martes, 7 de abril de 2015

Crítica: Alien Outpost

Pffff… de verdad que a veces se me hace muy difícil escribir una reseña de una película, y no porque no me haya gustado sino porque a veces, a pesar de las buenas sensaciones, uno puede expresarse en un par de frases mejor que en un folio entero. Pero claro, en ese caso, ¿para qué tener un blog? Para un par de frases tenemos Twitter, y para un poco más, Facebook.
Un ejemplo es esta película. Si fuese conciso, escueto o… simplemente vago, diría que “Alien Outpost” explota tres temas candentes actualmente en el mundo del cine: el “found footage” –sí, otro más-, las invasiones alienígenas y las confrontaciones bélicas en Oriente Próximo. Con eso definiría la película, y muchos sin más datos ya podrían decidir si verla o no, fin principal de estas reseñas.

Pero como me siento obligado a profundizar más, vayamos primero a desarrollar esas tres claves que he dado. 

La primera, la que creo determinante para su visionado, es la clasificación del film como un “Found footage” o, más bien, “Mockumentary”. En el film acompañamos a un grupo de soldados seguidos a su vez por una pareja de camaremans que buscan reflejar la realidad de esos combatientes en el fragor de la batalla y bla, bla, bla… Lo de siempre. 

La diferencia en este caso es que afortunadamente nos encontramos con un “found footage” tramposo, es decir, por mucho que nos intenten engañar aparentando que son dos cámaras, aquí hay algunas escenas no-subjetivas que ofrecen no solo una mejor compresión de las situaciones sino una puesta en escena más exigente, sin tanta precariedad ni movimientos molestos de cámara. En este aspecto, la calidad de imagen es tan buena –o al menos, formal- que uno olvida pronto su faceta como producto “cámara al hombro”. 

La segunda clave, la que hace mención a la invasión alienígena, pues no tiene mucho misterio. Tratando con una película a medio camino entre una producción de serie B y algo más comercial, tampoco es que disfrute de un presupuesto muy elevado, por lo que el film nos sitúa después de esa invasión, explicándonosla con alguna escena en flashback donde se presentan muchas aeronaves, pero pocos “marcianos”. De hecho, al primer alienígena -o “Heavies” como los llaman- lo veremos en el minuto 35, un alien mezcla de invasor de videojuego de “shoot’em up” y robot mecánico de los noventa; apariencia por otro lado primitiva y hasta infantil. 

El resto de los efectos especiales ‘ad hoc’ –p.e. explosiones, bombardeos y ráfagas aéreas- se encuentran a un buen nivel, pero no garantizan que por sí solos se pueda recomendar el film, ya que parecen claramente predispuestos para pasar rápidamente página con tal de mostrarnos una realidad obligadamente menos fictioner, más bélica y terrenal. 

La última premisa está relacionada con lo que acabo de decir, y es que ante la falta de una mayor presencia de elementos puramente de género por mor de unas evidentes limitaciones presupuestarias, aquí se nos ha colocado a unos “talibanes/islamista” tan de moda en los últimos años con los que matar –nunca mejor dicho- el tiempo. Y en este aspecto, el film no deja de lado esa impronta de películas que han abordado el conflicto en la última década, sumando elementos típicos también de cualquier producción militar como las bromas a los novatos, incursiones, discursos patrióticos, etc., etc. 

Con esta base, el experto en efectos especiales metido a director Jabbar Raisani –premiado por su labor en “Juego de Tronos”- intenta construir una película sin que se note demasiado algunas de las carencias que ya hemos esbozado. 

Para empezar mitiga el problema principal de este tipo de producciones –el secundario sería el tema de las cámaras del que ya hemos hablado- no teniendo que esperar mucho para que la acción comience, tan “solo” 20 minutos. 

A partir de ahí va dosificando la acción entre entrevistas a los personajes y situaciones sin mucha importancia –lo tópico- para que más o menos cada diez minutos acontezca un sobresalto o escena atrayente. El problema ya no es que esta cadencia termine por hacerse tan patente que uno podría hacer uso del “Fast Forward” de su mando a distancia para alcanzar el siguiente… acontecimiento sin perderse nada, sino que encima algunos de estos son tan insignificantes que igual uno prefiere ir directamente hasta los últimos veinticinco minutos. 

Es aquí cuando la acción… me gustaría decir que se desata, pero realmente tan solo “ocurre”. Hay tiros, muertos y explosiones, pero actualmente ya no vale solo con esto. Imaginación en la puesta en escena, esa es la diferencia cuando tienes acotada la creatividad por –repito- limitaciones presupuestarias. En “Alien Outpost” sus responsables parecen resignarse mostrando escasa ambición. Si Jabbar Raisani creía que podría convertirse en el nuevo Neill Blomkamp va, al menos por esta película y bajo mi punto de vista, bastante desencaminado. La propuesta de que los alien abducen a los humanos es cuestionable, pero lo que no lo es, es que al principio aproveches la excesiva oscuridad para esconderlo… casi todo, que pares la acción para volver a meter otro maldito fragmento de entrevista o que reserves a los pocos Heavies que tienes para los últimos cinco minutos.

Para ir acabando, el drama en algunas muertes, sin ser conmovedoras, es creíble, apoyadas por interpretaciones decentes; sin embargo, la peor parte viene cuando sueltan el clásico discurso patriótico y pro-militar. 

Y por último, una de detalles. Resulta gracioso lo de la “Nueva Corea del Norte”, pero no tanto que siendo una co-producción anglo-sudafricana, casi todos los soldados sean de procedencia norteamericana, exponiendo a las claras –por si alguno no se había dado todavía cuenta- que estamos ante un nuevo “exploitation”. 

Resumiendo, “Alien Outpost” se deja ver, pero no deja de ser una serie B a la que le falta mucho más espectáculo como para convertirse en algo superior a la media de estas producciones. Más “El único superviviente” que “Invasión a la tierra”, y claro esto puede defraudar a más de uno cuando encima hay productos actualmente en TV con parecidas prestaciones. 

Atentos: hay escena tras los títulos de crédito.


2 comentarios:

May Dove dijo...

Con un tres que le cascas, poco entretenida se me antoja a mi. La foto del Heavy me ha dejado sin palabras. No le daría miedo ni a Iker Jimenez!
De todas formas, me parece una idea buena, aunque si no se explica el porqué de la abducción, a ver; entiendo que los aliens no van a salir a decir porqué se llevan humanos pero un poco de por favor!!

Chanpoo dijo...

Lo de la explicación de la relación "entretenimiento-puntuación" se debe a que a pesar de dejarse ver, como digo en el resumen, no ofrece lo que debería. De ahí el desajuste que tú aprecias.

Publicar un comentario en la entrada

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.