jueves, 21 de mayo de 2015

Crítica: Poltergeist (2015)

Vaya marronazo de crítica... La verdad es que es toda una papeleta transmitirles una opinión medianamente coherente sin caer en los dos facilones, pueriles y hasta cierto modo inevitables tópicos, o sea: a) La peli es un remake de un clásico de los que no necesitan remake ni de coña. b) A pesar de lo cual, y distando muchísimo de ser convincente, no está mal del todo. Pero llegados a este sexto renglón me pregunto ¿Por qué les tengo que transmitir nada coherente?, ¿Quién me creo yo que soy?... Así que sí, amigos del nido, voy a hacer lo que me dé la gana y como buen psycho bipolar sacaré de paseo mi lengua viperina de niño endemoniado para poner a caldo lo criticable y súper venderles lo regulero/decente.

Para empezar, Poltergeist (a saber, la original, la de Hooper, a partir de ahora, porque la versión que se estrena hoy en nuestras carteleras pasa a ser “el engendro” y así no nos liamos), es una de las inmensas pelis de terror de todos los tiempos, un icono que no sólo ha marcado el devenir del género, sino, en mi caso, mis temores más profundos de infancia, juventud y madurez. (Glups). 

Hay pelis, que por mucho que la situación actual del cine Hollywood intente justificar la secuelitis como resultado de la carencia de ideas nuevas, frescas e inteligentes, NO hay por qué tocar ni con un palo, por mucho respeto y admiración que se vaya a guardar al intentar hacer un remake decente. Y “Poltergeist”, como ocurrió con “La Profecía” y como sucede con “El exorcista”, por ejemplo, es una de esas cintas incuestionables, inmejorables y que a la hora de versionar es muy difícil no joder.

Porque serán muy pocos (la minoría al menos) los que acudan hoy al cine a ver “el engendro 2015” sin tener bien presente en su mente la peli del 82, y se vean sorprendidos por una historia que es parte del acervo personal y frikista de cualquier fan del terror. Y es que Poltergeist es una de esas películas que marcan la vida de la gente para siempre. 

Dicho lo anterior, debo reconocer que ha habido remakes que han igualado al menos al original (en mi opinión, en el caso de las estupendas versiones de Aja, casualmente el director que Raimi quería para este “e2015”, de “Las colinas tienen ojos” y “Piraña” incluso se supera con creces a los clásicos) y que distan mucho de esos burdos rebirth o newborn o como quieran llamar a los remakes espantosos de sin ir más lejos “Carrie”, “Viernes 13” o “Pesadilla en Elm Street”, tres clasicazos también que desgraciadamente tuvieron una versión nueva era regulera, o ya el espanto total de “La profecía 2006” o “La semilla del diablo Versión Tvmovie”, directamente enjuiciables, querellables y justificadoras de atentado lesivo contra sus responsables. 

El caso en el que nos encontramos está, con diferencia, entre lo mejorcito del tuneo cinematográfico, y a pesar de no rozar ni acercarse a la maestría absoluta del original, es un ejemplo de cómo un proyecto multimillonario puede ser resultón, soso, digno e innecesario a partes iguales. 

Desde que se dió a conocer que Raimi, debilidad absoluta de quien esto escribe, estaba al frente de la producción del remake, y que Aja era una de las opciones planteadas para dirigirlo, muchos experimentamos esa extraña sensación de babeo y cabreo simultáneo en la línea de a quién quieres más, a papá o a mamá... 

Finalmente la dirección ha quedado en manos de Gil Kenan (“Monster House” y “City of Ember”), tibio, respetuoso, blando y sacrílego por momentos, y el guión nada menos que en las manos de un premio Pulitzer, David Lindsey-Abaire, ya no supervisado todo por el omnipresente, metomeentodo, genio insoportable de Spielberg como sucedió con el original, donde metió demasiada baza, lo que era costumbre suya (también le denunciaron de entrometido Donner en “Los Goonies” y Dante en “Los Gremlins”, en las que sólo iba a ejercer de productor). 

Y el resultado, aunque nos fastidie, aunque no pasará la criba justa del paso de los años y aunque desmerece totalmente un mito que revolucionó y renovó positivamente el género y del que no está a la altura, es una digna, hasta cierto punto loable (bueno, no, loable ni de coña) película de miedo miedo, cargadita de sustos y con todos los ingredientes necesarios para arrasar en taquilla y acojonar a las nuevas generaciones que se le acerquen. 

Pero si hay algo por lo que destaca, es por la sensación de necesidad inmediata de revisitar el original, que crece y se hace todavía más grande, más perfecto y redondo. Era muy difícil, imposible, estar a la altura de tan virtuoso punto de partida, y aunque el retoque estético treinta años después no es ni mucho menos espantoso, y el uso de todos los posibles clichés habidos y por haber no desentonen en el panorama de nuestras carteleras, pero ideológica, que no financieramente, seguro, la peli es un fracaso absoluto. 

Da la impresión de que los responsables conocen el original sólo de oidas y han decidido eliminar de aquel todo ápice de personalidad, originalidad y autenticidad, en pro del uso y abuso de sustillos facilones (algunos buenos, sí), subidas de música pichí y oscuridades tontas que no logran la angustia, la capacidad de marcar y asustar, de sugestionar de por vida, porque entre otras cosas no lo pretende en ningún momento. 

Aquí, los efectos especiales han avanzado tremendamente, es cierto, pero ya quisieran lograr lo que los creados por Edlund y la compañía de Lucas, Light & Magic consiguieron a principios de los 80 convirtiendo a la peli en una de las más aterradoras y espeluznantes de la historia. 

Y entrando al ruedo, a lo que vamos, muchas cosas han cambiado. La familia sigue siendo un reflejo ñoño de la perfección aparente americana como ya lo fue en la original, y sigue estando formada por papi, mami, hija adolescente y niño y niña repelentillos y foco de atención absoluta de los espíritus burlones del Más Allá. 

En los desatinos del reparto entraré después, pero lo que de primeras nos hace desencajar la mandíbula incrédulos y epatados por completo, es que la niña protagonista ya no es “Carol Anne”, sino “Madison”... 

Y dirán ustedes “pues vaya, este Thorn no puede ser más estúpido, ahora critica un cambio de nombre, qué pueril, que ridículo...”. Y una leche... Si se toca algo casi sagrado no me vengan con historias, y no me digan que no les chirriaría que en Elm Street anduviese “Jessie Dugger” o por Cristal Lake “Jaimie Boorman”... ¿No estáis remakeando “Poltergeist”? ¿A cuento de qué viene esta ridiculez? 

Pues, flípenlo, que no es por respeto al original (al contrario), sino por superstición de un guionista que teme que “La maldición de Poltergeist” renazca y como el que se echa sal por encima del hombro, se cree que cambiando el nombre de la niña prota se podrá aprovechar del tirón inevitable del remake sin pasar por el trauma de que los actores la vayan palmando en circunstancias extrañejas cuanto menos. 

Sigamos... Olviden rollo papá buenorro comercial inmobiliario de promoción en urbanización pija sobre cementerio apache, y visualicen a familia próspera y unida que en busca de un futuro mejor se traslada a una nueva y fabulosa zona residencial americanita, en la que nada más llegar los pomos de los armarios desprenden electricidad estática salvaje, las luces van a su bola y en la tele, ¡Ay!, ahora un pedazo de plasma de novecientas pulgadas, las manos de los muertecicos juguetean con nuestra niña, que además de no llamarse ya Carol Anne, tampoco es una protomarisol rubísima sino una blandita niña standard, la insulsa Kennedi Clements, diametralmente opuesta a Heather O'Rourke y que seguramente a nivel actoral aunque deficiente, sea la mejor del reparto. 

Ellos son los Bowen, familia piña, como hemos visto formada por papi Eric (Sam Rockwell), mami Amy(Rosemarie DeWitt) y retoños Kendra, Madison y Griffen (toma nombrecitos) que se convierten en objetivo absoluto y primordial de las fuerzas de “El otro lado”, entidades que en un principio parecen amables y simpaticonas pero que en menos que canta un gallo abduce a la niña pequeña agresivamente. 

Y bueno, cargándose otro de los enormes talentos virtuosos de la cinta de Hooper, el de la doctora Lesh, personaje que interpretaba alucinantemente la preciosa Beatrice Straight, la sustituye por una mediocre Jane Adams como doctora Powell. 

Ahora la familia decide llamar a un parapsicólogo de postín, Carrigan Burke, (Jared Harris) que se da cuenta de que la pequeña Madison es la vía rápida de salida de esos fantasmas atrapados en el otro lado y que al parecer están más que interesados en regresar a este valle de lágrimas. 

En el naufragio que ha supuesto el descarte y la recopilación en 90 minutos del clásico atemporal, han sobrevivido referentes que como la televisión con el ruido blanco de fondo son imprescindibles, como los juguetes, y en especial el payaso diabólico del nene mediano, elemento terrorífico donde los haya. 

Queda también, por desgracia, ese tufillo predicador de las virtudes de la familia nuclear y tradicional de clase trabajadora que no se desmorona en medio de una sociedad de consumo ni por los envites salvajes del Más Allá, ni al quedarse en paro (ahora el padre es uno de tantos millones de desempleados, lo que no deja de chocar en vista del casoplón que se marcan, teniendo en cuenta también que mamá es una escritora sin ventas).

Y ahora hay móviles, tablets y iphones a tutiplén en casa, pero el desencadenante de todo sigue estando, como he dicho, en la pantallaza, más grande y moderna, pero pantalla televisiva al fin y al cabo. 

“Respetuosamente”, porque es una de las cosas que más oiremos cuando se hable de este remake, se han mantenido hilos argumentales y pilares del terror, se han conservado frases tan atractivas y genuinas como “Ya están aquí”, momentos cumbre como el del árbol devoraniños y el armario bilocador al Más Allá... Sí, vale, pero agárrense los cinturones, se ha prescindido de otros como el fabuloso clímax de la piscina y los esqueletos o el personaje de Tangina Barrows...¡Ay,ay,ay!. 

Así que sí, la peli no es un calco del original, pero se parece a él bastante poco, la verdad. Y lo peor no es ya que pierda en la inevitable comparación con su matriz, sino que denota un copieteo bastante cutrón del cine magistral de mi admirado, adorado y endiosado Wan, en plan Warren e Insidious metidos a presión en la coctelera del Pulitzer, con una tasa de sustos previsibles un pelín por encima de lo deseable que, vale, se centra también en lo más profundo del miedo, en la intimidad y el origen de la pesadilla íntima humana, de la sombra, del monstruo en el armario y la oscuridad repleta de fantasmas acechantes. 

Y ya, por fín, me libero de presiones y exigencias y critico lo peor de la peli, su reparto. Porque si algo espectacular y que funcionaba como un reloj había en Poltergeist era un cásting espectacular, donde las interpretaciones soberbias encajaban unas con otras sin chirriar ni un segundo. La cinta se benefició enormemente de traumatizar de por vida (corta, desgraciadamente) a la niña prota, una Heather O'Rourke poco menos que espeluznante y que se convirtió en foco de la leyenda negra que pesa sobre la peli y en imagen reconocible e identificadora de un clásico imperecedero. 

En este remake nadie parece actuar en serio. Y no es porque en el guión haya demasiado humor, que sorprendente e ilógicamente lo hay, sino porque no pegan ni con cola y uno no puede dejar de pensar en el reparto original con lagrimones como garbanzos en los ojos ante la pérdida del componente dramático personal. 

Papá y mamá, dos actores así un poco gafapastis, ya han trabajado juntos, en “Digging For Fire “ pero lejos de tener química en pantalla uno no se traga la relación ni por un minuto, y lo que es peor, tampoco se traga la preocupación de esos padres cuando la niña es arrastrada al otro lado, pareciendo más molestos que tristes, en una competición bastante cutre por ver quién pone la cara más compungida y falsa carente de emociones. El único descanso que le queda a uno es pensar que las cosas podían haber sido aún peores, pues se pensó en Tom Cruise y la preciosa Anjelina Jolie-mejores actores sin duda pero rizando ya el rizo- para una cabecera de cartel en plan guaperas e irreverente por completo. 

Luego está Saxon Sharbino, como hija mayor sexy y raruza, y Kyle Catlett como hermano mediano miedoso que parece la versión en persona del dibujo animado protagonista de la “Monster House” del director, y la rebautizada Kennedi Clements, que como ya dije puede que sea la mejor del reparto aún siendo bastante regulera. 

Con una fotografía estupenda, de nuestro Javier Aguirresarobe, una BSO mediocre, lejana a la obra maestra de Jerry Goldsmith.,la fórmula que han decidido explotar Raimi y Kenan, un poco preocupados por que la calificación no pasase de “PG13”, y que se ha convertido en la primera colaboración de 20th Century Fox y MGM a repartir el botín, eludiendo el rastro de drama emocionante, terrorífico, gore por momentos y salvajemente macabra que Tobe Hooper supo imprimir a su cinta a pesar del ególatra Spielberg y metiendo demasiados chistes facilones, chascarrillos que se alternan con sustos como en una peli de Chiquito de la Calzada y se queda sosa, decepcionante e insuficiente, que sin duda hará el deleite de adolescentes desconocedores del mito pero irremediablemente no puede ni de lejos, convencer a ningún fan-fan. 

La crítica en su momento, cosa extraña en una cinta de género, fue casi unánimemente benévola, lo que no hizo sino aumentar el interés despertado por la película. En la actualidad, al menos en su mayoría tampoco está siendo negativa, lo que puede sin duda desembocar en lo que lamentablemente ocurre con la mayoría de los exitazos de taquilla, cuando aún no ha dejado de proyectarse la cinta y ya se están firmando las inevitables secuelas en los grandes despachos. Con el dinero que recaudó “Poltergeist” no era extraño que para la secuela, cuatro años después, un casi desconocido Brian Craig lograra reunir a todo el reparto original en una superproduccionaza millonaria que a pesar de tener a uno de los malos más terroríficos de la historia, el espíritu del reverendo Kane, ya supuso un bajón de calidad considerable, que se superó con la tercera parte, infumable y sin ningún aliciente, que fue un tremendo batacazo en taquilla. 

Aquellas lluvias trajeron estos lodos, así que hermanos cuervos, esperemos para beneficio de nuestras hipertensiones que la cosa se quede en este remake olvidable en diez minutos y no se nos cuele una saga, que en vista de cómo anda el mundo de loco (Star Wars, ainnnns), no sería tan raro...


21 comentarios:

Missterror dijo...

Tengo una curiosidad insana por saber cómo podemos tener ya tu crítica de "Poltergeist", pero no preguntaré, sólo te felicitaré, así que, felicidades!!!! Me encantan estas absolutas primicias.

Me has bastado leer dos cosas para entender el suplicio que has debido pasar: la primera que la niña no sea "Carol Ann", y no, no es una estupidez el quejarse por algo así, sino una violación en toda regla de la película, porque ¿cómo se entiende "Poltergeist" sin una voz gritando "Carol Ann, ve hacia la luz!!!", y la segunda locura es que se prescinda de Tangina Barrons, porque entonces ya no es "poltergeis" sino "postergeys" como es mundanamente conocida.

Madre mía Damien, de la que nos has librado!!!

Saludos

Francisco Gonzalez dijo...

Rayos, que pena, yo que pensaba darle el chance hoy....sabia que no podrian duplicar la magia de las originales. La familia de esas peliculas funcionaba como magia, el sentimiento de amor de familia es lo que mas me gusta de esas peliculas, claro, ademas de los efectos especiales. Creo que terminare viendo Mad Max: Fury Road por segunda vez mejor.

Francisco Gonzalez dijo...

Missterror me has hecho reir, es muy cierto, no puedo creer que no se llame Carol Anne! Si ese nombre lo gritan como mil veces en cada pelicula! Aaarrggghhh....ya me esta cayendo mal esta pelicula...

Agustin VAZQUEZ ALONSO dijo...

Excelente critica de poltergeist. Damien Thorn

Saludos,

Anónimo dijo...

Anda ya !! Que la pelicula original tenia unas interpretaciones perfectas no se lo cree nadie. Podras mentirnos sobre algo que aun no hemos visto pero no de lo que si !

El Rector dijo...

Pues un poco lo que se podía vaticinar, que fuera un remake que destrozara lo menos posible el clásico de Hooper y bueno, por las palabras del niño poseso y pese a sus muchas miserias, se le augura un batacazo algo menor que a la rubísima Edurne en Eurovisión.

Lo que queda muy claro tras leer este estupendo y precoz análisis, es que servidor no se gasta los cuartos en esto, si ya me despertaba extrema pereza, ahora ya ni te cuento.

La "Poltergeist" original, es una de las piezas claves del género y la película de terror parapsicológico por exceñencia, perfecta en todos los aspectos (y si anónimo, también en interpretaciones... que coño, sobretodo en interpretaciones). Por lo tanto, cualquier revisión o secuela, como suele ocurrir cuando se intenta profanar este tipo de clásicos, está sentenciada al fracaso y al ostracismo... a nivel artístico me refiero, el tema comercial ya es otro tema que no entiende de calidades.

Si discrepo en un par de cositas contigo, Damien. Una en lo referente a la saga completa de "Poltergeist". Pues a mi, salvando las distancias, tanto la cinta de Gibson como la de Gar Sherman, me parecen estupendas y totalmente aterradoras incluso a día de hoy. Es que el reverendo Kane es mucho reverendo... tampoco estoy muy de acuerdo con tu valoración del remake de "Viernes 13", a mi juicio y de largo, la mejor entrega de toda la saga desde la de 1982 y un fantástico ejemplo, de como se debe hacer un remake.

Saludos.

P.D: ¿Madyson? Venga ya...

Anónimo dijo...

No me iba a acercar ni a un kilómetro de esta película pero; Damien, leyendo tu critica, le daré una oportunidad. Si de poltergeist se trata vuelvo a recomendarles la miniserie inglesa de tres capítulos The Enfield Haunting, que no tiene nada nuevo, los recursos son los de siempre pero aun así sostiene un clima encomiable.
Saludos. Adrian Bentos

adrian bentos dijo...

Se me perdió un renglón en el comentario que hice recién;cuando hablé de darle una oportunidad a la película faltó agregar: para ver si coincido con tu critica, ya que somos de apetitos diferentes.Pero es un gusto leer tus reseñas Damien y las de los demás.Con respecto a eso quiero decirles algo:en los pocos días que llevo hojeando su página me he encontrado con comentarios anónimos (no poner el nombre lo considero casi una cobardía) de gente que necesita urgentemente una calificación de la película en cuestión (es curioso como un número libera a algunos y a otros, como me ocurre a mi- y creo que a ustedes tambien- los limita).O insultan o denostan únicamente porque el autor no piensa como ellos; sin argumentar otra cosa que no sea su asco.Se impacientan porque no se va al grano -como si esto fuera pornografía- sin entender que las impresiones de otra persona lo enriquecen a uno en mas de un sentido, y que seguramente serán diferentes a las nuestras, porque las experiencias son diferentes; como en Rashomon, cada espectador tendrá una versión diferente de una historia y todas serán la misma y todas serán válidas. Saludos. Adrian Bentos

Sutter Cane dijo...

Si ya me daba pereza acercarme a este remake tras leer tu crítica se han confirmado mis peores sospechas de que estamos ante un nuevo remake que si bien no es desastroso es totalmente innecesario.

Sin embargo discrepo contigo en tu opinión sobre el remake de "Viernes 13" que si bien estaba lejos de ser perfecto sí que lograba resucitar con bastante acierto una saga que ya está muerta, enterrada y olvidada.

Fantástica crítica Damie.

Donnie Darko dijo...

Huid de esta película como almas que lleva el diablo. Por desgracia estamos ante otro injustificable remake del todo innecesario. Lamentable lo de la escena de los títulos de crédito finales, lamentable el rollo de la historia de amor del medium, el hijo de la familia es capaz de desesperar a cualquiera..

El pobre Hooper perdido como esta desde hace años rodando películas bastante mediocres y van encima y le destrozan dos de sus clásicos "La matanza de Texas" y "Poltergeist" con nuevas versiones.. Por favor.. que no toquen "Lifeforce: Fuerza Vital"!!!!

May Dove dijo...

Nucelar, se dice nucelar...

y ahora a lo que vamos. Yo lo de Madison lo veo fatal también, así que de tontería nada, porque no hay poltergeist sin Carol Anne, ven hacia la luz. Y no hay más que hablar...
El muñeco del payaso bien logrado, que me cago sólo de acordarme del original pero el nuevo también me da miedo. Los payasos y yo, es otro nivel. No entiendo porque siguen existiendo. Plaga contra los payasos, ya.
Estaba claro que el remake no iba a gustar mucho, porque para empezar es un remake que no es necesario. Que a pesar de querer mantener la esencia del original, no lo consigue en la mayoría de secuencias. Y no hablo del árbol come niños que esa está bien para mi gusto, pero poco más se salva de esta escabechina.
Teniendo en cuenta que a mi el Sr. Rockwell me parece muy correcto en todo, pues ha sido una bajona de proporciones demoníacas...
Espero que se quede en esta entrega y poco más, que no empecemos a hacer remakes con faldas y a lo loco.

Agustin VAZQUEZ ALONSO dijo...

Conocí nido de cuervo y me encanta todas las críticas .
Seguir así un saludo a todos,

El Rector dijo...

Agustín, muchas gracias por tus palabras. Para nosotros es un auténtico placer.

Ahí seguiremos, al pie del cañón :)

Saludos.

Agustin VAZQUEZ ALONSO dijo...

De nada el Rector.
Un saludos.

Marcos ESTÉBANEZ VALLINA dijo...

FELICIDADES POR "INSTRUIRNOS DE NUEVO" SEÑOR THORN!!! A PESAR DE TU RECOMENDACIÓN NEGATIVISTA, CREO QUE MI FREAK-CURIOSIDAD ME HARÁ VER "EL ENGENDRO"

Damien Thorn dijo...

Gracias a Vos, Maese Estébanez, ya sabe, un gustazo y a mandar!
Agustín, me uno al agradecimiento del Rector.
MissT y Antonio, gracias por vuestras palabras, pero dadle una oportunidad, que hay gente a la que le está gustando...Yo sin embargo me siento generosisisisisisisímo con ese 4 que le cascao...
Anónimo 1, nada más lejos de mi intención que mentir...y menos aún cobardemente... Si las interpretaciones de Poltergeist no son buenas, apaga y vámonos, porque a mí me parecen salvajes.
Francisco González, me alegro de sacarte una sonrisa!!!!
Sutter, Donnie, muchísimas gracias, compis... A mí la verdad es qaue Viernes 13 me pareció muy llena de clichés, pero ojo, es que el original tampoco me arranca los aplausos, tiene el mérito que tiene y más en el contexto en el que se dió, pero poco más...Y chicos, me repito, vedla, que de lo malo, malo, algo bueno tiene.
Rector, gracias por tu sabio comentario...Madison, si, Madison....GRRRRR
Adrián, para gustos los colores!!!!Muchísimas gracias por seguirnos, es un placer leer tus comentarios!
Querida, queridísima May, tus ruegos y los míos se van a tomar por saco, porque...confirmada queda una segunda entrega...y con cambio de reparto!!!!!!
¿Pero qué invento es esteeee? Que diría mi amada Sara Montiel....
Bajón, bajonero!!!

A todos, muchísimas gracias por pasaros por aquí y mil perdones por la tardanza, he tenido festi1,festi2 y conciertaco.

Mis más sinceros saludetes!

damien thorn dijo...

Querida chavalada, lamento comunicaros que en Variety USA se confirma ya lo que más nos temíamos...Que el dichoso remake grimosete va a tener continuación, por lo visto "mucho más fiel a Poltergeist II"... Esto....Errrr... Perdona?????????????????
Tendremos Madison para rato, hasta que se mude con sus tíos al edificio ultramoderno poseído, pero a tenor de que todos criticamos lo mismo igual la abuela con poderes la llama "MadisonCarolAnne". La verdad es que la historia del predicador cabrón y su secta obligada al suicio da para muchísimo de sí, pero como sigan ciñéndose al casi "para todos los públicos" se avecina mierda fina.
Habrá que esperar a que todo se confirme de verdad, y a ver si el tito Spielberg se implica un poco más.

Por cierto, el que se haya perdío Mad Max, tiempo ha tenío!!!!!
Los dinos, psee...entretenidos pero vamos, que sin llegar a ser las cutre esculturas de Cuarto Mileniummmm los avances tecnológicos tampoco es que sean para lanzar cohetes.
3D mediante...
Feliz domingo

Agustin VAZQUEZ ALONSO dijo...

no quiero criticar ,, pero la original esta 1000 veces mejor ,,,,
saludo

El Rector dijo...

Horrorosa. Y eso, que aun podría haber sido mucho peor, pues dentro del horror absoluto y sin sentido, aun tiene alguna secuencia que se puede rescatar (las dos que suceden dentro del armario). Hay que sumarle otro activo y éste tiene nombre y apellidos: Sam Rockwell. Lo hace tan, pero tan rematadamente mal, haciendo gala de una apatía que me niego a creer que no sea premeditada, porque no se puede ser tan malo, que al final termina por arrancarte incluso unas risas. De lo poquito salvable de un filme que jamás debió existir y que ni me atrevo a considerar parte de tan maravillosa saga.

Agustín, si le añades un par de ceros a esa cifra, tampoco pasaría nada.

Saludos.

P.D: Luego algunos aun tendrán cojones de decir que "Insidious 3" es una mierda (que parece ser que está de moda)... ¿Qué opinarán entonces de ESTO?

Missterror dijo...

Me ahorro lo de innecesario y sacapastas, porque eso es algo con lo que contábamos todos de entrada, pero al menos, se podían haber esmerado en hacer algo entretenido, y tampoco es el caso.
NO tiene chicha, todo parece tan orquestado y programado para que las escenas terminen siendo como son, que realmente no parece un guión fluído, sino una sucesión de escenas que deben ir ahí, sea como sea, estén a la altura de la película que estén y cuentes lo que cuentan, lo de menos, la conexión entre ellas.
El casting es otro de los grandes fallos, porque excepto MADISON, creo que ninguno de los actores adultos creía en el proyecto y así lo demuestran, en especial el padre querido, que no tiene la habilidad de mover el labio superior ni aun cuando su hija le habla a través del televisor.
Remake raro que no homenajea ni complementa a la original, de la que no se puede rescatar nada.
Perdida de tiempo.

Saludos

Chanpoo dijo...

Entre lo mal que la habíais pintado y el montón de mierda que estoy últimamente viendo en el género, soy el único valiente que va a confesar que le ha gustado. Tiene sus fallos y decepciona en algunas cosas, pero... a mí me entretuvo bastante. De todo tiene que haber en la viña del Rector...
P.D.: Eso sí, he visto la versión extendida.

Publicar un comentario en la entrada

Comparte tu opinión con nosotros y si te da problemas el formulario, insístele un poco, suele ser bastante cabronazo cuando quiere (y quiere muchas veces, por ello, ten la precaución de copiar tu comentario antes de publicar, por si las moscas y vuelve a repetir la operación).