jueves, 8 de diciembre de 2011

Crítica: El Secreto de Joey

Buen caballo el que pasan los Goris. Allí estaba el pequeño Halfy, tirado en una esquina del polvoriento desván a medianoche mientras El Rector, dormía plácidamente en el piso de abajo. Su cuerpecillo naranja de peluche, yacía extasiado delante del televisor, lleno de “mosquitos”, la película ya había terminado. A sus pies, una goma elástica y una jeringa vacía. De un pequeño orificio de la pared, sale algo, un moco de color verde de masa considerable, repta hacia él, su nombre, Blu. Halfy le mira atónito, Blu detiene su marcha y mira al muñeco, ambos, fijamente, a los ojos. Halfy hace un puchero, arruga el morro. Blu, no entiende (humor catalán piensa), retoma la marcha, lento, pero seguro. Moco y peluche, peluche y moco. El muñeco se pregunta: ¿Estoy flipando? El moco, no sabe, no contesta. Vale, de acuerdo, te voy a contar la película, ¿para eso has venido verdad?, para eso has venido, para que si no… buen caballo el que pasan los Goris. Dice primero, piensa después.

Préstame atención asquerosa masa viscosa, lo que acabo de ver no tiene nombre, bueno, en realidad si lo tiene, “El Secreto de Joey”, no se lo digas al Rector, se la he cogido de su colección de viejas cintas VHS, no de las porno, de las otras, de las de cuando era un repulsivo adolescente pre-pajillero. El muñeco intenta dominar una de sus extremidades, no es fácil, la heroína de los Goris es buena, muy buena. Aun así, hace un esfuerzo y recoge la polvorienta carátula, mira la contraportada. A ver pedazo de mierda verde, la peli está dirigida por un tal Roland Emerich, ya sabes hombre, el tipo ese de todas esas mierdas catastrofistas, “Independence Day”, “El Día de Mañana”, Godzila” o “2012”, por lo que parece, un tipo bastante cafre. La peli es del año 1985, un par de años después de que comenzáramos a gravar el reality en Fraggel Rock y si te digo la verdad, por lo poco que yo se de cine, esto tiene mas bien poco de original. Te cuento ominoso compañero. Blu inmóvil frente a él, atento, sin perder detalle.

La cosa va de un niñato que está depre, resulta que al padre la acaba de diñar, esto lo sabemos al principio de todo gracias a una bonita secuencia de funeral, muy lograda ella, te lo digo yo que he estado en bastantes ceremonias póstumas, aunque allá en casa se lleva mas la incineración. Bueno a lo que iba, el niño triste, la madre tu dirás, que se queda sin maromo, con la cama fría por las noches y con un pequeño diablo a su cargo a quien criar ella solita. Pero es que encima, el niño de normal tiene poco, anormal pues, resulta que tiene poderes telequinéticos (vamos, que mueve cosas) y que se comunica con su padre muerto por un teléfono de juguete, menos mal que llama el padre, por que si no, les iba a salir cara la broma. Pues Joey, se pasa las noches hablando con su viejo fiambre mientras los juguetes de su habitación cobran vida y se pegan juergas en la habitación, ¿menuda chorrada no crees? –Pregunta un muñeco de peluche. Prosigue. La madre por supuesto, piensa que el niño está más zumbado que una puta cabra, en el colegio ni te digo, los demás niños siempre se meten con él, todos menos una niñita rubia con dos coletas, me parece que entre los dos hay cierta tensión sexual (él la mira y a ella se le empinan las trenzas, eso tiene que significar algo), pero esta es una impresión muy personal, no me atrevería a meter el trapo en el fuego. Luego el chaval encuentra un muñeco en el sótano de una casa vieja, no uno atractivo como yo, de esos que ponen cachondas a las nenas listas, no señor, uno muy feo y además, con muy mala leche, que le hace la vida imposible a él y a su madre, mueve objetos (vamos, telequinesis), tira rayos y malas miradas.

Halfy hace una pequeña pausa, tiene la lengua de trapo. Mira al moco, este lleva un sombrero de copa negro, el peluche alucina, abre los ojos como platos, luego la boca, se los frota, los ojos, y el moco ya no lleva sombrero. Se enciende la cadena de música sola, a toda pastilla, suena el “Transilvanian Hunger” de “Darkthrone”, tres segundos, tres minutos, una eternidad. Se apaga. El muñeco recapitula, continua con su exposición. Esta es la historia socio. Decía que no es original, por que he visto otras películas de la cole del Rector que me recuerdan mucho a esta, “E.T”, “Poltergeist” o “Los Goonies”, me parece que el tal Emerich cogió un poquito de aquí y un poquito de allí y le salió esto. Y bueno, te tengo que confesar, substancia verde indefinida, que la primera mitad de la peli mola, el royo de las llamadas del más allá, el muñeco diabólico, los poderes del niño y demás mierdas, están muy bien, el chaval que tiene cara de futuro asesino en serie, lo hace muy bien, la madre, un poco sobreactuada, eso si. Además, la musiquita está muy bien parida y le da un toque entre siniestro y emotivo/mariconoide muy logrado, el problema viene de la mitad en adelante, a partir del momento que llega a la casa un ejercito de empleados de telefónica, cabreados por las conferencias del niño con el más allá, por lo que se ve, el padre, que aunque muerto, es muy vivo, llamaba a costa de la compañía de teléfono y claro, esta peña llega en plan kamicaze a ver que coño está pasando, ojito amiguitos, por que esta escena, como otras muchas de la peli, ya las hemos visto en “E.T”. A partir de aquí, despiporre, yo no se si ha sido cosa del caballo que ha comenzado a hacer efecto o si el viaje se lo metió Emerich, el caso es que la cosa desvaría que te cagas. Desaparece el royo del teléfono y el protagonismo se lo llevan los amigos de Joey (venga va, remake de “Los Goonies”), que se meten en una especie de laberinto que hay en el sótano de la casa vieja (y esto recuerda y mucho, a la segunda entrega de “Hellraiser”) y tienen que luchar contra el muñeco diabólico. Aquí sale de todo, hamburguesas gigantes asesinas, bolas negras con dientes, de aquellas que salen en los videojuegos de Mario Bros y hasta el jodido Darth Vader (y no es la única referencia a Star Wars) dando por culo, todo muy caótico, muy liado, vamos, que esto los niños no lo entienden coño. Imagínate los peluches, menos aun, drogados.

En la televisión aparece Jenna Jameson chupando un falo, Halfy mira la pantalla, Blu no se queda atrás. Tres segundos, tres minutos, una eternidad, se apaga, se enciende, Jenna ya no está, el falo tampoco. No te quiero aburrir, desagradable entretenimiento ochentero de dudosa utilidad, así que acabaré diciendo que “El Secreto de Joey”, sin ser una de las mejores películas de la época y a pesar de sus múltiples influencias y mayores idas de olla, es una mierda curiosa de ver, llena de momentos para apretar el ojete si la ves de niño, con vistosos efectos especiales y un montón de guiños a otras grandes pelis de la época, aunque si me lo preguntas, yo te recomiendo mejor, la colección porno de El Rector, con ella he pasado los mejores ratos, tu verás, además… -¿Pero con quien coño estás hablando a estas horas de la madrugada?- preguntó El Rector sensiblemente enojado. -Apaga la puta tele y vete a dormir antes de que te prenda fuego joder… Rector tío, hablaba con él. Halfy mira hacia sus pies, pero no hay nadie, Blu ha desaparecido, en su lugar, un empalagoso aroma a fresa de origen desconocido, es inoculado por el atónito muñeco. ¿Delirios de un yonki? Claro, el caballo que pasan los Goris es muy bueno.

Las drogas son buenas: La idea principal del filme, el yuyu que da el muñeco maldito y sus múltiples referencias y homenajes cinematográficos.

Las drogas son malas: Lo mal desarrollada que está esta y su caótico tramo final.

7 comentarios:

Missterror dijo...

Pues si llegué a ver la película,sinceramente,no me acuerdo...pero Halfy,leerte es taaaaan placentero que he necesitado una ducha fría ( y la esponja era tan blandita...parecía de trapo,era naranja...que de lo demás se encargó mi imaginación)
Esa mierda que te pasan los goris tiene que ser muy buena,por un momento no has metido dentro de la peli (y hablo de la del niño,no la de la gran srta. Jameson) y me han dado unas ganas locas de buscarla...
Halfy,la proxima vez que hagas fiesta con Blu,por favor te lo pido,invítame...puede que yo no sea lo que buscas,pero te puedo presentar a una preciosidad de color morado que puede ser tu tipo...

Darkotica dijo...

I-N-C-R-E-I-B-L-E!!! Desde luego que el caballo que pasan los Goris debe de ser la leche...porque muñeco, estás que te sales!

Sobre la peli, pues tengo la misma opinión que tú mi querido Halfy, la cinta comienza muy bien, mola...sobretodo si la ves de pequeño (o no tan pequeño), pero la segunda mitad es la anarquía llevada al celuloide!!vamos que se les va la olla pero bien, y al final, con tanto lío, se olvidan de explicar un "pequeño" detalle: ¿cómo y porqué Joey hablaba con su padre muerto a través de un teléfono de juguete¿?¿?what??bueno, me temo que ésta cinta plantea muuchas preguntas sin respuesta...

Halfy, mi querido muñeco de peluche y felpa, en cuanto pueda te daré un gran abrazo...me gusta verte arrugar ese morrito que Jim Henson te dió...y diles a los Goris que te pasen un poco de lo mio, lo vas a flipar neng! XD

Halfy dijo...

Missterror, soy un muñequito con muy poca imaginación, eso tendrás que documentarlo gráficamente. Te dejo mi mail para que puedas enviarme el material, tranquila amiguita, te prometo que solo lo veré yo.

halfy666@fraggelrock.es

Darkotica, lo se, me lo dicen muchas. Y no se si con un abrazo voy a tener suficiente...

newzombie dijo...

le tengo cierto cariño a esta pelicula y me da mucho miedo que no soporte un nuevo visionado de dos decadas.

Señorita Uve dijo...

Querido Halfy, ¿cómo no le conocía yo a usted? espero que el señor Rector no se entere de sus vicios y perversiones y sobre todo, de que hace uso de sus colecciones peliculeras en su ausencia, con nocturnidad y alevosía. Aunque me ocurre como a Newzombie, que me da miedo el revisionar esta película y que me aterre de verdad. Creo que tiene un encanto especial por lo estrambótica y por algunos de sus guiños. Lo mismo le interesaría conocer a usted a una amiga mía, la fraguel Rosi, ella es más de maría que de heroína, pero podrían entenderse bien, ya me dice usted... Un besito majos

El Rector dijo...

Srta. Uve, no me lo revolucione ahora, que últimamente lo tengo bastante tranquilito... el pequeño ya ha tenido suficientes lios de faldas en los últimos tiempos... como tenga la desgracia de que lea su comentario, esta noche aquí no duerme ni dios...

La película pierde mucho a día de hoy, eso es una realidad. Mejor quedese con el recuerdo de infancia.

Saluditos.

Anónimo dijo...

por fin averigue el titulo, estapelicula la vi un sabado por la tarde, probablemente a principios de los noventa. ultimamente estaba preguntandome por el titulo.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.