miércoles, 1 de octubre de 2014

Artículo: Penny Dreadful, el placer de la decadencia

No cabe duda de que la literatura clásica ha sido, es y será, fuente inagotable de inspiración para el séptimo arte. Hablando concretamente del género de terror o fantástico, la comunión entre ambos universos es cuasi paradigmática. Bram Stoker, Mary Shelley u Oscar Wilde, por citar algunos ilustres papás y mamás de monstruos clásicos, jamás hubieran imaginado allá en aquel primerizo estado de gestación, la repercusión e impacto que tendrían en adelante, no ya solo en otras disciplinas artísticas, sino incluso en la cultura popular, sus aberrantes creaciones. 

Drácula, Frankenstein, Dorian Grey, el hombre lobo, la momia y demás criaturas arrancadas de las amarillentas páginas de una vieja novela, han dado como fruto, una cantidad obscena de adaptaciones cinematográficas para todos los gustos y de todos los colores. Gracias a todos estos personajes, la leyenda del cine de terror se ha engrandecido a lo largo de los años y hasta nuestros días un género, que desgraciadamente en la actualidad, donde las buenas ideas no abundan precisamente (y eso que este año está siendo de los más productivos que se recuerdan) sigue vivo en época de vacas flacas, viviendo de rentas de antaño. 

Si hablamos de forma genérica del cine fantástico, no cabe duda tampoco de que las mejores dentelladas se están dando, curiosamente, en la televisión, donde las series fantásticas y de terror, se alzan como esa criatura deseosa de nacer, escarbando desde el interior de las entrañas de su agonizante madre, desgarrando órganos, carne y piel para llegar a la superficie e inhalar su primera bocanada de aire, sobre la mediocridad generalizada instalada en la gran pantalla. Está claro que si uno anhela buenos guiones, buenas historias y buenos personajes, es en la caja tonta donde debe ir a buscarlos. 

John Logan, consumado guionista de Hollywood, sin duda testigo de excepción de tan tortuoso parto, parece que lo tiene claro y este mismo año estrena la que posiblemente, sea una de las mejores series fantásticas que haya dado nunca la televisión y por ende, de lo mejorcito que uno puede llevarse a día de hoy a la boca, dentro del género. “Penny Dreadful” es el nombre de la criatura, un drama fantástico donde se dan cinta, muchos de los ilustres mitos de la literatura de terror a modo de crossover como ya hiciera para la gran pantalla en su momento Stephen Norrington con su incomprendida por muchos, “La Liga de los Hombres Extraordinarios” (“The League of the Extraordinary Gentlemen”, 2003). 

Si la película de Norrington abogaba por la vertiente más aventurera del cigoto, con marcadas influencias de autores como H.Rider Haggar o Julio Verne, lo que propone Logan es un acercamiento más visceral a la literatura de terror, haciéndolo además desde un prisma extremadamente dramático e incluso teatral, dando como resultado uno de los shows televisivos más personales e impactantes que se hayan rodado hasta la fecha en lo que al género se refiere. Un viaje hacia los recovecos más oscuros del alma y del ser humano, conceptos que aunque debieran, no siempre van juntos. 

“Penny Dreadful” nos adentra en un Londres Victoriano, telón de fondo donde el creador, John Logan, hace chocar de frente a múltiples universos literarios y otros tantos mitos del folclore del horror. Haciendo suyos elementos de obras clásicas, los adapta de manera magistral y los entrelaza con suma maestría cual orgía interracial donde sangre y esperma corren desenfrenados y salpican a partes iguales para terminado el festín, dar forma a un único relato perfectamente harmonizado y reconocible pese a la gran cantidad de subtramas que alberga, cada una de ellas con marcadas personalidades. Ese es el gran logro de la serie y el secreto de su éxito, el hecho de haber conseguido dar vida a un cuerpo creado a partir de partes de otros individuos... 

… esto nos lleva a uno de los pilares del show, la criatura de Mary Shelley (o de Víctor, como prefieran ustedes), novela llevada en varias ocasiones al cine y que ha dado títulos tan ilustres como “El Doctor Frankenstein” (“Frankenstein”, James Whale, 1931), tan dignos como “Frankenstein de Mary Shelley” (“Frankenstein”, Kenneth Branagh”, 1994), tan hilarantes como “El Jovencito Frankenstein” (“Young Frankenstein”, Mel Brooks, 1974) o tan denigrantes como la reciente “Yo, Frankenstein” (“I, Frankenstein”, Stuart Beattie, 2014). Por suerte, el trato dado a Víctor y su creación en “Penny Dreadful” es de absoluto mimo y desde el más profundo de los respetos. De hecho, pese a no tratarse de la trama principal (si es que aquí se puede hablar realmente de subtramas), aquel que decidió que la muerte, no podía ser el final y que en la ciencia, estaban todas las respuestas, tiene un peso específico en esta primera temporada. 

Temporada compuesta de ocho capítulos algo más largos de lo habitual que oscilan entre los cuarenta y cinco y los sesenta minutos de duración. En cada uno de ellos y a partir de un leit motiv inspirado por la obra de Bram Stoker y su vampiro más ilustre, se van desarrollando las tortuosas desventuras del resto de personajes, a cual, más atormentado. No hay farolillos encendidos en esta noche Londinense. Tan solo oscuridad y una densa niebla que todo lo cubre, donde las únicas siluetas que consiguen disiparla, son las de la muerte. La de aquellos, que quieren vivir a costa de la vida de otros, la de aquellos que muertos en vida, ahora viven en una muerte animada que los condena a la más absoluta soledad, la de aquellos que pese a vivirlo todo, descubren que la juventud eterna, lejos de una bendición, puede ser la peor de las maldiciones o la de aquellos que pese a vivir, están muertos y podridos por dentro cortesía de la siempre pesada losa de la culpa. 

Más allá del perfecto ensamblamiento de tanta muerte y sufrimiento, “Penny Dreadful” destaca por otros tantos elementos. El primero por su lograda ambientación. Perfecta recreación del Londres más decadente de finales de 1800. Con unas exteriores fríos y desoladores plagados de detalle y aunque suene contradictorio, de vida. Grandes escenarios y variados, donde destacan también sus majestuosos interiores y el gran despliegue artístico a nivel de vestuarios y caracterizaciones. Aunque en el fondo, esto no es algo que no tengan otras series ambientadas en épocas similares, si es cierto que sirven como perfecto envoltorio a l oque realmente diferencia a “Penny Dreadful” de otras series fantásticas, su adulta naturaleza. Donde no ya solo la sangre y violencia que alberga, rayan por encima de lo que suele verse en televisión, también su contenido sexual, implícito y explícito en todos y cada uno de los episodios. 

Pero al final, gran parte del éxito o el fracaso de un producto serial como este, reside en el impacto de los personajes y por extensión, al trabajo de aquellos que se meten dentro de su carne y de sus huesos. En este sentido, la serie roza la perfección más absoluta gracias a un casting envidiable que no solo atesora nombres, también talento. Destacando sobretodos los demás, unos inconmensurables Eva Green (Vanessa Ives) por un lado, poco menos que una musa para aquellos que han seguido habitualmente su carrera y que aquí, le da un nuevo sentido al término “locura” así como una espectacular vuelta de tuerca a las posesiones demoníacas y Harry Treadaway (Víctor Frankenstein) por otro, a quien vimos recientemente en la inquietante “Honeymoon” y que aquí, aplasta al espectador delante del televisor con su portentosa interpretación. 

No están solos. El resto del elenco también brilla con luz propio dentro de esta inmensa oscuridad. Un recuperado para la causa Timothy Dalton encabeza un reparto compuesto, además de por los mencionados, por Josh Hartnett (“The Faculty”), Billie Piper (“Doctor Who”), Rory Kinnear (“007: Quantum of Solace”) y Reeve Carney (“The Tempest”), entre otros. 

Conclusión, en una temporada donde se debe compartir parrilla televisiva con series de tanto nivel y popularidad como “The Walking Dead”, “Hannibal” o “The Strain”, esta deliciosa, oscura, dramática y depravada mezcla de mitos literarios que es “Penny Dreadful” no solo destaca, sino que tras una brillante primera temporada, apunta a uno de los mejores shows que haya visto la televisión y por extensión, a una de las mejores propuestas a las que puede aferrarse cualquier aficionado al género, adicto o no a las series de televisión. Imprescindible. 

La curiosidad: Dos de los episodios de la primera temporada, están dirigidos por el español J.A Bayona (“El Orfanato”, “Lo Imposible”). 

Lo mejor: Todo. Destacando su ambientación, su generosidad en contenido adulto, la brillantez del reparto y la marcada personalidad de cada uno de los distintos episodios dentro de un único y homogéneo universo. 

Lo peor: Deja el listón muy alto a la hora de visionar otras series y el tortuoso camino que supondrá la espera, hasta poder degustar su segunda temporada.


19 comentarios:

May Dove dijo...

Perfecto, Rector. A esta serie le hinco el diente este fin de semana y ahora estoy que no me puedo aguantar.
Maravilloso análisis.

Jaime Burgos dijo...

A mí me defraudó, sobretodo su parte final. Es una serie que va claramente de más a menos, y quiere tocar tantos temas en sólo ocho capítulos que al final irremediablamente queda dispersa (no quisiera spoliear). Hubiera ganado muchos puntos si se hubiera centrado algo más en la historia principal y dejar algo para posteriores temporadas.

www.fantasticine.com

El Rector dijo...

TWG, madre mía como vas a disfrutar tu con esto... ya me contarás ;)

Jaime, no estoy de acuerdo en que vaya de más a menos. Es cierto que cautiva desde el primer capítulo, pero no veo que deje de pisar el acelerador en ningún momento. De hecho, "Posesión" sea posiblemente en mi opinión, el mejor episodio de toda la temporada y si no recuerdo mal, es el penúltimo.

Tampoco pienso que se disperse. Es cierto que ocho episodios dan para bien poco, dada la cantidad de posibilidades que la serie ofrece, pero no olvidemos que esta temporada inicial, más que nunca, básicamente es una presentación de los personajes.

Si te fijas, la historia principal, al final, es la que menos peso termina teniendo, lo cual para mi es todo un acierto, pues teniendo entre manos a semejante abanico de personajes, cada uno de ellos con su propio universo, sería un desperdicio centrarse simplemente en el tema de los vampiros, para eso, ya existen otras muchas series.

Ten por seguro que los 13 episodios de la siguiente temporada, van a dar para mucho...

Saludos.

Missterror dijo...

Qué gozada leer este artículo y qué gozada disfrutar de esta serie!!!
Poco tengo que añadir a tu análisis, todo lo has definido, expresado y defendido a la perfección y casi es una traducción escrita de lo que ha rondado por mi cabeza con cada capítulo.
Sólo puedo hablar de mi entusiasmo con esta serie, porque me ha cautivado por completo. Cada uno de los personajes se merecen toda mi atención para la eternidad, no sólo por ser todos carisma puro, sino por hacernos empatizar al máximo con ellos, sobre todo con sus errores, con sus defectos, con el atormentamiento que cada uno arrastra con maestría y que les hace más humanos que a mi, que de errores voy sobrada.
Vanessa Ives es una diva, el personaje de personajes, es LA MUJER, y Eva Green es la única actriz que podría haberla interpretado cambiando de registro a su antojo y dotando al personaje de una verdad increíble. Si ya admirada a esta mujer, ahora es que me tiene loca.
Victor Frankenstein es el descubrimiento, mi segundo personaje favorito y Harry Treadway me parece sublime. Una sola mirada de este actor interpretando a Victor y eres capaz de sentir todo el dolor de una vida entera.
Ethan Chandler es el respiro, el que me aliviaba de tanto sufrimiento en cada capítulo. Nunca he sido fan de Josh Harnett, pero reconozco que en "Penny Dreadful" me ha cautivado.
Dorian Grey, pese a que el personaje está muy bien construído es el que me chirría un poco, porque no tengo muy claro en qué dirección va y su aporte para la serie. Aun así, ha sido un desencadenante del caos muy válido.
Murray es otro de los personajes con tantos demonios que tiene que atarlos muy bien. Tremendo y Mr. Dalton lo ejecuta a la perfección con esa voz perfecta de doblador de cine...
Billie Pipper también está asombrosa como Brona, aunque no entendí alguna de sus reacciones, la verdad.
Y luego tenemos a otro de mis favoritos, al monstruo, a la criatura!!! me produce tanta ternura y tanto terror al mismo tiempo, que me parece absolutamente imprescindible y el acento tan marcado de Rory Kinnear para mi es ya adictivo!!!

Totalmente de acuerdo con la crítica e impaciente al límite porque llegue la segunda temporada.

Saludos

Anónimo dijo...

Comparar este engendro con Hannibal es poco menos que pecado.

Es una serie llena de tópicos y giros de guion vistos un millón de veces antes. Hasta el punto de hacer interesante el trabajo de Lindelof en Leftovers. Por no hablar del aspecto técnico: sombras duras en anocheceres, reflejos de luz electrica en ambientes iluminados por velas.

Para gustos colores. Pero en mi opinion la serie es un desproposito mayúsculo subrayado por la dirección, cada vez mas plana de Bayona. Un hype que parece no tener fin y que el alimenta gustoso... Pero bueno, ¿que se puede esperar de un chico que dijo que el había iniciado el cine de genero en España?... Pues eso.

El Rector dijo...

Anónimo, en ningún momento he comparado Penny Dreadful con Hannibal, pues son dos series que no tienen absolutamente nada que ver entre si. De todas formas y reconociendo que soy un consumado pecador, te diré que si ponemos sobre la mesa, la primera temporada de cada una de ellas, sin duda me quedo con Penny Dreadful. A mi juicio, bastante superior a la primera de Hannibal. Si ya entramos a valorar la comparación, cogiendo como sujeto de pruebas a la segunda temporada... ya tendría más dudas. Pero claro, eso no sería justo.

Tampoco creo que una serie basada en personajes con historias tan marcadas y de largo conocidas por todos como la que nos ocupa, pretenda sorprender con giros argumentales (al menos en esta primera temporada, una simple presentación de los personajes, démosle tiempo) y desde luego, yo los tópicos no los veo por ninguna parte, de hecho, estamos ante una serie totalmente atípica en el sentido de que NO hay héroes. La delgada línea entre el bien y el mal, tan delimitada en otras tantas propuestas, aquí se rompe constantemente. No hay ni buenos, ni malos, solo monstruos.

Buscarle "peros" técnicos si me parece de blasfemo profesional... y si de entre todas sus virtudes, tu te quedas con detalles TAN transcendentales como los que comentas (aplicables, al 99% de las películas de terror, por no decir a todas), pues no se yo.

Si te daré la razón sobre Bayona en el sentido de que es un cineasta que a mi en lo personal, tampoco me gusta nada y sobre esas supuestas declaraciones, pues obviamente no merecen ni perder el tiempo valorándolas. Eso si, en los dos capítulos que dirige aquí, no desentona para nada. De hecho el piloto, que suele ser bastante mediocre en la mayoría de ocasiones, aquí es un pepinazo.

Saludos.

El Rector dijo...

Missterror, pues así como en otras series solemos discrepar bastante, con Penny Dreadful veo que no hay margen para la discusión. Muy acertado me parece incluso tu análisis individualizado de los personajes, donde estamos de acuerdo en que el que más cojo ha quedado es el de Dorian Grey, más con todo el potencial que este tiene y que históricamente, ha sido el más maltratado en sus adaptaciones cinematográficas, culminando en la esperpéntica versión de 2009.

El resto de personajes, sublimes, con esa especial mención a Eva Green, que tiene un par de momentos en esta primera temporada, que ponen la piel de gallina. Sin duda, uno de los mayores talentos que tiene ahora mismo la industria de Hollywood a su disposición.

Y ese royo a obra de teatro clásico que se gasta... simplemente embriagador.

Saludos.

P.D: Y mis infinitas disculpas por haberme olvidado de ti en el anterior comentario ;)

Romasanta Macias dijo...

que grande es usted sr.Rector...vale mucho la pena esta serie...y la seguiré viendo!!! y la verdad que demuestran un gran nivel estas series, y encima enganchan por el buen hacer de los actores, la puesta en escena y la trama...que genial todo!!! Esta y American Horror de lo mejorcitoooo!!

El Rector dijo...

Romasanta, me alegra que le guste la serie. Trama, puesta en escena y actores... cuando estos tres elementos se combinan juntos (cosa que desgraciadamente no ocurre siempre), se gestan maravillas como la que nos ocupa.

Sobre American Horror Story, ya tengo más reservas. Ni mucho menos la tengo en tan buena consideración y la verdad, no termino de entender del todo su gran éxito y popularidad, pues me parece bastante normalita. En especial esta última temporada de las brujas, la encontré de lo más regulera.

Saludos.

Sami Stabler dijo...

Realmente me encantó. La vi de principio a fin hace bastante y se está haciendo larga la espera por la segunda temporada. Serie simplemete bella, hace sentir desesperación y tristeza a casi cada momento.

El Rector dijo...

Sami, muy pero que muy larga... afortunadamente, esa desesperación y tristeza que comentas y sin duda que comparto contigo, están cada vez un poquito más cerca, pues la esperada segunda temporada parece ser que estará disponible para principios del ya inminente 2015.

Saludos.

Shivers dijo...

Tiene buen empaque y actuaciones pero naufraga totalmente en terror. Los vampiros y el monstruo de Frankenstein 100% indefensos ante los humanos, recibiendo mamporros de aquí y allá como si fueran niños indefensos. El hombre lobo desaprovechado y reducido a una sola escena, corta y timorata. El mejor capítulo el que va de posesión. Los personajes humanos se destacan pero los monstruos son una defraudación tras otra. Mala cosa para una serie de monstruos.

El Rector dijo...

Shivers, coincido contigo en un par de cosas, pues también me quedo con el capítulo que comentas y en el hecho de que no hay nada de "terror", aunque esto para mi no es un negativo, ya que estamos ante un show donde prima el dramatismo sobre todo lo demás y que se centra mucho más en la vertiente digamos "romántica" y literaria de las criaturas que homenajea que en cualquier otra cosa, si bien, como ya se ha comentado, la serie es generosa en vísceras y violencia de todo tipo.

Y los monstruos sobre los que habla la serie, no se encuentran solo bajo los pellejos de vampiros, licántropos y muertos vivientes, también en esos humanos a los que te refieres.

De todas formas, estamos ante una primera temporada que sirve para poco más que para presentar a los personajes. Estoy seguro que el lado más festivo de las criaturas, se explotará más en el futuro.

Saludos.

Sandra dijo...

Coincido totalmente con tu crítica, El Rector.
Hace ya tiempo que me vi las dos temporadas y me quedé fascinada, estoy desesperada por ver la tercera temporada.

El Rector dijo...

Sandra, y yo comparto contigo desesperación por ver que puede dar de sí la tan ansiada tercera temporada de una de las series de televisión más fascinantes que hay en la actualidad y sueño húmedo de cualquier amante del terror gótico.

Y por suerte, ya nos queda muy corta espera :)

Saludos.

Prinxexita dijo...

Ya ha empezado la tercera temporada!!!

El Rector dijo...

Prinxexita, ya has tenido oportunidad de ver el primer capítulo? Larga y tortuosa espera... a ver si termina pronto :)

Saludos.

Prinxexita dijo...

El Rector, si que he tenido la oportunidad de ver el primer capitulo. Me he quedado con ganas de más como siempre....
Ya nos contaras que te ha parecido el capitulo,yo no digo nada sobre el capitulo por no spoilear =)

Un saludo.

El Rector dijo...

Prinxexita, pues en cuanto le hinque el colmillo, vomito mis impresiones. Una cosa si te diré, esta vez, pienso volver a tirar de versión original subtitulada, ni parecido con el doblaje español, pues se pierde ese toque tan británico que tienen los personajes. En especial, ese monstruo de Frankesntein, que en español, está irreconocible.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.