viernes, 10 de abril de 2015

Crítica: Mad Max

Corría el año 1979 cuando un aún desconocido Mel Gibson, que en aquel momento se dedica a organizar viajes turísticos por Australia, protagonizo una película cuya única función era la de entretener a su público. Mucho antes de la oleada de cine de acción de los años 80 y 90 “Mad Max” logro con un presupuesto ridículo convertirse en una película de culto que no ha sido olvidada a pesar del paso del tiempo.

Desde mi punto de vista dentro del séptimo arte existen dos clases de película. La primera clase engloba a aquellas películas que buscan la reflexión del espectador, estas cintas no buscan que el espectador se evada durante su visionado sino que buscan todo lo contrario. Por otro lado están aquellas películas cuya función es la de hacer al espectador olvidarse del mundo real durante la proyección de las mismas. Estas películas buscan atrapar al espectador y hacer que este disfrute y se sumerja en un mundo que una vez terminada la historia terminará con ella. Pues bien “Mad Max” es el claro ejemplo de este segundo grupo de películas, podríamos buscarle tres pies al gato y definir a “Mad Max” como un ejercicio de crítica social ante los peligros de la contaminación o como un ejemplo de la importancia de un sistema estatal de defensa sólido y organizado, sin embargo hacer esto no es más que hablar de tonterías sin ningún sentido. 

“Mad Max” es simple y llanamente cine de entretenimiento. Desde sus compases iniciales hasta su fantástico final la cinta sumerge al espectador en un mundo posnuclear donde la justicia es un mero recuerdo del pasado y la ley del más fuerte rige en las calles y desiertos del país. Con un presupuesto ridículo incluso para la época “Mad Max” nos ofrece 90 minutos de entretenimiento de calidad que no ofrecen ni un respiro al espectador. Para analizar la película voy a dividirla en tres partes que perfectamente podrían coincidir con la estructura de introducción nudo y desenlace. 

La cinta comienza con una escena en donde se nos presenta al personaje de El Jinete Nocturno, un renegado de la justicia que tras asesinar y robar a un policía ha emprendido una salvaje huida a través de las autopistas de la nación. Una vez presentado al némesis la historia nos introduce a la Patrulla Central, un grupo de policías encargados de la vigilancia y protección de las carreteras y que no dudaran en hacer todo lo necesario para lograr su objetivo. Una vez hechas las presentaciones se nos muestra una espectacular persecución que a pesar de sus modestos efectos especiales no tiene nada que envidiar a las más avanzadas técnicas de CGI actuales, es más me atrevería a decir que ese cuidado por los efectos artesanales confiere a esta escena un encanto del que no disfruta la inmensa mayoría del cine actual. Es al final de esta secuencia cuando hace acto de presencia Max, nuestro protagonista y uno de los mayores iconos del cine de acción de las últimas décadas.  

Tras esta inmejorable escena comienza el tramo central de la cinta. Una vez introducidos todos los elementos la historia se centra en desarrollar las historias de Max y de Jim “el Ganso” dos policías de la patrulla de vigilancia que luchan por defender la justicia en un lugar injusto y que luchan por un mundo en el que los héroes ya no existen. La historia no decae en ningún momento e incluso durante los momentos en los que nos alejamos de las grandes persecuciones y tiroteos no pierde su esencia.

Una vez desarrollada toda la historia únicamente nos queda disfrutar de ese maravilloso tramo final donde la película se transforma en una historia de persecución y venganza y donde vemos como Max se transforma en ese guerrero solitario que todos recordamos. Con unos 10 minutos finales que nos hacen a todos añorar aquellos tiempos en los que el cine era más sencillo y mejor, la película cierra una trama cojonuda y repleta de detalles que nos permitirían disfrutar de dos secuelas más. 

En cuanto a su reparto destacar sobre todo a un novato Mel Gibson que sin hacer nada del otro mundo firma una actuación muy decente y a un divertidísimo Steve Bisley que nos ofrece a un personaje tan inolvidable como Ganso. El resto del reparto está muy correcto y no desentona en ningún momento. Es necesario destacar su banda sonora que con una sencillez y una sutileza increíbles logra acompañar de forma magistral a la película. 

El guion de la cinta está al servicio del entretenimiento pero a pesar de ello la cinta no pierde la oportunidad de introducir algunos detalles maravillosos que se convertirían en la base de sus secuelas. Y si por algo destaca esta película es por su maravillosa dirección. George Miller firma una ópera prima inmensa y con algunas de las persecuciones mejor rodadas de la historia del cine, con un trabajo sencillo y sin complicarse la vida en exceso Miller demuestra que hay ocasiones en las que menos es más y que el talento es algo que no depende del dinero ni de la experiencia. 

En resumen, una película de esas que ya no se hacen y que ha logrado no perder ni un ápice de frescura con el paso del tiempo Al contrario que muchas de las cintas de su época esta a sobrevivido con mucha dignidad al paso del tiempo y se ha convertido en una digna merecedora del título de película de culto. 

Lo mejor: Su inolvidable escena inicial y las numerosas persecuciones.

Lo peor: Su falta de presupuesto le privó de un poco más de metraje en su tercer acto que bien hubieran podido suponer un final más perfecto aun.


7 comentarios:

Missterror dijo...

Totalmente de acuerdo con la distinción que haces sobre las películas creadas para meterte de lleno dentro de la historia y hacerte reflexionar días y días, y aquellas que sólo buscan que te evadas de la realidad y entretenerte mientras duran.
Curiosamante, con "Mad Max", si está en el segundo grupo, el entretenimiento es muuuy duradero en el tiempo, pues esta película de culto absoluto es sinónimo de disfrute ayer, hoy y siempre. Un western moderno con un toque tan especial que es imposible no caer rendido ante sus atributos, y es que yo soy muy fan de toda la saga, y estoy deseandito ver la nueva entrega.
Desde luego, para mi, es mucho más que un 7,5. Yo no soy capaz de verle defectos, el polvo me ciega.

Gran análisis Sutter!!

Saludos

Max Cady dijo...

Sutter Cane, en primer lugar darte la enhorabuena por tus críticas ya que hasta ahora no había tenido la oportunidad y decirte que estoy muy de acuerdo en lo que expones sobre la película Mad Max. Esta trilogía, que pronto será tetralogía (¡pero qué ganazas de ver ese nuevo bombazo, por lo que se vislumbra en el tráiler, del señor George Miller!), de Mad Max es una de mis favoritas y como bien mencionas, con el paso del tiempo, y a cada visionado, mejora como el buen vino.

La película pese a su escaso presupuesto (y ser la opera prima para la pantalla grande de su director) es una sensacional cinta de acción post-apocalíptica. Todo está optimizado en este proyecto, que no da tregua y cuyo ritmo vertiginoso y su violencia sucia y bastarda te atrapa, hipnotiza y no te suelta. Sin duda la labor tras la cámara del señor Miller es apabullante, que junto al montaje y la banda sonora han hecho de esta cinta una obra icónica y de culto absoluto muchas veces imitada (aunque pocas veces una simple carretera y un espacio inmensamente vacio, como el que brinda el paisaje australiano, han estado tan repletos de intensidad y emoción).

No es la que más me gusta de la (hasta ahora) trilogía (me quedo, por muchos motivos, con la segunda entrega), pero es un inicio fabuloso para una saga que en su conjunto ofrecen un notable (por instantes sobresaliente) y muy gozoso entretenimiento. Cine 110% disfrutable y que desgraciadamente cada vez escasea más.

Saludos!!!!!!!!!!!!

P.D. Junto a las impresionantes y espectaculares persecuciones que aparecen en las distintas entregas de Mad Max, colocaría las que aparecen en Bullit, The French Connection, To Live and Die in L.A. y Ronin, entre las mejores de la historia del séptimo arte (y sin necesidad de utilizar hasta la extenuación efectos digitales ni cientos de miles de planos por segundo).

P.P.D. Por si no quedaba claro…. BABEANDO cada vez que veo el tráiler de Mad Max: Fury Road.

El Rector dijo...

Poco más puedo añadir a lo ya comentado. Desce luego, comparto entusiasmo con Sutter, Missterror y Max por una obra que a día de hoy, sigue siendo LA referencia del cine post-apocalíptico. Un western moderno sobre ruedas que cambia las sillas de montar por motores de alta cilindrada y que después de tantos años, sigue luciendo igual de bien que antaño. Sucia, trepidante, macarra (en el mejor sentido del término) y plagada de secuencias inolvidables. Sin duda, entre mis diez películas favoritas de todos los tiempos. A mi juicio, la mejor de la saga, pese al nivelazo de la secuela y el buen sabor de boca que dejó la cúpula del trueno.

Piel de gallina con solo pensar en lo que puede salir de la prometedora nueva entrega.

Saludos.

P:D: Grandísimo a la postre, lo que ha terminado significando Gibson para esto del cine, tanto delante, como detrás de las cámaras.

May Dove dijo...

Ay, que me echan de Nido ahora mismo cuando diga que no soporto la saga Mad Max. Trocotró!
Sin ser yo una gran fan de Gibson, sólo puedo soportar películas sueltas. Braveheart, porque es Braveheart y poco más. Desde luego Mad Max se me ha hecho pesadísima siempre y bueno, que hi farem... no se puede tener todo.
Eso sí, la crítica, Mad; excepcional. No vayamos a!

Sutter Cane dijo...

Missterror: "Mad Max" es una de esas películas atemporales que por muchos años que pasen seguiremos disfrutando como si fuera la primera vez que la vemos. Pues si eres fan de la saga prepárate porque ya estoy trabajando en la crítica de su segunda y tercera entrega así que espero que te guste lo que estoy preparando.

Un saludo.

Max Candy: Muchas gracias por tus palabras y espero verte por aquí a menudo. Ya somos dos, y seguramente todos los fans de la trilogía original, los que estamos babeando ante la nueva entrega que nos tiene preparada Miller y para la que cada vez queda menos. Desde luego para mi es de lejos una de las películas más esperadas de este año.

El Rector: Para mi "Mad Max" sentó las bases del cine post-apocalíptico y lo hizo tan bien que hasta el momento nadie ha logrado superarla. Siempre me ha sorprendido lo bien que ha envejecido esta película sobre todo teniendo en cuenta su escaso presupuesto. Ganazas de "Mad Max: Fury Road".

May Dove: Como se suele decir popularmente para gustos los colores. Eso sí coincidimos en nuestro gusto por "Braveheart" que aprovecho para revindicar cada vez que puedo. Espero que con "Mad Max: Fury Road" esta saga te logre ganar.

Damien Thorn dijo...

Coincido cien por cien en tu estupenda y currada crítica... Es cierto que es una peli de culto, pero porque los fans lo conseguimos todo... La peli es estupenda para pasar un rato, marcó tendencia su estética guarruna que me flipa, pero de ahí a compararla con Blade Runner como hacen muchos, hay un abismo...Yo, seguramente, cegado por ese polvo desértico de MissT le habría cascado un punto más, fijo, pero más que nada por nostálgico y postapocalípticofriendly.
Muero por ver a la Theron...
Felicidades

Sutter Cane dijo...

Damien Thorn: Gracias por tus palabras. Como bien dices comparar esta cinta es complicado en primer lugar por la nostalgia que en ocasiones es muy traicionera y en segundo lugar porque tenemos que tener en cuenta que esta cinta fue una serie B australiana de la época con un presupuesto que visto hoy en día nos parecería ridículo.

Demos gracias por esa joya que nos ha regalado este año George Miller en que la Theron nos ha ofrecido un personaje memorable.

Un saludo.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.