viernes, 17 de abril de 2015

Crítica: The Harvest

Hoy le toca el turno a un maestro del horror. No lo digo yo, lo dijo en su día Mick Garris cuando decidió incluir a John McNaughton en la antología de terror creada para la televisión “Masters of Horror”. Es cierto que el cineasta de Illinois había dirigido una película bastante bien considerada dentro del género como fuera “Henry: Retrato de un Asesino” (“Henry: Portrait of a Serial Killer”, John McNaughton, 1986), pero después, poquito más tuvo que ver con el género más allá de algún flirteo con el thriller , quizás lo más destacado, aquel romance perverso a tres bandas en “Juegos Salvajes” (“Wild Things”, John McNaughton, 1998). ¿Suficiente bagaje para codearse con Carpenter, Argento, Hooper y compañía? No lo se. Lo que si se, que se cascó uno de los mejores episodios de toda la serie con la enfermiza “Haeckel´s Tale”.
Mucho ha llovido desde aquel tórrido romance necromántico bajo la luz de la luna y muchas de estas han tenido que pasar para poder reencontrarnos con el McNaughton más oscuro, quien regresa al género con esta “The Harvest” (“La Cosecha”), en cierta manera, una oda al amor maternal, llevada al extremo, eso si. Y como siempre, los extremos no suelen deparar nada bueno, ni siquiera cuando hablamos de sentimientos positivos. Esta es la moraleja que sacamos de una película que lejos de aquella de 1986, está situada en una zona mucho más comercial del mapa, a medio camino entre el thriller y el terror de corte más popular que pese a caer en algunos tópicos inevitables del género, consigue salir medianamente airosa. 

El amor desmedido de una madre por su hijo y la sobre protección desvirtuada en patología, no es una idea nueva dentro del terror. Evidentemente nos viene a la cabeza la figura de Norma Bates y la de su frágil e inocente hijo Norman. Algo menos pervertida se nos muestra la relación entre Katherine y su hijo Andy, el cual, víctima de una corrosiva enfermedad, es totalmente dependiente de la primera, una sufrida madre, doctora, que se desvive por cuidarlo junto a su marido, quien ha renunciado a su vida laboral para encargarse también de su hijo, quien requiere atención las 24 horas del día. La aparente normalidad de la familia, se verá truncada cuando una pareja de ancianos y su nieta, se muden a la casa de al lado. 

Amén de los primeros compases del filme, no parece que “The Harvest” tenga el suficiente potencial como para destacar sobre el resto de títulos de semejante tipología que suelen llegar de manera bastante habitual hasta nuestros pendrives o pantallas de cine, en los mejores casos. La sombra de nuestra madre disfrutando con este tipo de películas, le otorgan la peligrosa etiqueta de “terror para toda la familia” y eso, no suele ser sinónimo de nada bueno para el aficionado más específico del género. Afortunadamente, cada caso es un mundo y las reglas están para romperse. “The Harvest” lo hace. Lo hace gracias, sobretodo, a un guión bien escrito y muy bien administrado por un McNaughton que vuelve a demostrar aquí, que cuando se pone, lo hace. Y lo hace bien. 

El libreto lo firma un debutante Stephen Lancellotti a quien desde ya, le auguro buenas cosas. Sin estridencias, sin malabares, da forma a una historia que lejos de dejarse contaminar por los tópicos contenidos, los hace suyos sin apenas nos demos cuenta para ir llevando poco a poco al espectador hacia su terreno. La normalidad con la que la historia consigue transportarnos desde ese punto A donde todo parece estar bajo control hasta ese punto B donde descubrimos que la bajada es más pronunciada de lo que a priori creíamos y el coche no tiene frenos, es poco menos que brillantemente aterradora y es que “The Harvest” contiene un par de volantazos muy bien paridos que consiguen arrancarnos nuestra mejor cara de bobalicón, en especial el primero de ellos (el segundo, los más veteranos seguro lo verán venir, aunque no por ello dejará de ser gratificante). 

El otro punto fuerte de la cinta tiene nombres propios, tres para ser concretos. El primero de ellos es ya todo un seguro de vida y es que Michael Shannon se ha convertido en poco tiempo, en uno de los valores más seguros en la actual industria de Hollywood, en especial dentro del fantástico, donde parece otorgar una nueva dimensión a todo aquello en lo que participa. Aquí, volvemos a ver al Shannon más introspectivo, interpretando nuevamente a un personaje de abundante fauna interior que parece vivir en su propio ecosistema ajeno al mundo que le rodea, muy en la linea de lo que le vimos en aquella recomendable “Take Shelter” de Jeff Nichols. Parece mentira que ese mismo año, 2013, Shannon pudiera dar vida a un personaje tan radicalmente opuesto como fue el villano que enfrentó al hombre de acero en la cinta de Zack Snyder. Claro, aquí es donde los buenos actores se diferencian de los actores a secas. 

No está solo al frente de esta montaña rusa. A su lado, sentada en el cochecito de la atracción, encontramos a una estupenda Samantha Morton, quien heredera de las “mejores” maneras de aquella soberbia Annie Wilkes que fue Kathy Bates en “Misery” (“Misery”, Rob Reiner, 1990), construye con necesidad de muy poquito, un personaje aterrador como pocos y perfecto catalizador de todas las emociones negativas del espectador. En contraposición y como perfecta pareja de baile, un pre-adolescente Charlie Tahan, quien le otorga un nuevo sentido al término “fragilidad”, potenciando hasta el extremo las “virtudes” de su sufrida madre. 

Es cierto que no estamos ante una película redonda. Es cierto que los más afines al género, pueden encontrarla demasiado tibia e incluso algo plomiza en determinados pasajes. Cierto también que ciertos tópicos y otros tantos clichés están presentes y que en algunas ocasiones, tendremos la sensación de haber vivido ya, muchas de las situaciones que nos propone McNaughton. Que el giro final, es relativamente predecible, que al guión se le pueden encontrar algunas incongruencias y que su cenit, no está a la altura de las expectativas. Todo esto es cierto. Pero no lo es menos que estamos ante una película bien rodada, bien narrada y bien interpretada. Pero lo más importante, que casi siempre que se lo propone, consigue, tanto sorprender, como incomodar. A día de hoy, en el cine, nada fácil ninguna de las dos cosas. 

Lo mejor: El reparto y su sorprendente guión.

Lo peor: No deja de ser una cinta de terror para toda la familia y su decepcionante desenlace.


6 comentarios:

Missterror dijo...

Me he quedado muy sorprendida al saber que el director de "The Harvest" es el John McNaughton de "Henry, retrato de un asesino", ya le había perdido la pista...
Vi la película sin saber absolutamente nada de ella, y coincido mucho con tu análisis, no inevnta el fuego, pero logra incomodar y mantener la tensión, amén de esos dos giros que comentas, que son lo que conforman la historia.
Me parece una película que sin estridencias muestra el lugar terrorífico al que puede llegar una persona por los que más quiere y la fragilidad de la mente humana. En ese aspecto, pese a ciertas licencias de la película, nada que objetar, es más que correcta y sin salirse del tiesto, es recomendable.
Otra cuestión para mi es el tema de las actuaciones, pues para mi Samantha Morton se come a Michael Shannon con patatas, y es que, por mucho que cueste creer, la actuación de Shannon, esta vez no me ha gustado, pues la impasibilidad la calca, el atormentamiento lo calca, pero baila siempre entre una linea fina que va de la tristeza al atontamiento, y en en bastantes momentos de la película ese balbuceo constante me indica más atontamiento que lo que debería mostrar...lo dicho, no me ha convencido para nada su actuación en "The Harvest".

El desenlace,como comentas, se queda pequeño, pero aún así es un título recomendable, sin dudas. A mi madre le va a encantar!!! ;)

Saludos

P.D- Qué grande Henry, qué grande!!!!

Max Cady dijo...

Una crítica estupenda querido Rector pero con la que no estoy nada de acuerdo. La nueva cinta del señor McNaughton (genial Henry: Retrato de un Asesino, y muy disfrutables e interesantes: La Chica del Gánster y Juegos Salvajes) es una decepcionante y torpe cinta que bien podría ser un pobre telefilm de sobremesa sobre una familia extraña que guarda un oscuro secreto (que se ve venir a kilómetros) y vecinita entrometida y pegajosa que merece un final que obviamente no encontrará.

El guión está plagado de tópicos, giros nadas sorprendentes, reiteraciones y escasez de tensión y hemoglobina que convierten el conjunto en un plomo importante. Además, la realización del señor McNaughton se me antoja rudimentaria y carente de fuerza, como si hubiera puesto el piloto automático, y las actuaciones de Michael Shannon y Samantha Morton tremendamente anodinas, cosa poco habitual en ellos (el resto del reparto ni chicha ni limoná).

En definitiva, un ¿thriller? que a pesar de no esperar nada de él me ha defraudado por quienes estaban involucrados en el proyecto (mucho me temo que McNaughton de esta se acaba de hundir) y por su incapacidad para generarme la más mínima tensión y emoción.

Saludos enormes!!!!!!!!!!!!!!

El Rector dijo...

Missterror, el "atontamiento", es precisamente una de las señas de identidad de Shannon como intérprete. Tengo ganas de que le hinques el diente a "Take Shelter" para que me comentes que te parece su actuación :)

Por lo demás, coincidimos 100% que no es moco de pavo.

Max, No hay ningún tipo de duda sobre su naturaleza de telefilme (o terror familiar como yo lo llamo), pero dentro de tan poco prolífero (en cuanto a cosas que destaquen) subgénero, "The Harvest" brilla por encima de la media. Que el listón está bajo, cierto. Pero no le quitemos méritos a ese libreto sorprendente... sobre el cual, ya te digo que si tu te viste venir el primer giro, sobre el cual no se deja ni una sola miga de pan por el camino, creo que podrías ganarte estupendamente la vida en el mundo de la videncia (el segundo ya es otro cantar).

De todas formas, está claro que tu de madre no tienes nada y que una cinta como "The Harvest", va mucho más enfocada a otro tipo de público, el cual, pienso que se encontrará un producto, bastante más adecentado de lo habitual, siempre dentro de sus marcadas directrices.

Saludos.

May Dove dijo...

A mi me encantó Take Shelter, me pareció loquísima en todo momento, que no sabes que está pasando.
Bueno, supongo que lo que hace la cinta más mágica es Michael Shannon, que es como el nuevo Jack Nicholson del género. Tiene una cara que ya de por sí da miedito; es una seña de identidad muy a lo Jack Torrance :p
Esta película se me quedaría en el tintero si no fuera porque ahora sé que sale él y la tengo que ver, y bueno, por el director, que Henry es peliculón donde las haya.

Gracias por tu crítica y tu descubrimiento, Rec!

Damien Thorn dijo...

Pues me has dejado ganacas, amigo Rec!!!
La verdad es que el reparto me llama... Ella, desde Minority Report, aunque está cebollona y raruna, me mola y mucho, y él...Uffff! Actorazo como la copa de un pino, coincido con May en Take Shelter!
Felicidades por la crítica y gracias por la recomendación!!!!

El Rector dijo...

TWG, "Take Shelter" está uno o dos escalones por encima de esta "The Harvest", pero como comento, y siempre teniendo claro que estamos ante un filme de "terror familiar", brilla por encima de la media. Si además eres fan de Shannon, no te la puedes perder.

Damien, con todo lo raruna y cebollona que está, en mi opinión se casca una actuación portentosa de esas que dejan huella. Acojona lo suyo la tía... te digo lo mismo que a la chica equivocada y eso que no es el tipo de película que suelo recomendar.

Gracias por vuestros comentarios.

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.