lunes, 2 de septiembre de 2013

Crítica: Kick-Ass 2

Títulos como “Defensor” (2009), “Super” (2010) o “Kick-Ass” (Matthew Vaughn, 2010) surgieron como respuesta al cada vez más nutrido subgénero del cine de superhéroes, propuestas que se ríen con inteligencia de los tópicos de este tipo de films mostrándonos en principio auténticos perdedores sin ninguna habilidad especial empeñados en enmascararse para impartir justicia en las calles. Basada en el cómic creado por Mark Millar y John Romita Jr., “Kick-Ass” presentaba una estética rompedora y estilosa, una hábil combinación de humor gamberro y violencia enmarcada en espectaculares coreografías de acción acompañadas de conocidos temas musicales. En esta segunda parte Vaughn, que se limita a colaborar en el guión, es sustituido por Jeff Wadlow (“Cry Wolf”) en la dirección de una menor pero digna secuela en donde volvemos a disfrutar de las andanzas del adolescente “marginado” Dave Lizewski (alias Kick-Ass), una ya mujercita Hit-Girl y el aprendiz de villano Bruma Roja.

La historia comienza con Hit-Girl (Chloë Moretz) retirada del mundo de los justicieros para centrarse en su identidad como Mindy, intentando hacer la vida típica de cualquier adolescente de su edad. Tras la trágica muerte de Big Daddy, vive bajo la tutela de un policía amigo de su padre (Morris Chestnut) al que le promete colgar el antifaz para dedicarse al instituto, donde será víctima de la incomprensión de las chicas populares.

Por su parte, Dave (Aaron Taylor-Johnson) sigue como Kick-Ass, aunque ahora se asocia a un grupo de defensores del orden comandados por el Coronel Barras y Estrellas (envejecido Jim Carrey), que verá su existencia amenazada cuando Bruma Roja (Christopher Mintz-Plasse) resurja de sus cenizas con ansias de venganza por el asesinato de su padre, el mafioso Frank D'Amico, visto en la primera parte. Tras la desafortunada muerte de su madre, el villano de pacotilla se apodará Hijo de Puta, alistará en sus filas a un grupo de asesinos (el mas interesante es Madre Rusia, una enorme mujer culturista que se lleva la palma en esto de destruir todo a su paso) y creará un ejército de villanos seguidores para intentar acabar con Kick-Ass y con todos los que le rodean.

“Kick-Ass 2: Con un par” (habría que cortarle los dedos a quien escribe estas coletillas que no salen en el título original) ha perdido el factor sorpresa que hizo de la primera entrega un acontecimiento. El mayor punto a su favor, la pequeña de corta edad Hit-Girl, que se sometía a los duros entrenamientos de Big Daddy y a unas alucinantes peleas contra peligrosos criminales, ya no existe en la secuela. Ahora la actriz que la encarna, Chloë Grace Moretz, es toda una mujer y pese a ser una buena actriz su personaje ha perdido su carisma. También hay que reconocer que Nicolas Cage era genial en el papel del entrañable y psicótico Big Daddy del primer “Kick-Ass”. Jim Carrey, el encargado de suplir esa baja en esta segunda parte, está muy desaprovechado como el Coronel Barras y Estrellas (cruce desquiciado del Capitán América y el Castigador), más que nada porque sale bien poco en la función y está más comedido de lo deseado, quedando en segundo plano al igual que su perro Eisenhower.

También ha quedado un poco marginado el propio Kick-Ass, menos simpático y más musculoso, en favor de Hit-Girl que tiene una importante subtrama en la historia. Da la sensación que toda la película está esperando a que Mindy se decida a volver como Hit-Girl y no es hasta su retorno cuando la acción comienza realmente a funcionar. Pero si hay un personaje que se lleva toda nuestra atención ese es el personaje de Christopher Mintz-Plasse, cuya divertida evolución recuerda a Harry Osborn como Duende Verde de la saga Spider-Man. Uno de los momentos más graciosos que protagoniza es la tarea de reclutar a su patrulla de villanos a los que adjudica apodos racistas, como al negro del grupo a quien llama Peste Negra.

Esta secuela, que ha perdido frescura e intensidad, se limita a ofrecer un poco más de lo mismo, incrementando las dosis de violencia y haciendo gala de un humor más irreverente y menos inteligente, que cae en lo escatológico en alguna ocasión como en la secuencia de la venganza de Hit-Girl contra las chicas populares del instituto. Además, la elegancia de la puesta en escena de la primera entrega y sus imposibles coreografías en las escenas de acción son algo inferiores en “Kick-Ass 2”.

A lo largo del film vemos paralelismos con otras películas de superhéroes. El más claro es el del grupo de defensores del orden (el personaje más curioso de éste es Zorra Nocturna) que recuerda al equipo de “Watchmen”. También vemos en Hit-Girl subida a su moto a la Catwoman de Anne Hathaway de “El Caballero Oscuro: La Leyenda Renace” (Christopher Nolan, 2012). Incluso en la confrontación final entre héroes y villanos vemos la sombra del film de Nolan. Además, el padre de Kick-Ass, que en esta historia tiene más importancia, es un reflejo del Tío Ben de “Spider-Man”.

En el film Hit-Girl, que ya tenía un papel relevante en la primera entrega, eclipsa al resto del reparto, incluida su estrella principal. La historia sigue la línea de convertir la vida de los adolescentes en fantasía y en última instancia resulta repetitiva, tal vez simplemente porque carece de originalidad. Pese a sus defectos es un digno entretenimiento de acción y humor.

LO MEJOR: Cumple en cuanto a entretenimiento.

LO PEOR: Repetitiva.

 

8 comentarios:

thewronggirl dijo...

A mi la primera me fascinó y tengo muchas ganas de ver la segunda.
Me han encantado los nombres de los superheroes y villanos!

TED BUNDY dijo...

The Wrong Girl,

Yo no pensaba ir a verla porque me habían comentado que es inferior a la primera, pero quería risas y entretenimiento, así que me pase por el cine y la verdad es que me lo pasé muy bien. Muy recomendable para pasar el rato.

Saludos.

El Rector dijo...

A mi la primera parte ni fu ni fa. Tanto bombo que se le dio, supongo que elevó demasiado mis expectativas y luego, aunque no me desagradó, me lleve un buen chasco.

Ted, si dices que esta segunda está por debajo, sumado a las pocas ganas que ya le tenía, pues de momento la dejaremos en stand by para una mejor ocasión.

Por cierto, ¿pero en esta no salía el sr. Carrey? Debe de ser muy secundario, porque no lo he visto en ninguna instantánea...

Muy buena crítica.

Saludos.

TED BUNDY dijo...

Rector,

Carrey es el tipo que va con uniforme militar. Esta muy envejecido, pero mucho. No parece él ni en la forma de actuar.

Saludos.

Cinexis! dijo...

La primera me gustó tanto que fui en busca del cómic.

Esta vez hice al revés, ya leí la novela gráfica y ahora espero su estreno en Argentina.

Limitando mi opinión al comic leido, me pareció genial. Bastante violento y entretenido.

Irad Jafet R.A. dijo...

Entre las obras del señor Mark Millar kick ass 2 está por debajo de otras como kick ass, wanted, old man logan, incluso la genial ultimates, pero no es porque le falten puntos fuertes, incluso los tiene pero estos me parecieron muy chocantes, aun hablando de que ya en sus trabajos encontramos bastante crudeza, ejemplos hay muchos, incluso dudo que respeten al cien toda la crueldad del comic, pero si me llama bastante la atención esta cinta, es una pena que los cines de aquí la rechazaron y tendré que esperarme cuando salga a la venta.
Pero el tipo de historia es un camino que anda tomando el escritor, un ejemplo es némesis y su secuela, que también tienen bastantes cosas chocantes, pero si eres seguidor de Millar es muy probable que los disfrutes (así como esta película), un saludo.

Anónimo dijo...

La segunda es buena en la medida que repite lo bueno de la primera(personajes, guión, etc), pero mala por el hecho que la violencia por violencia a muchas personas nos ABURRE:

El Rector dijo...

Coincido al 100% con la crítica de Ted.

Un producto inferior a su predecesora en todos los aspectos que ha perdido buena parte de los elementos que hicieron tan popular a su hermana mayor.

Nunca pensé que diría algo semejante pero... se echa en falta al personaje de Nicholas Cage y la hijita crecida, ya no tiene la misma gracia.

Lo mejor, el personaje del hijo puta, el royo este de la unión de superhéroes en plan Watchmen, el lenguaje malsonante y lo que comentaba este último anónimo (pero en mi caso, para bien), sus altas dosis de violencia, porque a muchas personas, la violencia por violencia, nos divierte, más, en un producto tan simplón y descafeinado como éste.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.