domingo, 26 de abril de 2015

Crítica: La Sombra del Vampiro

"Estoy desconcertado. Dudo, temo, pienso cosas extrañas, y yo mismo no me atrevo a confesarme a mi propia alma..." Bram Stoker escribía esto en su novela "Drácula", allá por 1897 y más allá de describir las tribulaciones de un personaje, lo que estaba haciendo era describir una característica intrínseca a todo ser humano, que es el nulo entendimiento que tenemos de nuestro propia alma, porque el desconcierto, la duda y el temor de nuestros propios pensamientos, es algo por lo que todos pasamos varias veces en la vida.

Friedrich Wilhelm Murnau, debió sentir el súmmum del desconcierto al no poder dejar que su adaptación de la novela "Drácula" de Bram Stoker, viera la luz debido a la denuncia de la viuda de Stoker, por no haber pagado los derechos de autor. Las copias de la película, cuyo título era "El castillo Vogelöd", fueron destruidas casi en su totalidad, pero al alma de Murnau seguía queriendo traducir en imágenes la novela que le obsesionaba, y tras dudar y temer, pensó cosas extrañas y decidió que modificaría nombres y lugares y con ello no tendría problemas para rodar a su antojo. Así fue como nació "Nosferatu" (1922) , la historia del conde Orlock y lo que es más importante, la leyenda negra del actor Max Schreck. 

Esto es historia oscura del cine, y era imposible obviar algo tan jugoso, por lo que en el año 2000, Elias Merhige, decidió hacer el ejercicio de metacine por excelencia y rodar "La sombra del vampiro", para explicar con todo lujo de detalles, en qué consistía esa leyenda negra que rodeó a Murnau y Max Schreck durante el rodaje de "Nosferatu", que como todos sabéis, no es otra que una truculenta fábula de cómo Murnau descubrió a un vampiro real y le instó a que interpretara para su película al Conde Orlock a cambio de la garganta de la actriz Greta Schröder. 

Este biopic titulado "La Sombra del vampiro" se convirtió, desde su nacimiento, en un clásico moderno, por la manera tan soberbia de presentar una historia rocambolesca al gran público. Lo hizo desde el enigma, desde la sabiduría de estar jugando con algo tan atrayente como aquello que brilla, porque tenía bien presente que "Nosferatu" es una de las bases del terror, y porque todo lo que se narra es tan inverosímil como interesante. 

Para llevar a cabo tan ambicioso proyecto, la primera decisión fue rodearse de un gran equipo de intérpretes que hicieran creíble lo increíble, y que reprodujeran con mimo escenas míticas del cine. Nadie mejor para semejante reto que John Malkovich encarnando a Murnau y llevando al extremo una obsesión por crear una obra maestra a la vez que mostraba su vanidad a la hora de hacer cine. Malkovich estuvo excelentemente bien acompañado de un inmenso (y nominado a un Oscar), Willem Dafoe, en uno de sus papeles más brillantes, pues él parece más Max Schreck, que el propio Max Schreck. 

Mentiría si dijera que el peso de la película lo llevan los actores, pues la puesta en escena es tan acertada que rivaliza en orden de importancia con la interpretativa, pero desde luego Malkovich y Defoe sostienen un duelo interpretativo pocas veces visto, pues representan la falta de escrúpulos y la naturaleza monstruosa como nadie, de una forma histriónica, porque el guión así lo requería, y totalmente entregada a la historia. De esta forma, tenemos a el vampiro más humano que haya pisado la gran pantalla, desprovisto por completo, en la misma, de toda cualidad sobrenatural, y el director más cruel que hayamos visto, cuando se nos permite observar a quien observa detrás de la cámara. 

Por supuesto, es necesario mencionar las partes en las que el cine entra dentro del cine y la pantalla se funde en sepia, para llevarnos a otra época en la que la mímica, la exageración y el silencio era lo que marcaba el tempo de la historia. Es en estos momentos, donde "La Sombra del vampiro" aun brilla más, si cabe, pues perdemos de vista la película principal, para confundirnos con la película dentro de la película, y entender que "Nosferatu" podría haber estado interpretado por Willen Defoe y Eddie Izzard (como Gustav), sin que chirriase en absoluto, pues la grandeza de la película de Merhige, es que te lleva una época pasada donde te encierra y te hace partícipe de cada acción. 

Desde luego en "La Sombra del vampiro", el maquillaje (nominado también al Oscar, aunque se lo llevó "El Grinch" ), es sublime, es inmenso, pero la labor de fotografía, hace tanto bien al resultado, que es de delito que no se hubiera llevado otra nominación a los Oscar de ese año. Poco se puede decir a estas alturas del uso de las sombras, de las tonalidades y de los planos que no se haya dicho, pero es algo que hace disfrutar tanto con cada nuevo visionado, que estoy segura de que sabréis sacarle nuevos matices. 

Sin duda, "La sombra del vampiro" es un pedazo de ese cine que nace para hacer disfrutar, que envejece bien y del que pocas pegas se pueden sacar, vamos, lo que todos conocemos como buen cine. Apetece volver a verla, ¿verdad?


8 comentarios:

andres pavone dijo...

EXCELENTE , EXCELENTE!!!! TU CRITICA ALICIA, hace 4 dias la volvi a ver y la disfrute como la primera vez, que quede maravillado y cautivado por semejante película. Es absolutamente exquisita , visualmente perfecta y con actuaciones sublimes. A pesar del pequeño presupuesto( que ya sabemos que no lo es todo),contiene mas imaginación que otras peliculas absurdas de terror de estos últimos tiempos. Combina la perfección elementos narrativos, esteticos , el drama, humor negro y tintes de terror. Lou Bogue ( FOTOGRAFIA) no solo construye su imagen a partir de las composiciones del expresionismo alemán,si no que lo reinventa elegantemente. Un placer dar mi humilde opinión a una película que admiro rotundamente.Saludos.

El Rector dijo...

Fabulosa. Hablar de "La Sombra del Vampiro" es hablar de algo más que de una simple película de terror, es hablar de un documento único para los que crecimos en esto del terror bajo la alargada sombra de Nosferatu. Un fantástico ejercicio de metacine que mezcla con maestría el biopic y el cine de género condensados en 90 minutos repletos de homenajes (no solo a la cinta original, también al expresionismo alemán en general) y secuencias para el recuerdo de una cinematografía apabullante como ese conde Orlok contemplando un amanecer a través de los lentes de una cámara y las propias cavilaciones de éste cuando hace referencia a la obra de Stoker... una fotografía deliciosa y una partitura para el recuerdo, le otorgan una de las mejores puestas en escena que haya dado el cine de género en muchos años (curioso que no fuera nominada para los Oscars en ninguna de las dos categorías).

Claro que todo queda en un segundo plano cuando Dafoe nos regala uno de los mejores vampiros que haya deambulado jamás por la gran pantalla (increíble también que no ganara la estatuilla), uniéndose a mitos del género como Lugosi, Lee o Kinski. Si muchas veces hablamos del histrionismo como de algo negativo, "La Sombra del Vampiro" demuestra que no siempre es así. En sus múltiples excesos, radica lo mejor del no muerto de Dafoe, dando (no) vida, al vampiro más humano de la historia del cine por el cual incluso, uno termina por sentir empatía. El auténtico monstruo, se esconde detrás de la cámara, como siempre, sobriamente interpretado por un Malkovich que esta vez, pero, tiene que claudicar ante la grandeza de su compañero de reparto.

Cierto que no es una película de terror al uso y que sus formas narrativas, más cercanas en ocasiones al teatro, que al propio cine, pueden descolocar a más de uno, pero "La Sombra del Vampiro", sigue siendo a día de hoy, uno de los mejores homenajes que se hayan rodado jamás.

Missterror, coincido con casi todo lo que comentas en tu sorprendente (para mi) crítica, pues no creí que te fuera a gustar tanto la película. Chapeau!!!!! Recuerda que mi hambre es desigual y muchas veces, desmedida ;)

Saludos.

Missterror dijo...

Andrés Pavone- Muchas gracias. "La sombra del vampiro" es una película sobresaliente de la, como comento, pocas pegas se pueden sacar, porque saber conjugar lo interesante del cine para sibaritas de la gran pantalla, junto con las características del expresionismo alemán y hacerlo legar a una gran masa de público y que esta lo acepte de buena gana, es algo muy complicado que pocas veces se consigue. Por suerte "la sombra del vampiro" no murió en el intento y terminó convirtiéndose en una obra maestra.
Qué casualidad que la volviéramos a ver casi al mismo tiempo!!!

Rector- Hay muchas imágenes para el recuerdo en esta película y en todas ellas aparece Dafoe. A mi tambiñen me parecieron pocas las nominaciones que se llevó "La sombra del vampiro", pero jollywood es así. Ese año Benicio del Toro arrrebató el premio al inmenso Dafoe por "Traffic"...cosas que pasan.
No estoy de acuerdo con lo que comentas que Malkovich, pues en ningún momento pienso que esté a la sombra del vampiro, sino más bien, mano a mano con él. Ambos me parecieron funcionar a las mil maravillas juntos y explendidamente resueltos por separado.

Rector, tu hambre es desigual y desmedida como la de Max Schreck, pero debo decir que tu capacidad para quedarte dormido, también ;)

Saludos

May Dove dijo...

No te lo vas a creer pero esta película no la visto. Y es de delito, porque todos sabéis que mi personaje maligno favorito ha sido, es y será para siempre el vampiro. Pero en su momento no pude verla y después la he olvidado para siempre.
Después de ver tu crítica, creo que tengo que poner remedio a este sinsentido tan pronto como pueda!!!
Y cuando digo, crítica, quiero decir criticón!!! :)

Missterror dijo...

May- Pues esta es TÚ película, debes verla cuanto antes para ponerla en tu santuario, porque precisamente alguien con tus gustos, la va a disfrutar como nadie!!

Espero tu opinión y que pares ese sinsentido!!!

Muchas gracias!!

Damien Thorn dijo...

MissTerror, me rindo nuevamente a tus juiciosas y estupendas críticas. Adoro esta película,pero después de leerte me he quedado con unas ganas de reverla que vamos, me pongo a ello.
Bravo, guapaza!!!!
Y por cierto, con un reparto tal, era imposible que la cosa no funcionase, pero es que tiene detalles sublimes que cualquier frikazo sabrá disfrutar hasta el deleite. Klaus Kinski, Ed Wood, Murnau y su expresionista Schreck, que descubrí en super8 en el cine de mis abuelos... A mí me generan ese hambre insaciable, pero sin sueño...
Saludos y de veras, felicidades!!

Missterror dijo...

Damien- pues ya tienes plan para este fin de semana!!! El reparto es crucial para que algo como "La sombra del vampiro" termine convirtiéndose en lo que se convirtió.
¿He entendido que tus abuelos tenían un cine? Pues ahí tienes que tener mil historias...

Saludos y muchas gracias!!!

Damien Thorn dijo...

Como buen manchego, soy un ansias, así que ya cayó anoche!jejejeje!
Muchas gracias por la recomendación recordatorio!!!!

Publicar un comentario en la entrada

Comparte tu opinión con nosotros y si te da problemas el formulario, insístele un poco, suele ser bastante cabronazo cuando quiere (y quiere muchas veces, por ello, ten la precaución de copiar tu comentario antes de publicar, por si las moscas y vuelve a repetir la operación).