verdes, amarillos, de luz de neón y de sombras-, acelerada libertad narrativa y muchas sorpresas.




"CARRÉ BLANC", EL FUTURO QUE NOS ESPERA DESPUÉS DE LA CRISIS

En un mundo deshumanizado (cada vez más parecido al nuestro), el pequeño Philippe malvive junto a su madre. Tras un intento de suicidio, entra en rehabilitación, donde conoce a Marie, su futura esposa. Veinte años después, Philippe es un ejecutivo agresivo y calculador que somete a sus empleados a toda clase de pruebas. Además, la relación con su mujer llega a un punto en que se han convertido en extraños. Para salvar su amor, Marie decide luchar contra el sistema.

El francés Jean-Baptiste Léonetti firma en su debut un Thriller futurista y drama íntimo en el que se nos plantea un Apocalipsis a partir del embrutecimiento del hombre en un mundo sin esperanza, en el que ya no es posible la reproducción, devorado por el capitalismo radical, abestializado por las salvajes prácticas empresariales modernas: despiadados test de selección de empleados, prácticas seudo militares para su mantenimiento, el control por megafonía a lo “gran hermano” que obliga a sonreír sin ganas, a hacer una vida sana, etc.

El universo empresarial de la cinta tiene aire de denuncia y de sarcástica premonición: el fin del mundo lo traerán las grandes corporaciones. Nada más monstruoso que la realidad, la película no pasó desapercibida por Sitges y parte del público se dejó querer por lo que posiblemente sea un futuro después de la crisis que ya no se sabe si será lejano o cercano. Director y productores de la cinta hicieron acto de presencia en el Festival.





"MIRAGES", LAS ENTREVISTAS DE TRABAJO SON FICCIÓN

Parece que últimamente las entrevistas de trabajo solo las vemos en la pantalla y Talal Selhami, director de “Mirages”, nos trae una bien extraña. Cinco individuos de carácter dispar se encuentran en un despacho a punto de someterse a la entrevista más radical de sus vidas. Sin teléfonos móviles y ataviados con traje, los cinco compiten para obtener un lugar dentro de Matsuika, una multinacional recientemente ubicada en Marruecos. Después de una entrevista con el director general, tienen que emprender un viaje en camión como parte de una prueba y, tras un extraño accidente, despiertan en medio de un desierto sin su conductor

El debut en el largo de Selhami presenta aspectos interesantes siendo una especie de mezcla entre “Cube”, “Lost” y “El Resplandor”, salvando las distancias. Pero la película resulta pasable por su guión. En fin, una película que se agradece pero sin ocupar mucho más tiempo en analizar. Solo decir que estuvieron presentes en Sitges su director, su guionista, su responsable de FX, su cámara y su asistente de dirección, y por ello se merece nuestra mínima atención.




"THE MORTICIAN", EJECUTA SU TRABAJO CON FIRMEZA Y FRIALDAD

Película dirigida por Gareth Maxwell Roberts que nos muestra un Estados Unidos en plena crisis, donde los pobres se agolpan en guetos bajo la despreocupada mirada de los políticos. Un hombre apodado The Mortician sobrevive trabajando con firmeza y frialdad en una morgue y con la única compañía de una prostituta llamada Ava. El impulso de la historia será el cadáver con un extraño tatuaje que vendrá seguido de la aparición de un peligroso gángster y el encuentro con un misterioso niño que cambiará la vida del protagonista.

Film de interés que se pasó en 3D en el viejo cine El Retiro, lo que supuso tener que lidiar con las cabezas de los espectadores de la fila de delante con tal de poder ver los subtítulos y la película en tres dimensiones.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.