jueves, 5 de noviembre de 2015

Crítica: Knock Knock

Hace no demasiado me puse a ver una peli empezada en un canal de cable entre guarruna y mala y acto seguido debí borrarla de mi mente, porque no soy capaz ni de recordar el nombre. El caso es que acudo al festival de Sitges con unas preferidas siempre, esas que te dejan el ojete para dentro de la emoción y para las que dos horas antes ya estás hecho un ansias preparado. Ni que decir tiene que el cabronazo de Eli Roth es una de mis debilidades cinéfilas, y de los que me deja el orcate fino fino.

Sus pelis tienen la capacidad de ser burras y salvajes, tocar tabúes y saltarse las más mínimas reglas de la decencia emocional generando una legión de fans igual en número a la de detractores. 

Y es que el tipo, otra cosa igual no, pero listo, es un Petete, y ni una sola de sus cintas ha pasado sin pena ni gloria por las carteleras (recordemos lo de Green Inferno que es pa mear y no echar gotica), y además su estilo es absolutamente personal, mucho más allá ya del uso desmesurado y orgásmico (en mi caso) del gore asilvestrao, sino por la estabilidad absoluta de unos principios básicos que resumen su obra. 

En ésta, su más reciente incursión en el thriller-terror, Roth se despacha y se queda a gusto haciendo un remake (no me hagan mucho caso, que igual estaba bajo los efectos de algún potente psicotrópico, pero yo diría que sí) del bodrio aquel que vi esa aciaga noche raruna. 

Y lo hace en un home invasion rollo sexploitation setentero con el uso de dos femme fatales de órdago, de esas que acudes a ver a una versión rusa de Chéjov y sales con esa sonrisilla de salido, porque no pueden estar de mejor ver, la verdad. Y es que Lorenza Izzo es un pibón, pero Ana de Armas, ¡ay omá!... 

En el lado masculino tenemos a Evan Webber, el otrora buenorro carpetero Keanu Reeves, y ahora un poco en salmuera, en el papel de un buen tipo, marido amantísimo felizmente casado con Karen (Ignacia Allamand) y padre de anuncio de coche caro. El caso es que llegado el fín de semana Karen y los niños se van a pasar unos días en la playa dejando a Evan ultimando un proyecto arquitectónico importante (Ay, estos buenorros curritos qué poco creíbles acaban resultando). La noche se pone perra, pero perra no de perreo, perra de tormenta a lo Poltergeist, pero sin tumbas, y las dos mocitas inocentes e ingénuas llaman a su puerta en busca de refugio. Son Génesis (Lorenza Izzo) y Bel (Ana de Armas), vestidas para una fiesta con sus provocativas faldas mínimas, sus transparencias y sus glotones labios mordisqueados... 

SPOILER Se han perdido, no saben llegar a la dichosa fiesta y necesitan refugio, así que el, caballeroso, se lo ofrece y les tiende la mano, pero las mozas, en este punto ya tiparracas, se cogen el brazo. 

Hasta aquí, curiosamente, la cinta ha despertado todo el interés posible y nos mantiene picuetos esperando conocer las intenciones de las dos doverman. 

Pero llegado el punto, Roth como que se desdobla en este mix de Funny Games, Revenge y Atracción Fatal de nueva generación. 

Evan les deja su portátil, les llama a un taxi, pero parece que la noche se va a poner revoltosilla, así que pone sus miniprendas en la secadora, por si encogen otro poco y les coloca dos albornoces. Todo muy normal... 

Las tipas, salidorras, empiezan a calentar de mala manera y hacer preguntas inoportunas a las que nuestro héroe huevón responde dejando claro que no le interesa lo que le están sugiriendo. Pero oye, que ellas ni caso, empiezan a guarrear más y más, a hablar de sexo de forma más que explícita y a criticar la monogamia como antinatural y contraria a los instintos animales del ser humano. 

Más guarreo, sobeteos, y Evan empieza a plantearse un poco las cosas, y parece que la devoción marital/familiar pesa cada vez menos ante el despliegue de folleteo que se le avecina. Y es que como buen anfitrión se plantea que tiene que satisfacer las necesidades de sus invitadas. Y vaya si las satisface. 

Pero... Claro que hay un pero, que ésto es Barcelona, pero no el Festi erótico, las chavalas dan un giro radical en sus comportares y la cuestión de la hospitalidad se convierte ya en obligación y responsabilidad legal. 

A la mañana siguiente, Keanu ojopipa espera que las fantasticmozas se piren sin despedirse siquiera, pero resulta que son dos zumbadas bastante hijas de puta que a cambio del trío le van a proponer otra serie de jueguecitos que no olvidará fácilmente. FIN SPOILER

Por un lado, está clara la intención del director de centrarlo todo, absolutamente todo, en el carácter sexual del thriller, en el que el personaje masculino, es un adúlteero, sí, pero sobre todo una víctima (juas) y se ve inmerso y perdido y son ellas quienes toman las riendas de todo. Pero lo hace de forma quizás un poco vaga que no especifica, aclara o al menos orienta los porqués necesarios para según que cosas, lo que resulta un poco frustrante. 

Por otro lado, consciente de que está un poco fuera de su especialidad, introduce algunos de sus puntos fuertes basados en el escándalo y creando una película en la que la tensión no deja de estar presente, con una atmósfera de terror más que lograda a ratos, en la que vuelve a retomar la idea Kafkiana de que no hay mayor horror que el aislamiento, a pesar de sumergirnos con unas potentes imágenes en la era de los medios técnicos y los avances digitales, la era de las redes sociales y el acceso a la información en la que sin duda, se puede estar igualmente aislado. 

Eli Roth utiliza su inoportuna ye incómoda mirada en su visión del mundo, aunque sorprendentemente con mucho menos gore y casquería de la esperada, domesticado y dócil dentro de sus estándares, en los que un tenedor medio clavado no acaba de hacerme babear como lo hizo en sus pelis gloriosas. 

Pero a pesar de ello, de que la cinta comienza de forma costumbrista y brillante, luminosa, y que conforme se va oscureciendo no se tiñe de ese escarlata que desearíamos, en realidad supone un paso adelante para su filmografía, que no necesita de escenas de violencia descarnada y depravada para estremecernos. 

No obstante, como ya dije, las intenciones de hacer una cinta de comedia pura duran más bien poco, y en cuanto las mozas se ponen catacróker, comienza una deliciosa (para mí, porque no gustó demasiado)sucesión de truculentas escenas de tortura y estallidos de violencia que refuerzan esa definición gruesa y burda de lo femenino como loco y vengativo, en un estereotipo inverso al de las pelis de presupuesto ínfimo de los 70 que versionea. 

Sin embargo, Roth, y sus inteligentísimos co-guionistas Nicolás López y Guillermo Amoedo, conocen muy bien el alma humana y en sus cintas nadie es del todo bueno o del todo malo, y las escenas de violencia están justificadas. 

Lo que hace Knock Knock diferente de cualquiera de los trabajos previos de Roth es ese inicio, puro intento de jugar al thriller erótico con clase, haciendo un remake (acreditado, porque la peli que yo ví no sé cómo se llama), de “Death Game” de 1977 mezclando el thriller, el gore, el home invasion y el erótico festivo en un subgénero que podía haber dado mucho más de sí. 

A nivel interpretativo, Reeves deja bastante que desear, soso como sopa de hospital, mientras que Lorenza Izzo (esposa de Roth, prota también de Green Inferno) y la preciosa Ana de Armas se comen la cámara voluptuosas, guarronas y decididamente mucho más en su papel, a pesar de que los personajes no están ni mucho menos bien perfilados ni desarrollados, pero al menos jugo, les sacan a ambos. 

A destacar el magistral ritmo frenético que Roth imprime a la mitad de la cinta y el sentido del humor descacharrante que muchos verán como un fracaso y que yo considero geniales, en esta incursión en el thriller alejado del torture porn y el gore en los que ha demostrado ser un maestro. Quedará, dentro de su filmografía, como una rareza, un film menor, pero desde luego, interesante y revelador, mucho más entretenido que atinado. 

Lo mejor: Desde las vampiras de Drácula, que casualmente compartieron cama también con el sosainas éste, no me apetecía a mí un colchón multitudinario. 

Lo peor: Ojopipa cada vez actúa peor. Y algunos agujeros masivos del tamaño de Huesca en la trama la lastran de incredulidad absoluta.


10 comentarios:

Patrick Bateman dijo...

El guión es fácilmente dinamitable, pero su sencillez me encantó. Quizás no esperaba nada del otro universo. En cuanto a la ausencia de gore, si lo piensas bien, lo que le hacen, es peor que amputarle un pie, por ejemplo. Y Keanu, al menos está expresivo, algo inaudito en él. Yo la disfruté mucho.

El Rector dijo...

Pues vamos a ser esta vez los raros de la fiesta, porque yo también la he disfrutado bastante pese a que como comentáis, el guion es de terror y la propuesta es más simplona que el mecanismo de un chupete. Y la lista de defectos, por supuesto no termina ahí... lo de Keanu Reeves, es aun de más terror si cabe, que gran favor le ha hecho a este hombre el doblaje español todos estos años, porque solo de pensar en Neo, con esa voz de leñador retrasado que se gasta el amigo, me tira por tierra toda la admiración que le tengo a la trilogía de los Wachowski. Que malo llega a ser el cabrón... lo curioso del tema, es que a la larga, esa incapacidad por interpretar, termina dándole un inesperado punto cómico a su personaje que a la postre, resulta de lo más cachondo. Reeves es el anti actor, pero a mí, aquí me ha conquistado por completo.

Las dos niñas bien en su royo de femme fatales (aunque ninguna de las dos me resulte especialmente atractiva, como se supone debería), aunque eso si, muy lastradas por culpa de la naturaleza hiper mega super comercial del filme, una auto-censura que sin duda es su más lamentable miseria, porque mira que la historia daba para guarradas varias y morbetes para el recuerdo, pero no, esto está dirigido al gran público y todas esas perversiones, no tienen sitio. Una gran lástima.

Mismo decir de su nula violencia... ¿Torture porn? venga ya... esto si que es Disney y no "The Final Girls"... ¿un tenedor clavado? ¿En serio sr.Roth? pues vaya... menudo chasco en ese sentido también... por no hablar de su desenlace que me pareció horroroso y digo de comedia adolescente,,, yo que me pasé toda la película esperando ese giro final hacia el terror, con un Keanu en plan salvaje y bueno... otro gatillazo.

Aun y con todo, quizás por las bajísimas expectativas con las que afronté la experiencia (no ya solo por las malas críticas, también por ese tufo comercial que se olía a leguas de distancia), a mi me ha parecido un película muy entretenida, muy alejada del terror y muy pero que muy light para todo lo que podría haber dado si no se hubiese concebido como un thriller de sobremesa para todos los públicos, pero extremadamente entretenida, muy divertida por momentos y con un Keanu, de vergüenza ajena, que se sale :)

Saludos.

Missterror dijo...

Yo lo siento, Damien, pero esto es un despropósito que cada vez aleja más a Roth del lugar donde se le quiere poner y que demuestra que él ha venido a hablar de su libro y a dar currele a sus amiguitos y familiares.
"Knock,Knock" me pareció demencial, no sólo por la planicie de su guión, los agujeros de los que hablas, la poca implicación de Keanu Reeves en esto, y el para mi absoluto fracaso a la hora de intentar hacer algo con ese humor que se marca. Todo esto la hizo insufrible para mi, y no puedo calificarla de película menos dentro de la filmografía de Roth, sino que es para enterrarla bajo tierra y dinamitar esa tierra por si algún día es encontrada.
A un director así le debemos pedir mucho más.

Mención aparte tiene el bueno de Keannu Reeves, quien demuestra que se puede alzar con el Razzie sin despeinarse, y es que admito que yo nunca le había escuchado así, al natural, nunca había visto una película suya en versión original, y he flipado como una loca...Coincido con el Rector en que esa voz de oso gruñiendo hubiera sido terrible en el Neo que tengo en la cabeza o en "Le Llaman Bodhi", pero este hombre va más allá en "Knock, Knock" y es el ser más soso del universo o el más sobreactuado del planeta y todo esto puede pasar en un segundo, qué desidia y qué exageración!!!

¿Divertida? Para mi ni de lejos se acerca a la sombra de algo divertido...

Saludos

Unknown dijo...

Un truño de película...¿¿dónde quedó el Mr Roth de "Hostel" porque "The green inferno" otro truñaco bastante infumable??

Anónimo dijo...

No conocen las voces de los actores? Y como juzgan una actuación? Amigos están viviendo una ilusión. Reseñan y califican un universo alternativo.

El Rector dijo...

Anónimo, el 95% del cine que aquí comentamos, es a partir de películas en su versión original. Largo y tendido hemos debatido sobre la idoneidad de ver cine en versión original y sobre las miserias (o no) de los doblajes. Te remito al más reciente de ellos que tuvo lugar en la crítica de la reciente "La Visita" de Shyamalan", donde las diferencias entre versión original y doblada, eran bastante palpables.

Saludos.

P.D: La interpretación de un actor, afortunadamente, tiene bastantes más matices a valorar que únicamente su voz.

Leonardo Hernandez dijo...

Este sr López es nefasto. Sus películas siempre han sido lamentables, y la verdad da pena y rabia a la vez que se destinen recusos (ya sea públicos o privados) para financiarlo. Es lo peor que le pudo pasar al sr Roth, que lo único por lo que debe agradecer a López es presentarle a su esposa (L. Izzo, una de las actrices de esta película). En fin, insisto, desde donde se le miren, las películas asociadas a López dan vergüenza ajena, sus historias son estúpidas (knock knock tiene agujeros argumentales del tamaño de un cráter), sus actores son pésimos (I. Allamand, la esposa de Reeves en esta peli no tiene músculos en la cara) o sobreactuados, y su sentido del humor la verdad es que sólo lo entiende él y un puñado de personas como él. Creo que más patético que la escena del tenedor es la la tortura con la música, con esos audífonos imposibles de sacar con un simpe sacudón de cabeza!! jajaja... Qué terrible todo esto. Como ya sabía qué iba a encontrar (un bodrio de López pero ahora con K. Reeves), no ví la película, me bastó con una crítica que mostraba algunas escenas ridículas. Saludos desde Chile!

Lore V. San dijo...

Sinceramente cuando terminé de ver la película tuve la impresión de haber perdido un tiempo precioso de mi vida. Un buen comienzo, y después...un sinsentido tras otro. Ana de Armas está horrorosa de rubia (a ojos de otra mujer, claro), Keannu, bastante más expresivo de lo habitual. Un batiburri entre Funny Games, Deaht Games, Hard Candy y The Box. Mala, mala, mala.

damien thorn dijo...

Muchisimas gracias,chicos,por la paciencia!Mis problemas renales me han tenido jodido.y separado del pc,a partir de ya,entro a diario,peometido por la virgen del carmino de la hera.
Saludetesssss

damien thorn dijo...

Lore,la verdad es que todos esos referentes batiburrillo están presentes...yo,q debería fijarme en keanu no pude dejar de babear con la de Armas...ay omá!
leonardo,dale una oportunidad q desde luego es mejor de li q esperasssss
Rector,esas defensas a ultranza me ponen mimoso....
Si,el doblaje puede añadir o restar,pero no es el alma de la cinta
The green inferno aburrida????????
MissT,vaya....no siempre coincidimos,no
Rector,Bateman no saben ciaaaanto me alegro de que tambien la disfrutarais!!!!
saludos,besos,magreos,morreos y demás a repartir

Publicar un comentario en la entrada

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.