lunes, 15 de septiembre de 2014

Crítica: Transformers 4: La Era de la Extinción

Hace muchos años, que el cine mainstream se ha adelantado a sus fechas veraniegas para ofrecer aquel cine de consumo de alto presupuesto, que estaba destinado a arrasar en taquilla; poco a poco, las grandes productoras han preferido seguir con productos que funcionan la mar de bien, antes de arriesgar y producir productos que puedan ser del agrado de las audiencias sin la necesidad de repetirse cada dos o tres temporadas, creando una franquicia que lo único que consigue es extenuar al espectador. Con esta introducción nos adentramos dentro de la franquicia TRANSFORMERS dirigida por el muy criticado Michael Bay, y que como siempre ha conseguido que otro de sus films sea de los más taquilleros del verano. 

Cierto es que el cine de Michael Bay -si es que podemos llamarle así como cine autoral y personal- no suele gustar a la mayoría de críticos, que desprenden todo su ácido crítico encima de cada uno de los films que el director crea, pero en este caso en mi humilde opinión Michael Bay, propone un cine cercano al que tanto le gusta a Roland Emmerich pero con cierta personalidad dentro del mainstream más comercial. Sea cual sea la película, desde su notable “La Roca” (The Rock, 1996), “Pearl Harbour” (2001) o “Dolor y dinero” (Pain & Gain, 2013), el director muestra unos tics que lo diferencian de los demás y que son reconocibles para el fan y el no tan fan de su cine. En este sentido, el cine comercial de Michael Bay, nos sumerge en un mundo desprejuiciado, vacío, inocuo y de alta velocidad que no agradará a los más eruditos, pero sí que es cierto que muchas de sus películas encuentran el público suficiente para entretenerse con sus películas; el mayor problema de sus tics, es la predisposición a ser cada vez más, más exagerado que la anterior ocasión por lo que su cine sufre de una dilatación extenuante de la acción con el propósito de hacerlo todo majestuoso y pomposo, podríamos decir que su cine se acerca a esa idea que propició el Rococó, extrapolando las características más esenciales del arte Barroco, buscando en la exageración una forma esencial de identidad. 

Entonces, no es de extrañar, la megalómana decadencia de su filmografía, que poco a poco ha sabido centrarse en efectos especiales increíbles y planos en batería para provocar una orgía imaginaría que únicamente llega a agotar al espectador y llevarle hasta el más insufrible de los ataques epilépticos posibles. Pero a pesar de tales defectos -que son muchos- su cine en ocasiones, cuando ha sido limado de exageraciones y ha sido llevado por buenos actores, ha conseguido productos mínimamente decentes, ya sean thrillers de acción como la anteriormente mencionada “La Roca”, de la que siempre tendré un grato recuerdo, al igual que la histórica y épica “Pearl Harbour” que tampoco está tan mal y la infravalorada “La Isla” que a pesar de ser una copia descarada de “La fuga de Logan” (Logan's Run; M.Anderson, 1976), es un producto bastante correcto. 

Por otro lado, M.Bay buscó inspiración en aquellos míticos juguetes de la Hasbro para hacer una película, y debo decir que después de retener en mi cerebro la gran serie de dibujos animados -que en mis años mozos la emitía antena 3-,volver a ver a Optimus Prime me llenó de gran satisfacción, no sólo por demostrar que los efectos especiales eran de gran calidad sino que además fue el descubrimiento de un gran cuerpo femenino, llamado, MEGAN FOX. La primera piedra de la franquicia, aposentó detalles deleznables para ese tipo de películas: humor socarrón, protagonistas estúpidos, acción desproporcionada y guiones inexistentes, por lo que la segunda parte “La venganza de los caídos” me resultó un decepcionante jarrón de agua fría, que después consiguió alegrarme con la simpática “El lado oscuro de la luna” que supo limar todas aquellas mala aristas que habían sido el talón de Aquiles de los dos films anteriores, aunque siempre siguiendo con unas pautas muy bien marcadas y más, cuando estamos delante de proyectos con costes que van desde los 150 a 210 millones de dólares. 

En esta ocasión, la cuarta parte llamada “La era de la extinción” cambia ciertos aspectos que me chirriaban en las anteriores entregas; una de ellas, Shia LaBeouf, un actor al que no le tengo ningún respeto y del que nunca he visto creíble en ningún papel, cuyo cambio con Mark Wahlberg es mucho más que satisfactorio; otro de los aspectos, es la dosificación de la acción, cuya cuarta entrega se encuentra mejor organizada y planificada aunque sus 45 últimos minutos son de una borrachera digital apabullante, y finalmente destacar una intención de proponer una historia lineal, pero convincente que en su primera hora es más que correcta. Pero a pesar de ser un fan de esta franquicia, cabe decir que ahora se acercan los grandes peros de la película; sí es cierto que Mark Wahlberg es mucho mejor que LaBeouf, su personaje es plano pero sabe aportar el suficiente carisma como para hacerlo creíble, a más de saber llevar a su terreno propio las bromas que intentan romper la trepidante acción que se acontece a lo largo del film, pero de todas maneras a pesar de su esfuerzo, el guión es tan soso que se hunde por todos lados. Mejor parados salen actores como Stanley Tucci y Kelsey Grammer, que demuestran disfrutar de sus paupérrimos personajes de una forma desvergonzada -sobre todo Tucci que es toda una delicia- , a diferencia de los sosos y que lucen palmito, Nicola Peltz y Jack Reynor, cuyos personajes son excusas de guión para rellenar, y dar más empaque a la parte humana y así no dejar que sólo salten autobots y decepticons por toda la pantalla. 

Por otro lado, la historia no deja de ser pueril y desprovista de originalidad, aunque si que cabe destacar la idea de la creación por parte de una empresa privada de nuevos transformers que los puedan controlar ellos mismos, por lo que los auténticos transformers ya no son necesarios en la Tierra ya que los humanos han conseguido crearlos a imagen y semejanza, a través de una caza indiscriminada de autobots y así obtener su materia prima para construir los nuevos; pero más allá, sólo queda una línea de explosiones y viajes por todo el planeta -finalizando en China, para así agradar al país asiático y conseguir mayor recaudación- y proponiendo el entretenimiento que prometían. 

Cierto es, que como mencionaba antes, la primera hora del film es de una tremenda agilidad con los mínimos elementos, y abandonado las grandes explosiones y efectos especiales, pero poco a poco cuando el film se centra en la aventura de los autobots por detener una extraña caza de brujas contra ellos por un sinfín de territorios, uno acaba cansándose aunque se deleite con las magníficas transformaciones a cámara lenta y la acción exageradamente indigerible que se acontece en segundos y que en su tramo final llega al coma etílico. Es en esta última parte final, cuando la cuarta entrega de Transformers cae en los más llano si es que no había caído antes, añadiendo esos personajes prometidos que son los dinobots, una excusa más de guión para dejar rienda suelta a los efectos especiales hasta empachar en exceso y tener que cerrar los ojos. 

En conclusión, esta cuarta entrega no es lo mejor de Bay, ni lo será, ya que simplemente estamos delante de un cine de consumo de clase A, que simplemente es fabricado para reventar taquillas -cuyos 1.077 millones de dólares son una palpable prueba de su éxito- y obtener beneficios a raudales a través de todo un mercado posterior de merchandising. En mi opinión, se podía haber hecho una buena película, ya que la simpleza argumental no estaba tan mal esbozada, y con una mayor profundidad y una sabía colocación de los efectos especiales y de la acción, hubiera sorprendido que una película con robots que lo destrozan todo podría entretener a todos los niveles; aveces, no todos los espectadores tenemos la necesidad de tenernos que arrancar las retinas al ser incapaces de retener tanta diarrea digital.


8 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

Pues a mí me pareció un entretenimiento bastante digno. Entretenimiento vacío y sin chica, sí, pero a veces es eso lo que pide el cuerpo: desconectar y dejarse llevar por la pirotecnia, los chistes malos, los tiros y las explosiones.

Spupydo dijo...

Y bueno es una pelicula para espectadores que gustamos de las 3 anteriores y sabemos que vamos a ver mas de lo mismo.Efectos especiales impresionantes y accion a raudales,ya con eso estoy mas que satisfecho.
El cinefilo "intelectual" que guste de peliculas independientes de 3 horas enfocando como crece el pasto y que para el significa una reflexion sobre la vida y lo solo que nos sentimos en el universo logicamente se equivoco de pelicula.Seran peliculas intelectuales y que ganen todos los premios pero aburren a las paredes.:P

Romasanta Macias dijo...

Dr.Gonzo a mi me gustó sus primera hora y muy disfrutable la segunda,pero lo siguiente era un más de más, que con menos podría haberme dejado mejor sabor de boca.

Spuydo...tienes toda la razón, y la verdad que no hay que esperar mucho de este tipo de productos, pero a veces ase pueden hacer con mayor decencia o menor, y esta cuarta entrega peca de ser una exageración en toda regla, algo que me ocurrió con su segunda parte que no me acabó de convencer. Qué me entretuve?? Pues si....pero su hora final...es una or´gia desenfrenada de CGI que no hacia falta alargar tanto, pero que se´que al salir la quinta entrega iré....pues CLARO QUE SI

Gracias por los comentarios

SALUDOS a los dos y gracias por leernos

andres pavone dijo...

Felicitaciones por la critica, a mi me gusto y me entretuvo mucho aunque en un momento se me hizo un poco larga, pero bueno como pelicula de entretenimiento sale aireosa. Visualmente PERFECTA!!!!, no dejo de quedarme con la boca abierta cada vez que se transforman(en cada una de la saga). Mis mas cordiales saludos.

Nebule dijo...

peli muy comercial que no engaña a nadie después de tantas entregas iguales. Peli del montón para saciar el gusto de todos

Pero mala, mui malaa

Damien Thorn dijo...

Totalmente de acuerdo con tus sabias palabras, Romasanta!
En su tercio final, reconozcámoslo, y visto ya todo el espectáculo, la peli se hace un pelín coñazo....
Un saludete!Y felicidades!

May Dove dijo...

Otro blockbuster que se va a pique, Romasanta. La verdad es que se me hizo ultra pesada, no había donde cogerla!!!
Quizá esta saga debería terminar YA!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.