lunes, 6 de enero de 2014

Crítica: Amy

Con tanta suerte que tiene Romasanta, a veces uno le cuesta elegir según que proyectos, que aún siendo variopintos piensan que pueden ser mínimamente interesantes. Y esto mismo fue lo que ocurrió, en el momento de buscar un filme actual -siempre focalizar atención al cine español y cine de décadas pasadas es un tanto estancado- me guié por algo tan tonto como su portada, que dentro de lo que cabe me parecía una obra demuy serie B o direct to video pero que podía prometer.

Os presento “Amy” del desconocido director indio Patnaik R.P que tiene una larga carrera como director musical de muchas películas de su país, y que saltó a Hollywood -aunque decir eso me parece ir demasiado lejos- o al menos hizo una película en territorio americano, en la que una comunidad Amish se encuentra amenazada por una serie de extraños sucesos paranormales. En este caso, la protagonista es Amy (Jessica DiGiovanni) una chica que vive apaciblemente en su comunidad Amish, pero que poco a poco tendrá temibles visiones. Al principio sólo lo ve como algo ocasional, pero cuando las visiones se repiten sin cesar, intenta hablar con el padre de la comunidad para saber que le ocurre. En este caso, Amy tiene el gran don de ver a las personas poseídas y es un gran don que ayudará a su comunidad a encontrar al diablo y destruirlo.

Por consiguiente, “Amy” se nutre de todo ese bagaje cinematográfico sobre posesiones, aunque la verdad sea dicha, después de “El exorcista” (The Exorcist, 1973) de William Friedkin, no hay muchas películas que consigan ser mucho más originales que ésta mencionada, y “Amy” no es una excepción. La acción del film es sosa, lenta y casi abominable por la parsimonia de todo lo que sucede -que es NADA-, mostrándose la apacible vida amish que es lo más aburrida posible -aquí servidor se acordó de esa aberración llamada “El Bosque” (The Village, 2004) de M.Night Shyamalan- y los actores son tan mediocres como su cotidianidad.
 
Como todo este tipo de películas, y ahora me viene a la mente otra bazofia llamada “El último exorcismo” (The last exorcism, 2010) de Daniel Stamm, pretenden perturbar al espectador con una contenciosa dosificación del terror para llegar a un clímax increíble, pues la verdad que no ocurre nada de eso. Amy sigue sufriendo visiones horrendas y se estremece de tan mala manera que su personaje es simplemente irrisorio. Seguramente la idea de trasladar la temática de exorcismos y posesiones parecía original, ya que abordarlo en este tipo de comunidades no era muy habitual; pero ni el director, ni nadie del elenco de la película la acierta -atentos al inicio de los títulos de crédito con esas estrellitas y música clerical (¡!)-, la música es incapaz de transmitir suspense, los golpes de efecto son simplones al igual que unos toscos y televisivos efectos especiales, por lo que el desarrollo del film es toda una aventura a la paciencia del espectador.

Pero lo mejor llega de la mano de un monje inglés que llega a la comunidad y usará el don de Amy para poder atrapar al diablo y destruirlo. Entonces la acción se traslada a un granero donde Amy es sometida a una especie de exorcismo, situada en el medio de una estrella dibujada en el suelo y un sin fin de velas a su alrededor.Cliché tras cliché se suceden, entre voces de ultratumba, caras raras y ojos desorbitados aderezado con palabras malsonantes, todo para acabar en un desenlace cutre como él sólo, donde el diablo es destruido y Amy sigue su vida tan tranquila, aunque se deja una pequeña posibilidad de que las cosas puedan volver a suceder, y alguien con poco ojo comercial -que hay muchos- se decida a producir una segunda parte tan innecesaria como la primera.

En conclusión, ya no es por ver una película que es un direct to video, ni nada por el estilo. Es lo lamentable de la propuesta, y las pocas ganas de hacer algo mínimamente digno aunque sus fuentes sean tan evidentes y difíciles de no plagiar. Amy es uno de esos ejemplos de cine -si es que se pueden llamar así- que no debería existir simplemente porque no sirven para lo más esencial, ENTRETENER.
 
 

5 comentarios:

Damien Thorn dijo...

Bajonazo el mío!!! Un mix de exorcismos y mormones me parecía un plan perfecto, pero ese uno me ha quitado las ganas de golpe!!!
Gracias por evitarme hora y media cutrona!

Romasanta Macias dijo...

Si Damien!!! Una idea bastante interesante pero lastrada en todo!!! Horror!! jajajajaja

May Dove dijo...

Has empezado explicando lo de las posesiones en la comunidad Amish y me estaba entrando una alegría que ni te cuento pero después de leer toda la crítica ya veo que no tiene sentido que le dé una oportunidad porque no me va a gustar!

Romasanta Macias dijo...

PUES NO MAY DOVE....para decepcionarse no vale la pena!! ;)

May Dove dijo...

Te voy a hacer caso, Romasanta!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.